87- Historias de militares, policías y democracia en Venezuela

La Vuelta al Mundo en 10 Años - viajeros4x4x4

CÓMO DEBE ATENDER EL TELÉFONO UN MILITAR VENEZOLANO.

Esto lo leí en la recepción de un destacamento militar. Estaba pegado prolijamente en el escritorio, junto al teléfono.

1- Lo primero que debe decir es ‘Patria, Socialismo o Muerte’.

2- A continuación se debe saludar Buenos días, buenas tardes o buenas noches, según corresponda al momento del día.

3- Luego debe identificar su agrupación, Comando de Fronteras Terrestre Nº 3, o como sea que se llame.

4- Finalmente debe dar su nombre y graduación.

Entonces, si todavía queda alguien al otro lado del teléfono, debe escuchar lo que le iban a decir. Champú para el lavado profundo de la cabeza.

 

CONVERSACIÓN CON DOS POLICÍAS, A QUIENES LES PEDIMOS PERMISO PARA DORMIR FRENTE A LA COMISARÍA DE ALTAGRACIA, ZULIA.

– ¿Y por qué quiere dormir aquí?

– Porque Venezuela en este momento no es un sitio muy seguro. Y creemos que los malos todavía respetan a la policía. Ya fuimos atacados una vez, y no queremos que se vuelva a repetir… nos iríamos con un mal recuerdo del país…

– Me parece que usted lee muchos diarios –responde uno.

A mediados de 2009 los principales periódicos de Venezuela se oponen a las políticas de Chávez. De los ocho canales de televisión, sólo uno no está controlado por el gobierno. La información que da la prensa y la televisión es diametralmente opuesta.

– No amigo -respondo. -Cuando anochece el centro de Caracas se convierte en una ciudad fantasma. Es como si hubiera toque de queda. Valencia es una ciudad peligrosa. Tenemos muchos amigos en Puerto Ordaz que son asaltados por lo menos una vez al año con armas de fuego. A nosotros nos atacaron en una de las playas más paradisíacas del país. En Venezuela no quiero bajar la guardia.

Tendría que haberles dicho que ellos ven demasiada televisión. Pero no sé cómo se lo hubieran tomado. La televisión es champú para la caspa y el cabello seco que penetra profundamente hasta la raíz de todo pensamiento independiente.

 

EN VENEZUELA TAMBIÉN VOTAN LOS COLOMBIANOS.

Después de esperar un día (perder un día) el permiso de la aduana colombiana, finalmente podemos salir de la zona de frontera hacia Maicao, centro de distribución en el oriente colombiano de toda la mercadería venezolana conseguida a precios de saldo. Si, es uno de los grandes beneficios del gobierno de Chávez. Con la inflación desbocada y la desvalorización constante del bolívar fuerte en el mercado negro, los comerciantes colombianos se dedican a importar todo desde Venezuela.

– El Chávez ese está loco –afirma un cambista callejero colombiano después de media hora de charla informal –Hace unos años ofreció la residencia venezolana a todos los colombianos que vivían en la frontera. Incluso aparcaron un camión oficial del gobierno venezolano ahí delante, para que la gente no tuviera que ir a hacer los trámites a Venezuela. Claro, su intención era que votáramos por él cada vez que hay elecciones.

El hombre observa la tranquilidad de la plaza, los cambistas caminando con fajos pornográficos de dinero que cada día vale menos, las bromas entre unos y otros, las pullas, las paradas en la calle donde puedes conseguir de todo. La calma.

– Usted lo puede ver, aquí la gente anda con decenas de miles de bolívares débiles en la mano. El negocio es enorme. Cuanto más se hunde el bolívar, mejores negocios hacemos nosotros. Y casi todos votamos a Chávez, porque si pierde, si se va, si lo echan, se acaba nuestro negocio…

Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa

Deja un comentario