86- Un nuevo país en Sudamérica

La Vuelta al Mundo en 10 Años, fotografías, fotos

Las malas lenguas cuentan cosas extrañas sobre nuevos países en viejos territorios. Han consultado las cartas ocultas, leído la borra cremosa del café con leche y estudiado la trayectoria de las estrellas fugaces. Han desempolvado libros antiguos, de hojas hepatíticas pegadas y letras comidas por las termitas. Finalmente, las O se habían convertido en auténticos túneles del tiempo. Buscaron historias similares en el mundo, salvadores convertidos en tiranos, ángeles devenidos en demonios, libertadores revolucionarios contagiados por una extraña fiebre acaparadora. Poder que da juguetes, poder que da mujeres, poder que da armas, poder que da ego, poder que da poder.

El nombre antiguo, Venezuela, se lo puso un marinero hispano, sorprendido al encontrar casas en pie sobre el agua, palafitos levantados cerca de donde después se construiría Maracaibo. Le recordó a su Venecia, una mujer que hacía aguas por todos lados. Venezuela sería su Venecia americana, sólo que algo más rellenita. Más morena, y más caliente.

No dudo que Hugo Chávez, amo de Venezuela, del nuevo Chavestán, pudo tener sus mejores intenciones cuando hace nueve años conquistó al ochenta por ciento de su cuerpo con palabras de amor eterno. Así es la democracia. Pero algo malo ocurrió en el camino, y el príncipe se convirtió en sapo.

La ilusión en desilusión. La esperanza en… nada… vacío.

Chavestán. Datos de un país, Venezuela, que podría haber sido otro. Que podría haber sido mejor.

 

A FAVOR DE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA.

– Por fin se reconocieron los derechos de los pueblos amerindios. Se les devolvieron algunas tierras y se les otorgaron derechos de importación y algunas prerrogativas aduaneras que aliviaron un poco su situación de abandono tradicional.

– Casi nadie paga la factura del gas en las ciudades. Es un servicio gratuito. Sólo se cobra el gas envasado, cuando se consigue.

– El precio del combustible es ridículo. En julio de 2009, con un euro cambiado en el mercado negro podías comprar 198 litros de diesel. Con 181 euros (two hundred and fifty american dollars my friend) podías comprar el contenido de un camión de combustible de 36.000 litros. Y eso es un camión grande.

– En las autopistas sólo pagan peaje los vehículos de carga.

– Para solucionar el elevado precio de algunos alimentos básicos, el gobierno implementó el Merval, Mercados Venezolanos de Alimentos, pagados por los beneficios de PDV, la empresa nacional del petróleo. Una buena idea para ayudar a los más necesitados a llegar a fin de mes. Pero para aprovechar las ofertas y comprar dos pollos, una docena de huevos y harina de maíz para hacer arepas hay que hacer largas colas. Problema: los mismos distribuidores que reciben los alimentos subvencionados los revenden a supermercados locales y los Merval se quedan con los depósitos vacíos.

 

EN CONTRA DE LA REVOLUCIÓN.

Todo esto lo vimos, lo comprobamos y lo vivimos en primera mano.

– Para comprar dólares o euros en un banco necesitas una autorización del estado. Venderlos es fácil, pero el dinero que te dan por un dólar sirve para pagar el 8% de un menú en un restaurante cualquiera, sencillo.

– Luego de perder las elecciones de fines de 2008 en Caracas y Maracaibo, el gobierno de Hugo Chávez sacó un decreto creando dos entes superiores cuyo jefe es nombrado a dedo por el presidente del gobierno. A estas Alcaldías Mayores se les transfirió el 90% de los recursos con los que debían disponer los alcaldes elegidos por el pueblo.

– En la frontera terrestre más importante de Venezuela, San Antonio de Táchira, frente a Colombia, la aduana trabaja sólo de lunes a viernes. Los fines de semana no hay guardias, como en Santa Elena de Uairén, en la frontera con Brasil. El socialismo revolucionario ha equiparado el trabajo del servicio de aduanas con el trabajo en una fábrica.

– En el país del petróleo, el 50% de las gasolineras están cerradas. En ciertas zonas del país, estados Bolívar, Táchira, Zulia y Guajira, por ejemplo, hay que hacer colas de entre media y varias horas para llenar el tanque. En algunas ciudades fronterizas sólo lo puedes llenar determinados días, martes y viernes por ejemplo, según el número de la matrícula de tu coche.

– Una de las justificaciones que se da a la permanencia de Chávez en el gobierno es la falta de una oposición sólida. Honestamente, la oposición política parece imposible. Cualquier candidato que comience a destacar es inhabilitado o encerrado en la cárcel. De los nueve canales de televisión de alcance nacional en Venezuela, ocho pertenecen al gobierno.

– Cada fin de semana se producen decenas de muertes por armas de fuego en el Gran Caracas.

– Es raro encontrar un colombiano que viva cerca de la frontera de Maicao que no tenga residencia venezolana. Hace unos años, camiones del gobierno de Venezuela se estacionaron en los puntos centrales de la ciudad y comenzaron a otorgar residencias temporales como panfletos, a cambio de votos.

– Los bomberos de Carúpano no tienen agua corriente en el edificio de la estación. Deben bañarse con baldes de agua porque hace años que las duchas están estropeadas. Su salario, a principios de 2009, era casi simbólico.

– En la alcabala policial cercana a la ciudad de Santa Bárbara, antiguo puesto de peaje tomado por la Guardia Nacional para el control en la autopista que une Caracas con Bogotá, ya no hay luz ni agua por la falta de mantenimiento. De noche, los policías deben usar linternas para controlar el paso de los vehículos.

– Hace unos meses fue muy difícil encontrar café o azúcar en los supermercados, aunque siempre hay ron. Es complicado conseguir ciertos recambios para cualquier vehículo. A veces no encuentras refrescos envasados en las ciudades más alejadas, en Güiria, por ejemplo, aunque cerveza nunca falta. Estamos salvados.

– Venezuela es el único país del mundo donde un coche usado puede costar más que un coche nuevo. Para llevarte un coche nuevo de una agencia tienes que esperar unos dos años, a no ser que estés dispuesto a pagar un sobreprecio de entre el 30 y el 60%.

– Es trivial, pero sorprende llegar al aeropuerto y encontrar que las estanterías del duty free dedicadas a los perfumes están vacías.

– En Puerto Ordaz, Ciudad Guayana, si tienes un buen 4×4 es normal que te lo roben una vez al año. Uno de los sistemas más utilizados consiste en esperarte de madrugada en la puerta de tu casa con una pistola preparada. Te encañonan y si tienes suerte, no te matan, sólo se llevan tu coche. Si tiene un rastreador GPS es posible que lo encuentres rápido. Un amigo nos contó que lo pusieron en contacto con un policía que se ofreció a decirle dónde estaba su coche a cambio de 15.000 bolívares, un 20% del valor original, nuevo, del vehículo.

– La violencia verbal hacia lo extranjero que transpira Hugo Chávez, empapa y es asimilada por la parte menos educada y más desfavorecida de la sociedad venezolana. Sin duda, Venezuela es uno de los países del mundo en donde mejor nos han recibido, pero también es cierto que la cantidad de insultos gratuitos por ser extranjeros y blancos (da igual si vienes de Argentina, España, Estados Unidos o Rusia), se acerca al promedio boliviano.

 

COSAS MALAS QUE NOS HAN DICHO Y NO HEMOS PODIDO COMPROBAR

– En el gobierno, en las administraciones públicas, sólo trabaja la gente que está públicamente a favor de Chávez. Los que están en contra, han sido despedidos.

– El apoyo estatal a los más necesitados depende del color rojo de tu camiseta y de que te vean en las manifestaciones de apoyo al gobierno.

– Las zonas industriales se están llenando de galpones vacíos que comienzan a derrumbarse. Hace unos años el 50% de las divisas que entraban al país provenían del petróleo. Hoy esa cifra se acerca al 94%.

– Las invasiones, expropiaciones y confiscaciones de empresas han sido perjudiciales para el país. Los nuevos gestores son nombrados por afinidad política y no por su capacidad. Consecuencia: en pocos meses algunas de esas empresas terminan vaciadas, pierden competitividad  o necesitan apoyo estatal para seguir funcionando.

– Debido a la baja en el precio del petróleo, el gobierno está haciendo saber a las empresas proveedoras del estado que pagará sus deudas de la siguiente manera: el 60% en efectivo dentro de unos meses, y el 40% restante se tomará como un aporte voluntario a la revolución bolivariana.

La corrupción interna es justificada por los votantes de Chávez como ajena a al presidente. No es él, está rodeado de la gente equivocada es el latiguillo que más se escucha. Yo se lo oí a un mecánico honesto.

Chávez ya no es el que era cuando hace 9 años ganó sus primeras elecciones con el apoyo del 80% de los venezolanos. Se ha convertido en un autócrata, en un Fidel Castro con petróleo, en el Mugabe americano. La libre empresa ya no existe y todo aquel que opine distinto corre el riesgo de ser encarcelado y perder sus propiedades sin ninguna compensación. Ha pasado con flotas de camiones en el estado de Bolívar, con canales completos de televisión en Caracas y está pasando con los fabricantes de arroz y las emisoras de radio.

Hace unos años me entusiasmé con Chávez. Creí que podría repartir mejor los beneficios del petróleo para crear una sociedad más justa. Pero de momento lo único que ha conseguido es dividir Venezuela en dos bandos casi irreconciliables. Si, emparejó el nivel económico general, pero hacia abajo.

 

 

MÁS HISTORIAS SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL EN VENEZUELA.

Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa

Deja un comentario