344- Cuatro días a través del Parque Nacional de Ordesa y la Faja de las Flores | GR11 PIRINEOS

Había escuchado hablar tantas veces sobre el Parque Nacional de Ordesa y la Faja de las Flores, que aún no podía creer que finalmente lo vería con mis propios ojos. Realmente, ¿sería para tanto? ¿O tendría las expectativas demasiado altas?

El camino nos había llevado durante los últimos años a perdernos por algunos de los territorios más espectaculares de América, como las Torres del Paine, el Gran Cañón del Colorado, las mesetas horadadas de Utah, el Altiplano Boliviano, Perú. El GR11 Pirineos entraba en la categoría de los grandes viajes, pero después de treinta días caminando todavía no había encontrado la perla, aquel lugar que convertiría el viaje en algo inolvidable. En algo que rememorar una y otra vez frente a un fuego o una cerveza.

Algo nos había curtido: habíamos cruzado el Océano Atlántico en un barquito de pesca y descendido un río del Amazonas peruano en una balsa de troncos, habíamos caminado desarmados entre elefantes en Zimbabue y sobrevivido a un motor roto en el medio del Sáhara de Sudán.

¿Sería Ordesa el gran cañón de España? Todavía no lo sabíamos, como tampoco sabíamos que el guardián del Refugio de Góriz sería quien nos daría la respuesta al orientarnos hacia un lugar poco visitado del Parque Nacional que quedaría grabado para siempre en mi memoria como una de las mayores aventuras de mi vida.

En Ordesa, cerca de casa, era donde íbamos a encontrar uno de los senderos más espectaculares del mundo. En el día 40 de la travesía por el GR11 Pirineos.

Buscando un sitio donde acampar cerca del Refugio de Pineta encontramos esta cascada que caía desde el cielo.

GR11 PIRINEOS DÍA 38 | Travesía a pie desde Bielsa o Javierre hasta el Refugio de Pineta.

  • Distancia aproximada: 12 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 250 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 50 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 2 y 3 horas.
  • Mes: primera quincena de agosto

Este es un día para relajarse, para caminar con calma a través del bosque, junto al río Cinca. Para hacer un picnic sobre la hierba. Es más, no parece el GR11 PIRINEOS. Y si no parece es porque no es el GR11.

¿Y eso? En nuestra caminata desde el Mediterráneo al Atlántico vamos siguiendo el recorrido casi siempre. Ciertos días decidimos cambiar la ruta planeada y buscar el camino alternativo. Puede ser para evitar descender a otro pueblo o a otro refugio donde no necesitamos detenernos, o para esquivar la subida innecesaria a otra montaña. Y precisamente eso fue lo que hicimos cuando dejamos el GR11 a las afueras de Parzán y tomamos el sendero HU-189. Evitar 1000 metros de desnivel y regalarnos un día de caminata suave remontando el río Cinca por el Valle de Pineta.

Después de más de un mes caminando por la montaña, sube y baja, sube y baja, esta aproximación al Refugio de Pineta es un placer. Porque el sendero avanza suave remontando el río Cinca, como un paseo, con bastantes lugares de césped perfecto donde acampar. Riberas de río, bajo los árboles, estamos en territorio de colonias, por lo que también encontrarás grifos de agua y hasta algún baño abierto.

Tras siete kilómetros nos desviamos a la derecha siguiendo un torrente seco para cruzar el río por un puente de metal. Al otro lado podemos retroceder un kilómetro hasta el Camping Pineta, con menú de mediodía, o seguir avanzando otros tres kilómetros hasta el Refugio de Pineta.

Nosotros descansamos y recargamos agua en el refugio, y luego buscamos un sitio donde acampar. Retrocediendo por el GR11 hacia el Parador de Bielsa, después de una cascada preciosa, hay prado de césped abundante donde pasar la noche.

Dónde dormir: si llevas tienda, por todos lados. Si buscas un camping establecido, el camping Pineta tiene duchas y restaurante. El Refugio de Pineta también ofrece todos los servicios, excepto camping.

Dónde comer: en el Refugio de Pineta y en el camping.

••••

Cómo preparar una mochila de menos de 10 kilos para viajar dos meses a pie por la montaña.

Descolgándome agarrado a una cadena para atravesar un paso complicado en la Faja de las Olas, Parque Nacional de Ordesa.

GR11 PIRINEOS DÍA 39 | Travesía a pie desde el Refugio de Pineta al Refugio de Goriz (por VARIANTE Faja de las Olas).

  • Distancia aproximada: 12 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 1700 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 600 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 8 y 9 horas.

Hoy es el día de la subida mortal, tres kilómetros y 1200 metros de desnivel de los que oímos hablar desde que partimos del Mediterráno. Con algunos pasos por salientes rocosas más aptos para equilibristas que para caminantes, y el premio de un espectáculo grandioso. Estamos entrando en el Parque Nacional de Ordesa y esto es el GR11 Pirineos, uno de los senderos de largo recorrido más escarpados del mundo.

Por todo esto hoy nos despertamos más temprano que nunca, a las cinco y media de la mañana, para partir con la primera luz del día y evitar el sol que caerá a pico sobre nuestra cabeza. Preparamos el desayuno, desmontamos la tienda, armamos las mochilas y empezamos a caminar con las linternas encendidas buscando el inicio del ascenso, que será lento y empinado.

A los 40 minutos cruzamos el Barranco de las Fayetas, que lleva agua. Antes de las 8.30 de la mañana ya nos ilumina el sol directamente, que empieza a calentar. A las dos horas desde el inicio llegamos al cruce con el camino de la Feixa Tormosa, cerrado en 2017 ya que se cayó el puente sobre el río Cinca. Quince minutos después encontramos la única fuente de agua, con un pequeño chorrillo que sale de un tubo. Es un posible sitio para hacer vivac, pero no cuentes con poder plantar una tienda, el terreno sigue siendo inclinado, rocoso y muy agujereado.

Nota: en el valle de Pineta solo se puede montar la tienda a partir de los 2500 metros de altura. En la zona de Añisclo puedes plantar tu tienda a partir de los 1.500 metros. Siempre hay que montarla al anochecer y desmontarla antes de las 8 de la mañana.

A la tres horas y media de partir desde Pineta y tras superar unos 1200 metros de desnivel llegamos al Collado Añisclo. Delante nuestro se abre el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, y la visión sabe a gloria. Nos tomamos unos minutos para explorar con los ojos el valle de Pineta, los Planos de Lalarri y todo el paisaje quebrado por milenios de erosión brutal del río Cinca.

Del Collado Añisclo salen tres senderos: el inferior es el GR11, el del medio es el que va hacia la Faja de las Olas y el superior termina pronto, a un par de cientos de metros de allí, en una pequeña cima. Nosotros decidimos separarnos del GR11 Pirineos y tomar el camino que va por la Faja de las Olas, por donde nos ahorraremos un par de kilómetros y cerca de cuatrocientos metros de desnivel, tanto de subida como de bajada.

Tomamos el sendero del medio, que primero avanza plano y luego comienza a ascender hasta superar los 2700 metros de altura. El camino está bastante bien marcado, e incluso lleva las líneas rojo y blanco del GR11. En la subida encontramos varias pequeñas fuentes de agua. Una vez en la Faja, avanzamos por el sendero estrecho y rocoso hasta llegar a una zona de fuerte pendiente y piedra lisa donde encontraremos una larga cadena anclada, de más de veinte metros. Por suerte no llueve, la piedra está seca, no la necesitamos para avanzar.

Poco después llegamos a una grieta, donde encontramos el segundo set de cadenas. La primera es indispensable para bajar unos cinco metros; la segunda, en pleno verano, sin nieve ni agua, no fue necesaria. Unos pocos cientos de metros después el sendero pasa bajo un pequeño abrigo de donde sale un chorro de agua. Es la fuente de agua más generosa que encontramos en todo el GR11.

A partir de este punto el sendero avanza casi horizontal siguiendo la Faja de las Olas hasta comenzar a descender hacia el Collado Arrabio, donde nos volvemos a encontrar con el GR11 oficial. De allí al Refugio Góriz es un paseo cuesta abajo.

Nota: en la zona del Refugio de Góriz se permite acampar con tienda por encima de los 2.100 metros de altura.

Dónde dormir: en el Refugio Góriz, que se encuentra en plena ampliación. También puedes acampar en una zona delimitada alrededor del refugio, previa inscripción en un cuaderno dentro del refugio. De momento es gratis (y de momento se puede; dicen que estará prohibido acampar una vez terminen la ampliación del refugio). A un lado del refugio hay baños y duchas de agua fría.

Dónde comer: en el Refugio de Góriz, donde también tienen una cocina disponible para quienes duermen en el refugio.

••••

Cómo preparar una furgoneta para viajar alrededor del mundo sin arruinarte.

La Faja de las Flores fue el sendero más espectacular de dos meses de viaje a lo largo del GR11 y, probablemente, de todos los Pirineos

GR11 PIRINEOS DÍA 40 | Travesía a pie desde el Refugio de Goriz hasta el Plano de Aguas Tuertas (VARIANTE por Faja de las Flores).

  • Distancia aproximada: 13 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 600 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 500 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 5 y 6 horas (con algún descanso).
  • Mes: primera quincena de agosto

Hoy es un día de gloria. Todavía no somos conscientes de lo que vamos a ver, y nos despertamos como si fuera un día normal. Pero no, hoy volvemos a abandonar el GR11 para recorrer uno de los rincones más espectaculares de los Pirineos: la Faja de las Flores. Un balcón a 2300 metros de altura sobre el río Arazas, que aguarda 1000 metros de caída vertical más abajo. Lo vi en fotografías, ahora quiero verlo con mis propios ojos.

Partimos tarde del Refugio de Goriz hacia el Collado Descargador o Millariz, como si nos dirigiéramos hacia la Brecha de Roland. El sendero está bien marcado y en el camino, sobre la izquierda, pasamos a unos doscientos metros de un posible refugio de emergencia, un abrigo protegido con una pared de piedras. En ese punto hay dos opciones: seguir hasta las Planas de Narziso o Plano de San Fertús, y girar a la izquierda por una bajada suave hacia el Sumidero; o girar allí mismo a la izquierda, descender haciendo el cabra por las piedras, e inventar un camino que apenas se distingue, rodeando el Tozal de la Plana. Lo dicho, no hay un camino fijo, pero con un GPS la orientación y la aventura están servidas.

Nosotros nos perdimos un par de veces antes de encontrar la Faja de las Flores. El caos de grietas y las cimas que se abren bajo nuestros pies son suficiente advertencia como para avanzar con precaución. Pero una vez alcanzado el sendero, ya no hay pérdida. ¿La mejor manera de encontrarlo? En la aplicación Maps.me aparece marcado, y con el GPS offline de tu teléfono puedes ir acercándote. Eso sí, ¡no dejes de mirar dónde vas pisando!

Una vez alcanzada la Faja de las Flores, empieza una de las experiencias más alucinantes que te puedas haber planteado en la vida. Caminar por ese sendero de cinco (5, sí, 5) kilómetros de largo donde la distancia que te separa de caer al abismo es un tropezón, es algo brutal. El abismo es, digamos, para que quede claro, una caída de aproximadamente 1000 metros hasta el fondo del Valle de Ordesa. Y solo hay medio metro, o un metro, o un par de metros, que te separan del vértigo. Más que suficiente como para mirar con extremo cuidado donde pones los pies en cada paso, suficiente para que tu corazón bombee sangre al ritmo de la taquicardia más hermosa.

A lo largo del sendero encontrarás algunos rincones inolvidables donde detenerte a comer algo, donde contener la respiración, donde soñar con que eres un ángel y despertar (por favor) antes de saltar al vacío. Jamás, en todos mis viajes por el mundo, he caminado por un sendero tan brutalmente hermoso como la Faja de las Flores. Y eso que he recorrido extensivamente más de 70 países en los cinco continentes. Pocas veces me he sentido tan pequeño, ni tan abrumado, frente a un espectáculo de la naturaleza como me ocurrió frente al Gran Cañón de Ordesa.

En esos cinco kilómetros encontramos rincones donde es posible hacer vivac, pero eso sí, agua sólo encontramos a un kilómetro y medio antes de salir en Aguas Tuertas. Eran gotas que caían de la pared y que recogimos con nuestra olla. Si te va la emoción, no dejes de caminar por la Faja de las Flores.

Al salir continuamos unos quinientos metros hasta Aguas Tuertas, donde plantamos la tienda. Allí siempre hay agua.

Dónde dormir: en las Planas de Narciso o en Aguas Tuertas.

Dónde comer: junto a tu tienda, lo que hayas llevado.

••••

Viajar al Sur: Documentos para viajar por Sudamérica

No estaba en nuestros planes ir a la Brecha de Roland, ese desprendimiento masivo que abrió una puerta hacia Francia. Pero… cambiamos los planes!

GR11 PIRINEOS DÍA 41 | Travesía a pie desde el Plano de Aguas Tuertas (Faja de las Flores, Ordesa) hasta Bujaruelo.

  • Distancia aproximada: 14 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 700 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 1800 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 7 y 8 horas.
  • Mes: primera quincena de agosto

Al amanecer ya había terminado la tormenta de granizo que nos azotó a medianoche. Fue brutal, las gotas pronto se convirtieron en gotarrones, que pasaron a ser piedras que amenazaban con atravesar la tienda. El viento soplaba con rachas tan violentas, que temí por la integridad de las costuras. Tuve miedo de que la tienda se rajase dejándonos al descubierto, ¿qué haces si te quedas al raso en medio de una tormenta, a más de 2000 metros de altura? Los rayos nos iluminaban mientras sosteníamos la tienda desde adentro.

Pero aguantamos, y por la mañana saqué la cabeza y no podía creer el cielo azul que nos cubría. La única prueba de la tormenta era el agua crecida, el ruido de las piedras que se desprendían de la montaña, el puñado de granizo que recogimos de un pozo. Tanto hielo y nosotros sin ron.

A las once de la mañana, ya secos, partimos hacia Bujaruelo vía la Brecha de Roland. En quince minutos llegamos al Pilón de Lassus. Allí buscamos alguna señal para continuar por el sendero que va por detrás de la Punta Blanca, y nos perdimos. Ante el riesgo de quedar bloqueados en una pared, decidimos dar marcha atrás y buscar un camino hacia las Planas de Narziso o San Fertús.

Esta vez fue fácil encontrar una huella marcada que nos llevase hasta el inicio de la subida a la Brecha de Roland. Las Planas de Narziso o San Fertús también son un buen sitio para acampar: hay una poza de donde surge mucha agua y un par de zonas con bloques de piedras apilados para proteger las tiendas de las tormentas de viento.

Desde la Plana hay 350 metros de desnivel, y varios caminos. Nosotros siempre tomamos el que va más a la izquierda, que hace una curva amplia sobre el suelo desmenuzado hasta alcanzar la Brecha de Roland. Toda la gente que no habíamos visto en los últimos dos días estaba allí.

Luego de la foto de rigor descendemos atravesando zonas de hielo hacia el Refugio de Sarradets, en Francia. Echa un vistazo a la derecha, verás la cascada espectacular del Circo de Gavarnie. Dejamos atrás el refugio y seguimos el sendero hacia la izquierda buscando el Puerto de Bujaruelo o Gabarnia. El sendero sube unos metros para pasar un pequeño collado y desciende rápidamente para cruzar un torrente que baja del Glaciar du Tallón. A partir de ese punto continúa casi completamente plano hasta cruzar la frontera con España.

De allí son 1000 metros de descenso hasta Bujaruelo, siguiendo el cauce seco de un torrente. Toda el agua se filtra al subsuelo, así que cuando veas la oportunidad, recoge. A mitad de camino encontrarás un refugio, una casa de pastor, o un establo. No sé muy bien qué era, ya que estaba rodeado de vacas y tenía mucha basura pero había un hogar. Se podía dormir.

Dónde dormir: En San Nicolás de Bujaruelo hay un refugio con una de las zonas de camping más feas que he visto en todo el GR11 (4,50 euros por persona y tienda, precio especial saliendo antes de las 8 de la mañana). Era una explanada de césped, no tenía un solo árbol y se encontraba a rebosar de caravanas. Nosotros dormimos tres kilómetros más abajo, en el Camping Valle de Bujaruelo (4,90 euros por persona y tienda, un euro de descuento en el precio total para mochileros que salen antes de las 10 de la mañana). Según nos comentaron en Torla se consiguen habitaciones dobles con baño privado en hotel por 37 euros la noche.

Dónde comer: En el Refugio de Bujaruelo hay bar y restaurante pero no hay almacén. En el camping Valle de de Bujaruelo hay bar, restaurante y un pequeño almacén con buenos precios. La otra alternativa es bajar haciendo autostop hasta Torla donde hay supermercados mejor abastecidos.

Equipo de montaña y acampada: en Torla hay varias tiendas donde puedes encontrar lo que necesites.

••••

ENCUENTRA EN ESTE ENLACE LA DESCRIPCIÓN DE TODAS LAS ETAPAS PARA CAMINAR EL SENDERO MÁS ESPECTACULAR DE LA PENÍNSULA IBÉRICA, EL GR11 PIRINEOS, DESDE EL MEDITERRÁNEO HASTA EL OCÉANO ATLANTICO.

••••

El Libro de la Independencia con franja verde

El Libro de la Independencia. ISBN 978-84-616-9037-4

Consigue ahora El Libro de la Independencia en Lulú, Amazon, Mercado Libre, Kindleo en la Librería Altaïr de Barcelona. Si vivís en Argentina, escribinos a [email protected]

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebooky YouTube @viajeros4x4x4

 

Pablo Rey (Buenos Aires) y Anna Callau (Barcelona) viajan por el mundo desde el año 2000 en una furgoneta Mitsubishi Delica L300 4×4 llamada La Cucaracha. En estos años veinte años de movimiento constante consiguieron un máster en el arte de sobrevivir y resolver problemas (policías corruptos y roturas de motor en el Sáhara, por ejemplo) en lugares lejanos.

Durante tres años recorrieron Oriente Próximo y África, de El Cairo a Ciudad del Cabo; estuvieron 7 años por toda Sudamérica y otros 7 años explorando casi cada rincón de América Central y Norteamérica. En el camino cruzaron el Océano Atlántico Sur en un barco de pesca, descendieron un río del Amazonas en una balsa de troncos y caminaron entre leones y elefantes armados con un cuchillo suizo.

En los últimos años comenzaron a viajar a pie (Pirineos entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico, 2 meses) y en motocicleta (Asia) con el menor equipaje posible. Participan en ferias del libro y de viaje de todo el mundo, y dan charlas y conferencias en escuelas, universidades, museos y centros culturales. Pablo ha escrito tres libros en castellano (uno ya se consigue en inglés) y muchas historias para revistas de viaje y todo terreno como Overland Journal (Estados Unidos) y Lonely Planet (España).

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina, el viaje es la vida.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!