83- Historias del Aeropuerto de Maiquetia, Venezuela… O Corea del Norte? O Birmania?

La Vuelta al Mundo en 10 Años

–          ¿Estuviste alguna vez en Corea del Norte?

–          No, ¿e tú?

–          Tampoco, pero el control militar, esta tensión que se nota cuando sales de la sala de espera y te metes en los intestinos del aeropuerto, debe ser parecida.

El italiano que debía tomar el mismo avión de Iberia, con conexión a Milano Malpensa, también tenía cara de asco cansado. Era fácil identificar a los venezolanos, formaban el grupo de los indiferentes, estaban acostumbrados al registro, a ser sospechosos, a la intervención de la Guardia Nacional. Algo tan natural como esperar. Y no había excusas a la demora del vuelo, ni un fallo técnico, ni mal tiempo ni un comandante borracho de ron. No es divertido, pero sin duda hubiera sido más humano.

Llevábamos cinco horas en el aeropuerto de Maiquetía, puerta de entrada a Caracas, a Venezuela. Cuatro horas desde que habíamos despachado las mochilas y las cajas, dos horas desde que me habían llamado los altavoces Señor Pablo Rey Señor Pablo Rey, preséntese en la puerta de embarque. Los militares querían inspeccionar mi equipaje en busca de cocaína.

–          Pero a ver –le digo al milico joven y mandado, después de cuarenta minutos enseñándole las botellas vacías, las piezas rotas de la furgo devenidas en souvenirs de La Vuelta al Mundo, los libros leídos que me resisto a abandonar, nuestros libros repetidos con las historias de África… –Amigo, si agarran a alguien será a un desesperado. Los buenos traficantes usan barcos para enviar droga a Europa.

El militar, confuso ante la novedad del respondón y la cantidad de cosas raras que había encontrado en los bolsos (acababa de sacar un mechón de pelo rasta con puntitos blancos que podrían ser más liendres que cocaína, recuerdo de Trinidad y Tobago) comienza a llenar de nuevo la mochila de mala gana. Estamos a la sombra, junto a la pista del aeropuerto, pero igual hace mucho calor. No me jodas.

–          Todos los meses detenemos extranjeros que llevan drogas –responde, antes de cruzarse de brazos y abandonar mi equipaje desarmado. Su función es desmontar, la mía obedecer y volver a armar este rompecabezas.

Si, no puedo mantener la boca cerrada. Es inevitable. Soy así.

–          Desde que el rey soltó el por qué no te callas, los militares venezolanos retrasan aún más los vuelos que parten hacia España. Es una venganza sutil que se repite con todos los aviones que parten hacia Europa y Estados Unidos, pero más en los que parten hacia el reino. Una vez hicieron bajar a todas las mujeres del avión para un análisis de orina. Es surrealista, hacen lo que quieren –explica un azafato-asistente de vuelo después de la última inspección personal, cacheo o manoseo militar en la puerta del avión. Cuando terminan con las mujeres continúan con los hombres.

Eso sí, después de cuatro controles de seguridad, continúo llevando en mi bolso de mano una botella de litro y medio de agua que nadie se molesta en confiscar. ¿Buscan cabezas de turco para confirmar el compromiso firme del gobierno venezolano en la lucha contra el tráfico de drogas? Quizás. Sin duda no buscan mejorar la seguridad del vuelo, si dicen eso, mienten.

 

DATOS SOBRE LA ENTRADA Y SALIDA DE VENEZUELA A TRAVÉS DEL AEROPUERTO INTERNACIONAL DE MAIQUETIA.

La entrada a Venezuela por el aeropuerto de Maiquetía suele ser tranquila. Pero la salida ya es mucho más agresiva. Aquí va una lista de lo que te puedes encontrar.

 

AL ENTRAR A VENEZUELA.

–          El trámite de entrada suele ser lento pero respetuoso. Cuando salgas de migración es probable que tu equipaje lleve rato dando vueltas por la cinta del aeropuerto.

–          En aduanas te harán pasar el equipaje por un escáner. No puedes llevar carne, vegetales ni armas, aunque si están bien guardados es difícil que encuentren las tiras de fuet y el jamón en lonchas envasado al vacío.

–          Apenas salgas a la sala común serás abordado por taxistas (130 bolívares hasta Caracas aprox. junio 2009) y cambistas. Será tu primera y quizás la única oportunidad de cambiar dólares o euros a bolívares fuertes a precios del mercado paralelo. Consulta antes de partir a Venezuela la cotización en http://bonosvenezuela.blogspot.com/ y réstale un 10% aproximadamente. Para más información sobre el sistema de cambios oficial y paralelo de moneda extranjera, ve a Haz algo ilegal: Cómo cambiar dinero en el mercado negro en Venezuela

 

AL SALIR DE VENEZUELA.

–          El servicio de maleteros en el aeropuerto de Maiquetía es gratuito según las normas del aeropuerto, pero los porteadores te exigirán el pago de entre 10 y 20 dólares por la molestia de acarrear tus bultos con un carro desde la calle al mostrador de facturación (entre 50 y 100 metros, según aerolínea). Nosotros nos negamos y nos plantamos en una propina hasta que después de quince minutos el porteador la aceptó.

–          El equipaje de cada vuelo que sale de Venezuela es revisado con escaners por la Guardia Nacional en busca de drogas. Es muy probable que, si ven algún elemento sospechoso, te llamen para que desarmes todo tu equipaje frente a un militar.

–          Antes de subir al avión, sufrirás un cacheo personal de tu cuerpo por un militar que también revisará tu equipaje de mano. Se hace a todos los pasajeros, ancianos, niños, mujeres embarazadas…

–          Atención con los elementos delicados que guardas en el equipaje despachado para la bodega del avión. Una de las prácticas más comunes de la Guardia Nacional Venezolana es atravesar todos los bultos (mochila, maleta, bolso, caja) con una bayoneta afilada. No sé para qué lo hacen, quizás sea sólo otra provocación gratuita. Da igual si llevas cremas, un traje Armani, tu vestido preferido, un ordenador, la cámara de fotos…

–          Ármate de paciencia. Si vuelas a Estados Unidos o Europa es muy probable que el avión salga con unas dos horas de retraso.

 

Venezuela es un país hermoso que tiene demasiado petróleo. Nuestra experiencia con los venezolanos en general ha sido excepcional, con excepción de un par de casos en los que nos han insultado por ser extranjeros. Esto no quita mérito a un pueblo generoso que vive uno de los momentos más complicados de su historia.

Buena suerte amigos venezolanos. Que todo se solucione pronto y Venezuela vuelva a ser el paraíso respetuoso hacia todos los colores políticos que fue hace muchos años. Eso sí, con una mayor justicia social.

Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa

Deja un comentario