Viajar sin seguro médico | SALUD EN RUTA

Viajar con o sin seguro médico es una decisión personal que puede condicionar tu viaje en caso de problemas de salud. No hay fórmulas mágicas, ya que en todo el mundo hay hospitales donde te pueden atender. A veces es gratis, a veces es accesible, a veces es caro y otras veces será carísimo. Como todo en la vida, son opciones personales.

Durante 15 años viajamos sin seguro médico y, tengo que admitirlo, más de una vez me maldije por no haber pagado uno. En nuestro caso, decidimos que la salud era parte de la aventura hasta que volamos al Sudeste Asiático a principios de 2016 con la idea de comprar un par de motos para movernos por Vietnam, Laos y Camboya. No teniamos experiencia viajando en moto, y sabíamos que aquello puede ser una locura, por lo que compramos un par de seguros de viaje.

Esta es una lista de soluciones ante problemas de salud que pueden ayudarte durante un viaje. Está confeccionada a partir de la experiencia propia y fue revisada por amigos médicos y paramédicos. Lo más recomendable, siempre, SIEMPRE, es ir al médico. Si estás demasiado lejos de un hospital, junta coraje. Los primeros consejos son básicos, lo gore viene más adelante.

Alergia en las vías respiratorias o en la piel: tomar antihistamínicos (mejor si es de bajo contenido en corticoides). Si la alergia es en la piel, no te rasques.

Debilidad general: tomar un complejo vitamínico tipo Multicentrum o vitamina B si se trata de cansancio físico. Personalmente recomiendo mucha fruta y un buen pedazo de carne bien sangriento a la parrilla.

Diarrea dolorosa: si los retortijones en el estómago te provocan dolores inaguantables es posible que tengas una infección intestinal. Esto no se arregla con un Fortasec. Para confirmarlo observa si la diarrea llega con algo de sangre y una sustancia con consistencia de mocos. En este caso lo mejor es ir al médico, pero si no puedes, lo que se suele recetar es Ciprofloxacino 500gr, una cada 12 horas por 5 días mínimo. Siempre acompañado por una dieta blanda donde solo puedes comer papas, zanahoria, sopa de arroz, pasta, pollo hervido, carne sin grasa y pan blanco. Nada de lácteos. Y paciencia, que al final casi todo se cura.

Mal de altura: tomar pastillas que contengan vitamina B1 (clorhidrato de Tiamina). Si acabas de llegar, tómate todo con calma. Camina despacio, no hagas movimientos bruscos y sube las cuestas observando los detalles. Date tiempo. Tu cuerpo está acostumbrado a una cantidad de oxígeno en el aire y allí hay menos. Los más pragmáticos recomiendan no fumar ni beber el primer día. Bueno, eso depende cómo se presente el día.

Dolor de dientes: antes de extraerte una muela con una tenaza del cajón de herramientas, moja un algodón en Mepivacaína (anestésico local) y pásalo donde te duele. E intenta aguantar hasta que encuentres un dentista. Dicen que el clavo sin moler (la especia, no el pedazo de hierro) también sirve.

Mordeduras de perro: cómo curar mordeduras de perro.

Infecciones de garganta o heridas infectadas: tomar amoxicilina/ácido clavulánico. Es un antibiótico, por lo que necesitarás receta de un médico y tratamiento continuado y riguroso hasta acabar con la caja de medicinas. Recuerda que si no terminas completamente el tratamiento con el antibiótico, la enfermedad puede resurgir con nuevas resistencias a los medicamentos.

Coágulos de sangre bajo una uña: cómo eliminarlos.

Nauseas o vómitos: Primperán en pastillas o inyectado en la nalga en caso de vómitos constantes. Bebe mucho aunque no tengas ganas, tu cuerpo también se está vaciando de agua.

Inflamaciones importantes: Ibuprofeno (o Voltaren) cada 8 horas. Son compuestos distintos pero el uso terapéutico es el mismo. Por encima de 300 mg el Voltaren es antiinflamatorio como el Diclofenaco Sodico, cuyo nombre comercial es Voltaren.

Parásitos: Larva Migrans Cutánea, un parásito de perros.

Hongos vaginales: Pasar una crema que contenga Nitrato de Fenticonazola (por ejemplo, Laurimic)

ENCUENTRA EN ESTE ENLACE TODAS LAS HISTORIAS SOBRE SALUD EN VIAJE

••••

SOLUCIONES UN POCO MAS COMPLICADAS QUE DEBERÍAN REQUERIR SUPERVISIÓN MÉDICA.

Picaduras de serpientes: lo primero que debes intentar hacer es capturar a la serpiente, es la forma más rápida que tienen los médicos de saber qué tipo de veneno tienes en el cuerpo. Luego, busca un hospital inmediatamente. Si no es posible porque tu aventura te llevó demasiado lejos, aquí tienes algunas soluciones.

  • Si la serpiente tiene veneno citotóxico (produce reacciones sólo en la zona de la mordida), hay que limpiar con yodo (Betadine, por ejemplo) e inyectar Urbason en la nalga.
  • Si la serpiente tiene veneno neurotóxico (bajada de pulsaciones cardíacas con posible pérdida de conocimiento), hay que inyectar Atropina en vena para aumentar la frecuencia cardíaca y luego inyectar Adrenalina, también en vena, que actúa como vaso constrictor. Lo difícil en este caso es que estés viajando con ésta clase de medicamentos.
  • NOTA: La adrenalina y la atropina son drogas muy peligrosas que se deben usar con mucho cuidado. La adrenalina hace trabajar my fuerte al corazón y puede causar un infarto en demasiada cantidad. La mejor manera de usarla en caso de emergencia es en ‘Epi-Pen’, adrenalina que viene en un lápiz y se aplica en una inyección automática en la pierna. La atropina hace latir el corazón mucho más despacio y también se usa en caso de ataques terroristas con gas nervioso.

Picadas de insectos con reacción alérgica: la recomendación habitual del médico es inyectar Polaramine y Urbason en la nalga.

En caso de fractura expuesta hay que volver a colocar el hueso en su sitio. Es doloroso, pero la alternativa puede ser un viaje largo por malos caminos con un brazo o una pierna saltando en el asiento. Si tienes, se recomienda inyectar Mepivacaína (un anestésico local) en la grieta del hueso fracturado. Luego hay que colocarse a los pies del accidentado (si se trata de la pierna) y tirar con el mayor cariño posible hasta encajar el hueso en su sitio. Vendar y realizar un entablillado para inmovilizar. Y acudir lo más pronto posible al hospital más cercano.

Las suturas hay que hacerlas con el mismo cuidado con que tu madre cosía tus calcetines. Si tienes, se recomienda inyectar Mepivacaína alrededor de la herida. No sé cómo se sigue, me lo imagino, punto cruz. Los puntos de sutura adhesivos son recomendables cuando la herida no es profunda, o para cortes en la cabeza. Otro de los remedios caseros que sirven en estos casos es el Loctite (pegamento de contacto). No es la medicina tradicional pero en caso de emergencia siempre ayuda.

Y como dicen los amigos médicos, siempre que exista la posibilidad de estar frente a un médico en menos de 72 horas, no lo dudes. Ve hacia él y no te arriesgues a coser, remendar, pegar, rejuntar o inyectar a no ser que sea inevitable.

••••

ENCUENTRA EN ESTE ENLACE TODAS LAS HISTORIAS SOBRE SALUD EN VIAJE

••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de más de 15 años viviendo en la ruta, en la librería Altaïr, en Amazon.com y en Kindle.

Viaja con nosotros en Instagram, Facebook y YouTube @viajeros4x4x4

 

Pablo Rey (Buenos Aires) y Anna Callau (Barcelona) viajan por el mundo desde el año 2000 en una furgoneta Mitsubishi Delica L300 4×4 llamada La Cucaracha. En estos años veinte años de movimiento constante consiguieron un máster en el arte de sobrevivir y resolver problemas (policías corruptos y roturas de motor en el Sáhara, por ejemplo) en lugares lejanos.

Durante tres años recorrieron Oriente Próximo y África, de El Cairo a Ciudad del Cabo; estuvieron 7 años por toda Sudamérica y otros 7 años explorando casi cada rincón de América Central y Norteamérica. En el camino cruzaron el Océano Atlántico Sur en un barco de pesca, descendieron un río del Amazonas en una balsa de troncos y caminaron entre leones y elefantes armados con un cuchillo suizo.

En los últimos años comenzaron a viajar a pie (Pirineos entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico, 2 meses) y en motocicleta (Asia) con el menor equipaje posible. Participan en ferias del libro y de viaje de todo el mundo, y dan charlas y conferencias en escuelas, universidades, museos y centros culturales. Pablo ha escrito tres libros en castellano (uno ya se consigue en inglés) y muchas historias para revistas de viaje y todo terreno como Overland Journal (Estados Unidos) y Lonely Planet (España).

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina, el viaje es la vida.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!