242- Modificaciones: Cómo hacer que los asientos de tu furgo se doblen completamente

Siempre pensé que ser enano y viajero podría tener sus ventajas.

Bueno, está bien, puede que esté exagerando un poco, pero vamos, ¡los enanos pueden hacerse una auténtica casa rodante con un Fiat 600! ¡No necesitan un techo muy alto, ni una cama muy larga! La ropa, vamos, hasta su ropa ocupa poco espacio. ¡Pueden tener un montón de zapatos, estirar los brazos al amanecer sin golpear una pared y hacer el amor sin retorcerse el cuello contra el techo!

Pero no, la mayoría de nosotros no somos enanos. Tenemos que adaptarnos a viajar en vehículos que por lo general nos quedan estrechos. Justitos. Y, si has cometido el error de enamorarte de tu furgo, estás en problemas.

Hace unos años me dí cuenta que nunca cambiaríamos a la Cucaracha por otro vehículo. Después de tantos caminos juntos, no la podíamos traicionar de esa manera.

Pero al mismo tiempo sabía que necesitábamos un vehículo más grande. Llevábamos muchos años viviendo en 4,5 metros cuadrados, más años de los que había pasado en cualquiera de mis otros hogares de ladrillo y cemento. Con cada viaje a Barcelona o Buenos Aires había menos cosas en la furgo, pero no era suficiente. Necesitábamos más espacio. Por favor.

Entonces me centré en mejorar los asientos. Lo ideal hubiera sido conseguir asientos giratorios, pero no había suficiente espacio para instalarlos en nuestra Mitsubishi L300/Delica. Por eso se me ocurrió que una solución sería que los asientos se doblasen completamente. Crear un sandwich de asiento donde no hubiera espacios perdidos, espacios llenos de aire.

Y eso fue lo que le planteé a nuestro amigo Trevor Graybeal en Pilot Rock, Oregon, hace dos años. Y, como si lo hubiera hecho toda su vida, me dijo: “es fácil. En una hora lo hacemos.”

Y se puso manos a la obra.

Aquí va la secuencia fotográfica de todo el proceso. Fue como tirar una pared abajo en tu apartamento. La casa, nuestra furgo, seguía siendo del mismo tamaño. Diminuta. Pero ahora tenía la sensación de que era más grande. Y podríamos estar un poco más cómodos.

Trevor Graybeal, en Pilot Rock, Oregon, trabajando en el asiento de La Cucaracha
Luego de sacar el asiento dejas al descubierto la parte donde vas a trabajar. El nuestro llevaba tierra de varios continentes!
Primero hay que sacar el tensor
Cómo quitar el tensor.
El tensor ya está afuera.
Luego se pulen los remaches.
Hasta que desaparecen y, haciendo un poco de palanca, se quita el seguro.
Y ya está afuera.
A veces el remache no se mueve solo, y hay que pulirlo entero…
…y si es necesario darle con martillo y cincel.
Y pulirlo un poco más, con paciencia…
… hasta que desaparece.
Entonces queda el tope del asiento al descubierto.
A veces también hay que trabajarlo un poco.
Hasta que no exista más tope y el asiento pueda subir y bajar libre, ayudado por tu mano.
Cuando terminamos, un poco de pintura, y así queda el sistema de asiento de nuestra Cucaracha, nuestra Mitsubishi L300/Delica
Bueno, a mi siempre me sobran piezas…
Así queda el asiento, bien plegado, una vez terminado el trabajo.

Gracias a Trevor y Connie Graybeal por su ayuda y su permanente hospitalidad cada vez que pasamos por Oregon!

ENCUENTRA AQUÍ MÁS TRANSFORMACIONES E HISTORIAS DE LA CUCARACHA

…..

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de más de 15 años viviendo en la ruta, en la librería Altaïr, en Amazon.com y en Kindle.

Viaja con nosotros en Instagram, Facebook y YouTube @viajeros4x4x4

 

Pablo Rey (Buenos Aires) y Anna Callau (Barcelona) viajan por el mundo desde el año 2000 en una furgoneta Mitsubishi Delica L300 4×4 llamada La Cucaracha. En estos años veinte años de movimiento constante consiguieron un máster en el arte de sobrevivir y resolver problemas (policías corruptos y roturas de motor en el Sáhara, por ejemplo) en lugares lejanos.

Durante tres años recorrieron Oriente Próximo y África, de El Cairo a Ciudad del Cabo; estuvieron 7 años por toda Sudamérica y otros 7 años explorando casi cada rincón de América Central y Norteamérica. En el camino cruzaron el Océano Atlántico Sur en un barco de pesca, descendieron un río del Amazonas en una balsa de troncos y caminaron entre leones y elefantes armados con un cuchillo suizo.

En los últimos años comenzaron a viajar a pie (Pirineos entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico, 2 meses) y en motocicleta (Asia) con el menor equipaje posible. Participan en ferias del libro y de viaje de todo el mundo, y dan charlas y conferencias en escuelas, universidades, museos y centros culturales. Pablo ha escrito tres libros en castellano (uno ya se consigue en inglés) y muchas historias para revistas de viaje y todo terreno como Overland Journal (Estados Unidos) y Lonely Planet (España).

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina, el viaje es la vida.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!