17- En las islas flotantes de los Uros, Lago Titicaca | PERÚ

Perú, kilómetro 155.758 de la vuelta al mundo

El camino hacia el cielo es penoso. La ruta de Moquegua hacia Puno está llena de agujeros y créanme, cuesta respirar. El paisaje te quita el aliento, las curvas suaves de las montañas que perdieron la aspereza casi recuerdan la piel, el agua es cristalina y por las noches se congela y suena cling, cling. El infierno puede ser el sitio más hermoso del mundo.

Pero te gusta buscar la desolación, esos lugares perdidos donde nadie puede rescatarte. Sólo tú. Sólo tú puedes salir de allí, entrar y salir del infierno, perderte con una furgoneta, con un 4×4 donde pocos han llegado y desaparecer. Nadie te ve durante una semana, nadie sabe donde estás, nadie te espera ni puede avisar que estás perdido. Un tic tac de alarma comienza a subir de volumen en tu cabeza.

A partir de los 3.200 metros de altura el cuerpo se vuelve pesado. Trescientos metros más arriba ir corriendo al baño puede ser peligroso, puedes marearte y perder el equilibrio y lo peor, cagarte encima. A 3.800 metros necesitas respirar conscientemente. Te duermes y tus pulmones se olvidan, también se duermen y con suerte te despiertas asfixiado. La conmoción es tan fuerte que no vuelves a cerrar los ojos. El problema es, la ruta continúa subiendo. Y la única solución al mal de altura es bajar.

Sí, porque el oxígeno que corre por tu sangre engorda y parece un planeta a punto de explotar, un globo que atraganta las cañerías rojas y entonces te preocupas. Si en este momento te cortaran en pedacitos descubrirían a tus células desesperadas implorando una vivisección.

Ni siquiera puedes poner música. A 4.000 metros el iPod no funciona y la radio está muda. Entonces, cuando estás a punto de tocar el cielo, cuando ya todo da igual y sólo quieres llegar o reventar, comienzas a bajar y encuentras un lago donde las islas flotan, libres de la tierra.

O estás loco, o estás muerto.

O estás en el lago Titicaca, en las islas de los Uros.

Llegada a las islas de los Uros, provincia de Puno, Perú
En el lago Titicaca nos cruzamos con un bote de totora
Bienvenido… Kamisaraki!!!
Historia actual de los Uros
¿Como se construye una isla flotante? 1a. parte

¿Cómo se construye una isla flotante? 2da. parte
Midiendo la profundidad bajo la isla, 20 metros
Paisaje en las islas flotantes de los Uros, Puno
Caminando sobre las islas flotantes de los Uros
Botes de totora con temas y diseños distintos en el Lago Titicaca
Despedida tradicional de la islas de los Uros
Moliendo granos en un mortero

•••••

ENCUENTRA EN ESTE ENLACE MÁS HISTORIAS SOBRE PERÚ

••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de más de 15 años viviendo en la ruta, en la librería Altaïr, en Amazon.com y en Kindle.

Vuela con nosotros en Instagram, Facebook y YouTube @viajeros4x4x4

 

Pablo Rey (Buenos Aires) y Anna Callau (Barcelona) viajan por el mundo desde el año 2000 en una furgoneta Mitsubishi Delica L300 4×4 llamada La Cucaracha. En estos años veinte años de movimiento constante consiguieron un máster en el arte de sobrevivir y resolver problemas (policías corruptos y roturas de motor en el Sáhara, por ejemplo) en lugares lejanos.

Durante tres años recorrieron Oriente Próximo y África, de El Cairo a Ciudad del Cabo; estuvieron 7 años por toda Sudamérica y otros 7 años explorando casi cada rincón de América Central y Norteamérica. En el camino cruzaron el Océano Atlántico Sur en un barco de pesca, descendieron un río del Amazonas en una balsa de troncos y caminaron entre leones y elefantes armados con un cuchillo suizo.

En los últimos años comenzaron a viajar a pie (Pirineos entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico, 2 meses) y en motocicleta (Asia) con el menor equipaje posible. Participan en ferias del libro y de viaje de todo el mundo, y dan charlas y conferencias en escuelas, universidades, museos y centros culturales. Pablo ha escrito tres libros en castellano (uno ya se consigue en inglés) y muchas historias para revistas de viaje y todo terreno como Overland Journal (Estados Unidos) y Lonely Planet (España).

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina, el viaje es la vida.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!