Gracias Sudán

A Midhat Mahir de Wadi Halfa, por solucionar los engorrosos trámites de entrada a Sudán, por invitarnos a dormir entre cocodrilos y escorpiones y por el pastel de cumpleaños para Anna. En 2011 volví a entrar en contacto con Midhat. Sigue viviendo en Wadi Halfa y ahora tiene una agencia de turismo con la que no solo sigue ayudando a los viajeros a cruzar la frontera, sino también a conocer Nubia, el norte de Sudán, como nadie más puede hacerlo. Su sitio en internet es Mashansharti

A Hassan Mohammed Halil, de Sorta, por su casa junto al Nilo y todo lo que nos enseñó acerca de Nubia. Por las largas noches de shisha y bango.

A Mohajir Mohammed El Agip, de Abu Dom, y a su madre Taiba, madre nuestra durante una semana. Por acogernos en su casa cuando la furgoneta entró en coma profundo en medio del desierto. Por tratar de ayudarnos a pesar de su inglés y nuestro árabe, por cuidar de Anna cuando tuve que ir a Khartoum a buscar ayuda y un camión.

A Mutaz El Abbas, el ángel de la guarda de Omdurman, por ayudarme a buscar soluciones y un camión, por organizar la operación de rescate cuando tuvimos problemas con el camionero (sábados de super acción), por alojarnos en su casa y prestar su patio como taller mecánico. En fin, por muchas cosas.

A su familia por acogernos. A Jallaf Allah, por llevarnos hasta Mutaz.

A Imat, por dejarnos el motor a punto y acudir al rescate con Kemal (policía que provoca al camionero), Jafar (mecánico ayudante) y Magdi (grandote que quiere arreglar la situación con un maletín lleno de dinero).

Al aduanero gordo de Gallabat, frontera con Ethiopia, por invitarnos a dormir en su casa, con televisión y telenovela incluídos.

••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de más de 15 años viviendo en la ruta, en la librería Altaïr, en Amazon.com y en Kindle.

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook y YouTube @viajeros4x4x4

 

Pablo Rey (Buenos Aires) y Anna Callau (Barcelona) viajan por el mundo desde el año 2000 en una furgoneta Mitsubishi Delica L300 4×4 llamada La Cucaracha. En estos años veinte años de movimiento constante consiguieron un máster en el arte de sobrevivir y resolver problemas (policías corruptos y roturas de motor en el Sáhara, por ejemplo) en lugares lejanos.

Durante tres años recorrieron Oriente Próximo y África, de El Cairo a Ciudad del Cabo; estuvieron 7 años por toda Sudamérica y otros 7 años explorando casi cada rincón de América Central y Norteamérica. En el camino cruzaron el Océano Atlántico Sur en un barco de pesca, descendieron un río del Amazonas en una balsa de troncos y caminaron entre leones y elefantes armados con un cuchillo suizo.

En los últimos años comenzaron a viajar a pie (Pirineos entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico, 2 meses) y en motocicleta (Asia) con el menor equipaje posible. Participan en ferias del libro y de viaje de todo el mundo, y dan charlas y conferencias en escuelas, universidades, museos y centros culturales. Pablo ha escrito tres libros en castellano (uno ya se consigue en inglés) y muchas historias para revistas de viaje y todo terreno como Overland Journal (Estados Unidos) y Lonely Planet (España).

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina, el viaje es la vida.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!