Gracias Siria

  • A la familia de maestros que nos invitó a comer apenas cruzada la frontera, cuando aún no teníamos una sola moneda siria.
  • A Nouraddin “thininguis” Ahmed, de Ausharyya, su padre Mansur, su madre Ferithe y a sus hermanas, que sólo son libres para cocinar, por lavarnos la ropa y recibirnos en su casa con desmesurados y deliciosos desayunos, comidas y cenas. No, gracias, paso de abrirle el cráneo al cordero para comerme su cerebro aunque esté cocinado.
  • A Abu Saif, maestro falafero saudí que vive a veces en Der-ez-Zor, por las comidas y la habitación donde dormir. A quien le interese, busca mujer española para comprar.
  • A Ahmed, que sufre las impertinencias del gobierno en su vida privada, por enseñarnos Damasco y prestarnos un ordenador de su negocio de internet para comprimir fotografías.
  • Al director del Museo Nacional de Damasco y los guardianes de Dura Europos, Mari, Palmira, Rasafa, Ugarit, Deir Sama’an, Krak de los Caballeros e Ibn Warden, por invitarnos a ver tantos lugares increíbles.
  • Al policía de la aduana que nos perdonó 300 dólares que tendríamos que haber pagado si hubiera aplicado la ley que ordena ‘coche diesel extranjero, 100 dólares a la semana’. Su manejo del Typex fue magistral.

 

Pablo Rey (Buenos Aires) y Anna Callau (Barcelona) viajan por el mundo desde el año 2000 en una furgoneta Mitsubishi Delica L300 4×4 llamada La Cucaracha. En estos años veinte años de movimiento constante consiguieron un máster en el arte de sobrevivir y resolver problemas (policías corruptos y roturas de motor en el Sáhara, por ejemplo) en lugares lejanos.

Durante tres años recorrieron Oriente Próximo y África, de El Cairo a Ciudad del Cabo; estuvieron 7 años por toda Sudamérica y otros 7 años explorando casi cada rincón de América Central y Norteamérica. En el camino cruzaron el Océano Atlántico Sur en un barco de pesca, descendieron un río del Amazonas en una balsa de troncos y caminaron entre leones y elefantes armados con un cuchillo suizo.

En los últimos años comenzaron a viajar a pie (Pirineos entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico, 2 meses) y en motocicleta (Asia) con el menor equipaje posible. Participan en ferias del libro y de viaje de todo el mundo, y dan charlas y conferencias en escuelas, universidades, museos y centros culturales. Pablo ha escrito tres libros en castellano (uno ya se consigue en inglés) y muchas historias para revistas de viaje y todo terreno como Overland Journal (Estados Unidos) y Lonely Planet (España).

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina, el viaje es la vida.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!