325- ¡OJO! CUATRO SITUACIONES QUE PUEDEN CONVERTIR TU VIAJE A ESTADOS UNIDOS EN UNA PESADILLA.

¡Ojo! Viajar a Estados Unidos para conocer San Francisco, Nueva York, Miami o Nueva Orleans, o para perderte en su impresionante red de parques nacionales, es un sueño que puede convertirse en una pesadilla. Solo hay que tomar una decisión equivocada, tener un día de mala suerte o que los astros se hayan alineado en dirección a un agujero negro para que todo se tuerza. Adiós vacaciones soñadas.

Por eso es necesario prepararse para el viaje. Y no es suficiente con atragantarte de información turística: hay cosas que no aparecen en las guías de viaje ni en los folletos turísticos. Recuerda, la ley es igual para todos y desconocer las reglas y costumbres del país que visitas no te exime de culpa.

 

1- Llegar sin los documentos apropiados.

Suena lógico, pero cuando estés frente al oficial de migración deberás haber completado el ESTA (un formulario obligatorio que se gestiona por internet) y sacado el visado en la embajada de Estados Unidos si tu país no tiene un convenio especial. Tu pasaporte tiene que estar en buen estado y debe tener por lo menos seis meses de validez y suficiente espacio en blanco para que te sellen la entrada.

No intentes hacerte el simpático en el aeropuerto o en la frontera terrestre. No te hagas el gracioso, ni compartas chistes sobre violencia, el nuevo presidente o la situación del mundo. Allí se toman muy en serio todo lo que vayas a decir aunque lo digas en tono de broma. No te hagas el amigo y responde a todas las preguntas del oficial de migración con frases cortas y coherentes, preferentemente en inglés. Esa persona, que puede haber tenido un mal día o una mala noche, puede negarte el ingreso al país y enviarte de vuelta a casa en el siguiente vuelo.

2- Caer enfermo.

Estados Unidos es un mal sitio donde enfermar o sufrir un accidente si no tienes un seguro médico. La factura que llegará a tu tarjeta de crédito puede ser tan abultada como para pagar unas vacaciones en el lugar más caro que puedas imaginar. Cualquier tontería que en tu país se soluciona con una visita rutinaria a un centro de salud gratuito o cubierto por tu seguro, te puede costar un mínimo de cientos de dólares.

Por eso es recomendable viajar con un seguro médico. Nunca nos lo exigieron, pero el primero que te lo puede pedir es el oficial de migración. Si no lo tienes y no das una buena explicación es otro motivo para negarte la entrada al país. Eso sí, una vez dentro, todos los hospitales públicos tienen la obligación de atenderte en urgencias más allá de que puedas o no puedas pagar por el servicio médico. Apenas cruces la puerta y te presentes en recepción te pedirán la tarjeta de crédito, pero puedes decir que la has perdido o que no tienes y te atenderán igual.

Otro dato: los mayores de 65 años tienen asistencia gratuita en los hospitales públicos. De nuevo, es más posible que al entrar al país le pidan el seguro médico de viaje a alguien mayor de 65 años que a alguien de 30.

Una parte del dinero que pagas por el seguro de viaje a través de este enlace llega a nosotros y nos ayuda a seguir adelante, compartiendo historias y datos. Gracias por tu fidelidad y buena ruta!

•••••
SIGUE LEYENDO: CÓMO EVITAR QUE TE COMAN LOS OSOS!

3- Responder de forma equivocada a un policía.

Estados Unidos no es un país latino. Las normas no se negocian, se cumplen. Los policías son muy rígidos y siempre te tratarán de usted. La mejor opción si has cometido un error es aceptarlo y pedir disculpas. Quizás tengas suerte y te dejen seguir adelante con una advertencia.

Una de las normas que seguramente no conoces es que está absolutamente prohibido conducir con botellas de cerveza al alcance del conductor. O sea, no puedes tener ni siquiera una botella en el asiento trasero aunque esté cerrada o vacía. Conducir borracho o con una tasa elevada de alcohol en la sangre es motivo de deportación inmediata.

Tampoco debes bajar de tu vehículo si un coche de policía te ordena detenerte. No hagas movimientos extraños con tus manos ni busques en tus bolsillos; hay demasiadas armas sueltas en Estados Unidos, los policías lo saben, y pueden ponerse nerviosos y dispararte en caso de duda. Por cierto, tampoco se puede fumar, beber alcohol o entrar con una botella de vidrio a ninguna playa de California.

4- Provocar un accidente y no tener seguro.

Estados Unidos es un país legalista y capitalista al máximo. Cualquier situación que haya generado un daño puede ser aprovechada por personas sin escrúpulos capaces de demandar a su madre con tal de conseguir una buena indemnización. Por supuesto, no toda la gente es así, pero los pueblos están llenos de carteles de abogados decididos a llevar a juicio a quien sea: una compañía, el estado o una persona.

Por eso, si viajas en coche, nunca olvides comprar tu seguro. La factura del mecánico si provocas un accidente, por pequeño que sea, ¡puede ser estratosférica! Eso sí, por más extraño que nos parezca, en muchos estados del país no está prohibido conducir hablando por teléfono, ni usar casco si viajas en moto.

Ya sabes, antes de viajar a Estados Unidos prepárate. Estarás entrando al cuarto país más grande del mundo. Parece muy igual, pero ciertas normas pueden ser muy distintas. Buena ruta!

 

SIGUE LEYENDO:

12 CONSEJOS PARA CRUZAR LA FRONTERA ENTRE ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en InstagramFacebookTwitter YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la IndependenciaPor el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlas y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic de viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.




308- Dónde dormir barato, comer barato y otras claves para moverte por Bangkok | TAILANDIA (actualizado 02-2018)

www.viajeros4x4x4.com

Esta es una guía con toda la información que necesitas para moverte por Bangkok. Te va a ser muy útil para salir del aeropuerto en transporte público, conseguir el mejor cambio, entender cómo moverte en lancha y autobús (y no depender de los taxistas y tuk-tukeros) y para encontrar un hostal bueno, bonito y barato. ¿Y si viajo en furgo? También hay buenas ideas.

Pero empecemos desde el principio. Supongamos que llegas en avión.

CÓMO VIAJAR DESDE EL AEROPUERTO A BANGKOK.

Lo primero es cambiar algo de dinero a baht tailandés. El euro suele ser cambiado a precios razonables, pero en algunas zonas del Sudeste Asiático será más sencillo y te darán una mejor cotización por los dólares. Si cambias en los aeropuertos siempre vas a salir perdiendo, por lo que te recomendamos cambiar 50 o 100 dólares máximo, sobre todo si todo si prefieres tomar un taxi.

Si llegas al aeropuerto internacional de Bangkok (Suvarnabhumi) entre las 6 de la mañana y las 12 de la noche, podrás tomar el tren hasta la ciudad (Airport Rail Link) por 45 baht (poco más de 1 dólar). Te bajas al final del recorrido, en la estación Phaya Thai, desde donde puedes tomar el bus 503 (entre 9 y 15 baht, medio dólar, sin y con aire acondicionado) que te deja en la zona del Palacio Real. De allí a Khaosan Road (si decides alojarte en ese loquero, aunque más adelante te proponemos una zona mejor, muy cerca) aún tienes unos 20 minutos caminando. En la misma estación de Phaya Thai también hay conexión directa (y sin bajar a la calle) con el Sky Train, que puede acercarte a buena parte de Bangkok.

Si tu vuelo llega más tarde de las 12 de la noche no te queda otro remedio que dormir en el aeropuerto hasta las 6 de la mañana o tomar un taxi. La bajada de bandera es de 35 baht, 1 dólar. El precio del recorrido hasta la zona de Samsen (nuestra recomendación) o Khaosan Road es entre 400 y 500 baht. A eso tienes que sumarle el suplemento de taxi desde el aeropuerto (50 baht) y los dos peajes de la autopista (150 baht). De madrugada no hay tráfico pero no van a querer llevarte por fuera de la autopista. Puedes discutir todo lo que quieras, son más tercos y pacientes que un árabe. Total por el viaje en taxi del aeropuerto al barrio viejo de Bangkok, con peajes y suplementos: un poco menos de 20 dólares.

TIP: Antes de salir del aeropuerto busca la oficina de información turística (T.A.T.), donde te darán un mapa bastante completo de Bangkok. Tiene hasta líneas de autobuses.

Nosotros llegamos pasada la medianoche y compartimos un taxi con otra pareja de viajeros hasta la zona de Samsen Road. A las 3 de la mañana y sin reserva previa de hotel, empezamos a caminar para buscar una habitación después del largo viaje de avión. Al ser temporada alta, muchos de los hostales estaban completos, otros solo tenían libre la habitación más cara, y otros nos cobraban noche completa por un par de horas. Finalmente llegamos al Nakorn Ping Hotel (tiene parking). Allí permiten hacer el check-in a partir de las 5 am, con lo que puedes pasar 1 noche y media al precio de una. La habitación doble con ventilador y baño privado la pagamos a 460 bahts (12 dólares), un poco más cara que las guest houses, pero pudimos pasar casi una noche y media al precio de una.

CUIDADO! Durante el primer día en Bangkok Pablo estuvo a punto de ser atropellado dos veces. ¿Por qué? Porque en Tailandia los vehículos circulan al revés que en nuestros países. Antes de cruzar cualquier calle, ¡mira para los dos lados!

 

DÓNDE DORMIR EN BANGKOK

La zona de Samsen Road está llena de hostales, hoteles y guesthouses, y es mucho más tranquila que Khaosan Rd. También queda cerca del río, desde donde es muy fácil moverse con el transporte fluvial.

Después de alojarnos esa noche y media en el Nakorn Ping, encontramos una habitación en la Riverline Guest House, a 300 baht la noche (10 dólares) en habitación doble con ventilador y baño privado, ducha de agua fría. No era la mejor, pero para pasar la noche es suficiente. Eso sí, las sábanas y toallas eran casi transparentes. Si pagas varias noches por adelantado puede que te hagan un 5% de descuento. No esperes una buena atención de parte del personal de las guest houses, sobre todo en Bangkok. Suelen estar hartos de tratar con extranjeros, y no suelen ser amables. La famosa sonrisa tailandesa, cuando la encuentres, estará en el interior de Tailandia.

Al lado del Riverline está el Bella Bella Guest House. Es más grande, limpio y suele estar lleno. La habitación doble con ventilador y baño privado está a 300 baht (10 dólares). En la misma zona está el Three-O Guest House, que tiene una terraza espectacular frente a un canal donde podrías pasar tardes enteras. Está frente al parque Santipraichan, cruzando un pequeño puente. Estaba siempre lleno y todas las habitaciones tienen baño compartido.

Un hostal que descubrimos por casualidad y nos gustó mucho es Yodsiam. Queda encima del Mercado de las Flores, sobre el río Chao Phraya y tiene sala de juegos, bar y biblioteca. Se ve muy nuevo, limpio y ordenado. Es muy interesante, aunque un poco caro para los trotamundos.

CURIOSIDAD: Una cosa que nos llamó la atención es encontrarnos con que los hostales son más caros si los reservas por internet que si te acercas en persona. Nos pasó un par de veces. ¿La diferencia? No es mucho dinero, un 15%, pero si empiezas a sumar…

¿Y SI VIAJO EN FURGO O 4X4? Tailandia es un país bastante seguro, así que no creo que haya problema en que te estaciones en alguna calle donde no molestes en la zona de Samsen Road, y pases un par de noches ahí. Yo lo haría. ¿Y la ducha? Seguro que lo puedes arreglar con un hostal. Sino también hay duchas a 10 baht (0.25 euros) en la estación de tren de Hualampong.

OJO! El papel higiénico es una costumbre occidental y algunos hostales no lo ofrecen. En el Sudeste Asiático tendrás una especie de pequeña ducha portátil al costado del inodoro. Se supone que es más limpio, pero… ¡guácale!

Enlace recomendado: QUÉ LLEVAR EN LA MOCHILA | GUÍA PARA VIAJAR CON POCO POR EL SUDESTE ASIÁTICO

www.viajeros4x4x4.com
Nos encantó viajar en lancha. Siempre que tengas que moverte por Bangkok, intenta hacerlo por el río Chao Phraya!

 

CÓMO MOVERTE POR BANGKOK

Nosotros somos de caminar mucho, pero los mediodías te matan. El calor puede ser insoportable, por lo que empezamos a probar todos los transportes públicos que fuimos encontrando. ¿Nuestros preferidos? Los barcos y autobuses.

En Bangkok podrás moverte en

  • Autobús: 9 baht si no tienen aire acondicionado, 13 o 15 baht si tienen aire acondicionado. Súbete y siéntate, aparecerá un cobrador o cobradora que puede no entenderte, pero no te timará en el precio. Nosotros viajamos con una tableta y la aplicación Maps.me, donde muchos nombres ya aparecen en inglés y tailandés. Normalmente con señalar el destino con el dedo es suficiente para que sepan hasta donde vas. Muchas veces te avisan cuál es tu parada sin que se lo pidas.
  • Barco por el río Chao Phraya: Fue nuestra forma principal de movernos en la ciudad. El río Chao Phraya tiene un buen servicio de barcos públicos que cuestan entre 9 y 13 bahts por persona. El barco de 9 bahts no tiene bandera. El barco de 13 bahts tiene bandera anaranjada. El barco de 40 bahts es turístico y tiene bandera azul. Puedes cruzar a la otra orilla del río en barcos que cobran entre 3 y 5 bahts por persona. La parada más cercana a Samsen Road es la N.13 (embarcadero de Phra Arthit) y está cerca del Fuerte Phra Sumen.
  • Barco por el canal Saen Saep: cuesta entre 11 y 20 bahts, depende de lo lejos que vayas y pasa por el famoso centro comercial MBK (ver más adelante).
  • Taxi: repetimos, tienen taxímetro, y no se te ocurra subirte si no lo ponen en marcha. Si son 4 pasajeros, no es caro.
  • Tuk tuk: todo el mundo sueña con subirse y viajar en tuk tuk. Nosotros lo odiamos porque siempre quieren que pagues 3 o 4 veces el precio local. Les da igual que discutas, siempre habrá un turista con 15 días de vacaciones que les pagará lo que pidan. Lo tomamos solo una vez, y a la una de la madrugada para volver del Barrio Chino. Si eres de los que no quieren pagar de más, haz como nosotros: búscate otro medio de transporte.
  • Skytrain: el precio es proporcional a tu recorrido, cuántas más estaciones es más caro. Vale la pena tomarlo para ir al mercado de Chatuchak durante el fin de semana. Tienen tarjeta de abono, pero solo vale la pena si vas a quedarte mucho tiempo en Bangkok.
  • Metro (MRT): no lo tomamos nunca, pero existe.
  • Moto taxi: una y hasta dos personas subidas detrás del conductor de la moto. La sensación debe ser tipo montaña rusa.
  • Scooter: puedes alquilar scooters por el tiempo que quieras (días, semanas o mes), a partir de 200 bahts (6 dólares) por día.
  • Bicicletas: también se alquilan bicicletas, a partir de 50 bahts por día.

 

Enlace recomendado: ¿POCOS DÍAS EN BANGKOK? LO QUE NO TE PUEDES PERDER | TAILANDIA

 

DÓNDE CAMBIAR DINERO

El mejor cambio que encontramos fue en el pequeño centro comercial Maharaj, Pier 1, junto al río Chao Phraya, en una agencia llamada Super Rich Thailand Exchange (a 31,40 el usd, el 30 de enero 2018). En los bancos cerca de la Universidad de Tammasat también te van a cambiar cualquier moneda, pero el cambio es menos favorable.

El cambio será siempre mejor si llevas billetes de 50 y 100 dólares. Te darán un poco menos por billetes de 10 y 20 dólares y todavía un poco menos por billetes de 1 y 5 dólares. Si llevas Traveller Cheques el tipo de cambio es mejor que con dinero en efectivo.

No te olvides el pasaporte si quieres cambiar dinero. En algunas casas de cambio también aceptan algún otro documento para cambiar dinero (DNI o carnet de conducir), pero mejor no arriesgarse.

En la estación National Stadium del SkyTrain (sí, en los pasillos de la estación), junto al MBK, hay 2 casas de cambio, que también tienen buen precio.

También puedes sacar dinero con tu tarjeta de crédito. Nosotros preferimos usar la tarjeta VISA, que aplica un tipo de cambio más ajustado que otras tarjetas. Ten en cuenta que tu banco te cobrará una comisión y que el banco local te cobrará otra por el uso del cajero, por lo que si vas a usar tu tarjeta para sacar dinero, saca por lo menos el equivalente a unos 200 o 300 dólares.

 

DÓNDE COMER

Si quieres comer barato, puedes ir probando distintos platos en los cientos de carritos de comida que hay en la calle. Suelen estar limpios y es como una lotería: todos saben cocinar algo, por lo que a veces encuentras un puesto en la calle donde comer platos buenísimos por 40 bahts (un dólar) o entras en un sitio con mesas, un poco más caro, y te quedas con cara de ‘¿para comer esto pago un poco más?’. Por eso, si encuentras un lugar que te guste, repite cada día pidiendo distintos platos.

A partir de aquí todo depende de lo delicado que pueda ser tu estómago. Pablo llegó a probar las cucarachas de agua y los gusanos de seda, pero no se decidió a comer pescado. Solo hay que acercarse a la orilla y ver todo lo que pasa flotando por el río.

Nosotros nos llevamos una buena sorpresa en el comedor de la Universidad Thammasat, en pleno centro antiguo. Los platos estaban ricos, todo estaba limpio, era barato y tenías mesas. ¿Por qué? Los estudiantes tienen que comer bien, por lo menos en el comedor de la Universidad. Si necesitas hacer fotocopias, estás de suerte. Al lado del comedor universitario está la copistería. 1 fotocopia, 1 baht.

Cerca de la universidad y junto al río hay un mercado de amuletos, Tha Phra Chan, donde hay restaurantes que abren solamente de día, con la mesa casi sobre el mismo río. Son muy sencillos y cuestan casi lo mismo que las paradas de la calle. Es una opción económica para comer con unas buenas vistas sobre el río Chao Phraya y hasta para ver la puesta de sol tras a uno de los templos más vistosos de Bangkok: Wat Arun.

Si quieres comer bien y barato te recomendamos ir al Mercado Flotante de Talingchan. Tomas el bus 79, que sale desde el puente Phra Pinklao, al otro lado del río de la zona de Samsen Road. Puedes cruzar el puente caminando o tomar un ferry por 5 baht.

TIP: EL AGUA. Durante todo el mes que estuvimos en Tailandia solo compramos agua embotellada una vez, y fue en el norte del país. Casi cada cuadra tiene una máquina purificadora de agua que vende 1 litro por 1 baht (los negocios venden las botellas de agua de medio litro por 10 baht). Haz números. O sea, llévate tu botella preferida de uno o dos litros, o una camel bag, y rellénala de agua purificada.

TIP: EL ALCOHOL. Nosotros estamos malacostumbrados a las cervezas artesanales de Estados Unidos, buenas, bonitas y baratas, por lo que las cervezas tailandesas nos parecen casi refrescos. La Chang nos da dolor de cabeza, aunque compartamos una botella grande. Curiosamente, la Singha nunca nos dio dolor de cabeza.
En Tailandia también producen otros alcoholes más fuertes, como whiskies y rones locales que dejan bastante que desear. En Kanchanaburi nos encontramos con carteles que invitaban a emborracharte con tragos que costaban 10 baht (25 centavos de dólar). Pablo es valiente, pero no suicida.

 

Enlace recomendado: CINCO COSAS QUE DEBES SABER ANTES DE VIAJAR A MYANMAR

•••••

Consigue los libros de Pablo con las historias de más de 15 años viviendo en la ruta, en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

 

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. ¿Por qué? Porque se mete por todos lados y porque ¡creemos que es capaz de sobrevivir a una bomba atómica! Desde entonces ya recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en el norte de Alaska y Canadá. Desde el año 2007 compartimos datos e historias en el blog (o la web) de La Vuelta al Mundo en 10 Años, en www.viajeros4x4x4.com. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (Anna se los lee 20 veces antes de publicarlos), El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África, y uno en inglés: The Book of Independence y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlar y conferencias.

Han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.




302- Los 5 lugares más espectaculares de 2015 | NORTEAMÉRICA

www.viajeros4x4x4.com

Después de más de 15 años viviendo en la ruta alrededor del mundo, a veces se vuelve un poco difícil encontrar lugares espectaculares, que nos sorprendan. Pero existen, están ahí. Y a veces están más cerca de lo que pensamos.

Por eso junté en un post los 5 lugares más espectaculares donde vivimos o pasamos unas semanas durante 2015. A todos volvería en cualquier momento. Ojalá puedan darse una vuelta y sentir la misma emoción que sentimos nosotros.

1- NEW ORLEANS!

www.viajeros4x4x4.com

Durante enero y febrero de 2015 alquilamos una habitación/apartamento en New Orleans. Era la primera vez que nos quedábamos tanto tiempo para descubrir una ciudad tras vivir unos meses en Vancouver en 2011, y lo que encontramos fue emocionante: música, música y más música. Música en el desayuno y la cena, música en la calle y el bar, música todo el día, en cualquier momento, en cualquier lugar. La ciudad me atrapó entre sus calles con casas de madera, su cocina propia, la historia de su vudú, su Mardi Gras, su gente de todos los colores y su jazz. Era algo que no me pasaba desde que mandé a la mierda a mi jefe en Madrid y me enamoré de Barcelona allá por 1995. New Orleans no es Estados Unidos. Es otra cosa, algo mucho más grande.

Lee más sobre New Orleans: Enamorado de una chica llamada Nueva Orleans.

 

2- LOS BOSQUES DE IDAHO

www.viajeros4x4x4.com

Más de una vez habíamos cruzado Idaho y todo lo que nos había quedado de recuerdo era una bolsa de cinco kilos de papas. No era algo muy atractivo. Esta vez, camino de Montana, nos dejamos perder por caminos secundarios y descubrimos sus bosques protegidos con campamentos gratuitos como Cedars, (cerca de Missoula) junto a ríos salvajes; la Custer Road, con sus barcos de tierra firme que dragaban los ríos en busca de oro; y el Salmon River, espectacular para bajar en kayak. Tengo que volver y lanzarme al agua. De paso, visitamos la tumba de Hemingway en Ketchum. No se nos había perdido nada por allí, pero tampoco teníamos ganas de irnos.

 

3- BAJA CALIFORNIA

www.viajeros4x4x4.com

Lo sé, es un clásico. Es mi cuarta vez en la península más salvaje de México, destino preferido de los overlanders en Estados Unidos. Esta vez nos tomamos casi todo el mes de diciembre para perdernos en playas completamente vírgenes, al final de caminos que tu madre te recomendaría no tomar, donde la avería más absurda te puede dejar días o semanas aislado en medio de la nada. Era el sitio perfecto para desconectar y recuperar fuerzas después de un 2015 muy intenso. Empiezo a entender a los amigos norteamericanos que hablan de Baja como su propio y particular Shangri-Lá.

 

4- EL SUR DE UTAH

www.viajeros4x4x4.com

Es mi otro clásico y algo que repetiré mil veces. Utah es precioso y muy poco conocido fuera de Estados Unidos. Utah no solo es un refugio de mormones, también de aventureros que se lanzan a explorar a pie, en moto, bicicleta, kayak, raft o todo terreno alguno de los cientos de cañones grandes, pequeños o estrechos que atraviesan el estado. ¿Recuerdan la película 124 horas? Contaba la historia de un hombre que se había lanzado solo a explorar una zona de cañones y terminó con el brazo atrapado por una piedra. Para salir, se lo tuvo que cortar con una navaja. Sin anestesia, sin agua, y solito. Ocurrió por allí.

Lee más sobre Utah: Tierra de Cañones.

 

5- MI CASA!

www.viajeros4x4x4.com

En realidad es un apartamento, pero por primera vez en 15 años recuperé mi pequeño lugar en el mundo y me dediqué a organizarlo como si fuera a vivir en él. No era el plan, pero abrir todas las cajas que había sellado antes de partir de viaje, y encontrarme con aquel Pablo, con aquella vida de oficina, con mis libros de El Corto Maltés y el Eternauta, con aquellas cartas enviadas a Argentina antes de que todos usáramos Internet, fue algo de lo más intenso que me ocurrió durante 2015. Ojalá las cosas vayan bien y podamos conservarlo para reencontrarnos más a menudo con los amigos…

Lee más sobre Barcelona: Lugares para conocer antes de morir.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. ¿Por qué? Porque se mete por todos lados y porque es capaz de sobrevivir a una bomba atómica. Desde aquel momento recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en el norte de Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2015 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias en el blog (o la web) de La Vuelta al Mundo en 10 Años, en www.viajeros4x4x4.com. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la IndependenciaPor el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe regularmente artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlar y conferencias.

Han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.




257- Lugares para conocer antes de morir: Nueva Orleans, Luisiana, Estados Unidos

Música en la calle en Nueva Orleans. Second Line.

Una de las consecuencias de vivir mucho tiempo en la ruta, moviéndote, buscando y a veces encontrando, es que pierdes algo de la capacidad de sorpresa. Mucho de lo que ves ya lo viste en otro lugar. Las ciudades coloniales de México dejan de ser especiales después de recorrer hasta el último callejón de Antigua, Oaxaca, San Cristóbal de las Casas y el Distrito Federal; las cascadas no provocan desvíos a no ser que sean cataratas; los arcos de piedra se convierten en agujeros después de Utah y las grandes ciudades de Norteamérica… bueno, ¿para qué?

Exactamente hoy, llevamos 13 años y 9 meses de viaje, sin contar las vacaciones en nuestra vida anterior. Y eso es mucho tiempo.

El encuentro con Nueva Orleans fue algo completamente inesperado. Y no, no estoy hablando de la arquitectura del French Quarter, distinta, que es lo primero que te llena los ojos, o de los letreros en el sitio más inesperado escritos con gracia, rima y tono de negra de voz aguda. No men, no-no-no.

Hablo de algo más profundo, del arte en la vida cotidiana. La vida con música en cada esquina. El silencio de las calles vacías y antiguas roto por una guitarra. Un violín electrónico frente a la puerta lateral de una iglesia. Bares donde todavía se puede fumar, calles en las que todavía se puede beber. Artistas de la vida, buscavidas de todos los colores, vagabundos educados, músicos callejeros lanzando el anzuelo de una canción.

Nueva Orleans me recuerda a mi Barcelona de los 90, cuando tocar en la calle era un acto espontáneo y no había que pedir permiso al Ajuntament. A mi Buenos Aires que ya no existe, esa ciudad de conventillos y habitaciones inundadas de ideas, donde cualquier cosa podía suceder.

Supongo que al final Nueva Orleans es Nueva Orleans, ese lugar nuevo y viejo al mismo tiempo, esa sorpresa inesperada, ese sitio que no solo hay que visitar antes de morir. En Nueva Orleans hay que vivir antes de morir, sobre todo, antes de que cambie.

Antes de que se llene de casinos, música envasada y cosas que ya viste en otros lugares. Y se pierda para siempre.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.




236- Cómo cambiar euros y dólares en el mercado negro de Argentina

ATENCIÓN: En diciembre de 2015 cambió el gobierno en Argentina, y una de sus primeras medidas fue dejar que el peso encuentre su precio real, por lo que de momento dejan de haber cuevas dónde cambiar dinero en el mercado negro. La historia sigue sirviendo para ir entendiendo a mi querida y complicada Argentina.

•••••

Argentina tiene ese… qué se yo, viste.

Y entre tantos qué se yo que reconozco cada vez que hago un viaje por el sur, esta vez me reencontré con esa enfermedad crónica que resurge cada 10 o 15 años en formato crisis espectacular. Los políticos se aprovechan, exprimen al país en beneficio propio, la economía nacional se va al carajo y años más tarde Argentina vuelve a florecer como si no hubiera pasado nada. Reset, todo vuelve a empezar.

Ya lo vi, ya lo viví varias veces.

Ahora el fantasma ha vuelto y debido a la mala gestión económica desde fines de 2011 hay dos tipos de cambio. Esto es un revival, un dejá vú, cuando yo era chico ocurría lo mismo.

Por un lado está el cambio oficial, el que se ve en los escaparates de los bancos y casas de cambio, mantenido artificialmente por el gobierno. El mismo cambio utilizado por los turistas distraídos, que hacen lo que es normal en el resto del mundo: ir al cajero automático o buscar una casa de cambio o un banco para conseguir pesos argentinos. Y así pierden un 50-70% de su dinero.

Dólar asustado

Otros van dándose cuenta que existen las cuevas, esos negocios que dan a la calle y ofrecen cambiar dólares, euros o reales al precio del mercado paralelo. Es ilegal pero no hay otra salida cuando el estado niega a los propios argentinos la posibilidad de comprar dólares sin pedir un permiso al gobierno, que suele ser denegado.

Argenzuela, que le dicen.

Los cambistas, que están en las calles del microcentro de Buenos Aires (calle Florida, avenida Corrientes al 500, por ejemplo) voceando “cambio cambio”, no tienen una tarifa fija, por lo que es recomendable saber aproximadamente el precio que se está pagando y comenzar a dar vueltas, preguntando, comparando, negociando. Como siempre.

Ese es el cambio paralelo, el mercado negro, el dolar blue, como lo llaman esta vez.

 

PUEDES ENCONTRAR LA COTIZACIÓN DIARIA ENTRE EL EURO, EL DÓLAR NORTEAMERICANO Y EL PESO ARGENTINO EN EL SIGUIENTE ENLACE:

Atención: en Argentina la moneda de referencia es el dólar, por lo que es probable que el cambio en el mercado paralelo entre el euro y el peso argentino no refleje el precio que debería tener en relación al cambio dólar-euro.