Qué comemos y qué bebemos | SALUD EN RUTA

NORMAS PREVENTIVAS CONTRA LAS ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR AGUA O ALIMENTOS

Higiene del agua

  1. Utilizar siempre agua potable para beber, preparar alimentos, usos domésticos e higiene personal, como por ejemplo: lavarse los dientes. Se considera agua potable: agua embotellada abierta en presencia del consumidor, agua hervida durante un tiempo mínimo de 10 minutos (enfriada en recipientes cerrados y limpios) y agua tratada con tintura de yodo al 2% (es necesario esperar 30 minutos antes de consumirla. Si es agua clara son 5 gotas por litro, si es agua turbia, son 10 gotas por litro).
  2. Cuidado con los vasos: con frecuencia es más seguro beber directamente de la botella o de la lata.
  3. El agua del grifo caliente a una temperatura que no se pueda resistir con las manos es más segura que el agua del grifo fría, siempre en el caso de que no se pueda disponer de agua potable.
  4. No añadir hielo a las bebidas.
  5. Generalmente son seguras las bebidas como té, café o infusiones calientes: también vino, cerveza, zumo de frutas o bebidas gaseosas embotelladas y de marcas de fabricantes reconocidos.

Higiene de los alimentos

  1. En general es necesario regirse por el principio de la Organización Mundial de la Salud: cuécelo, pélalo u olvídalo.
  2. No comer alimentos crudos: carne, pescados, mariscos, verduras, etc.
  3. Evitar comer fruta sin pelar y ensaladas. La fruta, pelala tú.
  4. Consumir preferentemente alimentos acabados de preparar.
  5. Evitar leche no esterilizada o no pasteurizada (en caso contrario hervir 15 minutos) y derivados lácteos.
  6. No consumir helados sin envase.

••••

SALUD EN RUTA: CÓMO CURAR MORDIDAS DE PERRO

••••

¿Qué hacer en caso de diarrea?

Lo más importante es mantener la rehidratación adecuada. Para ello se puede utilizar:

  1. Suero oral. Se disuelve un sobre en un litro de agua potable (la preparación es válida durante 24 horas)
  2. Si no se dispone de una solución de rehidratación oral comercial, se puede hacer de suero oral casero mezclando: 6 cucharadas tamaño café al ras de azúcar, 1 cucharada al ras de sal y 1 litro de agua potable.

Distribuido por el Institut Català de la Salut, Direccio d’Atenció Primària Ciutat Vella, Unitat de Malalties Tropicals, Importades i Vacunacions Internacionals, Barcelona. Teléfono (34) 93 329 44 95

Eso es lo que recomiendan los médicos. Y en viajes cortos, sin duda que vale la pena seguir sus consejos. Para viajes largos, en cambio, nosotros actuamos de forma distinta. Sí, arriesgamos enfermarnos, pero tampoco podemos vivir pasteurizados dentro de un tetra brik.

  1. Durante el viaje solemos beber el agua del grifo o del pozo, la misma que bebe la gente. Lo primero es preguntar a los habitantes del sitio si el agua es potable. Luego observamos el color (transparente) y el olor (ninguno). Durante el primer día bebemos sorbos pequeños, para que el estómago se acostumbre a las bacterias locales. En caso de ser necesario potabilizar el agua y no tener pastillas ni yodo ni fuego para hervirla, también se puede utilizar una gota de lejía por cada litro de agua (lavandina en Argentina). El sabor no es muy bueno, pero se puede beber.
  2. Respecto a la comida, lavamos y pelamos todo tal como lo haríamos en la ciudad. Sin paranoias con lo que podría pasar. Y así seguimos, vivitos y en movimiento. Y también comemos pescado y mariscos crudos. Y helados hechos en casi cualquier casa de vecino. Supongo que después de tanto tiempo en la ruta el estómago se acostumbra…

••••

ENCUENTRA EN ESTE ENLACE TODAS LAS HISTORIAS SOBRE SALUD EN VIAJE

••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de más de 15 años viviendo en la ruta, en la librería Altaïr, en Amazon.com y en Kindle.

Viaja con nosotros en Instagram, Facebook y YouTube @viajeros4x4x4

 

Pablo Rey (Buenos Aires) y Anna Callau (Barcelona) viajan por el mundo desde el año 2000 en una furgoneta Mitsubishi Delica L300 4×4 llamada La Cucaracha. En estos años veinte años de movimiento constante consiguieron un máster en el arte de sobrevivir y resolver problemas (policías corruptos y roturas de motor en el Sáhara, por ejemplo) en lugares lejanos.

Durante tres años recorrieron Oriente Próximo y África, de El Cairo a Ciudad del Cabo; estuvieron 7 años por toda Sudamérica y otros 7 años explorando casi cada rincón de América Central y Norteamérica. En el camino cruzaron el Océano Atlántico Sur en un barco de pesca, descendieron un río del Amazonas en una balsa de troncos y caminaron entre leones y elefantes armados con un cuchillo suizo.

En los últimos años comenzaron a viajar a pie (Pirineos entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico, 2 meses) y en motocicleta (Asia) con el menor equipaje posible. Participan en ferias del libro y de viaje de todo el mundo, y dan charlas y conferencias en escuelas, universidades, museos y centros culturales. Pablo ha escrito tres libros en castellano (uno ya se consigue en inglés) y muchas historias para revistas de viaje y todo terreno como Overland Journal (Estados Unidos) y Lonely Planet (España).

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina, el viaje es la vida.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!