15- Por el mal camino 2: fantasmas | PERÚ

(Viene de Por el Mal Camino)

– Rey, ¿seguro que quieres dormir junto a un cementerio? –pregunta Anna, insegura a pesar de la soledad de la playa. –Me trae mala espina.

– ¿Por qué? ¿Crees en los fantasmas?

– No, pero me da mala espina.

En Perú anochece rápido. La cercanía al ecuador inhibe los atardeceres memorables, el sol se estrella contra el horizonte y la luz desaparece en poco más de quince minutos. También anochece temprano. A las seis ya no se distingue la silueta del lobo marino sin ojos que se descompone junto a la playa de canto rodado. Sólo quedan las olas que mueren en la orilla y resucitan detrás, en el acantilado.

Tenemos dos oídos, la vida es estéreo.

Con las primeras estrellas abrimos una palta o un aguacate, empapamos dos panes en aceite de oliva, un poco de sal y cenamos. La vida en la ruta es sencilla, cabe en una furgoneta. Desplegamos el colchón y preparamos los cepillos de dientes. No hace frío, sólo insiste el viento que barre la tierra persiguiendo al sol y se va cuando se queda la oscuridad. Entonces, cuando retorna el equilibrio, aparece un halo de luz blanca en el horizonte.

No viene del cementerio encajonado junto a un acantilado, de allí sólo pueden acercarse los fantasmas. Estamos en el desierto, ¿quién quiere recorrer esta huella mala por la noche? ¿Para qué? El resplandor se acerca, ilumina una porción de la noche. Insiste.

Pueden ser bandidos, amantes, perdidos, extraterrestres o fantasmas. Quizás haya otro valle poblado por hombres humildes, con superpoderes para cultivar la arena. No nos gustan las visitas nocturnas, y menos en callejones naturales sin salida.

Los focos de un coche se recortan a doscientos metros. Subimos a la furgoneta y enciendo el motor.

– Pablo, si queríamos pasar desapercibidos ya la hemos cagado –dice Anna. –Estás pisando el freno.

Inmediatamente las luces se detienen, iluminando las rocas y el aire cargado de humedad. Los segundos se acumulan, caen uno encima del otro sin interrumpir el silencio. ¿Qué vienen a hacer al cementerio? ¿Sabrían que estamos aquí?

– Es posible que, si son humanos y no sabían que estamos aquí, también se estén preguntando por nuestras luces rojas –continúa Anna. –Ellos también pueden tener miedo, pensar que somos bandidos, amantes, perdidos, extraterrestres o fantasmas.

Las luces iluminan la bruma, el vapor provocado por olas que repiten su verso sin modificar una sílaba. Nada cambia. La espera es tensa. Buscamos los dos aerosoles de pimienta, el palo de golf y el machete para pelar cocos de Ruanda. Las bengalas están a mano. Busco sombras acercándose, ramas crujiendo, una tos disimulada. Pero no distingo nada y no se qué es peor.

Entonces las luces dan media vuelta y comienzan a alejarse.

A las dos y media de la mañana algo anormal comienza a despertarme. Un sentido distinto que se activó al inicio del viaje se mantiene alerta mientras el cuerpo descansa y me sacude cuando las voces que deberían seguir de largo se detienen o algo roza la carrocería de la furgoneta. No duermo profundamente, pero duermo más horas, supongo que todo se compensa. Ring, sin abrir los ojos escucho y ring, hay bolsas de plástico que se mueven.

Deseo que sea otro zorro curioso o un perro hambriento o quizás un gato, como aquel que saltó sobre el techo de la furgoneta a mitad de una noche en Siria buscando la basura del día que guardábamos en el techo.

Pero no, el origen del ruido está dentro de la furgoneta.

Recuerdo los focos acercándose, el cementerio con sus cruces cubiertas de moho, un turco gritando Messieur!, dos brasileros acariciando mi cuello con un cuchillo de pescador y tanteo la alfombra. ¿Dónde dejé el spray de pimienta? Una bolsa de plástico vuelve a sacudirse.

Vaya nochecita.

– Anna, despierta… despierta… –susurro. –Hay algo, pero no está fuera de la furgoneta. Está dentro…

El Libro de la Independencia con franja verde

El Libro de la Independencia. ISBN 978-84-616-9037-4

Consigue ahora El Libro de la Independencia en Lulú, Amazon, Mercado Libre, Kindle o en la Librería Altaïr de Barcelona. Si vivís en Argentina, escribinos a [email protected]

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook y YouTube @viajeros4x4x4

(Continúa en Por el mal camino 3: Fiesta de ratones en la furgoneta)

 

Pablo Rey (Buenos Aires) y Anna Callau (Barcelona) viajan por el mundo desde el año 2000 en una furgoneta Mitsubishi Delica L300 4×4 llamada La Cucaracha. En estos años veinte años de movimiento constante consiguieron un máster en el arte de sobrevivir y resolver problemas (policías corruptos y roturas de motor en el Sáhara, por ejemplo) en lugares lejanos.

Durante tres años recorrieron Oriente Próximo y África, de El Cairo a Ciudad del Cabo; estuvieron 7 años por toda Sudamérica y otros 7 años explorando casi cada rincón de América Central y Norteamérica. En el camino cruzaron el Océano Atlántico Sur en un barco de pesca, descendieron un río del Amazonas en una balsa de troncos y caminaron entre leones y elefantes armados con un cuchillo suizo.

En los últimos años comenzaron a viajar a pie (Pirineos entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico, 2 meses) y en motocicleta (Asia) con el menor equipaje posible. Participan en ferias del libro y de viaje de todo el mundo, y dan charlas y conferencias en escuelas, universidades, museos y centros culturales. Pablo ha escrito tres libros en castellano (uno ya se consigue en inglés) y muchas historias para revistas de viaje y todo terreno como Overland Journal (Estados Unidos) y Lonely Planet (España).

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina, el viaje es la vida.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!