71- Cómo cruzar la frontera entre GUYANA y SURINAM sin visado

Aquí encontrarás datos que no están en ninguna guía, sobre todo, porque rozan o entran en el terreno resbaladizo de lo que podría ser ilegal. Son trucos, trampas que vamos descubriendo en el camino, grietas en las normas establecidas que juegan a nuestro favor, el de todos los viajeros. Que aproveche.

A veces pasa, quieres hacer las cosas bien pero algo no funciona. Te concentras, pones todas las energías a trabajar de tu lado y nada. Soplas fuerte, estiras los brazos como un superhéroe de segunda y ni un miserable rayito de sol rebota en la palma de tu mano. Da risa, o pena. Tampoco se doblan las cucharitas de café made in China y menos aún se mueve el ferry que cruza el río Corentyne, en la frontera atlántica entre Guyana y Surinam.

Nada, tenemos todo listo, la visa de 50 dólares y el seguro de la furgo, pero el ferry no funciona. Estará detenido una semana mientras arreglan la ruta de tierra al otro lado del río, que se desquició con las últimas lluvias de enero. Surinam, a pesar de su pasado holandés, también está en Sudamérica.

Pero siempre existe un Plan B.

En este caso, el Plan B circula por el Back Track, la pista trasera. Los botes rápidos que unen Springlands y Nieuw Nickerie no se detienen por mal tiempo. Es ilegal, no hay aduana ni migración, pero los botes con seis pasajeros parten a 200 metros de la última comisaría de Guyana, donde dejamos aparcada la furgo. El viaje cuesta unos 10 dólares y, si hay olas, también hay emoción.

¿Aguantará? ¿Aguantaremos?

En el lado de Surinam sólo hay un muro de contención que evita que las tierras bajas se inunden durante la marea alta. Y taxis, montones de taxis individuales y colectivos conducidos por descendientes de hindúes dispuestos a llevarte hasta el centro histórico de Paramaribo en tres o cuatro horas. A la velocidad de un rosario murmurado rápido, pero eterno.

Es así. Con este Plan B al final haces las cosas mal, porque si estás sin visa eres un ilegal y puedes tener problemas. Pero si vuelves a salir del país por el mismo camino,  funciona.  Buena suerte.

Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa

 

Pablo Rey (Buenos Aires) y Anna Callau (Barcelona) viajan por el mundo desde el año 2000 en una furgoneta Mitsubishi Delica L300 4×4 llamada La Cucaracha. En estos años veinte años de movimiento constante consiguieron un máster en el arte de sobrevivir y resolver problemas (policías corruptos y roturas de motor en el Sáhara, por ejemplo) en lugares lejanos.

Durante tres años recorrieron Oriente Próximo y África, de El Cairo a Ciudad del Cabo; estuvieron 7 años por toda Sudamérica y otros 7 años explorando casi cada rincón de América Central y Norteamérica. En el camino cruzaron el Océano Atlántico Sur en un barco de pesca, descendieron un río del Amazonas en una balsa de troncos y caminaron entre leones y elefantes armados con un cuchillo suizo.

En los últimos años comenzaron a viajar a pie (Pirineos entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico, 2 meses) y en motocicleta (Asia) con el menor equipaje posible. Participan en ferias del libro y de viaje de todo el mundo, y dan charlas y conferencias en escuelas, universidades, museos y centros culturales. Pablo ha escrito tres libros en castellano (uno ya se consigue en inglés) y muchas historias para revistas de viaje y todo terreno como Overland Journal (Estados Unidos) y Lonely Planet (España).

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina, el viaje es la vida.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!