320- PIRINEOS | Ruta a pie de 6 días por el circuito de los Refugis del Torb

www.viajeros4x4x4.com

Después de 16 años dando vueltas como nómadas incansables en una furgo 4×4, era necesario cambiar. Seguir con La Cucaracha, nuestra casa con ruedas, pero abriendo la puerta a otras maneras de viajar. ¡Hay tantas aventuras distintas esperando cuando el dedo se pierde en un mapa!

Por eso a principios de 2016 volamos al Sudeste Asiático. No solo necesitábamos cambiar de cultura después de tanto tiempo por el continente americano. También queríamos comprar un par de motos vietnamitas para experimentar con un vehículo nuevo. Aclaro: apenas habíamos manejado motos en nuestra vida, y la última vez que me había montado en una pequeña bestia de dos ruedas había terminado con dos costillas rotas. Después de haberlo vivido, comprar esas dos cafeteras fue una de las mejores decisiones de los últimos años.

Otra de nuestras cuentas pendientes eran los viajes a pie. ¿Seríamos capaces de retomar la austera vida de mochila para perdernos por lugares espectaculares, después de la comodidad de viajar en una furgoneta? ¿Aguantaríamos las largas caminatas subiendo y bajando montañas con una fracción de lo que llevamos en la furgo?

www.viajeros4x4x4.com
Puerta del refugio de Marialles, Francia

Hace unas semanas, revolviendo entre revistas y papeles de viaje, me reencontré con el folleto de la travesía de los Refugis del Torb, una ruta de 79 kilómetros por el corazón de los Pirineos Orientales. Un sendero que empieza en Núria, Catalunya (hasta donde puedes llegar en una combinación de tren regional y tren cremallera), a 1967 metros de altura, cruza hacia Francia y vuelve a Núria por otro puerto de montaña 5 días más tarde.

www.viajeros4x4x4.com

El sendero se podía hacer sin tienda, ya que hay refugios a lo largo del camino que no solo proveen el colchón y la manta (entre 11 y 17 euros por persona), sino también desayuno, almuerzo y cena. Pero nosotros buscábamos caminar con tienda y sacos de dormir, tenemos la costumbre de cambiar los planes, y no queríamos renunciar a algún valle espectacular por no estar preparados.

Buscamos el filtro de agua Sawyer con membrana de 0.1 micrones que llevamos al Sudeste Asiático, rescatamos del olvido a nuestra vieja y pequeña hornalla Foco y un par de sacos de dormir de hasta 5º Celsius que en algún momento no fue suficiente. Pantalones desmontables, un par de camisetas, un par de abrigos ExOfficio que se convierten en almohada y comida para seis días.

•••••

ENLACE RELACIONADO:

QUÉ LLEVAR EN LA MOCHILA | GUÍA PARA VIAJAR CON POCO POR EL SUDESTE ASIÁTICO.

•••••

Actualicé los mapas de Maps.me que iba a utilizar en la tableta, me descargué los mapas topográficos de los Pirineos de Wikilok, y compramos el mapa que la Editorial Alpina publicó sobre los Refugis del Torb. Busqué un Power Bank de 8.800 mAh en El Corte Inglés (que ya devolví porque fue insuficiente) y, justo antes de partir, cambiamos el punto de inicio: el tren cremallera a Núria costaba 15 euros por trayecto. “Mejor empecemos desde La Farga, debajo de Queralbs, por la Garganta del Río Freser. Tendremos que subir unos 800 metros extra, pero prefiero gastarme esos 30 euros en queso francés. ¿Te parece?”

www.viajeros4x4x4.com
Pasarela para cruzar el río Freser, antes de encarar la última subida a Coma de Vaca.

EMPIEZA LA CAMINATA

DÍA 1: La Farga-Refugio Coma de Vaca, 4,5 horas. Fue fácil hacer dedo al mediodía desde Ribes de Freser, donde nos dejó el tren regional, hasta La Farga. Se detuvo el primer vehículo que apareció. La idea original era acampar más arriba del Refugio de Coma de Vaca, pero a mitad de camino nos sorprendió una tormenta de agua y granizo. El sendero está muy bien marcado, aunque en las últimas dos horas de caminata es imposible hacer acampada libre por la pendiente y las rocas. Allí solo era posible acampar con hamaca. Iba a ser miserable buscar un sitio donde plantar la tienda en terreno empapado de agua, así que tras 5 horas subiendo por la garganta del río Freser decidimos probar suerte en el refugio.

Refugio Coma de Vaca: 16.5 euros por persona. Hay electricidad. Ducha 2.5 euros. *****

www.viajeros4x4x4.com
Cuesta helada hacia el Coll de la Marrana, tras la granizada del día anterior.

DÍA 2: Refugio Coma de Vaca-Refugio de Rojá, 7 horas. Ascenso lento por la Coma de Fresers hasta el Coll de la Marrana, donde el camino se nos perdió bajo el granizo caído el día anterior. Subimos abriéndonos paso sobre la pendiente de hielo. Hay agua potable en el Refugio de Ulldeter y puedes tirar basura en las instalaciones de la pista de esquí Vallter 2000. Antes de llegar al Paso de la Portella de Mentet, el camino gira a la derecha y sigue subiendo hasta alcanzar los Plans de Coma Ermada. Aquí entramos en Francia. A partir de allí se convierte en un sendero plano a más de 2000 metros de altura que pasa por la Portella y los Plans de Callau (Anna se hizo varias fotos) hasta llegar al refugio libre de Rojá, en los Pirineos Franceses.

www.viajeros4x4x4.com
Amanecer desde el Refugio de Rojá, a 2377 metros de altura.

Refugio de Rojá: gratis. Hay almohadas y mantas. Está a 2.377 metros de altura. Muy ventoso. El agua se consigue en un arroyo, caminando unos 15 minutos por el sendero que parte hacia el fondo del valle. Vimos una manada de unos 30 isards (un tipo de cabra salvaje), a unos cien metros más abajo.

www.viajeros4x4x4.com
Interior del Refugio libre de Rojá, las cuchetas con almohadas y mantas.

DÍA 3: Refugio de Rojá-Refugio de Marialles, 5 horas. El camino es prácticamente plano sobre los 2.200 metros de altura hasta Pla Guillem, donde hay un refugio libre en muy buen estado. Desde allí, abajo de todo, se ve el techo blanco del Refugio de Marialles, entrada espectacular al Canigó. El sendero baja suave y se convierte en un camino de tierra sin coches (bueno, casi). En Marialles también hay un refugio de pago que cuesta 17 euros la noche, donde ofrecen desayuno, almuerzo, cena y cervezas frias.

Refugio libre de Marialles: es gratis y está ubicado en un sitio mucho más espectacular que el refugio de pago. Tiene colchonetas y sitio donde cocinar con toda la leña que hay alrededor. Está separado en tres partes: una de 4 literas, otra de unas 20 y otra para el guardapaques, cuando pasa por allí. También es posible acampar durante la noche junto al camino de entrada.

www.viajeros4x4x4.com
Vista del Canigó desde el Refugio libre de Marialles, Catalunya francesa.

DÍA 4: Refugio de Marialles-Refugio de l’Alemany, todo el día. El sendero desciende hacia el Coll de Jou pasando por varias zonas de estacionamiento, volvemos a la civilización. Ojo, la entrada al sendero no se ve muy bien al cruzar la ruta de tierra. Una vez encontrado hay que seguirlo hasta el final, donde desemboca en la ruta D6, el asfalto. A pocos kilómetros está el pueblo de Py, donde puedes descargar tu basura. El pueblito es hermoso, antiguo, de casas de piedra, y con el único almacén de todo el circuito. La Epicerie tiene pocas cosas; si quieres pan francés (no el envasado) insiste un poco y es posible que te vendan alguna superbaguette del restaurante.

www.viajeros4x4x4.com
Me encanta la baguette en la mochila! Pueblo de Mentet, Francia.

Si en lugar de tomar el sendero sigues por la carretera, a diez minutos encontrarás con una granja que vende queso de cabra (cierra de 12 a 16 hs.). Estaba cerrada, era mediodía, el sol caía a plomo, e hicimos dedo hasta el Coll de Mentet, ahorrándonos unos 600 metros de desnivel. En el pequeñísimo pueblo de Mentet conseguimos queso de oveja (25 euros el kilo) en otra granja donde los domingos hacen queso fresco a demanda. El pueblito también es precioso y tiene una zona donde acampar cerca del río. Desde allí son un par de horas de ascenso hasta el Refugio de l’Alemany. Si estás por ahí a mediados de agosto, encontrarás frambuesas a mitad de camino.

Refugio de l’Alemany: gratis. Tiene agua potable delante. Cocina de leña, cacerolas y hasta serruchos para cortar troncos (si fuera necesario). Un poco más abajo hay una buena zona donde acampar.

www.viajeros4x4x4.com
Antigua calzada entre Mentet y el Refugio de l’Alemany.

DÍA 5: Refugio de l’Alemany-Refugio del Ras de Carança, 4 horas. El inicio del sendero es mortal, con una subida que va haciéndose más y más empinada. Luego avanza por una ladera donde encontramos un enorme perro pastor. Los carteles avisaban que son peligrosos, que atacan a los perros sueltos y salvajes, pero éste solo quería unos mimos, vaya grandote. Al otro lado el sendero comienza a descender a través del bosque y se vuelve tortuoso, pasa por unos pequeños llanos donde es posible acampar y, después de atravesar un par de arroyos, llega al Refugio del Ras de Carança.

Refugio del Ras de Carança: 11 euros la noche. La gente también acampa alrededor del refugio, aunque recomiendan una distancia mínima de 200 metros. Como es pequeño, también alquilan tiendas. Hay agua potable y si les pides te pueden cargar algún aparato. Acampamos unos doscientos metros arroyo abajo, junto al arroyo, en un lugar paradisíaco. Al anochecer ya estábamos rodeados.

www.viajeros4x4x4.com
La caminata junto al río Carança es espectacular!

DÍA 6: Refugio del Ras de Carança-Queralbs, todo el día. El sendero sigue constantemente el río de Carança, por lo que hay agua hasta casi el paso de vuelta a Catalunya. Un par de horas más adelante llegamos al Estany Blau o de les Truites, el mejor lugar de todo el recorrido para plantar una tienda y olvidarse del mundo. Aquello era un paraíso en medio de los Pirineos. El día estaba soleado, el agua invitaba a darse un chapuzón, las truchas provocaban ondas en el agua y en la orilla un desman, un pequeño mamífero de 10 centímetros parecido al ornitorrinco, nos miraba entre las piedras.

www.viajeros4x4x4.com
Lago Azul o de las Truchas, en la cabecera del río Carança. Quiero volver y acampar una semana!

La última subida hasta el Coll de Noucreus tiene un tramo bastante empinado que va dejando atrás varios estanques de agua potable. De allí a Núria es pura bajada. Nos tomamos un par de cervezas energéticas y seguimos hasta Queralbs, por el camino viejo.

Cuando salimos a la ruta hicimos dedo hasta Ribes (paró el tercer coche) y de vuelta a casa. Nuestras piernas estaban destrozadas después del palizón del último día, pero las sonrisas lo decían todo: a partir de ahora los viajes por el mundo no solo serían en furgo; también empezaríamos a perdernos en moto, y a pie.

DESNIVEL DEL CAMINO

www.viajeros4x4x4.com

Desnivel acumulado aproximado, tanto de subida como de bajada: 5.200 metros.

Época recomendada: de junio a septiembre

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en InstagramFacebookTwitter YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la IndependenciaPor el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlas y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic de viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.




Guía de Hostales en Surinam

www.viajeros4x4x4.com

– Mi caaasa… mi caaasa…

El pequeño hombrecito con cabeza de tortuga señala hacia el cielo. Su dedo tiembla y se ilumina recordando el sitio cálido que dejó atrás para emprender un viaje. Su hogar entre las estrellas. Apuesto fuerte a que será un sitio bastante raro.

No es gallego, pero en la película el hombrecito tiene morriña. Apenas articula palabras, es otro extranjero incomunicado. Abre un poco más los ojos asombrados, desmesuradamente grandes (y, que raro, humanos), e inclina la cabeza en un gesto de ternura calculado. Eso siempre hace suspirar a las madres.

A las madres, que también suspiran por sus niños. A los niños, que son los que piden el muñeco del pequeño extraterrestre con cabeza de tortuga. A Spielberg, que recuerda cómo engordó su cuenta corriente haciendo muñequitos de un tipo feo y escuálido con cabeza de tortuga que extraña su casa.

¿Marco Polo? No. Tampoco es Livingstone o Shackleton. El viajero más grande de todos los tiempos es ET.

Entre nosotros hay muchos que queremos emular a ET. Nos subimos a nuestras naves, viejas Volkswagen camper, Mitsubishis L300, autobuses transformados, sufridos cuatros por cuatro, viejos cascajos interestelares, y partimos en viajes que pueden terminar en cualquier lado.

En planetas desconocidos que giran a pocos kilómetros de casa.

En agujeros negros de dónde ya no sabemos cómo volver.

En el camino puedes dormir en estaciones de servicio luminosas, puestos de peaje estratégicamente levantados en medio de la nada, playas saladas, parques públicos, iglesias cerradas y canteras abandonadas. Y hasta en hostales.

Esta es una lista de hostales en donde nos hemos detenido. Algunos son albergues transitorios de dueños gordos y empleados mal pagados que refunfuñan. De señoras de la limpieza que visten como si acabaran de cambiar de profesión.

La mayoría despiden una energía asombrosa.

Unos cuantos tienen habitaciones de estilo cutrelux, con baño privado, televisión por cable, tabiques delgados, manchas antiguas en las paredes y colchones forrados. A veces en tela gruesa y absorbente. A veces en su funda original de plástico. Lo más común, en un forro lavable y deslizante de cuero falso.

A veces es difícil encontrar un hostal confiable donde aparcar si estás de viaje. Aquí hay una lista de sitios en donde hemos parado. Casi todos tienen un aparcamiento donde dejar tu coche, furgo, autocaravana, 4×4, moto, camioneta o caballo.

Que les sirva.

Paramaribo, Lambada Hotel: Es el clásico y viejo puticlub barato donde caes cuando llegas tarde y no conoces la ciudad. Las habitaciones cuestan 60 RSD, unos 20 dólares (eso es barato en Surinam), y las chicas-viejas que atienden hacen lo que pueden por caer simpáticas, pero nunca alcanza. Las habitaciones traen baño privado con ducha de agua fría, una tele vieja que sólo emite en holandés y mosquitos que cuchichean junto a tu oído por la noche. Tiene un ventilador en el techo. Las paredes están sucias… Queda en la calle Keizerstrasse 162-164. 

Paramaribo, Golden Palms Inn: A la mañana siguiente decidimos buscar otro sitio, aunque nos saliera más caro. Y llegamos a otro puticlub, más caro. Este tiene un gran aparcamiento, queda a 100 metros del Palmentium (el parque de Palmeras del centro antiguo de la ciudad) y sus habitaciones dobles tienen baño privado, televisión en holandés, aire acondicionado y carteles que solicitan tirar los condones usados en el cesto de basura. No es muy alentador. Sus mosquitos son resistentes al frío y, lo peor, colchones con olor a humedad… ajjjjj!!! Cuesta 25 dólares la noche.

Paramaribo, Scorpions Hotel: El último día volvimos a intentarlo. Y esta vez acertamos. Caímos en un puticlub familiar, decente, limpio y amistoso. Nos dieron una enorme habitación antigua, con ventilador y ducha privada. Las sábanas estaban limpias y no sólo eso, olían a limpio. La única curiosidad eran unas manchas de humedad en el techo, similares a las apariciones satánicas o divinas de Vélez, en España. En este caso, una mujer gorda en la postura del loto con una cabeza deforme que le sale de entre las piernas. No habíamos bebido nada. La habitación cuesta unos 11 dólares y Mike, el encargado, es un negro simpático. Queda en MahonyLaan 51, y el teléfono es (597) 8762 999.

 Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa




69- Lugares para conocer antes de morir: Catarata Kaieteur, Guyana

Kaieteur enorme, brutal. Guyana

(viene de Caminando por la selva de Guyana)

Desde lejos Kaieteur no impresiona. Parece una catarata más, una catarata clásica, de esas de postal, de las que hay en todos los países. De esas. Más de lo mismo, agua que cae de arriba para abajo. Más locales que hablan de su catarata con orgullo, como si fuera la única del mundo.

Pero a medida que caminas sucede algo extraño: no llegas nunca. Te acercas pero no alcanzas la orilla, caminas pero el salto continúa agrandándose, haciéndote sentir cada vez más pequeño. Avanzas, esquivas los brazos verdes de una bromelia, una planta gigante con nombre de tía antigua, una superviviente de la megalomanía biológica. Tentáculos largos, bigotes. Allí delante encuentras un espacio vacío, te asomas al abismo e inmediatamente das un paso atrás: los árboles del fondo parecen repollos enanos.

Entonces algo te paraliza sobre una piedra que se estira desafiando la ley de gravedad. Estás en medio de la selva, sobre el mirador del Tarzán de Johnny Weismuller. Parpadeas, te has convertido en una hormiga. Una pequeña garrapata entre las grietas de la piedra más vieja del mundo.

p10908165

p1090821a3

p1090821b5

Dicho de otra manera: al lado de Kaieteur, eres insignificante.

El agua, mucha agua, demasiada agua, pierde el equilibrio junto a tus pies y cae 226 metros hasta reventar contra las rocas escondidas del abismo. Doscientos veintiséis metros. Allí hay una explosión permanente, un big bang de agua pulverizada despedida a la velocidad dolorosa de la confusión. Estás allí, existe, pero todavía necesitas que alguien te patee el culo para asegurarte que esto no es un sueño. Que estás despierto.

Arriba, ranas doradas que viven en un estanque natural dentro de la misma bromelia. Y gallitos de las rocas, rojos como chavistas venezolanos, como neocomunistas melancólicos entre las ramas de un mundo verde.

Abajo, al fondo de la grieta, un enorme arco iris se levanta en el aire para saltar las orillas con los colores más hippies de la naturaleza. Y en el medio estás tú, sentado en la orilla del mundo, con los pies colgando que se balancean con el viento.

El espectáculo es hipnótico, un circo natural que te llama, que te ata una cuerda invisible en las tripas y te pide que saltes, con la certeza que el vapor detendrá la inercia y podrás volar. Acompañar a los pájaros que se lanzan en un vuelo kamikaze, suicida, perpendicular, hacia una caída vertiginosa siguiendo la corriente del agua.

Y a mitad de camino las aves vuelven a sorprender, a quebrarse en un nuevo ángulo recto y a sumergirse en el hueco oscuro que aguarda detrás de la catarata. Sí, la misma catarata desbordante de taninos que continúa cayendo, para volver a acumularse, extenuada y llena de moretones, toda negra y encauzada, en el fondo del valle. Allí, a doscientos veintiséis metros.

De todas las grandes cataratas del mundo, Iguazú, Victoria, Niágara y Nilo Azul, Kaieteur es la gran desconocida. La única en donde puedes permanecer en la más absoluta soledad durante varios días. Sin ruidosos grupos turísticos. Sin puestos de Coca Cola. Sin souvenirs de plástico. Solos en la naturaleza, como debió ser en el principio de todo.

No hay ruta para llegar a Kaieteur. Sólo puedes acercarte caminando en un trekking a través de la selva (4 días), en bote con motor desde Pamela Landing (1 día), o en avión (1 hora). Los precios para este viaje espectacular los podrás encontrar en www.rftours.com

Gracias a Frank Haralsingh, de la Guyana Tourism Authority, que nos dió todas las facilidades para recorrer el país menos conocido de Sudamérica, y a Frank Singh, director de Rainforest Tours, que nos invitó a uno de los tours más espectaculares del continente: un trekking de varios días a través de la selva de Guyana hasta la desconocida catarata Kaieteur. Inolvidable.

Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa




20- A Machu Picchu por la puerta trasera

Viajeros 4x4x4 - 15 años en la ruta

La ciudad arqueológica inca de Machu Picchu siempre fue conocida por los campesinos que vivían en la zona. Pero para los ojos del resto del mundo, estuvieron perdidos y olvidados durante cuatrocientos años en la cima casi inaccesible de una montaña.

Exactamente, hasta el 14 de julio de 1911, cuando Hiram Bingham llegó hasta la ciudadela guiado por un arrendatario de tierras llamado Melchor Arteaga y por un sargento de la policía apellidado Carrasco. Allí vivían dos familias de campesinos, los Recharte y los Álvarez, que usaban los andenes de las ruinas como terrazas de cultivos y recogían el agua de un canal de irrigación original que traía agua de un manantial.

El gran mérito de Bingham fue darse cuenta de la importancia del sitio al que le habían llevado. Machu Picchu.

Tercera maravilla del mundo durante las votaciones de 2007, es inevitable plantear un viaje para conocer una ciudad cuyas piedras están unidas sin cemento ni mortero. Es turístico, sí, pero también es algo que todo ser humano debería tener el derecho de contemplar, como Petra en Jordania o la Gran Muralla en China. La mejor época es entre mayo y septiembre, aunque en junio, julio y agosto encontrarás demasiados turistas.

No todos los que llegan hasta Machu Picchu tienen los días contados y dinero para gastar. Por eso, aquí van unos datos interesantes con rutas alternativas para todo tipo de bolsillo.

DATOS BÁSICOS: Si tienes dinero y poco tiempo o si simplemente tienes dinero, el tren desde Cusco que tarda cuatro horas a Aguas Calientes, cuesta entre 80 y 110 dólares ida y vuelta. A ello hay que sumarle el autobús que sube la montaña hasta la puerta del sitio arqueológico, que cuesta unos 7 dólares por trayecto. La entrada a Machu Picchu, que debe pagarse en soles, cuesta unos 45 dólares para los extranjeros, la mitad para los estudiantes acreditados.

(Debido a las inundaciones en el años 2011 que provocaron el desmoronamiento del terraplen que soportaba las vías del tren, ahora los viajes se inician en Poroy, a cuarenta minutos de Cusco. También puedes iniciar el viaje en tren desde Ollantaytambo, pero se recomienda comprar los pasajes en Cusco)

CAMINOS ALTERNATIVOS AL TREN: Si tienes poco dinero y mucho tiempo, puedes ir en transporte público de Cusco a Santa Teresa (termas) vía Ollantaytambo. Y desde allí a la Hidroeléctrica donde comienzas a caminar sobre la vía del tren hasta Aguas Calientes (el tren cuesta 8 dólares por trayecto). Son 12 kilómetros con una leve pendiente ascendente que se recorren caminando en dos horas y media. La última parte de los Jungle Treks que cuestan entre 200 y 250 dólares recorre este camino. En Aguas Calientes se consiguen camas decentes en dormitorios desde 3 o 4 dólares la noche.

¿SE PUEDE LLEGAR CAMINANDO? Si no tienes dinero y quieres llegar a Aguas Calientes como sea, la mejor manera es tomar algún transporte público hasta Ollantaytambo y desde allí caminar por la vía del tren unos 30 kilómetros hasta Aguas Calientes. Algunos dicen que está prohibido, otros dicen que no… por intentarlo no vas a ir a prisión. Depende el estado físico de cada uno, se puede hacer en dos o tres días.

ENTRADA GRATUITA: Las lenguas viperinas y tiradores de cartas de algunos albergues dicen que te puedes ahorrar la entrada a Machu Picchu por senderos fuera del circuito turístico… Hay que empezar a caminar de noche y con un guía no oficial que cobrará unos 20 soles (6 dólares) por persona.

NUESTRA RECOMENDACIÓN PARA SUBIR HASTA MACHU PICCHU es tomar el primer autobús que sale de Aguas Calientes a Machu Picchu a eso de las 5.30 de la madrugada y guardar fuerzas para recorrer la ciudad y el Huayna Picchu. Y descender la montaña a pie hasta Aguas Calientes.

EL ASCENSO AL HUAYNA PICCHU es muy exigente y muy expuesto a caídas en algunos tramos y está limitado a 400 visitantes diarios, cupo que a las 9 de la mañana suele estar completo. Vimos algunos abuelos andaluces sufrir mucho en el intento.

EL CIRCUITO QUE RODEA AL HUAYNA PICCHU pasando por la Gran Caverna y el Templo de la Luna es un sendero de tres horas que desciende en picado hasta unos cientos de metros sobre el nivel del río y vuelve a subir nuevamente casi hasta la cumbre. Casi no hay terreno llano. En ese par de horas adelgazamos varios kilos.

EL PRECIO MÍNIMO PARA HACER EL CAMINO DEL INCA es de unos 300 dólares por persona y hay que reservar plaza con varios meses de anticipación. El precio incluye el traslado en tren hasta el kilómetro 82 (donde comienza el sendero), guía, porteadores y la comida para el camino. Seguro que es muy interesante, pero los alrededores de Cusco están plagados de sitios arqueológicos impresionantes por donde se puede caminar. Nuestros preferidos son Ollantaytambo, Pisaq, Tipón y Saqsayhuamán. Todos son accesibles en transporte público o taxis que pueden compartirse y el valor de la entrada suele variar entre 3 y 8 dólares. La alternativa es comprar el Boleto Turístico que da acceso a sitios arqueológicos y museos de la ciudad durante una semana o diez días y cuesta casi 25 dólares.

EN LOS MESES DE LLUVIA, de noviembre a marzo, es muy probable que el camino del Inca esté cerrado.

PARA LOS VIAJEROS CON VEHÍCULO PROPIO hay un circuito demasiado bonito desde Cusco-Urubamba-Calca-Lares-Quellouno-Quillabamba-Santa Teresa, que pasa por varias termas de agua caliente. El vehículo lo dejas en un estacionamiento en Santa Teresa. El resto del camino hasta Aguas Calientes está explicado más arriba. La mayor parte de la ruta la hicimos a un promedio de 20 kilómetros por hora. Buena parte tiene un solo carril que avanza junto a un precipicio. Cruza los dedos y ruega no encontrar un camión. El retorno a Cusco se puede hacer directamente desde Santa Teresa a Ollantaytambo (y luego Cusco) vía el Abra Málaga…

A partir de julio de 2011 la entrada a Machu Picchu está restringida a solo 2500 personas por día. O sea, compra la entrada con anticipación o llega temprano.

 

Encuentra más historias en Guía para Viajar por Perú