Descarga las primeras historias del libro Por el Mal Camino.

www.viajeros4x4x4.com

Descarga aquí las primeras 40 páginas del libro Por el Mal Camino.

‘El libro me ha emocionado, la aventura es brutal, y la manera de contarla, genial. Sigue así, has conseguido llevarme a África sin moverme del sillón.’

Invy, España

‘Espero que el tercero de la saga llegue pronto, que los dos anteriores ya los he leído dos veces.’
Bart Molina Félix

‘Una vez que lo empiezas no puedes parar. Me encanta la manera en que está escrito y los toques viaje-filosóficos de Pablo. Ya le dije: tío, cuando estás puteado escribes genial. Tengo los tres que tienen editados, y éste es el que más me ha gustado, el final es muy especial y emotivo. ¡Quiero más!’
Nava, España

‘Hoy, en ese metro de gente con caras aburridas he empezado el libro que adquirí ayer, y mierda, ya estoy pillado, me acabo de meter dentro de vuestro viaje again!’
Daniel Rial

‘Estoy terminando el capítulo “Estallando desde el océano” y creo que tengo arena entre los dientes, mientras no dejo de beber agua fresca a litros…’
Cosk Cos Coscu

‘Tengo a Marià leyendo vuestro libro y va diciendo todo el rato: ‘¡uauuu! ¡Vaya tela! uffff… ¡Madre mía!’ Y luego se ríe. Ahora está en el momento en que quieren subir a pulso a La Cucaracha en el camión. También quiero confesarles que a veces, antes de ir a dormir, le digo a Marià que me cuente un cuento, y me lee algunas páginas de vuestro último libro. ¡Me encanta ir a dormir con vuestras historias!’
Marta Tibau Llinás, Furgoaddictes

Me ha gustado Por el mal camino. Ya no recordaba muchas de vuestras batallas. El hecho de leerlas con tanto detalle me ha puesto los pelos de punta. Qué horror, me ha quedado clarísimo que yo así no viajo en la vida, qué nervios, cuántas dudas, cuántas decisiones, cuantísimo miedo… No puedo ni imaginarme qué haría yo en estas ocasiones, avería total en el desierto, persecución a causa de una vaca, intento de robo, desmayo de mi pareja dentro del océano, más averías… Yo probablemente hubiese intentado desaparecer.’
Pilar Callau, Catalunya, España

‘Por el Mal Camino es un recorrido de buenos y malos momentos, en que playas espectaculares, desiertos de ensueño, encuentros con desconocidos, animales salvajes y tribus inolvidables se entremezclan con robos, persecuciones armadas, averías en medio del desierto del Sáhara, comisarías, Kalashnikovs, escapadas de la policía, inundaciones, algún cruce ilegal de fronteras y otras cosas que no tendrían que haber sucedido. Por el mal camino es un desafío extremo en el que siempre tienes que estar preparado para que te ocurra lo inesperado.’
Revista Lonely Planet

‘No puede ser que en la última página, después de un montón de malos ratos, llegue a ‘La tarde en que volví a renunciar. Mi dedo recorriendo un mapa del mundo’ y empiece de repente a hiperventilar, temblar y llorar. ¿Qué me pasa doctor? Gracias por otro libro genial, y por otra vuelta más de tuerca.’
Nimué Nimú, Andalucía, España

•••••

Ya era hora de liberar en internet las primeras historias de Por el Mal Camino para que viajen solas. Para descargar el pdf:

  1. Haz click en la portada/tapa de Por el Mal Camino.
  2. Comienza a leer cuando se abra la página o mueve el cursor al ángulo inferior derecho y descarga el pdf haciendo click en la imagen del disquette (floppy disk).
  3. Compártelo, es gratis.

www.viajeros4x4x4.com

POR EL MAL CAMINO. 1ª Edición, Primeras páginas.

  • Consigue El Libro de la Independencia y todos los libros sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en las mejores librerías de viaje de España, en todos los centros comerciales de El Corte Inglés y en las tiendas de La Casa del Libro.
  • Si vives en Argentina escríbenos a [email protected]
  • También puedes pedir los libros de La Vuelta al Mundo en 10 Años a través de intenet en Amazon.com y recibirlos en la puerta de tu casa, vivas donde vivas.

Gracias por volar con nosotros

 

 

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en InstagramFacebookTwitter YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. ¿Por qué? Porque se mete por todos lados y porque es capaz de sobrevivir a una bomba atómica. Desde aquel momento recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en el norte de Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2015 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias en el blog (o la web) de La Vuelta al Mundo en 10 Años, en www.viajeros4x4x4.com. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la IndependenciaPor el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe regularmente artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlar y conferencias.

Han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.

www.viajeros4x4x4.com




279- Seguridad en Ruta: Cómo proteger tu casa con ruedas

Cartel de prohibidos los hombres armados, Mexico

©Pablo Rey. Publicada en la revista Overland Journal, número de Invierno 2014.

Después de 15 años recorriendo el mundo en su furgoneta 4×4, Pablo Rey nos da unos cuantos consejos importantes para no terminar en calzoncillos en mitad de un viaje.

La ruta es un lugar donde tienes que estar preparado para que te ocurra lo inesperado. Los ladrones no te avisan cuándo van a ir a visitarte, los militares no publican el kilómetro dónde están haciendo un control y las averías suelen tener la mala costumbre de presentarse de repente, en el peor lugar. Casi siempre, lejos. Más de una vez imaginamos cómo reaccionaríamos ante un asalto a mano armada o frente a un policía que se inventa una infracción para sacarte dinero. Y más de una vez, nos equivocamos. Cada vez reaccionamos de forma completamente distinta.

Cuando nos asaltaron en Brasil con un cuchillo de pescador que tenía una hoja de 40 centímetros no vinieron de frente. Aparecieron desde atrás y, en lugar de amenazarme con enviarme al infierno, lo apoyaron directamente en mi garganta. Deberían haber dicho algo, ‘dame tu dinero’, ‘dame la cámara’, ‘dame las llaves de tu 4×4’, ‘sácate la ropa’, pero no dijeron nada. Y en una décima de segundo, antes incluso que pudiera pensar cuál sería la reacción adecuada, agarré la hoja afilada con la mano y me eché hacia atrás. Fue puro instinto de supervivencia. Anna, que salió de la furgoneta con un spray de pimienta, no solo roció a los asaltantes, sino que también me roció a mí. Algo que nunca estuvo en los planes, por lo menos en los míos. Y después de forcejear durante un tiempo que pareció eterno, en lugar de alejar el cuchillo de mi cuerpo terminé acercándolo de vuelta a mi cuello. Fue lo único que se me ocurrió para conseguir morder su brazo y desarmarlo.

Es una situación extrema, cosas que ocurren casi una sola vez en la vida, malas historias que olvidamos cuando hacemos balance y las comparamos con la emoción de vivir en la ruta. Por supuesto, se pueden minimizar los riesgos evitando zonas conflictivas, conduciendo solo de día, viajando por asfalto, llevando un guía o usando tu todo terreno para ir solo al supermercado.

Pero si te vas de viaje y quieres vivir la aventura de tu vida, antes que nada, tienes que prepararte para que te ocurra lo inesperado.  Te lo aseguro, no hay nada tan aburrido como que todo salga siempre bien.

 

UNA CASA SOBRE RUEDAS

Una de las preocupaciones más comunes del viajero, si no la más importante, es la seguridad del vehículo. El mundo no es un sitio donde impere la justicia y, en muchos países donde el ingreso mensual de una familia se acerca a los 200 o 300 dólares, un 4×4 preparado para un largo viaje es ser tan tentador como el escaparate de una dulcería. Tu vehículo no es solo una máquina o un medio de transporte; es tu casa, tu base, es un compañero de viaje que a veces tiene un humor extraño. Tarde o temprano mantendrás conversaciones con él, lo maldecirás y lo insultarás. Pero tienes que protegerlo.

A pesar de que se pueda viajar en cualquier vehículo (tengo amigos que están dando la vuelta al mundo en un ¡Graham Paige de 1928!, y otros que han viajado de Argentina a México en ¡un Citroen 3CV!), nosotros habíamos marcado una línea clara: debía ser un todo terreno con motor diésel de 4 cilindros para que el consumo de combustible no fuera demasiado elevado. Deberíamos poder dormir dentro, no en el techo, ya que sería muy difícil saltar al asiento del piloto y escapar si sufríamos una agresión durante la noche. En ese entonces sabíamos muy poco de mecánica y no nos preocupaba la marca del vehículo, aunque es un dato importantísimo: en caso de avería ¿podré conseguir los recambios en la zona que voy a estar recorriendo?

Una de las medidas de seguridad más económicas y probablemente más efectivas son los candados en las puertas. Su función es esencial: los ladrones, al ver que su trabajo será más difícil de lo habitual, suelen buscar una presa más fácil. No es el único sistema de seguridad que llevamos para proteger nuestra casa con ruedas. También tenemos una traba de volante y una alarma instalada en Sudáfrica que quizás sería hora de cambiar. Nunca es una mala idea llevar una caja de seguridad (estilo Tuffy, por ejemplo) donde guardar el equipo importante: dinero de reserva, documentos, ordenador o cámaras. La caja debe estar escondida o bien anclada al suelo, y cerrada con un par de buenos candados en un sitio que no sea de fácil acceso. Y si todavía quieres ir más lejos, quítale la cerradura a la puerta más cercana, para que solo la puedas abrir desde adentro.

Las ventanas son otra tentación para los aficionados a llevarse lo que no es suyo. No solo son muy fáciles de romper, sino que también se ve lo que tienes. Y eso no está bien. Originalmente nuestra furgoneta tenía 10 ventanas, demasiadas para un viaje alrededor del mundo. Por eso decidimos anular cuatro con planchas de aluminio (un buen sitio donde poner la dirección de tu página web o el mapa con tu recorrido) y tintar otras tres. Solo el parabrisas y las dos ventanas delanteras quedaron transparentes.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.




289- Overland Expo 2015: Amigos y Viajeros

Mauricio Parra

Ya lo dije cuando cumplimos 10 años en la ruta: La Cucaracha tiene maneras extrañas de celebrar los aniversarios. Esta vez partió la carcasa del alternador, quemó un solenoide, la alarma bloqueó la bomba de combustible, el embrague del ventilador dejó de funcionar (con los calentones de motor que siguen a continuación), la aguja del medidor de la temperatura se trabó en el mínimo (nunca supimos que se estaba calentando el motor hasta que estuvo a punto de explotar), la luz del intermitente (luz de giro) dejó de funcionar y la luz de stop también. Seguro que me olvido de algo.

Y yo me sumé a las celebraciones masoquistas de La Cucaracha con mis clases particulares (me las doy a mi mismo) de moto, en las que aprendo cómo se hace para que una moto aterrice en tu espalda y puedas sobrevivir para contarlo con alguna costilla rota y unos rasguños.

Así fue mayo de 2015, que por suerte ya está terminando. ¡Bienvenido junio, el mes del 15 aniversario en la ruta!

Gracias a todos los amigos y desconocidos que durante la última Overland Expo se acercaron para echarnos una mano para arreglar los desperfectos de La Cucaracha, para hacernos reír o para darnos un abrazo.

Fernando Rivero, nuestro amigo bombero de Salt Lake City, fue el primero que se ofreció en desviarse cientos de kilómetros para ayudarnos. Finalmente llegó parte del equipo de BajaRack, con Niki (Nicolai), Mauricio y Fernando Parra desde Tijuana y Ensenada, que nos remolcaron con la barra de arrastre que hace 9 años nos regaló Pipo Zaro en Copiapó, Chile. Era la primera vez en mucho tiempo que La Cucaracha nos dejaba tirados tan lejos.

Sergio Murillo de BajaRack trajo agua potable y correas nuevas para el alternador. Chris Kelly nos trajo una bolsa de frutas y verduras desde Flagstaff. Abi nos envió mermeladas y salsas caseras en una BajaCaja desde Baja California. Ricardo y Brenda González de Caribbean Rovers, Puerto Rico, le metieron mano a La Cucaracha, nos hicieron reír, nos llevaron a buscar repuestos y nos dejaron una tonelada de comida. Jay Becker, de Santa Mónica, California, se puso a estudiar el mapa eléctrico de la furgo y nos ayudó hasta confirmar que uno de los problemas no era la bomba de combustible, sino la vieja alarma que instalamos en Sudáfrica. Hugh y Kelly Phillips, del taller mecánico Safari, Colorado, nos echaron una mano para descubrir cuáles eran las otras averías, que habían aparecido durante las últimas dos semanas. Ahora tenemos un nuevo botón que activa el solenoide de la bomba de combustible. Exactamente como los coches de carreras. Bill Burke nos prestó su cargador de baterías y también se acercó cuando tuvimos alguna duda. La Cucaracha es una escuela de mecánica.

Desde que empezamos con problemas tuvimos el apoyo a través de internet de Manolo Fernández Ojeda, mecánico de Lebrija, Andalucía, especialista en furgos. Yan y Jean-François, con quienes nos cruzamos en la Isla de Terranova, volaron desde Quebec y Montreal sin avisarnos, y nos ayudaron a tirar bolas de nieve a algunos estirados del mundo 4×4 que se creen Maradona. O Messi. ‘Ahí, ahí… tirale a ese, por favor’.

Algunos amigos, y montones de desconocidos, nos mandaron sus mensajes de apoyo a través de internet. A otros los eché en falta. Es lo que tiene la distancia.

La Cucaracha tiene maneras extrañas de celebrar los aniversarios. Espero que a partir de ahora se porte bien por un tiempo, nos deje disfrutar la ruta y nos permita llegar sin contratiempos al NW Rally, en el estado de Washington. El amigo Ray Hyland, de Hope, Canadá, que organiza el evento, nos está esperando para hacer una gran fiesta y celebrar por todo lo alto nuestros primeros 15 años en la ruta.

Ahí vamos. 15 años después de salir a la ruta, la historia continúa.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.




288- Overland Expo 2015: Entre el Barro y las Presentaciones en Inglés

La cucaracha, Mitsubishi L300 / Delica 4x4

Pocas cosas pueden definir el carácter tozudo e indómito de nuestra vida en la ruta, como llegar a la Overland Expo con alguna costilla rota y La Cucaracha averiada y enganchada al todo terreno de unos amigos mexicanos. Nuestro objetivo era llegar, y llegamos a tiempo.

La Overland Expo 2015 fue un evento complicado y lleno de barro. Llovió el primer y el segundo día. Por las noches nevó y el terreno se convirtió en un lodazal helado. Había tanto barro que Land Rover, uno de los patrocinadores principales, suspendió sus cursos de manejo. Muchísimas casas rodantes (o caravanas) y vehículos 4×2 y 4×4 con neumáticos de asfalto quedaron atrapados en la zona de acampada. Los tractores y las máquinas excavadoras llegaron al rescate.

Era imposible explicar historias desde la furgo en medio de aquel chapapote de barro. Nadie imaginó que fuera necesario asistir con botas de goma. Por eso nos centramos en las seis presentaciones en inglés que teníamos programadas. ‘15 Years on the Road: an Overland Life’ (2 veces); ‘Security on the Road: Keep your Hands Down’ (2 veces); ‘Overlanding to México beyond Baja’ y ‘The Loneliest Roads of North America’. Anna también participó en una mesa redonda dando consejos sobre cómo prepararse para empezar un viaje.

La respuesta fue la misma que nos viene acompañando durante los últimos dos años: muchas risas y alucinaciones colectivas. Aprendimos a contar historias, a entusiasmar, y 15 años en la ruta dan para muchos relatos sorprendentes y hasta surrealistas. No era nuestro objetivo, no nos dimos cuenta, pero en los últimos años nos convertimos en uno de los referentes de todos aquellos que sueñan con realizar el gran viaje de sus vidas. Sobre todo porque no partimos con sponsors, nadie pone dinero para que sigamos adelante, todo lo conseguimos trabajando y con el apoyo de los ángeles que aparecen en el camino.

La historia de La Vuelta al Mundo en 10 Años, de los viajeros4x4x4, es una historia real, alcanzable. Nuestra Mitsubishi L300/Delica 4×4 es asequible, parece el hermano pobre de los Toyotas, Land Rovers, Sportsmobiles y camiones preparados para llegar a la Luna que se exhibían en la Overland Expo. La gente se acerca esquivando el barro, toca la carrocería de La Cucaracha como si fuera un augurio de buena suerte, y sus ojos vuelven a brillar. Se dan cuenta, todo es posible.

Yo los observo, contesto sus preguntas, y repito las palabras mágicas: a pulmón, sin sponsors, con poco dinero, aprender, compartir, nuestro lujo es la libertad.

Y una chispa nueva, de esperanza de viaje, se enciende en algún sitio entre su estómago y el corazón.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.




281- Seguridad en Ruta: Magia y Brujería

Santeria en Cuba, sacrificio de un gallo con bananas a los pies de un arbol de La Habana. Magia negra

©Pablo Rey. Publicada en la revista Overland Journal, número de Invierno 2014.

Después de 15 años recorriendo el mundo en su furgoneta 4×4, Pablo Rey nos da unos cuantos consejos importantes para no terminar en calzoncillos en mitad de un viaje.

De entre todos los objetos que llevamos para prevenir robos, el más curioso es la pequeña serpiente de agua momificada que encontramos en Egipto, en la orilla del Mar Rojo. Al principio fue una mascota, otro elemento curioso para llevar en el salpicadero. Pero cuando entramos en el África subsahariana nos dimos cuenta que la religión tradicional, el animismo, le da una gran importancia a la magia y a ciertos objetos como los huesos, cráneos y restos identificables de determinados animales. Lo aprendimos en Uganda, cuando nos detuvimos un par de días en el camping que habían montado dos viajeros holandeses en las Islas Ssesse, en el Lago Victoria. Estaban hartos de los robos nocturnos, les había desaparecido el equipo de música, herramientas de trabajo y cargamentos de alcohol. Y, siguiendo el consejo de un hombre del pueblo, consiguieron varios cráneos de mono y los colocaron estratégicamente en el bar y alrededor del terreno, donde sus ojos huecos pudieran ver a todos los que entraban en la propiedad. Nunca más tuvieron problemas.

Por eso, cuando en el pueblo de Pemba, Mozambique, fuimos rodeados por curiosos y oportunistas que buscaban el momento para llevarse algún objeto de nuestro 4×4, sacamos nuestra poderosa serpiente de agua. En realidad era una viborilla cualquiera y sin nombre que no servía ni para un caldo en caso de quedarnos sin comida. Apenas la colocamos con cuidado y respeto en un sitio visible y venerado del salpicadero, uno de los hombres que merodeaban se acercó y preguntó: “¿Es una cobra mágica?”. “¡Por supuesto!” le contesté. Y todos se alejaron unos pasos.

Desde entonces empecé a jugar con las supersticiones, en especial con una idea surrealista: si quieres que nadie, absolutamente nadie, toque tu vehículo, vete de viaje con un coche fúnebre y un ataúd portaequipajes en el techo. Verás como nadie intenta forzarte una cerradura.

•••••

Sigue leyendo. Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.