335- El Mercado de las Vías del Tren de Maeklong | TAILANDIA

El Mercado de las Vías del Tren de Maeklong es uno de los mercados más sorprendentes que encontramos en 17 años viajando alrededor del mundo. Y está a sólo una hora de Bangkok.
¿Qué fue primero? ¿El tren o el mercado?

EL MERCADO DE MAEKLONG.

••••

QUIÉNES SOMOS LOS VIAJEROS4X4X4.

Consigue los libros de Pablo con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle. O descarga las primeras historias en PDF!

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en La Cucaracha, nuestra furgoneta 4×4. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 descendimos un río del Amazonas en una balsa de troncos y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo escribió 3 libros de sus viajes alrededor del mundo: El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África. Uno de ellos, El Libro de la Independencia, fue traducido al inglés: The Book of Independence. También escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros, presenta vídeos y hasta aprendió mecánica!

Pablo y Anna sirven de inspiración para un cómic de viajes creado en Boston y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. Participaron de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y dieron charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.

www.viajeros4x4x4.com




320- PIRINEOS | Ruta a pie de 6 días por el circuito de los Refugis del Torb

www.viajeros4x4x4.com

Después de 16 años dando vueltas como nómadas incansables en una furgo 4×4, era necesario cambiar. Seguir con La Cucaracha, nuestra casa con ruedas, pero abriendo la puerta a otras maneras de viajar. ¡Hay tantas aventuras distintas esperando cuando el dedo se pierde en un mapa!

Por eso a principios de 2016 volamos al Sudeste Asiático. No solo necesitábamos cambiar de cultura después de tanto tiempo por el continente americano. También queríamos comprar un par de motos vietnamitas para experimentar con un vehículo nuevo. Aclaro: apenas habíamos manejado motos en nuestra vida, y la última vez que me había montado en una pequeña bestia de dos ruedas había terminado con dos costillas rotas. Después de haberlo vivido, comprar esas dos cafeteras fue una de las mejores decisiones de los últimos años.

Otra de nuestras cuentas pendientes eran los viajes a pie. ¿Seríamos capaces de retomar la austera vida de mochila para perdernos por lugares espectaculares, después de la comodidad de viajar en una furgoneta? ¿Aguantaríamos las largas caminatas subiendo y bajando montañas con una fracción de lo que llevamos en la furgo?

www.viajeros4x4x4.com
Puerta del refugio de Marialles, Francia

Hace unas semanas, revolviendo entre revistas y papeles de viaje, me reencontré con el folleto de la travesía de los Refugis del Torb, una ruta de 79 kilómetros por el corazón de los Pirineos Orientales. Un sendero que empieza en Núria, Catalunya (hasta donde puedes llegar en una combinación de tren regional y tren cremallera), a 1967 metros de altura, cruza hacia Francia y vuelve a Núria por otro puerto de montaña 5 días más tarde.

www.viajeros4x4x4.com

El sendero se podía hacer sin tienda, ya que hay refugios a lo largo del camino que no solo proveen el colchón y la manta (entre 11 y 17 euros por persona), sino también desayuno, almuerzo y cena. Pero nosotros buscábamos caminar con tienda y sacos de dormir, tenemos la costumbre de cambiar los planes, y no queríamos renunciar a algún valle espectacular por no estar preparados.

Buscamos el filtro de agua Sawyer con membrana de 0.1 micrones que llevamos al Sudeste Asiático, rescatamos del olvido a nuestra vieja y pequeña hornalla Foco y un par de sacos de dormir de hasta 5º Celsius que en algún momento no fue suficiente. Pantalones desmontables, un par de camisetas, un par de abrigos ExOfficio que se convierten en almohada y comida para seis días.

•••••

ENLACE RELACIONADO:

QUÉ LLEVAR EN LA MOCHILA | GUÍA PARA VIAJAR CON POCO POR EL SUDESTE ASIÁTICO.

•••••

Actualicé los mapas de Maps.me que iba a utilizar en la tableta, me descargué los mapas topográficos de los Pirineos de Wikilok, y compramos el mapa que la Editorial Alpina publicó sobre los Refugis del Torb. Busqué un Power Bank de 8.800 mAh en El Corte Inglés (que ya devolví porque fue insuficiente) y, justo antes de partir, cambiamos el punto de inicio: el tren cremallera a Núria costaba 15 euros por trayecto. “Mejor empecemos desde La Farga, debajo de Queralbs, por la Garganta del Río Freser. Tendremos que subir unos 800 metros extra, pero prefiero gastarme esos 30 euros en queso francés. ¿Te parece?”

www.viajeros4x4x4.com
Pasarela para cruzar el río Freser, antes de encarar la última subida a Coma de Vaca.

EMPIEZA LA CAMINATA

DÍA 1: La Farga-Refugio Coma de Vaca, 4,5 horas. Fue fácil hacer dedo al mediodía desde Ribes de Freser, donde nos dejó el tren regional, hasta La Farga. Se detuvo el primer vehículo que apareció. La idea original era acampar más arriba del Refugio de Coma de Vaca, pero a mitad de camino nos sorprendió una tormenta de agua y granizo. El sendero está muy bien marcado, aunque en las últimas dos horas de caminata es imposible hacer acampada libre por la pendiente y las rocas. Allí solo era posible acampar con hamaca. Iba a ser miserable buscar un sitio donde plantar la tienda en terreno empapado de agua, así que tras 5 horas subiendo por la garganta del río Freser decidimos probar suerte en el refugio.

Refugio Coma de Vaca: 16.5 euros por persona. Hay electricidad. Ducha 2.5 euros. *****

www.viajeros4x4x4.com
Cuesta helada hacia el Coll de la Marrana, tras la granizada del día anterior.

DÍA 2: Refugio Coma de Vaca-Refugio de Rojá, 7 horas. Ascenso lento por la Coma de Fresers hasta el Coll de la Marrana, donde el camino se nos perdió bajo el granizo caído el día anterior. Subimos abriéndonos paso sobre la pendiente de hielo. Hay agua potable en el Refugio de Ulldeter y puedes tirar basura en las instalaciones de la pista de esquí Vallter 2000. Antes de llegar al Paso de la Portella de Mentet, el camino gira a la derecha y sigue subiendo hasta alcanzar los Plans de Coma Ermada. Aquí entramos en Francia. A partir de allí se convierte en un sendero plano a más de 2000 metros de altura que pasa por la Portella y los Plans de Callau (Anna se hizo varias fotos) hasta llegar al refugio libre de Rojá, en los Pirineos Franceses.

www.viajeros4x4x4.com
Amanecer desde el Refugio de Rojá, a 2377 metros de altura.

Refugio de Rojá: gratis. Hay almohadas y mantas. Está a 2.377 metros de altura. Muy ventoso. El agua se consigue en un arroyo, caminando unos 15 minutos por el sendero que parte hacia el fondo del valle. Vimos una manada de unos 30 isards (un tipo de cabra salvaje), a unos cien metros más abajo.

www.viajeros4x4x4.com
Interior del Refugio libre de Rojá, las cuchetas con almohadas y mantas.

DÍA 3: Refugio de Rojá-Refugio de Marialles, 5 horas. El camino es prácticamente plano sobre los 2.200 metros de altura hasta Pla Guillem, donde hay un refugio libre en muy buen estado. Desde allí, abajo de todo, se ve el techo blanco del Refugio de Marialles, entrada espectacular al Canigó. El sendero baja suave y se convierte en un camino de tierra sin coches (bueno, casi). En Marialles también hay un refugio de pago que cuesta 17 euros la noche, donde ofrecen desayuno, almuerzo, cena y cervezas frias.

Refugio libre de Marialles: es gratis y está ubicado en un sitio mucho más espectacular que el refugio de pago. Tiene colchonetas y sitio donde cocinar con toda la leña que hay alrededor. Está separado en tres partes: una de 4 literas, otra de unas 20 y otra para el guardapaques, cuando pasa por allí. También es posible acampar durante la noche junto al camino de entrada.

www.viajeros4x4x4.com
Vista del Canigó desde el Refugio libre de Marialles, Catalunya francesa.

DÍA 4: Refugio de Marialles-Refugio de l’Alemany, todo el día. El sendero desciende hacia el Coll de Jou pasando por varias zonas de estacionamiento, volvemos a la civilización. Ojo, la entrada al sendero no se ve muy bien al cruzar la ruta de tierra. Una vez encontrado hay que seguirlo hasta el final, donde desemboca en la ruta D6, el asfalto. A pocos kilómetros está el pueblo de Py, donde puedes descargar tu basura. El pueblito es hermoso, antiguo, de casas de piedra, y con el único almacén de todo el circuito. La Epicerie tiene pocas cosas; si quieres pan francés (no el envasado) insiste un poco y es posible que te vendan alguna superbaguette del restaurante.

www.viajeros4x4x4.com
Me encanta la baguette en la mochila! Pueblo de Mentet, Francia.

Si en lugar de tomar el sendero sigues por la carretera, a diez minutos encontrarás con una granja que vende queso de cabra (cierra de 12 a 16 hs.). Estaba cerrada, era mediodía, el sol caía a plomo, e hicimos dedo hasta el Coll de Mentet, ahorrándonos unos 600 metros de desnivel. En el pequeñísimo pueblo de Mentet conseguimos queso de oveja (25 euros el kilo) en otra granja donde los domingos hacen queso fresco a demanda. El pueblito también es precioso y tiene una zona donde acampar cerca del río. Desde allí son un par de horas de ascenso hasta el Refugio de l’Alemany. Si estás por ahí a mediados de agosto, encontrarás frambuesas a mitad de camino.

Refugio de l’Alemany: gratis. Tiene agua potable delante. Cocina de leña, cacerolas y hasta serruchos para cortar troncos (si fuera necesario). Un poco más abajo hay una buena zona donde acampar.

www.viajeros4x4x4.com
Antigua calzada entre Mentet y el Refugio de l’Alemany.

DÍA 5: Refugio de l’Alemany-Refugio del Ras de Carança, 4 horas. El inicio del sendero es mortal, con una subida que va haciéndose más y más empinada. Luego avanza por una ladera donde encontramos un enorme perro pastor. Los carteles avisaban que son peligrosos, que atacan a los perros sueltos y salvajes, pero éste solo quería unos mimos, vaya grandote. Al otro lado el sendero comienza a descender a través del bosque y se vuelve tortuoso, pasa por unos pequeños llanos donde es posible acampar y, después de atravesar un par de arroyos, llega al Refugio del Ras de Carança.

Refugio del Ras de Carança: 11 euros la noche. La gente también acampa alrededor del refugio, aunque recomiendan una distancia mínima de 200 metros. Como es pequeño, también alquilan tiendas. Hay agua potable y si les pides te pueden cargar algún aparato. Acampamos unos doscientos metros arroyo abajo, junto al arroyo, en un lugar paradisíaco. Al anochecer ya estábamos rodeados.

www.viajeros4x4x4.com
La caminata junto al río Carança es espectacular!

DÍA 6: Refugio del Ras de Carança-Queralbs, todo el día. El sendero sigue constantemente el río de Carança, por lo que hay agua hasta casi el paso de vuelta a Catalunya. Un par de horas más adelante llegamos al Estany Blau o de les Truites, el mejor lugar de todo el recorrido para plantar una tienda y olvidarse del mundo. Aquello era un paraíso en medio de los Pirineos. El día estaba soleado, el agua invitaba a darse un chapuzón, las truchas provocaban ondas en el agua y en la orilla un desman, un pequeño mamífero de 10 centímetros parecido al ornitorrinco, nos miraba entre las piedras.

www.viajeros4x4x4.com
Lago Azul o de las Truchas, en la cabecera del río Carança. Quiero volver y acampar una semana!

La última subida hasta el Coll de Noucreus tiene un tramo bastante empinado que va dejando atrás varios estanques de agua potable. De allí a Núria es pura bajada. Nos tomamos un par de cervezas energéticas y seguimos hasta Queralbs, por el camino viejo.

Cuando salimos a la ruta hicimos dedo hasta Ribes (paró el tercer coche) y de vuelta a casa. Nuestras piernas estaban destrozadas después del palizón del último día, pero las sonrisas lo decían todo: a partir de ahora los viajes por el mundo no solo serían en furgo; también empezaríamos a perdernos en moto, y a pie.

DESNIVEL DEL CAMINO

www.viajeros4x4x4.com

Desnivel acumulado aproximado, tanto de subida como de bajada: 5.200 metros.

Época recomendada: de junio a septiembre

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en InstagramFacebookTwitter YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la IndependenciaPor el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlas y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic de viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.




308- Dónde dormir barato, comer barato y otras claves para moverte por Bangkok | TAILANDIA (actualizado 02-2018)

www.viajeros4x4x4.com

Esta es una guía con toda la información que necesitas para moverte por Bangkok. Te va a ser muy útil para salir del aeropuerto en transporte público, conseguir el mejor cambio, entender cómo moverte en lancha y autobús (y no depender de los taxistas y tuk-tukeros) y para encontrar un hostal bueno, bonito y barato. ¿Y si viajo en furgo? También hay buenas ideas.

Pero empecemos desde el principio. Supongamos que llegas en avión.

CÓMO VIAJAR DESDE EL AEROPUERTO A BANGKOK.

Lo primero es cambiar algo de dinero a baht tailandés. El euro suele ser cambiado a precios razonables, pero en algunas zonas del Sudeste Asiático será más sencillo y te darán una mejor cotización por los dólares. Si cambias en los aeropuertos siempre vas a salir perdiendo, por lo que te recomendamos cambiar 50 o 100 dólares máximo, sobre todo si todo si prefieres tomar un taxi.

Si llegas al aeropuerto internacional de Bangkok (Suvarnabhumi) entre las 6 de la mañana y las 12 de la noche, podrás tomar el tren hasta la ciudad (Airport Rail Link) por 45 baht (poco más de 1 dólar). Te bajas al final del recorrido, en la estación Phaya Thai, desde donde puedes tomar el bus 503 (entre 9 y 15 baht, medio dólar, sin y con aire acondicionado) que te deja en la zona del Palacio Real. De allí a Khaosan Road (si decides alojarte en ese loquero, aunque más adelante te proponemos una zona mejor, muy cerca) aún tienes unos 20 minutos caminando. En la misma estación de Phaya Thai también hay conexión directa (y sin bajar a la calle) con el Sky Train, que puede acercarte a buena parte de Bangkok.

Si tu vuelo llega más tarde de las 12 de la noche no te queda otro remedio que dormir en el aeropuerto hasta las 6 de la mañana o tomar un taxi. La bajada de bandera es de 35 baht, 1 dólar. El precio del recorrido hasta la zona de Samsen (nuestra recomendación) o Khaosan Road es entre 400 y 500 baht. A eso tienes que sumarle el suplemento de taxi desde el aeropuerto (50 baht) y los dos peajes de la autopista (150 baht). De madrugada no hay tráfico pero no van a querer llevarte por fuera de la autopista. Puedes discutir todo lo que quieras, son más tercos y pacientes que un árabe. Total por el viaje en taxi del aeropuerto al barrio viejo de Bangkok, con peajes y suplementos: un poco menos de 20 dólares.

TIP: Antes de salir del aeropuerto busca la oficina de información turística (T.A.T.), donde te darán un mapa bastante completo de Bangkok. Tiene hasta líneas de autobuses.

Nosotros llegamos pasada la medianoche y compartimos un taxi con otra pareja de viajeros hasta la zona de Samsen Road. A las 3 de la mañana y sin reserva previa de hotel, empezamos a caminar para buscar una habitación después del largo viaje de avión. Al ser temporada alta, muchos de los hostales estaban completos, otros solo tenían libre la habitación más cara, y otros nos cobraban noche completa por un par de horas. Finalmente llegamos al Nakorn Ping Hotel (tiene parking). Allí permiten hacer el check-in a partir de las 5 am, con lo que puedes pasar 1 noche y media al precio de una. La habitación doble con ventilador y baño privado la pagamos a 460 bahts (12 dólares), un poco más cara que las guest houses, pero pudimos pasar casi una noche y media al precio de una.

CUIDADO! Durante el primer día en Bangkok Pablo estuvo a punto de ser atropellado dos veces. ¿Por qué? Porque en Tailandia los vehículos circulan al revés que en nuestros países. Antes de cruzar cualquier calle, ¡mira para los dos lados!

 

DÓNDE DORMIR EN BANGKOK

La zona de Samsen Road está llena de hostales, hoteles y guesthouses, y es mucho más tranquila que Khaosan Rd. También queda cerca del río, desde donde es muy fácil moverse con el transporte fluvial.

Después de alojarnos esa noche y media en el Nakorn Ping, encontramos una habitación en la Riverline Guest House, a 300 baht la noche (10 dólares) en habitación doble con ventilador y baño privado, ducha de agua fría. No era la mejor, pero para pasar la noche es suficiente. Eso sí, las sábanas y toallas eran casi transparentes. Si pagas varias noches por adelantado puede que te hagan un 5% de descuento. No esperes una buena atención de parte del personal de las guest houses, sobre todo en Bangkok. Suelen estar hartos de tratar con extranjeros, y no suelen ser amables. La famosa sonrisa tailandesa, cuando la encuentres, estará en el interior de Tailandia.

Al lado del Riverline está el Bella Bella Guest House. Es más grande, limpio y suele estar lleno. La habitación doble con ventilador y baño privado está a 300 baht (10 dólares). En la misma zona está el Three-O Guest House, que tiene una terraza espectacular frente a un canal donde podrías pasar tardes enteras. Está frente al parque Santipraichan, cruzando un pequeño puente. Estaba siempre lleno y todas las habitaciones tienen baño compartido.

Un hostal que descubrimos por casualidad y nos gustó mucho es Yodsiam. Queda encima del Mercado de las Flores, sobre el río Chao Phraya y tiene sala de juegos, bar y biblioteca. Se ve muy nuevo, limpio y ordenado. Es muy interesante, aunque un poco caro para los trotamundos.

CURIOSIDAD: Una cosa que nos llamó la atención es encontrarnos con que los hostales son más caros si los reservas por internet que si te acercas en persona. Nos pasó un par de veces. ¿La diferencia? No es mucho dinero, un 15%, pero si empiezas a sumar…

¿Y SI VIAJO EN FURGO O 4X4? Tailandia es un país bastante seguro, así que no creo que haya problema en que te estaciones en alguna calle donde no molestes en la zona de Samsen Road, y pases un par de noches ahí. Yo lo haría. ¿Y la ducha? Seguro que lo puedes arreglar con un hostal. Sino también hay duchas a 10 baht (0.25 euros) en la estación de tren de Hualampong.

OJO! El papel higiénico es una costumbre occidental y algunos hostales no lo ofrecen. En el Sudeste Asiático tendrás una especie de pequeña ducha portátil al costado del inodoro. Se supone que es más limpio, pero… ¡guácale!

Enlace recomendado: QUÉ LLEVAR EN LA MOCHILA | GUÍA PARA VIAJAR CON POCO POR EL SUDESTE ASIÁTICO

www.viajeros4x4x4.com
Nos encantó viajar en lancha. Siempre que tengas que moverte por Bangkok, intenta hacerlo por el río Chao Phraya!

 

CÓMO MOVERTE POR BANGKOK

Nosotros somos de caminar mucho, pero los mediodías te matan. El calor puede ser insoportable, por lo que empezamos a probar todos los transportes públicos que fuimos encontrando. ¿Nuestros preferidos? Los barcos y autobuses.

En Bangkok podrás moverte en

  • Autobús: 9 baht si no tienen aire acondicionado, 13 o 15 baht si tienen aire acondicionado. Súbete y siéntate, aparecerá un cobrador o cobradora que puede no entenderte, pero no te timará en el precio. Nosotros viajamos con una tableta y la aplicación Maps.me, donde muchos nombres ya aparecen en inglés y tailandés. Normalmente con señalar el destino con el dedo es suficiente para que sepan hasta donde vas. Muchas veces te avisan cuál es tu parada sin que se lo pidas.
  • Barco por el río Chao Phraya: Fue nuestra forma principal de movernos en la ciudad. El río Chao Phraya tiene un buen servicio de barcos públicos que cuestan entre 9 y 13 bahts por persona. El barco de 9 bahts no tiene bandera. El barco de 13 bahts tiene bandera anaranjada. El barco de 40 bahts es turístico y tiene bandera azul. Puedes cruzar a la otra orilla del río en barcos que cobran entre 3 y 5 bahts por persona. La parada más cercana a Samsen Road es la N.13 (embarcadero de Phra Arthit) y está cerca del Fuerte Phra Sumen.
  • Barco por el canal Saen Saep: cuesta entre 11 y 20 bahts, depende de lo lejos que vayas y pasa por el famoso centro comercial MBK (ver más adelante).
  • Taxi: repetimos, tienen taxímetro, y no se te ocurra subirte si no lo ponen en marcha. Si son 4 pasajeros, no es caro.
  • Tuk tuk: todo el mundo sueña con subirse y viajar en tuk tuk. Nosotros lo odiamos porque siempre quieren que pagues 3 o 4 veces el precio local. Les da igual que discutas, siempre habrá un turista con 15 días de vacaciones que les pagará lo que pidan. Lo tomamos solo una vez, y a la una de la madrugada para volver del Barrio Chino. Si eres de los que no quieren pagar de más, haz como nosotros: búscate otro medio de transporte.
  • Skytrain: el precio es proporcional a tu recorrido, cuántas más estaciones es más caro. Vale la pena tomarlo para ir al mercado de Chatuchak durante el fin de semana. Tienen tarjeta de abono, pero solo vale la pena si vas a quedarte mucho tiempo en Bangkok.
  • Metro (MRT): no lo tomamos nunca, pero existe.
  • Moto taxi: una y hasta dos personas subidas detrás del conductor de la moto. La sensación debe ser tipo montaña rusa.
  • Scooter: puedes alquilar scooters por el tiempo que quieras (días, semanas o mes), a partir de 200 bahts (6 dólares) por día.
  • Bicicletas: también se alquilan bicicletas, a partir de 50 bahts por día.

 

Enlace recomendado: ¿POCOS DÍAS EN BANGKOK? LO QUE NO TE PUEDES PERDER | TAILANDIA

 

DÓNDE CAMBIAR DINERO

El mejor cambio que encontramos fue en el pequeño centro comercial Maharaj, Pier 1, junto al río Chao Phraya, en una agencia llamada Super Rich Thailand Exchange (a 31,40 el usd, el 30 de enero 2018). En los bancos cerca de la Universidad de Tammasat también te van a cambiar cualquier moneda, pero el cambio es menos favorable.

El cambio será siempre mejor si llevas billetes de 50 y 100 dólares. Te darán un poco menos por billetes de 10 y 20 dólares y todavía un poco menos por billetes de 1 y 5 dólares. Si llevas Traveller Cheques el tipo de cambio es mejor que con dinero en efectivo.

No te olvides el pasaporte si quieres cambiar dinero. En algunas casas de cambio también aceptan algún otro documento para cambiar dinero (DNI o carnet de conducir), pero mejor no arriesgarse.

En la estación National Stadium del SkyTrain (sí, en los pasillos de la estación), junto al MBK, hay 2 casas de cambio, que también tienen buen precio.

También puedes sacar dinero con tu tarjeta de crédito. Nosotros preferimos usar la tarjeta VISA, que aplica un tipo de cambio más ajustado que otras tarjetas. Ten en cuenta que tu banco te cobrará una comisión y que el banco local te cobrará otra por el uso del cajero, por lo que si vas a usar tu tarjeta para sacar dinero, saca por lo menos el equivalente a unos 200 o 300 dólares.

 

DÓNDE COMER

Si quieres comer barato, puedes ir probando distintos platos en los cientos de carritos de comida que hay en la calle. Suelen estar limpios y es como una lotería: todos saben cocinar algo, por lo que a veces encuentras un puesto en la calle donde comer platos buenísimos por 40 bahts (un dólar) o entras en un sitio con mesas, un poco más caro, y te quedas con cara de ‘¿para comer esto pago un poco más?’. Por eso, si encuentras un lugar que te guste, repite cada día pidiendo distintos platos.

A partir de aquí todo depende de lo delicado que pueda ser tu estómago. Pablo llegó a probar las cucarachas de agua y los gusanos de seda, pero no se decidió a comer pescado. Solo hay que acercarse a la orilla y ver todo lo que pasa flotando por el río.

Nosotros nos llevamos una buena sorpresa en el comedor de la Universidad Thammasat, en pleno centro antiguo. Los platos estaban ricos, todo estaba limpio, era barato y tenías mesas. ¿Por qué? Los estudiantes tienen que comer bien, por lo menos en el comedor de la Universidad. Si necesitas hacer fotocopias, estás de suerte. Al lado del comedor universitario está la copistería. 1 fotocopia, 1 baht.

Cerca de la universidad y junto al río hay un mercado de amuletos, Tha Phra Chan, donde hay restaurantes que abren solamente de día, con la mesa casi sobre el mismo río. Son muy sencillos y cuestan casi lo mismo que las paradas de la calle. Es una opción económica para comer con unas buenas vistas sobre el río Chao Phraya y hasta para ver la puesta de sol tras a uno de los templos más vistosos de Bangkok: Wat Arun.

Si quieres comer bien y barato te recomendamos ir al Mercado Flotante de Talingchan. Tomas el bus 79, que sale desde el puente Phra Pinklao, al otro lado del río de la zona de Samsen Road. Puedes cruzar el puente caminando o tomar un ferry por 5 baht.

TIP: EL AGUA. Durante todo el mes que estuvimos en Tailandia solo compramos agua embotellada una vez, y fue en el norte del país. Casi cada cuadra tiene una máquina purificadora de agua que vende 1 litro por 1 baht (los negocios venden las botellas de agua de medio litro por 10 baht). Haz números. O sea, llévate tu botella preferida de uno o dos litros, o una camel bag, y rellénala de agua purificada.

TIP: EL ALCOHOL. Nosotros estamos malacostumbrados a las cervezas artesanales de Estados Unidos, buenas, bonitas y baratas, por lo que las cervezas tailandesas nos parecen casi refrescos. La Chang nos da dolor de cabeza, aunque compartamos una botella grande. Curiosamente, la Singha nunca nos dio dolor de cabeza.
En Tailandia también producen otros alcoholes más fuertes, como whiskies y rones locales que dejan bastante que desear. En Kanchanaburi nos encontramos con carteles que invitaban a emborracharte con tragos que costaban 10 baht (25 centavos de dólar). Pablo es valiente, pero no suicida.

 

Enlace recomendado: CINCO COSAS QUE DEBES SABER ANTES DE VIAJAR A MYANMAR

•••••

Consigue los libros de Pablo con las historias de más de 15 años viviendo en la ruta, en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

 

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. ¿Por qué? Porque se mete por todos lados y porque ¡creemos que es capaz de sobrevivir a una bomba atómica! Desde entonces ya recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en el norte de Alaska y Canadá. Desde el año 2007 compartimos datos e historias en el blog (o la web) de La Vuelta al Mundo en 10 Años, en www.viajeros4x4x4.com. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (Anna se los lee 20 veces antes de publicarlos), El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África, y uno en inglés: The Book of Independence y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlar y conferencias.

Han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.




235- TODO GRATIS | Qué hacer en La Habana sin gastar un centavo

Gratis, en serio? Pues sí, en La Habana hay muchas cosas para hacer sin gastar un centavo. Porque La Habana es un Raval Barcelonés de 1950, un Lavapies castizo y descascarado que se va desvaneciendo poco a poco. Una Barceloneta que sirve cafés con leche callejeros a 15 céntimos de euro. Un Barrio de la Boca en blanco y negro que vende sánguches de huevo frito seco a 2 pesos argentinos, con vasos de licuado de trigo que tienen el sabor de los puertos de Perú.

En La Habana están todos los barrios que perdimos con el tiempo. Y no solo eso: La Habana está llena de museos y actividades gratuitas o casi gratuitas, ideal para aquellos viajeros que saben que cada billete ahorrado significa un día más de libertad, un día más de ruta.

Que les sirva.

 

QUÉ HACER (GRATIS O CASI GRATIS) EN LA HABANA

La Habana está llena de pequeños museos con entrada gratuita muy interesantes, de talleres y ateliers abiertos de pintores de brocha fina y gruesa, de músicos y murgas espontáneas que animan las calles de una ciudad que por momentos parece convertirse en un parque temático. La mejor recomendación que puedo darte es que te pierdas, que te dejes llevar por los callejones y la curiosidad. La Habana es una ciudad segura.

– Empieza disfrutando de la calle. Es un museo viviente de coches de los años 50 del siglo pasado. Gratis.

El Callejón de Hamel, cerca del Hotel Nacional: un callejón donde todos los domingos a las 12 comienza una sesión de tambores y baile afrocubano. Es estrecho y concurrido, si quieres encontrar un buen sitio para ver hay que ir temprano. Gratis.

– El Taller de los Trenes Antiguos: es un terreno a cielo abierto que queda sobre la calle Dragones, detrás del Capitolio y a 50 metros de la puerta de entrada al Barrio Chino. Está lleno de locomotoras antiguas en proceso de restauración. Gratis.

– Museo del Chocolate: un vicio. Espeso, tradicional o picante, la taza vale solo medio dólar. Recomendamos ir con los churros que venden en la calle, a cincuenta metros, también cuesta medio dólar el paquete.

– Museo de los Bomberos y Museo de las Armas, Calle Mercaderes: están a menos de 30 metros uno del otro, interesantes y gratis.

– Museo de Arqueología, en la calle Tacón 12, entre O’Reilly y Empedrado. ¡Tienen botellas antiguas como las que colecciono! Gratis.

– Farmacias Históricas: hay dos en la calle Obispo (Farmacia Johnson y Farmacia Sarrá)y la mayor, la más impresionante, enorme, en la esquina de la calle Brasil con Compostela (Farmacia La Reunión). Gratis.

– El Backstage de La Bodeguita del Medio: entras a tomarte una cerveza o mejor, te compras una petaca de ron y te sientas en la calle a escuchar música.

 Flamenco del bueno en El Mesón de la Flota. Su eslogan es ‘A 4.000 millas náuticas de la partida’. Baile, canto, guitarra y cajón al mediodía y por la noche. Si vas con el presupuesto ajustado y no puedes pagar una cerveza, lo ves desde afuera.

– Ir a escuchar música a alguna Peña durante la semana, en los barrios: en algunas hay que pagar entrada y en otras no. La gente se reúne allí para cantar y tocar música espontáneamente.

 Caminar el Malecón Tradicional de punta a punta, con un paquete de platanitos fritos en la mano. Gratis.

– Buscar huellas de Santería a los pies de los árboles y palmeras de los parques públicos: cabezas de gallos, ajos, bananitas, berenjenas…

– Los más morbosos pueden ir al Cementerio de Colón a buscar huesos junto a las tumbas abiertas. Nosotros encontramos, entre otras cosas, una dentadura postiza. ¡OJO! A los extranjeros les cobran 5 dólares/CUC, pero si llegas cuando hay mucha gente en la entrada y pasas caminando como si fueras del barrio, nadie te detiene.

– Ir a la Plaza de la Revolución a ver los retratos gigantescos del Che Guevara y el nuevo, de Camilo Cienfuegos, frente a la torre de aspecto oriental dedicada a José Martí. Gratis.

– Ir a la Heladería Coppelia (bolas de helado a 0,04 centavos de dólar) (Sí, no es un error de tipeo), para sentir en carne propia el absurdo de la superorganización desorganizada. Tómate el maltrato de buena parte de los que sirven helado como una señal de hartazgo por cobrar… 10 dólares por mes.

– Detente a escuchar a los músicos callejeros. Hay muchos que son sorprendentemente buenos, y solo es necesario dejar una propina.

– Probamos mojitos en un par de lugares supuestamente buenos (entre ellos, en La Bodeguita del Medio) y no lo encontramos. El mejor mojito de Cuba estaba en la ciudad de Cienfuegos y costaba un dólar (Ver Receta del mejor mojito de Cuba)

– ¿Tienes sed? Busca en los barrios que rodean el centro (nosotros andábamos siempre por la zona de la avenida Zanja) y no dudes en tomar alguno de los tantos jugos naturales que se venden a través de puertas y ventanas por solo 10 centavos de dólar. Son riquísimos.

– En la Casa de los Árabes (calle Oficios) hay una pareja de pavos reales sueltos y una pequeña mezquita en el piso de arriba. Gratis.

– En la Casa de Bolívar (calle Oficios) hay un par de guacamayos en una jaula gigante y abierta, que puedes alimentar con la mano. Gratis.

– En la Casa de Guayasamín (calle Obra Pía entre Oficios y Mercaderes) hay algunas litografías del pintor ecuatoriano. Vale la pena visitar la casa. Gratis.

COSAS QUE NO HICIMOS EN LA HABANA

– Aprender a bailar salsa.

– Visitar el Museo de Coches Antiguos en la calle de los Oficios

– Visitar la Casa-Museo del Che (6 CUC, que equivalen a 6 dólares).

– Presenciar el Cañonazo: durante el cambio de guardia en el fuerte en La Habana del Este se da el Cañonazo, un disparo de cañón entre uniformes de época. Cuesta 8 CUC (8 dólares) y ocurre cada día a las 9 de la noche.

Caminando por las calles de La Habana Vieja

Desfile de coches antiguos, un día cualquiera, por una avenida de La Habana

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en InstagramFacebookTwitter YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. ¿Por qué? Porque se mete por todos lados y porque es capaz de sobrevivir a una bomba atómica. Desde aquel momento recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en el norte de Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2015 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias en el blog (o la web) de La Vuelta al Mundo en 10 Años, en www.viajeros4x4x4.com. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la IndependenciaPor el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe regularmente artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlar y conferencias.

Han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.




111- Qué se siente cuando vives un terremoto | PERÚ

La Vuelta al Mundo en 10 Años - www.viajeros4x4x4.com

A las siete y quince de la mañana un murmullo largo sacude la cama arrancando un rugido de las paredes. Un rugido suave, pero bien bronco.

– Anna, quédate quieta.

El sonido es exactamente el mismo que retumba dentro de un túnel mientras pasa sobre tu cabeza un tren interminable, cada vez más pesado, cada vez más intenso. Brrrrrrrrrrrrrrrrmmmmmmmmmm.

Un terremoto es algo extraordinario. La confusión es auténtica, la película de tu vida se enganchó en la máquina y el viejito que vigila los proyectores se quedó dormido.

– ¡Todos al patio! ¡Todos al patio! –comienza a gritar la abuela Raquel. –¡Ay madrecita mía de mi vida! ¡Dios santo! ¡Que acabe rápido por favor mamita!

Su voz nerviosa recuerda las historias entrecortadas en alguna sobremesa. Paredes caídas, grietas en el asfalto, fuego, gente desnuda en la calle, sangre, el pudor ya no es importante.

Diez, o veinte, o treinta segundos más tarde, cuando la tierra se calma, una mano con Parkinson enciende el televisor. Ya interrumpieron todos los programas.

Un terremoto es algo escalofriante. El suelo tiembla en shocks planetarios, sacudidas que levantan cemento, asfalto, farolas y edificios. Los gorriones pierden los nidos y la gente sus casas. No es broma. El sacudón que provocó el tsunami asiático de fines de 2004 hizo que algunas islas se movieran de sitio.

Recuerdo la primera vez, año 2003. Cenábamos en nuestro apartamento alquilado en Santiago de Chile, un noveno piso, y la silla comenzó a caminar. Mi pequeña colección de botellas de los años cincuenta parecían clin clin clin clin clin campanas. Apoyé el tenedor en la mesa e intenté asimilar la vibración. Era algo sobrenatural.

– ¿Sientes esto? –preguntó Anna.

El edificio era Godzilla y nosotros estábamos en su estómago.

Recuerdo la emoción inconsciente, esto se mueve, esto es nuevo, esto es incontrolable esto es un fenómeno. La introducción al Apocalipsis, capítulo 1.

Durante un terremoto cada uno enseña sus cicatrices, las visibles y las invisibles. En la calle suena un coro de alarmas de automóviles. Los bomberos saltan a sus camiones y la gente sale a las calles. Algunos lloran. Otros se quedan en blanco. El miedo a las réplicas provoca otro temblor, esta vez en las piernas.

Queda la inestabilidad. Es la vida desnuda, desequilibrada, original, pendenciera, nada está asegurado. Todo puede derrumbarse en un momento de inquietud. El corazón continúa latiendo, pero las pulsaciones pasan las cien, el baterista se ha vuelto loco.

Años más tarde, en Lima, y con la presencia fresca del desastre de Pisco, el suelo vuelve a temblar. La primera vez fue a la una de la madrugada, durante un asado. La silla sólo se movió unos centímetros durante un par de segundos y ayudó a que la cena se acomodara en el estómago. Fue simple, rum rum, ya está. La segunda sacudida fue distinta.

Hay más historias sobre terremotos en:

Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa