20- A Machu Picchu por la puerta trasera

Viajeros 4x4x4 - 15 años en la ruta

La ciudad arqueológica inca de Machu Picchu siempre fue conocida por los campesinos que vivían en la zona. Pero para los ojos del resto del mundo, estuvieron perdidos y olvidados durante cuatrocientos años en la cima casi inaccesible de una montaña.

Exactamente, hasta el 14 de julio de 1911, cuando Hiram Bingham llegó hasta la ciudadela guiado por un arrendatario de tierras llamado Melchor Arteaga y por un sargento de la policía apellidado Carrasco. Allí vivían dos familias de campesinos, los Recharte y los Álvarez, que usaban los andenes de las ruinas como terrazas de cultivos y recogían el agua de un canal de irrigación original que traía agua de un manantial.

El gran mérito de Bingham fue darse cuenta de la importancia del sitio al que le habían llevado. Machu Picchu.

Tercera maravilla del mundo durante las votaciones de 2007, es inevitable plantear un viaje para conocer una ciudad cuyas piedras están unidas sin cemento ni mortero. Es turístico, sí, pero también es algo que todo ser humano debería tener el derecho de contemplar, como Petra en Jordania o la Gran Muralla en China. La mejor época es entre mayo y septiembre, aunque en junio, julio y agosto encontrarás demasiados turistas.

No todos los que llegan hasta Machu Picchu tienen los días contados y dinero para gastar. Por eso, aquí van unos datos interesantes con rutas alternativas para todo tipo de bolsillo.

DATOS BÁSICOS: Si tienes dinero y poco tiempo o si simplemente tienes dinero, el tren desde Cusco que tarda cuatro horas a Aguas Calientes, cuesta entre 80 y 110 dólares ida y vuelta. A ello hay que sumarle el autobús que sube la montaña hasta la puerta del sitio arqueológico, que cuesta unos 7 dólares por trayecto. La entrada a Machu Picchu, que debe pagarse en soles, cuesta unos 45 dólares para los extranjeros, la mitad para los estudiantes acreditados.

(Debido a las inundaciones en el años 2011 que provocaron el desmoronamiento del terraplen que soportaba las vías del tren, ahora los viajes se inician en Poroy, a cuarenta minutos de Cusco. También puedes iniciar el viaje en tren desde Ollantaytambo, pero se recomienda comprar los pasajes en Cusco)

CAMINOS ALTERNATIVOS AL TREN: Si tienes poco dinero y mucho tiempo, puedes ir en transporte público de Cusco a Santa Teresa (termas) vía Ollantaytambo. Y desde allí a la Hidroeléctrica donde comienzas a caminar sobre la vía del tren hasta Aguas Calientes (el tren cuesta 8 dólares por trayecto). Son 12 kilómetros con una leve pendiente ascendente que se recorren caminando en dos horas y media. La última parte de los Jungle Treks que cuestan entre 200 y 250 dólares recorre este camino. En Aguas Calientes se consiguen camas decentes en dormitorios desde 3 o 4 dólares la noche.

¿SE PUEDE LLEGAR CAMINANDO? Si no tienes dinero y quieres llegar a Aguas Calientes como sea, la mejor manera es tomar algún transporte público hasta Ollantaytambo y desde allí caminar por la vía del tren unos 30 kilómetros hasta Aguas Calientes. Algunos dicen que está prohibido, otros dicen que no… por intentarlo no vas a ir a prisión. Depende el estado físico de cada uno, se puede hacer en dos o tres días.

ENTRADA GRATUITA: Las lenguas viperinas y tiradores de cartas de algunos albergues dicen que te puedes ahorrar la entrada a Machu Picchu por senderos fuera del circuito turístico… Hay que empezar a caminar de noche y con un guía no oficial que cobrará unos 20 soles (6 dólares) por persona.

NUESTRA RECOMENDACIÓN PARA SUBIR HASTA MACHU PICCHU es tomar el primer autobús que sale de Aguas Calientes a Machu Picchu a eso de las 5.30 de la madrugada y guardar fuerzas para recorrer la ciudad y el Huayna Picchu. Y descender la montaña a pie hasta Aguas Calientes.

EL ASCENSO AL HUAYNA PICCHU es muy exigente y muy expuesto a caídas en algunos tramos y está limitado a 400 visitantes diarios, cupo que a las 9 de la mañana suele estar completo. Vimos algunos abuelos andaluces sufrir mucho en el intento.

EL CIRCUITO QUE RODEA AL HUAYNA PICCHU pasando por la Gran Caverna y el Templo de la Luna es un sendero de tres horas que desciende en picado hasta unos cientos de metros sobre el nivel del río y vuelve a subir nuevamente casi hasta la cumbre. Casi no hay terreno llano. En ese par de horas adelgazamos varios kilos.

EL PRECIO MÍNIMO PARA HACER EL CAMINO DEL INCA es de unos 300 dólares por persona y hay que reservar plaza con varios meses de anticipación. El precio incluye el traslado en tren hasta el kilómetro 82 (donde comienza el sendero), guía, porteadores y la comida para el camino. Seguro que es muy interesante, pero los alrededores de Cusco están plagados de sitios arqueológicos impresionantes por donde se puede caminar. Nuestros preferidos son Ollantaytambo, Pisaq, Tipón y Saqsayhuamán. Todos son accesibles en transporte público o taxis que pueden compartirse y el valor de la entrada suele variar entre 3 y 8 dólares. La alternativa es comprar el Boleto Turístico que da acceso a sitios arqueológicos y museos de la ciudad durante una semana o diez días y cuesta casi 25 dólares.

EN LOS MESES DE LLUVIA, de noviembre a marzo, es muy probable que el camino del Inca esté cerrado.

PARA LOS VIAJEROS CON VEHÍCULO PROPIO hay un circuito demasiado bonito desde Cusco-Urubamba-Calca-Lares-Quellouno-Quillabamba-Santa Teresa, que pasa por varias termas de agua caliente. El vehículo lo dejas en un estacionamiento en Santa Teresa. El resto del camino hasta Aguas Calientes está explicado más arriba. La mayor parte de la ruta la hicimos a un promedio de 20 kilómetros por hora. Buena parte tiene un solo carril que avanza junto a un precipicio. Cruza los dedos y ruega no encontrar un camión. El retorno a Cusco se puede hacer directamente desde Santa Teresa a Ollantaytambo (y luego Cusco) vía el Abra Málaga…

A partir de julio de 2011 la entrada a Machu Picchu está restringida a solo 2500 personas por día. O sea, compra la entrada con anticipación o llega temprano.

 

Encuentra más historias en Guía para Viajar por Perú

Deja un comentario