119- La Ruta Transamazónica | BRASIL.

La Vuelta al Mundo en 10 Años -- Viajeros4x4x4

La ruta Transamazónica era sólo un sueño. Esa línea de tres mil kilómetros de tierra estrecha y roja, casi siempre calva, que atraviesa Sudamérica por el sitio menos probable, tenía parte de la culpa en el cambio dramático que había ocurrido en el paraíso. En el centro, en el corazón verde, denso y salvaje del Amazonas había desaparecido la selva. Los árboles más viejos habían sido reemplazados por campos estériles de soja y vacas solitarias que intentaban darle la razón a los planificadores del desarrollo. La ruta Transamazónica era una decepción, un reto deportivo. El pedazo de selva virgen que aparece en la foto era la excepción, no la regla.

La Vuelta al Mundo en 10 Años -- Viajeros4x4x4

Haz click en la fotografía de la ruta Transamazónica para ampliarla. El texto es un extracto de ‘El Libro de la Independencia’ de la serie La Vuelta al Mundo en 10 Años, y dice:

Entonces te acercas a otro miedo que comienza a prosperar. ¿Qué pasaría si la vida se convirtiera en una sucesión de días de sol y lluvia en diferentes escenarios? ¿Y si no hubiera marcha atrás? ¿Y si dejáramos de controlar todo lo que pasa en nuestra vida? 

Para ver más fotografías dispara aquí.




Historias para viajar por Venezuela

  1. Lugares para conocer antes de morir: los tepuyes venezolanos
  2. Datos del ferry de Guiria a Trinidad y Tobago
  3. Guía para viajar al Salto del Ángel, la cascada más alta del mundo
  4. Chavestán, un nuevo país en Sudamérica
  5. Historias de militares, policía y democracia en Venezuela
  6. HAZ LO CORRECTO: Cómo cambiar dinero en el mercado negro en Venezuela
  7. Historias del aeropuerto de Maiquetía, Caracas, Venezuela. O Birmania? O Corea del Norte?
  8. Carteles Revolucionarios en Venezuela
  9. Saqueo en la ruta
  10. Más frutas (raras) de la selva
  11. La Vuelta al Mundo en 10 Años en el Orinokia Mall de Puerto Ordaz
  12. URGENTE: Se busca hombre de rojo que nos robó la furgoneta
  13. Rompecoches en Venezuela: Los locos de Puerto Ordaz
  14. Comiéndose el mundo en su furgoneta
  15. ¿Cuánto tarda en caer el agua del Salto Angel?
  16. Carteles de Ruta: ¿dónde demonios estoy parado?
  17. Puig, ciclista
  18. Gracias Venezuela!
  19. Guía de Mecánicos en Venezuela
  20. Documentos para Viajar por Sudamérica




63- URGENTE: SE BUSCA HOMBRE DE ROJO QUE NOS ROBÓ LA FURGONETA

Santa Claus se va de viaje
Adió-ós!

FELICES NOCHES BUENAS, FELICES NAVIDADES, FELICES AÑOS NUEVOS, FELICES LO QUE QUIERAS QUE SEA… ¡PERO QUE SEAN FELICES!

“Sí, sí… por lastimado y jodido que uno esté, siempre puedes encontrar contemporáneos en cualquier lugar del tiempo y compatriotas en cualquier lugar del mundo. Y cada vez que eso ocurre, y mientras eso dura, uno tiene la suerte de sentir que es algo en la infinita soledad del universo: algo más que una ridícula mota de polvo, algo más que un fugaz momentito.”

Profesión de fe, Eduardo Galeano

Gracias a todos los que durante el 2008 nos hicieron sentir que nuestra casa puede estar en cualquier lugar del mundo.

Gracias a la familia Rubiño Albrizzio de Lima. Gracias a la china Mari Osaki y a Miriam Paredes de Lima. Gracias a Cristina Herdoiza y a Carlos, ecuatoriana y argentino, en viaje hacia Argentina. Gracias a Yecith Mayo en Guayaquil y a Robinson Parrales recién casado en Bogotá. Gracias a José Pepe Polo y Heike en Caracas. Gracias a Pipo Zaro en Copiapó, Chile. Gracias a Rodolfo Zambrano y Deisy en Puerto Ordaz, Venezuela. Y gracias a todos los mecánicos de rústicos, reconstructores de carros 4×4, que nos están echando una mano (en realidad, las dos manos) en Puerto Ordaz para mejorar la salud de la furgo (están en Gracias Venezuela!)

Gracias a todos los amigazos que nos envían mensajes de apoyo y nos hacen estar más cerquita. Gracias especialmente a todos los que nos ayudaron y nos alojaron en los 8 años y medio que dura la Vuelta al Mundo: en España, Argentina, Perú, Chile, Ecuador, Colombia, Sudáfrica, Sudán, Egipto, Kenia, Turquía, Siria, Italia… si pusiéramos todos los nombres, la lista sería interminable!

Gracias a las empresas que nos apoyan con lo que pueden: a Panama Jack que nos sigue calzando con sus botas para que pisemos fuerte durante la Vuelta al Mundo. Y a Jordi de Catering Cufí, por los zapatos para la furgoneta durante 2008. A ver si el 2009 nos trae nuevas empresas que apoyen la Vuelta al Mundo!!!

Y gracias a Nandor Polyecsko, que se esconde bajo el seudónimo de Santa Claus. No está en el Polo Norte, está en Puerto Ordaz, Ciudad Guayana, Venezuela.

Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa

 




Lugares para conocer antes de morir: Parque Nacional Ras Mohammed, Egipto

Ras Mohammed National Park, Península del Sinai, Egipto. Buceo

Ras Mohammed es la punta sur de la península del Sinaí, probablemente el sitio en donde Dios creó al mundo. Sus aguas tibias y transparentes, su soledad, su abundancia de coral y peces de colores lo convierten en uno de los mejores sitios en donde perderse.

‘Cada día la oscuridad vuelve a acomodarse alrededor de otro té dulce compartido a la luz de las llamas de otro fuego, el mismo de ayer y de anteayer. El murmullo hipnótico del mar que se aleja y retorna es nuestra voluntad vencida, que pretendía seguir adelante poco después de desembarcar. ¿Nos vamos o nos quedamos? ¿Nos vamos o nos quedamos? El ritmo del viaje se tensa y lo dejamos partir. Parece imposible abandonar esta playa.

– Nos quedamos enterrados en la arena como en Wadi Rumm, pero salir de aquí es más difícil. No es suficiente con cavar y poner las planchas de aluminio –le digo a Anna cuando intentamos explicar la parálisis.

La realidad es más sencilla: encontramos un lugar. Uno de esos pocos sitios en el mundo donde el tiempo se detiene y pasa inadvertido.

Bajo el agua tibia y transparente hay un vergel inundado y generoso habitado por cardúmenes que juegan a asustarte moviéndose como tiburones. Allí puedes volar sobre un bosque de corales blandos de todos los colores que se mecen con delicadeza. Mar adentro, la falla del Rift se hunde hacia el centro de la Tierra en acantilados azules que quitan la respiración. El paisaje sumergido es tan espectacular que si Adán y Eva hubieran tenido branquias, aquí estaba su paraíso.’

Extracto de ‘El Libro de la Independencia’.

Encuentra más historias sobre Egipto

Y algo sobre el Mar Rojo y Ras Mohammed en Wikipedia

Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa




03 – El policía corrupto

La Vuelta al Mundo en 10 Años - @viajeros4x4x4

– Ramallets, Foncho, Gensana, Gracia, Verges y Garay. Martínez, Kocsis, Kubala, Suárez y Evaristo. Director técnico, el gran Helenio Herrera.

– ¿Qué? –pregunto sorprendido.

– Es la formación del Barcelona de 1959! Ramallets, Foncho, Gensana, Gracia, Verges y Garay. Martínez, Kocsis, Kubala, Suárez y Evaristo, el brasileño, repite.  Kocsis fue el goleador del mundial del 54. Ustedes vienen de Barcelona, ¿no? Por la patente.

El vendedor de bolas de helado también es especialista en fútbol. El cincuenta por ciento de los argentinos son directores técnicos. Por la calle avanza un abuelo en bicicleta. Va tan despacio que no, parece que no avanza.

– ¿Quieren la formación de España en el mundial de 1966? El Chopo Iribar, Sanchis, Zoco, -se larga a recitar sin esperar la respuesta -Gallego, que fracturó a Bianchi en un partido amistoso en Francia, Eladio, Pirri, Del Sol y Luis Suárez, Ufarte, Peiró y Gento. El DT era José Villalonga. A este equipo Argentina le ganó 2 a 1 durante el mundial.

La demostración de sabiduría futbolística, la discusión apasionada sobre gambetas, rabonas y firuletes es indispensable en el sur del continente americano. Tipos tan imperfectos y humanos como Maradona dan un sentido inesperado a la vida de millones de argentinos en la era post crisis. El fútbol es una religión con millones de fanáticos. En consecuencia, Maradona es el nuevo Jesucristo.

Cruzamos el puente sobre el río Paraná que lleva de Resistencia a Corrientes, cambiamos de provincia y avanzamos por una avenida buscando la ruta que lleva hacia Yacyretá. El conductor de un camión de mudanzas destartalado sonríe y levanta el pulgar cuando le saco una foto. Seis chicos juegan al fútbol en la acera, aunque ésta es una vereda, con agujeros y baldosas flojas. Avanzamos al límite de la velocidad máxima cuando llegamos a una rotonda sin señalizar. ¿Y ahora? ¿Para dónde?

En ese momento se cruza un hombre en una motoneta que nos hace señales para que sigamos por uno de los desvíos. No sé, supongo que querrá saludarnos, invitarnos a comer, preguntarnos sobre el viaje, la furgoneta habrá llamado su atención.

Me detengo, estaciona su motoneta de repartidor de pizzas adelante y se acerca con una libreta. Medirá un metro setenta, es delgado, tiene el pelo negro y gafas estilo Starsky y Hutch.

– Buenos días.

En su camisa dice Policía Municipal de Corrientes.

– Buenos días, ¿pasa algo?

– Sí, se acaba de saltar un semáforo en rojo. El verde era para quienes tenían que girar solamente.

– ¿Ah sí? Lo siento, la verdad es que ni me di cuenta. Con el reflejo del sol no se ven muy bien los colores… –intento una defensa.

– Los voy a tener que multar. Pasar un semáforo en rojo tiene una multa de cuatrocientos a dos mil litros de combustible. ¿Ve? –dice mientras estira su libreta de multas en mi dirección.

– Amigo, ¿cómo voy a querer pasarme un semáforo en rojo? No nos gusta meter la pata, estamos viajando, conociendo la provincia, habrá sido una distracción.

– Sí… pero igual voy a tener que multarles. Su permiso de conducir por favor.

Le doy mi permiso argentino, vuelve a su motoneta y levanta su walkie talkie.

– Atención comando, ya tengo a los infractores conmigo. Corto.

Las normas básicas de circulación son siempre las mismas en todo el mundo, aunque a veces hay ciertas variaciones. Por ejemplo, en Argentina los carteles de PARE sirven para que uno disminuya la velocidad y, si no viene nadie, pase con precaución. En Chile uno debe detenerse completamente. Si el policía es honesto, con disculparte y prometer que te detendrás frente a todos los carteles de PARE hasta el último día de tu vida sólo recibirás una advertencia. Pero este policía, el correntino, es distinto. Tiene un aire extraño.

– Miren, yo no quiero arruinarles las vacaciones –asegura cuando se acerca. –Pero me tendrán que acompañar ante la jueza donde podrán hacer su descargo y deberé retenerles el vehículo cuarenta y ocho horas hasta que el veredicto sea firme. ¿Cómo están de tiempo?

Jodido cabrón. Este quiere pasta, plata.

– Mire –le digo. –Yo venía siguiendo otro vehículo y estaba atento a los semáforos, ¿tiene alguna fotografía de la infracción?

– Hace treinta segundos se estaba disculpando –me dice. –Ustedes deciden, esto lo podemos resolver acá o tendrán que acompañarme ante la jueza. Y eso lleva tiempo. ¿Tienen tiempo?

– Tenemos todo el tiempo del mundo –interviene Anna con firmeza.

– Sí, nosotros estamos viajando, vamos hacia Alaska y por el camino escribimos sobre todo lo que nos pasa. Soy periodista y con lo que escribimos hacemos libros.

Entonces Anna saca uno de los libros que imprimimos en Buenos Aires y señala la fotografía de la portada.

– ¿Ve? –continúo, –ésta es ella, éste soy yo y ésta es la furgoneta. Si no pasa nada, nos aburrimos. Y si nos aburrimos, no tenemos motivos para escribir. Vamos donde la jueza, no hay problema. Así tenemos una nueva historia que contar.

– Tenemos tiempo –cierra Anna.

La interpretación es brillante. Los amigos saben que no somos de colgarnos medallas, pero la historia es brutalmente efectiva. El policía duda, observa el libro.

– ¿Para dónde van?

– Para Yacyretá.

– Entonces tienen que tomar esa ruta, ésta no, esa. A cincuenta kilómetros hay un desvío hacia la costa, allí hay una basílica preciosa frente al Paraná. Por lo de la multa no se preocupen, yo hablo con el comando y les explico la situación.

– Bueno, gracias –digo. –Mire, nosotros vendemos libros de nuestro viaje a través de África. Valen quince pesos. ¿Quiere comprar uno?

El tipo congela un saludo en el aire. Piensa.

– No, gracias –murmura antes de dar media vuelta y subir a su motoneta de repartidor de pizzas.

– Disculpe, ¿puedo girar por acá en U? –pregunto antes de que se aleje.

– Sí, sí, gire, no se preocupe.

Y se va.

Cuando un policía detiene tu vehículo debes tratarlo con respeto, no con miedo. Si el policía es corrupto y huele tu temor, intentará sacarte ventaja, o sea, dinero. A tu favor está el tiempo. Ellos no lo tienen, deben seguir trabajando y sólo cuentan con unos pocos minutos para extorsionarte. Querrán resolver la situación en el momento y te ofrecerán un arreglo. Si te niegas te arriesgas a una multa que puede ser injusta, pero es difícil que un juez permanezca impasible cuando le asegures con humildad que la infracción fue inventada por un policía corrupto. Por supuesto, si esto ocurre en tu país tu historial debe ser impecable. Si ocurre en el extranjero, debes reforzar tu versión asegurando que el policía te eligió por la matrícula extranjera del vehículo.

Unos kilómetros adelante nos detenemos frente a un control. Le explico la situación a otro policía, que inmediatamente se disculpa.

– Lo siento, en todos lados hay policías buenos y policías malos. Los policías que van con esa clase de motos sólo pueden multar dentro del centro de la ciudad. Ese hombre estaba fuera de su jurisdicción. Igualmente usted siempre tiene derecho al descargo ante un juez y a no entregarle su permiso de conducir. Usted lo puede sostener y él sólo lo puede mirar. Es una pena que no haya anotado el número que figura en el lateral de la moto.

Tiene razón, en todos lados hay policías buenos y policías malos. Y justo cuando nos estamos despidiendo de Argentina, después de muchos años dando vueltas desde Ushuaia a La Quiaca, aparece el primer policía malo del país.




Gracias Egipto

La Vuelta al Mundo en 10 Años - @viajeros4x4x4
  • A Adam, sudanés de Nuweiba, Sinaí, por su hospitalidad, por darnos todo a cambio de nada, a pesar de no haber turistas con quienes ganarse la vida por culpa de la guerra en Israel.
  • A Samir de Abu Sir, por rescatarnos del caos de Cairo y llevarnos a su casa; por los 10 días que nos quedamos allí, por las noches de shisha y juegos en el coffeeshop, por el pan duro y el té dulce. Porque no fue un friend, fue un brother.
  • A los tantos desconocidos y curiosos que durante todo el camino nos ofrecieron té y narguile con amistad.
  • A Filiberto Spagnoli, italiano. Abuelo viajero de 65 años que hablaba todo el tiempo y nos preparó auténtica pasta italiana. Llevaba toneladas en su caravana.

005-sinai-adam.jpg

040-abu-sir-pablo-y-samir-fin-de-ramadan.jpg

052-abu-sir-retrato-de-familia-con-pablo.jpg

137-luxor-viajero-filiberto.jpg