Gracias Turquía

 A Ziya y Aziza Tankirulu y sus hermanas, vecinos del camping en Estambul, por su hospitalidad, sus comidas y los pantalones largos de su tienda Bianco, espantosos, última moda Europa del este.

Al guarda de la puerta de Aya Sofia en Istanbul, que al decir que éramos periodistas españoles dijo ‘Yo Galatasaray ja ja ja ja 2 a 1 al Real Madrid’ y nos dejó pasar. A los guardas de Topkapi por lo mismo, pero sin fútbol.

A Pinar Kilic y Can Comert de Pars/McCann Erickson Estambul, por su amabilidad y la copia de las fotos digitales a un CD.

Al panadero que nos regaló un pan en la carretera, a todos los que nos invitaron a un té y se ofendían si no aceptábamos, a la gente que nos cobra menos cuando paramos a comer en su puesto…

A Bahri Kashar, guardián del valle de Gomede, Capadocia, abuelito tierno de 49 años, con quien compartimos una semana de comidas, risas, búsqueda de oro y razzias en árboles frutales… Un verdadero arkadas turco.

A la gente del pueblo de Belice, costa del mar Negro, 15 casas que no aparecen en los mapas, por el desayuno en casa del imam, la comida en casa de uno, la cena en casa de otro, los dulces, las dos cintas con música tradicional turca, las uvas, los higos… nos cebaron durante tres días.

A Fener Mahallesi, Yahap y el Smoking Man del Star Oto Yikama Yaelama Servis de Rize, taller mecánico donde nos ayudaron a arreglar la furgoneta después del pequeño accidente, y por invitarnos a dormir a su casa justo la noche en que el Barça perdió 3 a 0 con el Besiktas.

Al abuelo Zigni, ermitaño de un valle entre Yusufeli y Kars, que apareció como un fantasma al anochecer y resultó ser un ángel.

A las niñas de 8, 9 o 10 años de la escuela de Ishan, que nos regalaron sus manzanitas del día y nos robaron el corazón.

A Orhan y Mehmet Resit Polat, kurdos de Dogubeyazit, por hacernos un lugar entre sus 12 hijos la misma noche en que nació el numero 13 de la familia.

A Bilal, único dueño de Bilal Reklam, en SanliUrfa, por su amistad, las horas pasadas frente a su ordenador y la caminata en busca de las cervezas, que no estaban a cinco minutos. Eso ya era Siria.

044-estambul-familia-de-ziya.jpg
181-rize-smoking-man-hasab-y-fener.jpg
164a-belice-maniac.jpg

••••

El Libro de la Independencia con franja verde

El Libro de la Independencia. ISBN 978-84-616-9037-4

Consigue ahora El Libro de la Independencia en Lulú, Amazon, Mercado Libre, Kindle o en la Librería Altaïr de Barcelona. Si vivís en Argentina, escribinos a [email protected]

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook y YouTube @viajeros4x4x4

 

Pablo Rey (Buenos Aires) y Anna Callau (Barcelona) viajan por el mundo desde el año 2000 en una furgoneta Mitsubishi Delica L300 4×4 llamada La Cucaracha. En estos años veinte años de movimiento constante consiguieron un máster en el arte de sobrevivir y resolver problemas (policías corruptos y roturas de motor en el Sáhara, por ejemplo) en lugares lejanos.

Durante tres años recorrieron Oriente Próximo y África, de El Cairo a Ciudad del Cabo; estuvieron 7 años por toda Sudamérica y otros 7 años explorando casi cada rincón de América Central y Norteamérica. En el camino cruzaron el Océano Atlántico Sur en un barco de pesca, descendieron un río del Amazonas en una balsa de troncos y caminaron entre leones y elefantes armados con un cuchillo suizo.

En los últimos años comenzaron a viajar a pie (Pirineos entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico, 2 meses) y en motocicleta (Asia) con el menor equipaje posible. Participan en ferias del libro y de viaje de todo el mundo, y dan charlas y conferencias en escuelas, universidades, museos y centros culturales. Pablo ha escrito tres libros en castellano (uno ya se consigue en inglés) y muchas historias para revistas de viaje y todo terreno como Overland Journal (Estados Unidos) y Lonely Planet (España).

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina, el viaje es la vida.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!