343- Travesía a pie por Aragón, desde el Refugio de Conangles al embalse de Pineta, Bielsa | GR11 PIRINEOS

Las montañas son increíbles, brutales. Pero lo que más me gusta de la zona entre Conangles y Pineta, en los Pirineos, es que hay osos. Me emociona la posibilidad de volver a encontrarme con uno de ellos frente a frente, como nos ocurrió en el Yukón, en Canadá.

Ya habíamos visto muchos osos negros y algunos grizzlies desde la ventana de la furgo al costado de la carretera, y en algunas oportunidades, desde miradores que daban a cauces llenos de salmones migrando río arriba. Pero aquella vez fue distinto.

Acabábamos de aparcar sobre una pequeña península que penetraba en un lago, y el oso negro apareció a nuestra espalda, a unos 15 metros, cortándonos todo posible escape. No podíamos avanzar, no podíamos retroceder. Lo único que podíamos hacer era enfrentarlo.

Abrí la puerta de la furgo, nuestra casa, y busque una de las armas más efectivas que puedas tener a mano para enfrentarte con un oso: la taza metálica del café y una cucharita. Entonces lo miré, y empecé a hacer ruido.

El oso me observó y no se llevó las patas a los oídos porque no tiene la costumbre, pero no le gustó el ruido. No sé qué habrá pasado por su cabeza peluda, probablemente algún insulto en su idioma. Cansado de esa interrupción de la paz de los bosques del norte de Canadá, se dio medio vuelta y comenzó a alejarse. Si nos ven, si nos escuchan, si tienen una vía de escape, siempre nos van a evitar.

Aquel día en que cruzaba la carretera hacia Vielha me sentí curiosamente como un oso. Mis bastones sonaban como uñas sobre el asfalto repitiendo pic-pic-pic. Y, después de tanta naturaleza, me parecía extraño ese recuerdo de civilización llamado carretera. Los Pirineos eran tan abrumadoramente hermosos que decidí acelerar el paso, abandonar el asfalto, y volver a perderme en el bosque junto al río de Ixalenques. Justo por donde una guarda forestal me diría, horas más tarde, que rondan los osos de verdad.

••••

Consigue los libros con las historias de 19 años viajando alrededor del mundo en una furgo 4×4 en Lulú, Amazon, Mercado Libre, Kindle o en la Librería Altaïr de Barcelona.

Refugio de montaña con un hombre observando la montaña
Jesús, un caminante que estaba terminando el GR11 tras varios años de etapas, frente al Refugio libre de Angliós

GR11 PIRINEOS DÍA 32 | Camino a pie desde el Refugio de Conangles al Refugio Libre de Angliós.

  • Distancia aproximada: 8 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +800 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -200 metros
  • Tiempo aproximado: entre 3 y 4 horas (incluye paradas a descansar, comer, y charlar con la gente que te encuentras)

Etapa corta y fácil, ideal para tomarla con calma, descansar las piernas y disfrutar del bosque que rodea al sendero. Empezamos cerca de Conangles, donde acampamos después de pasar la zona de barbacoas públicas que hay junto al sendero.

El camino avanza plano, con poquísimo desnivel, dejando atrás el desvío que va hacia Besiberri. A partir de este momento se hace más estrecho y, tras cruzar un arroyo, se dirige directamente hacia el Embalse de Morales. Allí, en la cabecera norte, está el Refugio Forestal de Baserca, abandonado hace tiempo, sin ventanas ni puertas, pero que puede ser útil en caso de tormenta.

El GR11 se desvía y avanza paralelo a la ruta hasta cruzar el arroyo de Ixalenques. [email protected] a Aragón! ESTE ES EL PUNTO QUE MARCA LA MITAD DEL GR11 PIRINEOS. Después de cerca de 420 kilómetros a pie desde el Cap de Creus, vale la pena detenerse para observar una vez más el mapa de los Pirineos!

Ya en Aragón, entramos en el Parque Natural Posets Maladeta. El GR11 PIRINEOS avanza junto a la orilla del río Ixalenques, rodeado de un hayedo, y asciende unos doscientos metros de desnivel hasta llegar a un cruce de senderos y un puente (40 minutos). Allí cerca encontrarás unas banquetas donde descansar y hasta una mesa para hacer picnic.

La subida por el Barranco de Angliós es abrupta y rocosa, con poco más de 500 metros de desnivel a superar en dos kilómetros. Una vez arriba el sendero sigue rocoso aunque plano, hasta que llega a los lagos de Angliós. El refugio libre de Angliós es pequeño, de madera y se encuentra sobre un promontorio. Tiene mesa y lugar para unas 10 personas. No hay una fuente cerca, solo el agua de arroyos y lagos.

Dónde dormir: Refugio Forestal de Baserca, zonas planas al final del arroyo de Ixalenques, y acampada en los lagos de Angliós o en el refugio libre. Recuerda que no se puede plantar la tienda antes de las 8 de la noche!

Dónde comer: Sólo en el Refugio de Conangles o, si caminas otra hora larga, en el Refugio de Llauset.

••••

Enlace indispensable: cómo armar una mochila de menos de 10 kilos para caminar dos meses por el GR11 PIRINEOS

Paso de montaña en los Pirineos con un lago al fondo
La vista desde los collados siempre es espectacular. Aquí, el collado de Ballibiena, sobre el Refugio del Cap de Llauset

GR11 PIRINEOS DÍA 33 | Camino a pie desde el Refugio libre de Angliós al Refugio Libre de Pescadores (o Corones).

  • Distancia aproximada: 13 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +700 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1000 metros
  • Tiempo aproximado: entre 6 y 7 horas (incluye paradas a descansar, comer, y charlar con la gente que te encuentras)

La idea era empezar temprano: el pronóstico del tiempo auguraba lluvias por la tarde. Pero después de una mala noche en el Refugio libre de Angliós, acompañado por una familia con niños pequeños y revoltosos acostumbrados a dar patadas por la noche a quien duerme a su lado, o sea yo, tenía ganas de quedarme a disfrutar el refugio y las lagunas de Angliós en soledad. Así que empezamos tarde a caminar, luego de un par de cafés, las páginas de un libro y con la amenaza de lluvia más cerca.

Poco después de salir del refugio aparece el primer cartel indicador. Tomando el camino de la izquierda se va hacia el Ibon de Llauset con su aparcamiento a poco más de dos kilómetros de distancia y solo doscientos metros de desnivel. Nosotros tomamos el camino de la derecha, que asciende suavemente cruzando el arroyo y saltando algunas piedras hacia el Collado de Angliós. Salvo en los collados, en esta etapa hay agua por todos lados.

Al llegar a la última laguna el ascenso se vuelve más vertical hasta alcanzar los 2524 metros del Collado de Angliós. Una vez allí tienes la opción de tomar el GR 11.18 que te llevará hacia el Refugio de La Renclusa y al Aneto, que, con sus 3404 metros de altura, es uno de los mayores objetivos de los montañeros dentro de la península ibérica.

Pero no, el pronóstico del tiempo avisa lluvias, y salí tarde. Prefiero descender entre piedras hacia el nuevo Refugio de Llauset (2479 metros). Está en plena reforma, duplicando su capacidad con una casa gemela pegada a la antigua. Por dentro se ve impecable, todo nuevo, terminado. Aquí todo llega en helicóptero.

Diez minutos después sigo adelante, rodeando el refugio por la izquierda hasta cruzar el primer torrente. Allí hay otro cartel que señala el desvío hacia el parking del Ibon de Llauset. Nosotros vamos hacia la Collada de Ballibiena y el sendero asciende primero siguiendo a un pequeño torrente. Después de unos 500 metros cambia de idea y gira hacia la derecha buscando la vertiente que sube directa hacia el collado.

La Collada de Balliviena es conocida por ser uno de los puntos donde hay que tener más cuidado de todo el GR11 Pirineos, ya que suele estar cubierta de nieve. Este año solo quedaban un par de parches inofensivos cubriendo parte de las grandes piedras sobre las que vamos avanzando.

Lo rodeamos y comenzamos el descenso hacia el valle de Llosás entre los primeros árboles. Antes de llegar abajo, y si estás [email protected], te encontrarás en la parte superior de una espectacular caída de agua de unos 30 metros de altura. Cerca de la base hay buenos lugares para acampar.

Algo más de doscientos metros abajo están los Ibones de Balliviena. Al primero lo pasaremos por la izquierda. Luego el sendero gira hacia la derecha y comienza nuevamente a ascender. Es un camino interesante, con un par de pasos estrechos a varios metros de altura, donde hay que tener cuidado, pero finalmente llegamos a la orilla derecha del segundo Ibon.

A medida que nos acercamos al Refugio Libre de Pescadores (o Corones) el GR11 Pirineos comienza a ensancharse, esto era un antiguo camino de tierra. Poco antes de llegar al refugio, sobre la mano izquierda, encontraremos montones de lugares perfectos para acampar a la orilla del río. Sobre la mano derecha, están los baños a cielo abierto… guácale!

El Refugio Libre de Pescadores o Corones, tiene lugar para unas doce personas (más en el suelo) y una mesa con banquetas. Mi idea original era quedarnos allí, pero después de la experiencia con niños de la noche anterior, preferí buscar la orilla del río y plantar la tienda justo antes de la caída del sol.

Dónde dormir: el Refugio de Llauset es de pago, o el Refugio libre de Pescadores. Un poco más adelante también está el Refugio Libre de Quillón, mucho más pequeño y menos confortable.

Dónde comer: el único lugar ‘civilizado’ es el Refugio de Llauset.

Encuentros del día: Jesús, que avanzaba despacito despacito, echando nubes a su paso.

••••

Historias de miedo: El asalto en Brasil

Puente antiguo medieval de un arco cruzando un arroyo
Puente medieval de San Jaime (San Chaume, en aragonés), cerca de Benasque.

GR11 PIRINEOS DÍA 34 | Camino a pie desde el Refugio Libre de Pescadores (o Corones) al Camping Ixeia (antes de Puente de San Jaime).

  • Distancia aproximada: 11 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +50 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -800 metros
  • Tiempo aproximado: entre dos y tres horas (incluye paradas a descansar, comer, y charlar con la gente que te encuentras).

Es una etapa extremadamente fácil que se puede incorporar dentro de la caminata del día anterior. Avanza casi todo el tiempo en bajada, por un camino de tierra que se comparte con los taxis todoterreno, un bus y los vehículos particulares que se asomen por allí.

A unos tres kilómetros y medio está el Refugio de Quillón, muy sencillo, para dos o cuatro personas (no más), donde se puede pasar la noche en caso de emergencia.

En este tramo del GR11 Pirineos tampoco nos va a faltar agua, ya que cruzamos un par de torrentes. Justo antes de llegar al Plan de Senarta, abandonamos el camino de tierra y tomamos un atajo a la izquierda que baja directamente por la ladera de la montaña y conecta nuevamente con el camino de tierra.

Apenas dejamos atrás el desvío del GR11.18 (que viene del Refugio de La Renclusa y el Aneto), hay un sitio bajo los árboles que parece destinado a que alguien lo use para poner su tienda. Luego ascendemos un poco, dejamos atrás el embalse de Paso Nuevo y, finalmente, entramos en la zona de campings organizados. En el camino encontrarás unos cuantos lugares donde plantar la tienda por la noche.

Dónde dormir: en el camino está el Refugio de Quillón. Cerca de Benasque elegí el Camping Ixeia (5 euros por persona, 5 euros la tienda, wifi gratis con poca potencia) porque me pareció más familiar y con menos caravanas que el Camping Aneto (7 euros por persona, 7 euros la tienda, piscina). Si sigues unos 10 minutos adelante encontrarás una casa abandonada junto al GR11.

Dónde comer: los dos campings tienen bar, el Aneto tiene además un pequeño supermercado con casi todo lo que puedas necesitar. También puedes acercarte al pueblo de Benasque (a dedo o en autobús, 2 euros ida y vuelta), donde seguramente encontrarás de todo.

••••

Enlace para viajeros sobre ruedas: Cómo comprar una moto en Vietnam para viajar por el Sudeste Asiático.

Tienda de acampada junto a un arroyo en medio de la montaña
Nosotros creemos en la acampada libre, por eso siempre buscamos rincones para plantar la tienda y pasar la noche. Aquí, cerca del Puerto de Chistau.

GR11 PIRINEOS DÍA 35 | Travesía a pie desde el camping Ixeia (cerca de Benasque) a 1,7 kilómetros después del Refugio de Estós.

  • Distancia aproximada: 11 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): 800 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): 100 metros
  • Tiempo aproximado: entre 4 y 5 horas.

Los días de camping son lentos, de vagancia y muchas duchas. Aprovechamos hasta el último minuto y partimos tarde, recién cruzamos el Puente de San Jaime después del mediodía. Tomamos el GR11 Pirineos y a los 5 o 10 minutos de ascenso encontramos una casa abandonada, de suelo de madera. Parecía estar esperando caminantes del GR11 con ganas de dormir bajo techo.

Poco después el sendero su une a un camino de tierra que avanza hasta un gran estacionamiento, donde la gente suele dejar su vehículo. Nosotros seguimos caminando. El sendero aparece pavimentado y, mientras continúa subiendo, pasa junto a un embalse y continúa muy cerca del río Estós.

Casi una hora más tarde llegamos a la Cabaña de Santa Ana, con lugar para unas 15 personas. Tiene 3 habitaciones, contando el altillo al que se puede subir por un tronco convertido en escalera. No es nuestro refugio preferido, pero en caso de necesidad va muy bien.

Media hora después llegamos a una fuente (agua no tratada) y tras otros 10 minutos aparece el cruce de caminos para quienes quieran tomar la VARIANTE 11.2 que va hacia el Refugio Ángel Orús El Forcau.

Seguimos siempre ascendiendo por el GR11 Pirineos hasta llegar a las Georges Galantes, un cañón estrecho con cascada y mirador donde vale la pena detenerse. La famosa Cabaña del Tormo, inmortalizada en la década de 1990 por la banda Celtas Cortos en la canción 20 de abril (una de mis preferidas de esa época), está cinco minutos después. Se ve restaurada, aunque sus dos puertas están cerradas con candado.

Tras un último esfuerzo llegamos hasta el Refugio d’Estós, donde nos sentamos a descansar en la terraza. Media hora más tarde decidimos seguir adelante y buscar lugar dónde acampar. Según nos comentó una guarda forestal, es posible hacer acampada libre en el Parque Natural Possets-Maladeta siempre y cuando plantes tu tienda después de las 8 de la noche y por encima de los 2.000 metros de altura.

Dos kilómetros después del Refugio ya estábamos por encima de esa altura, por lo que buscamos un sitio tranquilo junto a un arroyo para pasar la noche.

Dónde dormir: Refugio de Estós o Cabaña de Santa Ana (libre). La acampada libre está permitida por encima de los 2000 metros de altura.

Dónde comer: Refugio de Estós.

••••

Viaje en una balsa de seis troncos por un río del Amazonas peruano.

Subiendo una cuesta rodeada de piedras en medio de la montaña
Última subida hasta el Puerto de Chistau! Vamos que falta poco!

GR11 PIRINEOS DÍA 36 | Travesía a pie desde cerca del Refugio d’Estós hasta la fuente en el Plano de los Carlistas (cerca de Bordas de Lisiers).

  • Distancia aproximada: 14 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): 1000 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): 1100 metros
  • Tiempo aproximado: 7 horas.

La acampada libre en la montaña obliga a madrugar, y a las 8.30 ya estábamos en el GR11 Pirineos buscando el Puerto de Chistau, de 2572 metros de altura.

Durante la primera media hora caminamos junto a un arroyo. Cruzamos la desembocadura del Barranco de la Paul y continuamos el ascenso lento. Carga agua aquí, ya que no encontrarás donde hacerlo hasta llegar a Añes Cruzes. En la subida no hay ningún trecho especialmente inclinado, pero sí una gran tartera de piedras sueltas por donde tendremos que avanzar hasta llegar al Puerto de Chistau.

Nota: cuando llegues al Barranco de la Paul, deja tu mochila a un lado y remonta el arroyo. A poco más de 100 metros encontrarás una cascada y un sumidero natural. Vale la pena.

Nos toma una hora más llegar hasta Añes Cruzes, sitio de encuentro de varios torrentes. Unos cincuenta metros por sobre los arroyos hay una cabaña básica para 4 o 5 personas donde pasar la noche.

A partir de aquí el GR11 Pirineos avanza unos cincuenta metros sobre el arroyo, por lo que habrá que encomendarse a algún torrente que baje de la montaña para conseguir agua. Hay alguna subida testimonial, pero casi todo el sendero es bajada suave hasta las Bordas de Biadós. En una curva del sendero, aparecerán de repente un grupo de bordas escalonadas en dirección a una zona de vehículos aparcados. Por encima de ellos está el Refugio de Biadós.

Descansamos una media hora y descendemos hacia el camping El Forcallo. Allí nos confundimos de camino y, en lugar de seguir avanzando por la carretera, cruzamos un puente que hay frente al camping y seguimos las marcas del GR11 Pirineos que también están pintadas por allí, en árboles y rocas. OJO! EL GR11 YA NO VA POR AQUÍ. Cuando nos dimos cuenta tuvimos que retroceder casi un kilómetro para retomar el camino correcto. Eso sí, en la zona del camino equivocado hay una casa abandonada que se puede utilizar como refugio y mucho bosque donde acampar junto al río.

Una vez que volvemos a tomar el sendero correcto, empezamos a ascender lentamente por una carretera de tierra hacia las Bordas de Lisiers, donde hay un refugio libre junto al camino. Continuamos la subida intercalando sendero con carretera hacia el Plano de los Carlistas, donde antes del anochecer acampamos junto a una fuente.

Dónde dormir: Refugio de Biadós o en el Camping el Forcallo, un kilómetro y medio después del Refugio. La Cabaña de Añes Cruzes suele estar vacía. Antes de llegar a las Bordas de Biadós hay montones de lugares donde acampar a orillas del arroyo, sólo tienes que bajar la montaña.

Dónde comer: no hay almacenes ni supermercados en el camping, por lo que sólo queda el Refugio de Biadós y la cafetería del camping.

••••

Adrenalina: Caminando entre leones y elefantes armado con un cuchillo suizo

GR11 PIRINEOS DÍA 37 | Travesía a pie desde la fuente del Plano de los Carlistas (Bordas de Lisiers) hasta el embalse de Pineta (CON VARIANTE vía Parzán y Javierre por GR19).

  • Distancia aproximada: 22 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 900 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 1200 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 7 y 8 horas.

Partimos de la fuente (agua potable) en el Plano de los Carlistas, desde donde la pista de tierra asciende brevemente antes de descender unos 100 metros para atravesar el Barranco de la Basa. Continuamos el ascenso y en menos de un kilómetro llegamos a la Cabaña de Sallena, decente, aunque preferiblemente sólo para emergencias.

Allí acaba la pista y, ahora sí, avanzamos por un sendero que no tiene pérdida. Un kilómetro después llegamos al Barranco de Montarruego, un sitio perfecto para acampar o hacer vivac. Seguimos adelante, la subida no es demasiado empinada pero es constante. Tras dos kilómetros llegamos a un falso collado y un pequeño descenso antes del envión final hasta el Collado Chistau u Ordizeto. Tardamos dos horas en recorrer los seis kilómetros que hay desde la fuente del Plano de los Carlistas.

En la cima hay dos refugios: uno sobre el sendero, decente, para cuatro o cinco personas; y el otro camino del Ibon Ordizeto, a menos de 500 metros siguiendo una pista de tierra que sube desde Parzán. Esta misma pista (o el sendero que va a su lado) es la que tomaremos para descender durante los siguientes 11 kilómetros y medio.

El descenso es continuo, suave, y a los dos kilómetros nos lleva a pasar junto a un pequeño refugio que se encuentra justo antes de la Central Eléctrica de Ordizeto. Es pequeño, muy básico, para cuatro o cinco personas máximo. A partir de aquí solo queda seguir descendiendo comiendo moras (si estás caminando a mediados de agosto) hasta llegar a la carretera que cruza a Francia.

OJO! Por más que caminemos cerca del torrente, el agua suele estar fuera del alcance y habrá que aprovechar los pocos hilos de agua que crucemos.

Luego de 7 kilómetros llegamos a la carretera. Allí hay dos opciones: giramos a la izquierda para avanzar caminando por el asfalto hasta Parzán o cruzamos la carretera y seguimos por el GR11 Pirineos, que poco a poco se eleva más y más sobre la carretera. Seguimos por el GR11; a mitad de camino hay una explanada perfecta para acampar junto a un torrente con agua canalizada. Si quieres bajar a Parzán, gira a la izquierda apenas llegues al asfalto, ya que las señales del GR11 te llevarán directamente hacia Chisagües y Lalarri.

En Parzán decidimos inventar una variante por Javierre para evitar una subida innecesaria de 1000 metros por el Collado de las Coronetas. Para ello avanzamos siguiendo la carretera hacia Bielsa y, apenas cruzamos el arroyo, tomamos el sendero PR-HU139 que avanza por el camino del Canal del Barrosa hacia Javierre. Encontrarás el cartel sobre la carretera. No sabíamos cómo estaría, pero fue una sorpresa espectacular, con caminos de cornisa y sin ver una sola alma.

Cuando salimos al asfalto caminamos cerca de un kilómetro por el arcén hacia Javierre. Entramos al pueblo, y descendemos por las calles hacia el río Cinca siguiendo las marcas amarillas y blancas. Justo antes de salir del pueblo perdimos las marcas, pero preguntando nos dirigieron hacia el puente que cruza el río.

Desde allí el sendero vuelve a subir hasta llegar a la altura del embalse de Pineta y, media hora después encontramos unos llanos bajo los árboles del bosque donde acampar.

Dónde dormir: aparte de todos los refugios libres y llanos donde acampar, hay hoteles en Parzán y Bielsa.

Dónde comer: sin duda, el restaurante en la gasolinera de Parzán. Es bueno y barato. En el pueblo hay dos supermercados.

••••

ENCUENTRA EN ESTE ENLACE LA DESCRIPCIÓN DE TODAS LAS ETAPAS PARA CAMINAR EL SENDERO MÁS ESPECTACULAR DE LA PENÍNSULA IBÉRICA, EL GR11 PIRINEOS, DESDE EL MEDITERRÁNEO HASTA EL OCÉANO ATLANTICO.

••••

El Libro de la Independencia con franja verde

El Libro de la Independencia. ISBN 978-84-616-9037-4

Consigue ahora El Libro de la Independencia en Lulú, Amazon, Mercado Libre, Kindleo en la Librería Altaïr de Barcelona. Si vivís en Argentina, escribinos a [email protected]

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebooky YouTube @viajeros4x4x4

 

Pablo Rey (Buenos Aires) y Anna Callau (Barcelona) viajan por el mundo desde el año 2000 en una furgoneta Mitsubishi Delica L300 4×4 llamada La Cucaracha. En estos años veinte años de movimiento constante consiguieron un máster en el arte de sobrevivir y resolver problemas (policías corruptos y roturas de motor en el Sáhara, por ejemplo) en lugares lejanos.

Durante tres años recorrieron Oriente Próximo y África, de El Cairo a Ciudad del Cabo; estuvieron 7 años por toda Sudamérica y otros 7 años explorando casi cada rincón de América Central y Norteamérica. En el camino cruzaron el Océano Atlántico Sur en un barco de pesca, descendieron un río del Amazonas en una balsa de troncos y caminaron entre leones y elefantes armados con un cuchillo suizo.

En los últimos años comenzaron a viajar a pie (Pirineos entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico, 2 meses) y en motocicleta (Asia) con el menor equipaje posible. Participan en ferias del libro y de viaje de todo el mundo, y dan charlas y conferencias en escuelas, universidades, museos y centros culturales. Pablo ha escrito tres libros en castellano (uno ya se consigue en inglés) y muchas historias para revistas de viaje y todo terreno como Overland Journal (Estados Unidos) y Lonely Planet (España).

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina, el viaje es la vida.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!