Gracias Argentina

A Roberto Rey y Susana Berri, por haber estado allí cuando llegamos y engordarnos en una Buenos Aires en crisis.

A Jorge Rey, Daniel Arribere, Flavia Ferrandina y Flor Melamed por prestarnos sus departamentos para que tengamos varios techos propios en Buenos Aires.

A Diego Rey, por ayudarnos a buscar un sótano donde guardar la colección de botellas antiguas de Pablo.

A Maria José Baglivo, por su ayuda con el logotipo y la web del viaje.

A Diego Cosentino, gerente del FITAC en Buenos Aires, por los mapas, el aliento y el apoyo de la organización en el viaje hacia Alaska.

A Juan Bezmalinovich, de la Estancia El Escorial, por la pata de cordero y los mates.

A los gendarmes Hugo y Felipe del destacamento de Moat, cerca de Ushuaia, por las milanesas de ternero cuatrereado y los mates en otro fin del mundo.

A Maxi Álvarez por dejarnos su casa en Bariloche y volver con sus padres por unos días.

A Gustavo Martínez, nuevamente, por abrirme las puertas de las oficinas de Ogilvy en Santiago de Chile.

A Carlos González, por contactarnos con Rubén Morzilli, jefe de cartografía del ACA (Automóvil Club Argentino), que nos llenó de libros y mapas para que sigamos por el buen camino en la Patagonia.

A las 129 personas que nos enviaron emails de apoyo cuando apareció la entrevista en la revista Viva del diario Clarín.

A José Suparo, de Aberturas Suparo, Ameghino 1520, Campana, por la caja de aluminio que llegará a todos los límites del mundo.

A Adrián Zidar y Marcos Acosta, por sus consejos y ayuda para reparar los metales oxidados de la furgoneta.

A Roberto Moravé, de pinturas Farbenlac en Los Cardales, por las pinturas epoxi para que resuciten los fierros de la furgoneta.

A Agus, Pitu y Sombra, por los buenos ratos.

A Salta y los salteños, por abrirnos su corazón, grande como un país, robarnos un pedacito del nuestro. Con su simpatía y su acogida durante el primer día de venta del libro que editamos en Buenos Aires, nos demostraron que nuestra historia podría ser la historia de todos.

A Nicolás Barbieri y su familia, de Tucumán, por abrirnos las puertas de su casa y prepararnos un asado bajo la lluvia. Porque… ¿de qué otra manera se puede decir bienvenido en Argentina?

A los chicos de Rosario que nos regalaron el mate que tanto nos faltaba, en Cusco

A Rubén Lamponi, Morf, cuatrero de Land Rover, por los dos kilos de yerba que nos dejó en el techo de la furgoneta, también en Cusco. Por la reunión que organizó en Buenos Aires con todos los amigos de Land Rover Argentina… ¡estuvo espectacular!

A Juan y Graciela, de Córdoba. Nos cruzamos en Puerto Inka. Ellos bajaban desde Miami (¡en 2 meses!) y nos pasaron algunos mapas de rutas de Estados Unidos.

…..

ENCUENTRA EN ESTE ENLACE MÁS HISTORIAS SOBRE ARGENTINA!

…..

El Libro de la Independencia con franja verde

El Libro de la Independencia. ISBN 978-84-616-9037-4

Consigue ahora El Libro de la Independencia en Lulú, Amazon, Mercado Libre, Kindle o en la Librería Altaïr de Barcelona. Si vivís en Argentina, escribinos a [email protected]

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook y YouTube @viajeros4x4x4

 

Pablo Rey (Buenos Aires) y Anna Callau (Barcelona) viajan por el mundo desde el año 2000 en una furgoneta Mitsubishi Delica L300 4×4 llamada La Cucaracha. En estos años veinte años de movimiento constante consiguieron un máster en el arte de sobrevivir y resolver problemas (policías corruptos y roturas de motor en el Sáhara, por ejemplo) en lugares lejanos.

Durante tres años recorrieron Oriente Próximo y África, de El Cairo a Ciudad del Cabo; estuvieron 7 años por toda Sudamérica y otros 7 años explorando casi cada rincón de América Central y Norteamérica. En el camino cruzaron el Océano Atlántico Sur en un barco de pesca, descendieron un río del Amazonas en una balsa de troncos y caminaron entre leones y elefantes armados con un cuchillo suizo.

En los últimos años comenzaron a viajar a pie (Pirineos entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico, 2 meses) y en motocicleta (Asia) con el menor equipaje posible. Participan en ferias del libro y de viaje de todo el mundo, y dan charlas y conferencias en escuelas, universidades, museos y centros culturales. Pablo ha escrito tres libros en castellano (uno ya se consigue en inglés) y muchas historias para revistas de viaje y todo terreno como Overland Journal (Estados Unidos) y Lonely Planet (España).

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina, el viaje es la vida.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!