272- Conferencia sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en Madrid, España

Conferencia de Pablo Rey y Anna Callau en Madrid, Hosteworld

El 7 de mayo pasado presentamos la historia de La Vuelta al Mundo en 10 Años ante doscientas personas, durante las II Jornadas Hostelworld de los Grandes Viajes. No solo estuvo muy bien sino que, por primera vez, alguien grabó todo lo que dijimos….

Gracias a Iosu López de Mochileros TV por la edición espectacular del video, y en especial a Pablo Strubell e Itziar Marcotegui de Cómo Preparar un Gran Viaje, que han trabajado mucho para que la conferencia y estos encuentros de viajeros sean un éxito.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.




268- ‘No tengan miedo. Viajar vale la pena’

Pablo Rey y Anna Callau, viajeros de La Vuelta al Mundo en 10 Años, con los libros Por el Mal Camino y El Libro de la Independencia

PABLO REY Y ANNA CALLAU, MAS DE UNA DÉCADA DANDO LA VUELTA AL MUNDO EN SU FURGONETA

Entrevista de Iosu López para Mochileros TV, publicada en mayo de 2014.

Hay viajeros y viajeros, pero lo de Pablo Rey y Anna Callau es un master de vida en la carretera. El 20 de junio del año 2000 abandonaron Barcelona para dar la vuelta al mundo en una furgoneta 4×4 durante 4 años. Llevan 14, siguen en la ruta y tienen cuerda para rato. En su cuaderno de bitácora tienen una larga lista de aventuras y peripecias: recorrieron el Sur de Europa, Oriente Próximo y África de norte a sur, cruzaron el Océano Atlántico Sur en un barco de Pescanova durante 23 días y desembarcaron en Argentina. Llevan más de una década recorriendo los rincones de América, desde el Cabo de Hornos hasta el final de la Ruta Panamericana en Alaska.

Como te puedes imaginar, les han ocurrido todo tipo de cosas: buenas y malas. Durante su periplo han sufrido cuatro averías que los dejaron tirados en lugares donde no se detiene ni el viento: el Sahara de Sudán (a 300 kilómetros de Jartum), junto al Lago Turkana en Kenia (a 800 kms del mecánico más cercano), se les congeló el motor en el Altiplano Boliviano y volvieron a romperlo en medio de los Andes Chilenos. Superaron peligros nada desdeñables como huir de hombres armados en Etiopía y elefantes en Zimbabue, tuvieron cuchillos en el cuello en Brasil, una banda armada les asaltó con kalashnikovs en Kenia, les rodeó una tribu drogada con qat en Etiopía y tuvieron que pelear (y correr) en Trinidad y Tobago.

Su furgoneta 4×4, a la que apodan ‘La Cucaracha’, acumula más de 300.000 kilómetros y ha sido testigo su incansable compañero en miles de vivencias que nos contarán en persona este miércoles en Madrid. Como aperitivo os traemos esta entrevista que hemos mantenido con ellos pocas horas antes de que se inauguren las II Jornadas Hostelworld de los Grandes Viajes.

Un viaje que iba a ser de 4 años lleva cerca de 14 si no me equivoco. ¿El viaje es una droga que no tiene cura?

Sin duda, una vez que sales a la ruta y te quedas allí unos cinco o seis meses mínimo, ya te quedas enganchado. Imagino que la única cura son los problemas graves, la cárcel en un país complicado, secuelas físicas tras un ataque armado, un miedo muy intenso. Es muy distinto viajar por Europa o solo por asfalto que perderse por los caminos secundarios de África.

Habéis cruzado decenas de fronteras. ¿Cuál sería la más extraña que os ha tocado pasar, bien sea por el lugar, o por lo que os ocurrió?

No hay fronteras extrañas, sino situaciones nuevas, que nunca te habían pasado. Quizás elegiría nuestro cruce ilegal de la frontera entre Etiopía y Kenia por el Valle del Omo, entre tribus armadas con kalashnikovs, durante una inundación. Por supuesto, rompimos el motor y tuvimos que hacer 800 kilómetros para encontrar un mecánico decente. Y hacer otros 800 kilómetros para volver con él. Toda una aventura que uno solo disfruta cuando ya pasó mucho tiempo. La historia completa está en el libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Por el Mal Camino.

¿Consejos de mochileros expertos para que los policías no te tanguen y evitar los sobornos?

La gran riqueza del viajero es el tiempo. Los policías que quieren coimearte quieren hacerlo rápido. Hay que tomarse la situación con calma, hablar, hacer un café, un mate, un té, y abrir la puerta a la posibilidad de terminar en una comisaría. ¡Puede ser otra historia que contar! Por supuesto, siempre presuponiendo que uno no ha hecho nada

PABLO Y ANNA ASEGURAN QUE LOS MEJORES CAMINOS SUELEN SER LOS PEORES, LOS QUE TE LLEVAN A SITIOS QUE NO APARECEN EN LOS MAPAS. NO VIAJAN CON GPS Y LES GUSTA PERDERSE PORQUE ES LA MEJOR MANERA DE DESCUBRIR LUGARES DONDE NO VA NADIE.

Vuestra furgoneta es ya como vuestra hija adolescente. ¿Habéis tenido que arreglarla, tunearla muchas veces? ¿En qué ha mutado desde que la compraron?

Los problemas no siempre son por culpa de los caprichos del vehículo. A veces uno comete un error, y lo paga, literalmente. En mecánica sigue siendo bastante estándar, pero claro, ahora tiene una defensa, un portaequipajes, una ducha conectada a un pequeño motor Espar para precalentar el motor en climas extremadamente fríos, un tanque extra de combustible, una cocina pequeña… Honestamente, aunque se puede salir de viaje con un par de cajas y un colchón, recién ahora, después de 14 años de ruta, La Cucaracha está bien preparada para viajar.

¿Creéis que algún día encontraréis un lugar donde quedaos quietos y tener una vida digamos “más rutinaria”? ¿Qué consideráis ahora vuestro “hogar”?

El hogar es donde lo encuentras decía un anuncio de Smirnoff de los año 90. Nuestro primer hogar es la furgo, sin duda alguna. Es el techo bajo el que más noches pasé en toda mi vida. El segundo hogar estará en Barcelona. Supongo, de momento, el tiempo dirá…

La mayoría de gente, y sobre todo aquellos que no se atreven a hacerlo, siempre ponen la excusa de que hace falta mucho dinero para viajar. ¿Es posible viajar y trabajar? Imagino que dependerá de la profesión que uno sepa hacer.

Nosotros, en la ruta, gastamos menos dinero del que gastaríamos en cualquier ciudad europea si tuviéramos que pagar un alquiler, gas, teléfono, electricidad, agua, internet… Sin duda es posible viajar y trabajar, muchos lo hacemos. Creo que el gran secreto está en saber qué te gusta hacer, lo que amas hacer, que en mi caso es escribir, e inventarte un trabajo en la ruta relacionado con ello.

¿Todos estos años de qué habéis trabajado/vivido en vuestra vuelta al mundo?

Tenemos un apartamento en Barcelona que cuando salimos alquilamos para pagar la hipoteca. Sabíamos que teníamos que trabajar en algo en la ruta y empezamos escribiendo artículos para un par de medios de España. Luego hicimos compraventa de artesanías entre Zimbabue y Sudáfrica y aunque no tenía ganas, volví a trabajar en publicidad en Chile durante 9 meses mientras Anna trabajaba en algún restaurante japonés, algún bar de tapas, una pista de esquí… Vendimos objetos coleccionables que desenterramos de basureros antiguos a través de internet, Anna empezó a hacer pulseras y collares, se terminó de pagar la hipoteca… Escribir cada libro me llevó por lo menos 5 meses y desde el 2007 ya escribí 3 libros. Se venden en las mejores librerías de viaje de España (distribuidos por Altaïr), en Argentina, en formato digital para todo tipo de tabletas y los vendemos en mano en la ruta o cuando damos una charla/conferencia. ¡Hicimos tantas cosas!

DESCENDIERON DURANTE 10 DÍAS UN RÍO DEL AMAZONAS PERUANO EN UNA ENDEBLE BALSA DE TRONCOS, VIAJARON EN VARIOS BARCOS DE CARGA, CRUZARON TERRITORIO NARCO EN SINALOA Y CHIHUAHUA, MÉXICO, Y EXCAVARON EN PUEBLOS ABANDONADOS EN BUSCA DE BOTELLAS ANTIGUAS.

¿Viajando uno aprende a dejar de echar de menos? ¿Uno se hace más ermitaño?

Siempre se extraña algo, sin duda uno cambia después de tantos años de viaje. Personalmente, disfruto mucho los desiertos, su silencio, con lo que eso tiene de soledad.

¿Qué hacéis ahora en España? ¿Por dónde sigue ahora vuestra ruta?

Estar en España es tomarse unas vacaciones de la ruta, ese corte tan necesario para seguir sorprendiéndonos después de 14 años recorriendo el mundo. Durante el próximo año queremos terminar de recorrer extensivamente los lugares más interesantes y alejados de Norteamérica, Terranova, Quebec… quizás llegar a Groenlandia en barco o avión, no sé, ya veremos… No nos interesan demasiado las ciudades. Solo algunas.

Tres libros que han contribuido a mantener vuestro proyecto 4x4x4. ¿Nuevos proyectos en mente?

Escribir me gusta tanto como viajar. Lo hago con cariño e intento dedicarle tiempo en la ruta. Tengo varios proyectos de libros en mente, solo que me falta tiempo, ¡el día debería tener unas 30, 35 horas por lo menos! Como siempre, hay que elegir.

Un par de consejos low cost en vuestro top de estos 14 años.

No comprar por impulso. No comprar algo que realmente no necesitas. Aprender uno mismo a solucionar los problemas, a arreglar el vehículo, a diseñar los libros… todo lo que uno mismo pueda hacer es dinero ahorrado para seguir viajando.

Uno o varios momentos que podáis definir como 100% felices en la vuelta al mundo. Yo recuerdo cuando llegué a Bahía Lapataia en el Parque Nacional Tierra del Fuego 11 meses después de haber salido de Alaska.

14 años dan para unos cuántos, muchos momentos de felicidad sublime. Por ejemplo, ver en el radar del barco de Pescanova cómo el fondo del océano comienza a subir hacia la costa de Argentina, tras más de 20 días cruzando el Océano Atlántico Sur. Otro momento es cada vez que alguien me dice que le encantan las historias que comparto en los libros y por internet, cada vez que alguien me insulta con cariño porque mis historias le inspiraron para lanzarse a la ruta y le cambiaron la vida. O cada vez que me doy cuenta que el universo se vuelve a confabular para que consigamos lo imposible. Ocurre, es sorprendente pero pasa. Sobre todo cuando hace bastante tiempo que uno no se manda una cagada. Aunque nadie suele hablar de ellos, los viajeros también nos equivocamos.

¿Alguna vez tuvisteis agenda o habéis aprendido a vivir improvisando?

Improvisamos. Siempre nos damos la libertad de cambiar los planes. No tenemos agenda, ni viajamos con teléfono. Cuando viajamos intentamos solo viajar.

Una vez escuché la frase “Viajar fomenta la intolerancia”. ¿Te reafirma en algunas ideas y tira por tierra muchos prejuicios?

Viajar jamás fomenta la intolerancia. ¿Es una pregunta trampa? Viajar te abre los ojos, te vuelve tolerante, sobre todo si tu objetivo al viajar es sorprenderte y comprender lo que te rodea, y contactar con la gente. Viajar fomenta la intolerancia de aquellos que no son viajeros, de aquellos que son turistas y que siempre extrañan la seguridad de su hogar.

Tenemos muchos lectores que sueñan con hacer cosas como vosotros sentados tras la pantalla, soñando… ¿qué les diríais?

Que no tengan miedo. Que arriesguen. Que vale la pena.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.




262- 14 años después todavía seguimos en la ruta. Entrevista en video.

www.viajeros4x4x4.com

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años. Algo pasó, porque 14 años, 4 continentes y más de 300.000 kilómetros después todavía seguimos en la ruta. La misma pareja con la misma furgo 4×4, La Cucaracha.

Hace unas semanas Che Toba, de Argentina, nos hizo esta entrevista para su blog, donde nos preguntó cosas que nadie había preguntado. Creo que es la mejor manera de celebrar este aniversario con todos los amigos visibles e invisibles que nos acompañan en la ruta. Más abajo está el video.

También queremos agradecer a todos los que compran los libros en España, Argentina y a través de Amazon y Kindle y se entusiasman con las historias. Sin ese apoyo sería mucho más difícil seguir viviendo en la ruta.

Gracias también a Panama Jack en España por ponernos las botas durante 14 años, y a ExOfficio en Estados Unidos por vestirnos durante el último año. Ahora estamos más guapos que nunca.

14 años después de empezar, todavía seguimos en la ruta.

Nos vemos por ahí.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.




258- ‘Esto ya dejó de ser un viaje, ahora es la forma de vida que elegimos.’

www.viajeros4x4x4.com

www.viajeros4x4x4.com

Entrevista que Albert Soler le hizo a Anna y salió publicada en la contraportada del Diari de Girona, el jueves 10 de abril de 2014. La sección se llama ‘A Contracorrent’ (A Contracorriente). El original, en catalán, lo encontrarás luego de la versión en castellano.

“ESTO YA DEJÓ DE SER UN VIAJE. AHORA ES LA FORMA DE VIDA QUE ELEGIMOS.”

Han pasado 14 años dando la vuelta al mundo con su furgoneta 4×4. Y continúan en ruta. El argentino Pablo Rey y la catalana Anna Callau explican hoy (20 horas) su experiencia en el Centre Civic Barri Vell de Girona.

Pregunta: ¿Cuánto hace que viajan por el mundo?

Respuesta: Desde el 20 de junio del año 2000. Volvemos a Barcelona cada uno o dos años para ver a la familia y publicar alguno de los libros que escribimos. Después de Sant Jordi volvemos a partir.

P: ¿Cuántas furgonetas han roto?

R: ¡Qué dices! Es la misma furgo con la que comenzamos el viaje. Y eso que la compramos de segunda mano, es de 1991. De tanto en tanto hay que arreglarla, pero todavía tira. ¡Y lo que le queda!

P: ¿Cuántos kilómetros llevan, pobrecita?

R: En total la furgo tiene unos 500.000, de los que 305.000 son solo del viaje. No hacemos tantos kilómetros viajando, la gente que va y viene del trabajo cada día en coche debe hacer los mismos. Lo que pasa es que nosotros solo vamos, no volvemos.

P: ¿Cuándo se detendrán?

R: Es que esto ya ha dejado de ser un viaje. Ahora es una forma de vida alternativa, la que elegimos. Y de momento no tenemos previsto cambiar de vida.

P: ¿No tienen ganas de vivir en una casa?

R: A veces lo que echamos en falta son las comodidades de una casa: una cama para dormir, una nevera con una cervecita fría, los amigos… Pero la rutina de la vida en la ciudad, no gracias.

P: ¿Cómo es la gente?

R: La gente es buena. Enciendes el televisor y te crees que afuera todos son unos demonios: en África asesinos, en Sudamérica narcotraficantes… Nada, al final todos tienen familia y amigos, y a todos les gusta vivir tranquilos. Nos han acogido en todos los lugares por los que pasamos.

P: ¿Nunca pasaron miedo?

R: Siempre te puedes encontrar algún chiflado. En Brasil le pusieron a Pablo un cuchillo en el cuello, para robarnos. Y en Kenia asaltaron el autobús en el que íbamos y tuvimos que tirarnos cuerpo a tierra mientras nos apuntaban con AK47.

P: ¿Qué diferencia al viajero del turista?

R: El tiempo y el dinero. El viajero tiene más tiempo y menos dinero. Con el dinero que un turista usa en 15 días, el viajero vive 3 meses.

P: Y vosotros, ¿de dónde lo sacáis?

R: Hemos trabajado en un montón de lugares, haciendo de todo. Pero desde hace unos años vivimos de los libros que escribimos y vendemos en la ruta.

P: Calculando por encima, han pasado más de 120.000 horas seguidas juntos. ¿No se hartan el uno del otro?

R: Los primeros meses fueron los peores. No es lo mismo ver a tu pareja dos horas al día, que 24. Y cuando te enfadas no puedes abrir la puerta y marcharte. Con el tiempo vas puliendo los detalles que deterioran la convivencia.

P: ¿El viaje como escuela de convivencia?

R: Mejor como escuela de paciencia.

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF

“AIXÒ HA DEIXAT DE SER UN VIATGE, ARA ÉS LA FORMA DE VIDA QUE HEM TRIAT.”

Han estat 14 anys fent la volta al món amb la seva furgoneta 4×4. I continuen en ruta. L’argentí Pablo Rey i la catalana Anna Callau expliquen avui (20h) la seva experiència al Centre Civic Barri Vell.

Pregunta: Quant fa que volten pel món?

Resposta: Des del 20 de juny de l’any 2000. Només venim a Barcelona un cop cada un o dos anys, per veure la família i concertar algun llibre dels que escrivim. Després de St Jordi tornem a marxar.

P: Quantes furgonetes han trencat?

R: Què diu!! És la mateixa amb què vam començar. I això que la vam comprar de segona mà, és de 1991. L’hem d’arreglar de tant en tant, però encara tira.

P: Quants quilòmetres duu, pobreta?

R: Uns 305000. No és gaire. La gent que va i ve de la feina cada dia en cotxe deu fer els mateixos. El que passa és que nosaltres només anem, i no tornem.

P: Quan s’aturaran?

R: És que això ja ha deixat de ser un viatge. Ara és una forma de vida alternativa, la que hem triat. I de moment no tenim previst canviar de vida.

P: No tenen ganes d’una llar?

R: El que trobem a faltar a vegades són les comoditats d’una llar: un llit on dormir, una nevera amb cerveza fresca… Però la rutina de la vida en una ciutat, no gràcies.

P: Com és la gent?

R: La gen tés bona. Obres el televisor i et penses que arreu són dimonis: a lÀfrica assassins, a Sud Amèrica narcotraficants… Res, al final tothom té família i amics, i a tothom li agrada viure tranquil. Ens han acollit per tot arreu on hem estat.

P: No han passat mai por?

R: Sempre et pots trobar algun guillat. Al Brasil a en Pablo li van posar un ganivet al coll, per robar-nos. I a Kènia van assaltar el minibús en què viatjàvem i ens van tirar a tots a terra apuntant-nos amb un AK-47.

P: Què diferencia el viatger del turista?

R: El temps i els diners. El viatger té més temps i menys diners. Amb els diners a a un turista li duren 15 dies, el viatger viu tres mesos.

P: I vostès d’on els treuen?

R: Hem treballat arreu, i de tot. Però ja fa un any que vivim dels llibres que escrivim explicant l’experiència.

P: Calculant per sobre, han passat més de 120000 hores seguides junts. No s’afarten l’un de l’altre?

R: El pitjor van ser els primers mesos. No és el mateix veure la parella dues hores al dia, que 24. I quan t’enfades no pots agafar la porta i marxar. Amb el temps vas polint els detalls que deterioren la convivencia.

P: El viatge com a escola de convivència?

R: Més aviat com a escola de paciència.




245- Travesía Wawameriku: de Argentina a México dando funciones de títeres desde un Citröen

La Vuelta al Mundo en 10 Años - Viajeros4x4x4

Hace unos meses llegamos a Playa del Carmen y nos encontramos con una banda de viajeros argentinos que habían avanzado poco a poco hasta el Caribe mexicano. Entre los muchos que iban y venían y buscaban una nueva manera de ganarse la vida en la ruta estaban Marianela y Maxi (Latinoamerica Sonríe), que daban charlas de educación dental en ruta desde un viejo Jeep IKA y vendían ropa de la India; Guille y Aimé (Aprendiendo a Viajar) que habían instalado un horno en la parte de atrás de su furgo para hacer joyas con vidrio fundido; Martina y Fernando que habían empezado a hacer videos de apartamentos para inmobiliarias; y Jorge y Belén (Travesía Wawameriku) que daban funciones de títeres.

– ¿Títeres? ¿Viajan haciendo títeres? ¿En un Citröen 3CV? Me están jodiendo…

Y se rieron, claro.

Supongo que el trabajo de cada uno contamina su forma de ser, de pensar y de moverse. Y los Wawas fueron de los viajeros más lindos (bueno, Jorge no tanto) que encontramos en el camino. Se buscaron la vida haciendo trabajar a sus títeres para viajar desde Argentina a México. Y lo consiguieron.




242- Modificaciones: Cómo hacer que los asientos de tu furgo se doblen completamente

Mitsubishi Delica, how to bend completely the front seats to gain space

Siempre pensé que ser enano y viajero podría tener sus ventajas.

Bueno, está bien, puede que esté exagerando un poco, pero vamos, ¡los enanos pueden hacerse una auténtica casa rodante con un Fiat 600! ¡No necesitan un techo muy alto, ni una cama muy larga! La ropa, vamos, hasta su ropa ocupa poco espacio. ¡Pueden tener un montón de zapatos, estirar los brazos al amanecer sin golpear una pared y hacer el amor sin retorcerse el cuello contra el techo!

Pero no, la mayoría de nosotros no somos enanos. Tenemos que adaptarnos a viajar en vehículos que por lo general nos quedan estrechos. Justitos. Y, si has cometido el error de enamorarte de tu furgo, estás en problemas.

Hace unos años me dí cuenta que nunca cambiaríamos a la Cucaracha por otro vehículo. Después de tantos caminos juntos, no la podíamos traicionar de esa manera.

Pero al mismo tiempo sabía que necesitábamos un vehículo más grande. Llevábamos muchos años viviendo en 4,5 metros cuadrados, más años de los que había pasado en cualquiera de mis otros hogares de ladrillo y cemento. Con cada viaje a Barcelona o Buenos Aires había menos cosas en la furgo, pero no era suficiente. Necesitábamos más espacio. Por favor.

Entonces me centré en mejorar los asientos. Lo ideal hubiera sido conseguir asientos giratorios, pero no había suficiente espacio para instalarlos en nuestra Mitsubishi L300/Delica. Por eso se me ocurrió que una solución sería que los asientos se doblasen completamente. Crear un sandwich de asiento donde no hubiera espacios perdidos, espacios llenos de aire.

Y eso fue lo que le planteé a nuestro amigo Trevor Graybeal en Pilot Rock, Oregon, hace dos años. Y, como si lo hubiera hecho toda su vida, me dijo: “es fácil. En una hora lo hacemos.”

Y se puso manos a la obra.

Aquí va la secuencia fotográfica de todo el proceso. Fue como tirar una pared abajo en tu apartamento. La casa, nuestra furgo, seguía siendo del mismo tamaño. Diminuta. Pero ahora tenía la sensación de que era más grande. Y podríamos estar un poco más cómodos.

Gracias a Trevor y Connie Graybeal por su ayuda y su permanente hospitalidad cada vez que pasamos por Oregon!

Mitsubishi Delica, how to bend completely the front seats to gain space




Inspiración

La Vuelta al Mundo en 10 Años, Pablo Rey, Anna Callau y La Cucaracha, en el Death Valley, California. El futuro estaba delante

La Vuelta al Mundo en 10 Años, Pablo Rey, Anna Callau y La Cucaracha, en el Death Valley, California. El futuro estaba delante

Escrito por Asa Björklund para la revista Overland Journal de Estados Unidos. Primavera 2013.

Muchos definen a un viajero como alguien que viaja por el mundo y eventualmente regresa a casa. Pero, ¿qué pasaría si el mundo se convirtiera en tu casa? Pablo Rey, (Argentina), y Anna Callau (España) llevan 13 años en la ruta y su “casa” es una furgoneta Mitsubishi L300/Delica, cariñosamente bautizada La Cucaracha.

Pablo define su vida anterior como la de “un creativo publicitario trabajólico”. “Hasta que un día mi cerebro hizo CRUNCHHH, entre otros ruidos extraños, y decidimos partir.” Abandonaron su base en España y enfilaron hacia el sur, a través de Oriente Próximo, y hasta el extremo sur de África. Le hicieron dedo a un barco de pesca y consiguieron llegar hasta Argentina, y vivieron durante los siguientes siete años viajando por Latinoamérica hacia Alaska. En esa época Pablo tuvo una iluminación: los occidentales nos preocupamos demasiado por el dinero. “En un mundo donde tarde o temprano moriremos, el bien más valioso debería ser el tiempo. Los árabes y los latinos somos buenos en esto,” Pablo reflexiona mientras recuerda su vieja vida. “Nuestra educación nos empuja a seguir una línea continua: estudiar, casarse, tener una hipoteca, tener hijos y trabajar durante el resto de nuestra vida, como autómatas en una línea de producción. Nos inyectaron el eslogan más siniestro, ‘Arbeit macht frei’, El trabajo nos hará libres, pero sin la parafernalia nazi.

Pocos viajeros se entregaron al tiempo como Pablo y Anna.  Sin embargo, continúan extrañando a los amigos de siempre. Pablo dice “después de algún tiempo todas las montañas, cascadas, playas y cebras se repiten hasta que se convierten en algo… aburrido. En cambio, la gente es el color de un viaje. Cada persona es distinta y se puede convertir en una sorpresa que te marca para siempre.” Ya han editado varios libros con las historias de sus viajes (3 en castellano y 1 en inglés) que les ayudan a seguir adelante con su aventura.