Recomendaciones de SALUD EN RUTA

  • Durante el viaje solemos beber el agua del grifo o del pozo, la misma que bebe la gente. Lo primero es preguntar a los habitantes del sitio si el agua es potable. Luego observamos el color (transparente) y el olor (ninguno). Durante el primer día bebemos sorbos pequeños, para que el estómago se acostumbre a las bacterias locales. En caso de ser necesario potabilizar el agua y no tener pastillas ni yodo ni fuego para hervirla, también se pueden utilizar cinco gotas de lejía por cada litro de agua (lavandina en Argentina). El sabor no es muy bueno, pero el agua es potable.
  • Comenzar cualquier viaje con todas las vacunas recomendadas por los servicios médicos de tu país, que dependen de donde vayas a viajar. Ver Vacunas
  • Los seguros médicos internacionales pueden ser muy útiles en caso de una enfermedad importante, pero su coste también es elevado. Nosotros partimos de Barcelona con un seguro médico que cancelamos un año más tarde: sólo hubo que visitar un dentista y costó 10 dólares no reintegrables. Desde entonces asumimos que lo que nos ahorramos por un lado, puede que tengamos que gastarlo algún día. O no.
  • Después de un viaje largo o por lugares complicados, no está de más hacerte un chequeo médico. Análisis de sangre, orina, heces, radiografías… Lo más probable es que tu cuerpo esté en orden, pero podrías tener lombrices en el estómago por beber agua que parece segura (se manifiesta por el mal aliento) o, como me descubrieron los médicos tras el viaje por África, que tenía la cepa de la tuberculosis esperando empezar una fiesta. En este caso se sigue un tratamiento muy sencillo de tres meses y el cuerpo vuelve a estar en orden.
  • Muchos lagos de África tienen bilharzia, una enfermedad que se manifiesta varios años después de haberla contraído. Entre ellos están los lagos Victoria, Albert, Malawi, Kariba y Namugabu. Unos años atrás el lago Bunyoni era seguro.
  • Durante un viaje es muy importante comer con las manos limpias. Las uñas largas son un reservorio de bacterias y suciedad que pueden provocarte una dolorosa infección estomacal.
  • Sin duda, en caso de mantener relaciones sexuales, usar siempre un preservativo.
  • Los médicos recomiendan no caminar descalzo sobre la tierra en zonas selváticas. Nada, ni siquiera ponerte en pie al despertar. Ciertos bichos invisibles adoran el calor humano y se introducen en la planta del pie. No es grave, pero uno es egoísta y no quiere compartir la planta del pie con otro bicho viviente.
  • Si haces submarinismo recuerda que deben pasar por lo menos 24 horas entre la última inmersión y un vuelo en avión.
  • En Zimbabue Anna fue picada por un tipo de mosca llamada allí Putsy Fly, que depositó sus huevos bajo la piel. Días más tarde comenzó a aparecer una pequeña bola (llena de pequeñas larvas bebés, aunque aún no lo sabíamos) y fuimos a una farmacia. Allí nos vendieron un antibiótico que provocó que la bola eclosionara (reventara) dejando un pequeño hueco (un agujero) en forma de volcán (Krakatoa) en el brazo de Anna. Es muy importante quitar la bolsa con las larvas sin que se rompan, para no provocar una (jodida) infección.

Historias de enfermedades:

En el mundo hay muchas enfermedades e insectos que interactúan con el ser humano pacíficamente. También hay muchas enfermedades e insectos que interactúan con el ser humano chupándonos la sangre. Es lógico, somos un platillo especial, y si se trata de un extranjero, hasta un platillo exótico, distinto al menú diario. Tampoco hay que preocuparse demasiado. Hoy hay cura para casi todo. Y si descubres una enfermedad nueva, o esa enfermedad te descubre a ti, quizás hasta le pongan tu nombre.

Si quieres viajar ¡que los bichos no te detengan!

••••

ENCUENTRA EN ESTE ENLACE TODAS LAS HISTORIAS SOBRE SALUD EN VIAJE

••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de más de 15 años viviendo en la ruta, en la librería Altaïr, en Amazon.com y en Kindle.

Viaja con nosotros en Instagram, Facebook y YouTube @viajeros4x4x4

 

Pablo Rey (Buenos Aires) y Anna Callau (Barcelona) viajan por el mundo desde el año 2000 en una furgoneta Mitsubishi Delica L300 4×4 llamada La Cucaracha. En estos años veinte años de movimiento constante consiguieron un máster en el arte de sobrevivir y resolver problemas (policías corruptos y roturas de motor en el Sáhara, por ejemplo) en lugares lejanos.

Durante tres años recorrieron Oriente Próximo y África, de El Cairo a Ciudad del Cabo; estuvieron 7 años por toda Sudamérica y otros 7 años explorando casi cada rincón de América Central y Norteamérica. En el camino cruzaron el Océano Atlántico Sur en un barco de pesca, descendieron un río del Amazonas en una balsa de troncos y caminaron entre leones y elefantes armados con un cuchillo suizo.

En los últimos años comenzaron a viajar a pie (Pirineos entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico, 2 meses) y en motocicleta (Asia) con el menor equipaje posible. Participan en ferias del libro y de viaje de todo el mundo, y dan charlas y conferencias en escuelas, universidades, museos y centros culturales. Pablo ha escrito tres libros en castellano (uno ya se consigue en inglés) y muchas historias para revistas de viaje y todo terreno como Overland Journal (Estados Unidos) y Lonely Planet (España).

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina, el viaje es la vida.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!