336- Si pudieras volver a empezar, ¿cómo te gustaría que fuera tu vida? | KOH TAO, TAILANDIA

Si pudieras volver a empezar, ¿qué te gustaría hacer de tu vida?

Imagina que hoy, mientras estás trabajando, pasa un tiburón ballena por encima de tu cabeza. O una manta raya, un cardumen de miles de peces de colores o un grupo de delfines. ¿No sería un trabajo increíble?

Ahora imagina que además, mientras trabajas, tienes la sensación de estar volando. En realidad no es una sensación, es casi una realidad. Flotas, te mueves hacia arriba, hacia abajo, hacia adelante y hacia atrás. Puedes avanzar en cualquier dirección. A tus pies hay una alfombra de coral y anémonas, no un falso parquet o cemento o un suelo absurdo de cerámica.

Estás trabajando, y tu trabajo consiste en explorar, en guiar, en cuidar un mundo donde las reglas de la tierra no tienen sentido, porque estás en el mar. Bajo el agua.

¿Cuántas veces me pregunté cómo sería mi vida si pudiera empezar de nuevo? ¿Cómo sería si tuviera la información que tengo ahora, si tuviera la experiencia para tomar la decisión correcta a los veinte años sin miedo a equivocarme?

Por eso, cuando encuentro alguien que no está seguro qué camino tomar, le recuerdo que hay demasiados abogados y pocos exploradores. Que la vida es un milagro sin sentido, que debemos aprovechar el tiempo que tenemos, y que las dos terceras partes de la Tierra son agua. Que si pudiera empezar de nuevo hoy trabajaría bajo el mar, haciendo buceo.

No sé si llevaría gente a pasear por alguno de los miles de paraísos submarinos que hay en nuestro Planeta Azul, si buscaría barcos hundidos, repararía sus cascos bajo el agua, o exploraría cuevas sumergidas. No tengo idea. Sólo sé que hay mejores mapas de la Luna que del fondo del mar, y que alguien tendrá que hacerlos.

Hace unos días llegamos a la isla de Koh Tao, en Tailandia, con la idea de quedarnos un par de noches y seguir adelante. Hoy, cuando escribo esto, ya llevamos diez lunas en la isla. Yo le echo la culpa al mar y a una comunidad latina numerosa, abierta y espontánea. Chicas y chicos que llegaron a esta pequeña isla para buscar una nueva vida y se encontraron en una escuela y centro de buceo llamado Pura Vida Diving Koh Tao,

Soñadores que abandonaron un trabajo y encontraron una nueva manera de vivir. Muchos prueban aquí el buceo por primera vez y ya no lo pueden abandonar. Quedan tan enamorados que continúan haciendo cursos hasta que en unos seis meses se convierten en instructores. Y empiezan a trabajar alrededor del mundo, bajo el agua. En libertad. Exactamente lo que me gustaría hacer si pudiera comenzar de nuevo. Es lo que llamo la Universidad de Koh Tao.

Mucho mejor que ser abogado, director financiero, dentista o vendedor de lo que sea.

Si pudieras empezar de nuevo, ¿qué te gustaría hacer de tu vida?

Esta historia está dedicada a ellos. A todos los Santi, Javis, Jorges, Sonias, Carles, Alfonsos, Yolandas, Iagos, Óscar, Nahueles, Angelas y Lucías que están haciendo realidad un sueño a través del buceo. A veces hay que irse, salir y sumergirse para empezar a respirar.

‘No importaba llegar, sólo el camino. No importaba elegir el mejor, sólo uno. E importaba seguirlo ciega, febrilmente, contra males, hombres y bestias.’

El Carbonero, de Carlos Soto Femenía.

GALERÍA DE IMÁGENES

Gracias a Damián Almua por las fotografías submarinas y a Nahuel Martino por el vídeo alucinante del tiburón ballena!

INSPIRACIÓN. SÓLO HAZLO, LA PÁGINA DE PUBLICIDAD QUE ME INSPIRÓ A VIVIR COMO YO QUIERO.

VÍDEOS IMPERDIBLES. CONFERENCIA EN MADRID SOBRE LOS PRIMEROS 15 AÑOS DE VIDA EN LA RUTA

•••••

QUIÉNES SOMOS LOS VIAJEROS4X4X4.

Consigue los libros de Pablo con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle. O descarga las primeras historias en PDF!

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en La Cucaracha, nuestra furgoneta 4×4. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 descendimos un río del Amazonas en una balsa de troncos y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo escribió 3 libros de sus viajes alrededor del mundo: El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África. Uno de ellos, El Libro de la Independencia, fue traducido al inglés: The Book of Independence. También escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros, presenta vídeos y hasta aprendió mecánica!

Pablo y Anna sirven de inspiración para un cómic de viajes creado en Boston y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. Participaron de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y dieron charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.

www.viajeros4x4x4.com




127- Modificaciones a la furgo para vivir en la ruta | EQUIPO DE VIAJE

La Cucaracha, la furgo 4x4 de La Vuelta al Mundo en 10 Años. Mitsubishi L300. Mitsubishi Delica

Muchísimas cosas han cambiado desde aquel 20 de junio del año 2000, cuando a las 9 de la noche abandonamos Cubelles, un pueblo a las afueras de Barcelona, en una furgoneta cargada hasta los topes. Más que un viaje aquello parecía una mudanza.

Y quizás lo era, no nos dábamos cuenta que ese viaje soñado podía convertirse en una forma de vida que nos llevaría a compartir la casa, la choza o el jardín de cientos de personas en más de cincuenta países del mundo. Todo se reducía a unas pocas palabras clave: viajar, conocer, aprender, comprender y disfrutar. Vivir más intensamente.

Después, el camino, que es quien toma casi todas las decisiones, nos fue llevando por otros derroteros, como la edición de nuestros propios libros y el olvido definitivo de los tiempos. Nadie nos persigue, nadie nos espera.

Lo importante era el viaje, no dedicar años a preparar un vehículo ultraequipado que tuviera la respuesta idónea a cada momento del viaje. Tampoco sabíamos de mecánica. Eso lo fuimos aprendiendo en el camino a golpe de averías. Básicamente, la vida en la ruta fue la universidad en donde aprendimos mecánica, idiomas, cocina, caza, pesca, comportamiento humano y, sobre todo, muchos trucos que nos sirvieron para seguir adelante en los momentos difíciles.

La lista que hay a continuación es lo que quedó a bordo después de tantos años, más allá de las herramientas, la ropa, las medicinas y la comida. La selección ha sido intensa, y tiene mucho que ver con el poco espacio que disponemos. Es nuestro equipaje físico esencial, una lista que puede servir a muchos corazones viajeros atrapados en una vida sedentaria para preparar sus propias maletas.

Eso sí, cada uno tiene su viaje, cada cual sabe dónde quiere ir, cómo quiere viajar y qué quiere dejar atrás.

De qué quieres escapar.

Modificaciones a la furgo. La Cucaracha, la furgo 4x4 de La Vuelta al Mundo en 10 Años. Mitsubishi L300. Mitsubishi Delica
La Cucaracha con su nuevo Baja Rack.

EQUIPO

  1. Viajamos y vivimos en una furgoneta marca Mitsubishi L300 4×4 modelo 91, motor diésel 2.5 de 4 cilindros, también conocida en algunos países como Delica. Señoras y señores, con ustedes, La Cucaracha.
  2. Su mecánica y suspensión son completamente estándar, sólo le cambiamos los bujes originales por unos de poliuretano que nos cedió la empresa Baflex, de Puerto Ordaz, Venezuela.
  3. Antes de partir le instalamos un tanque extra de combustible de 75 litros conectado al tanque principal a través de una pequeña bomba eléctrica. Va en el sitio donde originalmente está la rueda de auxilio.
  4. El el techo llevamos un rack modular construido a medida por BajaRack, donde guardamos todo lo que no necesitamos tener a mano. La bicicleta de montaña plegable marca Montague, un winche manual, las mochilas y material de acampada, recuerdos de la ruta y dos planchas de aluminio que nos sacaron unas cuantas veces de la arena y el barro en Oriente Próximo, África y Sudamérica. En la parte delantera del rack va añadida una barra de leds que nos cedió BajaDesigns.
  5.  Sobre la cabina llevamos una caja de alumino hecha en Argentina que guarda repuestos, un arpón de pesca submarina y máscaras de buceo. Sobre la caja hay una red para guardar madera grande para hacer fuego y un panel solar marca Goal Zero, modelo Extreme Boulder de 30 watts para cargar la batería en caso de emergencia (esperamos que ese día no llueva). Cortesía de Goal Zero a través de Scott Brady, de Overland Journal.
  6. Desde diciembre de 2014 llevamos un toldo, un techo plegable en el lateral de La Cucaracha, regalo de nuestro amigo Sergio Murillo de BajaRack
  7. En Zimbabue elevamos la toma de aire con un snorkel de hierro hecho a medida y colocamos una plancha de aluminio en los bajos para proteger el cárter y la transmisión. Soluciones sencillas que cualquier mecánico decente puede hacer.
  8. Los neumáticos de la furgo casi siempre fueron Kumho, 215-R15 (215-80-R15). Sencillos, económicos y suficientemente buenos como para cruzar África. ¿Hay mejores? Sin duda. En Estados Unidos la revista Overland Journal nos consiguió primero cuatro neumáticos Goodyear Wrangler 225-75-R15 (que van muy bien) y luego otros cinco neumáticos General Tire Grabber A/T2.
  9. La rueda de repuesto va enganchada directamente sobre la defensa con un dispositivo muy sencillo armado por Jay Willoughby en Vancouver, Canadá. Ahora llevamos cinco neumáticos. Para viajar por África necesitas seis.
  10. Para dar presión a los neumáticos llevamos un compresor Viair 90, que reemplazó al Leisure Quip de hasta 18 bares de presión que nos regaló un grupo de pescadores sudafricanos que se había tomado un fin de semana de fiesta, sin mujeres. O sea, somos libres muchachos, fiesta. Ellos me enseñaron a tomar tequila mexicano al estilo sudafricano. Tremendo. Algún día haré un post sobre eso…
  11. La batería principal de la furgo es una Optima roja de 1000A. Las Optima son baterías selladas de gel, un poco más caras, pero más confiables y menos peligrosas que las baterías de ácido.
  12. Para ser autosuficientes en electricidad tenemos dos baterías extras Optima amarillas de gel que recargamos a través de una conexión directa a la batería principal del motor. Un negativo permanente y un positivo que conectamos con un switch cuando estamos en marcha y desconectamos cuando nos detenemos. No llevamos regulador. O sea, para ambientes fríos podemos tener una potencia de arranque de unos 2.500 amperes gracias a las tres baterías en línea.
  13. Para transformar los 12 voltios de las baterías a la corriente normal de 220 voltios usamos un inversor de corriente de 300 watts marca Wonpro, hecho en Taiwan (le huimos a todo lo que esté hecho en China) que compramos en Chile.
  14. Cambiamos las luces interiores por LEDs, que consumen aproximadamente solo el 15 % de una lámpara normal. ¿Por qué? Así no tenemos que preocuparnos por tener la luz interior encendida, gastando energía de las baterías. Las luces externas siguen siendo estándar, ya que solo se usan de noche y con el vehículo en marcha, cuando la batería se recarga constantemente.
  15. Llevamos una barra de arrastre de hierro pintada de color naranja de unos 3 metros de largo que nos regaló el amigo Pipo Zaro de Copiapó, Chile.
  16. Dormimos sobre un colchón delgado cortado a medida en  espuma de alta densidad (www.foambymail.com), que va estirado sobre un armario de madera horizontal (reconstruido por Richard Dagenais de Vancouver) donde guardamos muchas herramientas, más libros, pocas medicinas y un par de cajas metálicas con algo de comida y piezas del primer motor de la furgo.
  17. Cuando hace frío nos cubrimos con sacos de dormir sintéticos que aguantan hasta -25ºC (ahí nos equivocamos, tendríamos que haber comprado sacos de plumas, más caros, pero se comprimen mejor para caminar por la montaña). Cuando no hace mucho frío guardamos los sacos y nos cubrimos con un edredón que llevamos extendido bajo el colchón.
  18. En uno de los laterales, junto al colchón, tenemos un armario vertical para comida, ropa y objetos livianos. Sirve de pared para atar la mesa y las sillas plegables, que se apoyan en el rincón que queda junto a la puerta trasera. Todos los espacios se utilizan.
  19. En la búsqueda de más lugar comenzamos a quitar el plástico de las paredes interiores y la puerta trasera, donde siempre quedan rincones. La chapa la forramos con alfombra e hicimos bolsillos en los huecos naturales .
  20. Quitamos los escalones de plástico de las puertas laterales. Repintamos la chapa, le pasamos alquitrán y forramos la base con un pedazo de goma de una cámara de neumático. En el escalón izquierdo colocamos las baterías y la ducha. En el escalón derecho hicimos una caja de aluminio con tapa.
  21. Sí, tenemos ducha. Junio 2011 fue un mes revolucionario para la vuelta al mundo. Jessie Farsang, del club Delica de Vancouver, nos regaló un radiador de doble circuito interno. Un circuito va conectado al sistema de refrigeración del motor, que tiene que estar en marcha para mantener el motor caliente. Por el otro circuito pasa agua absorbida por una bomba eléctrica conectada a las baterías secundarias. El calor del refrigerante del motor calienta también el agua de la ducha. Suena complicado, pero no lo es.
  22. En julio de 2013 y con la ayuda de Laurentius Ersek de Vancouver, instalé un motor Espar Hydronic 5D, que ocupa un espacio muy pequeño dentro de la furgo y precalienta el motor para evitar las arrancadas en frío cuando hayamos dormido a temperaturas bajo cero. También sirve para calentar el agua para la ducha.
  23. Para caminar por la montaña usamos durante los primeros años botas Kilimanjaro de Panama Jack, con Goretex. Son muy cómodas, muy buenas para perderse, siempre responden. Les tomamos tanto cariño que a un par le hicimos cambiar la suela en Bolivia para que nos duren un par de temporadas más.
  24. Nuestras guías de viaje suelen ser Lonely Planet, país por país, y contamos con un buen archivo de artículos e historias de cada país en pdf o rescatados de internet
  25. Las fotografías las sacamos con una cámara Canon Rebel T3, con una lente Tamron 10-24 mm. 1:3.5-4.5 y un zoom Tamron 18-270 mm. 1:3.5-6.3. También llevamos una Canon G12, compacta, con bastantes posibilidades y, sobre todo, más discreta. Empezamos con grandes cámaras reflex que fueron quedando en el camino cuando decidí que lo importante era escribir, que la fotografía vendría después.
  26. Para escribir los libros y las historias llevo un netbook Asus EeePc 1225B, con 2 discos duros internos de 500GB and 4M RAM. Anna usa un Acer Aspire 4720 que ya está viejito, donde corrige las fotografías con photoshop y vemos películas y series bajadas de internet.
  27. Guardamos la música, las fotos y las películas en dos discos duros pequeños y portátiles, uno de 2 teras y otro de 1,5 teras.
  28. Empezamos el viaje con unos 100 cassettes (sí, cassettes, ¿se acuerdan? Había que rebobinar y darlos vuelta) que ocupaban mucho espacio. Ahora para escuchar música usamos un iPod de 160G. Lo conectamos por un cable miniplug-miniplug a la entrada auxiliar de la radio.
  29. A fines de 2012 compramos nuestra primera tableta, una Samsung Galaxy de 7″. Hoy ya tenemos una Huawei MediaPad X2, donde bajamos mapas de ciudades para usar con su GPS interno, escuchamos música, vemos películas, navegamos en internet, sacamos fotos para las redes sociales…
  30. Las pilas que usamos son recargables, AA de 2.500mAh y AAA.
  31. Para atravesar África, América y Oriente Próximo llevamos un GPS de trekking marca eTrek (el amarillo) que solo nos sirvió para marcar el punto donde dormimos y para entrar y salir de los desiertos. No lleva mapas, preferimos seguir usando los de papel. Es una buena excusa para preguntar direcciones a la gente. Hoy, nuestro único GPS está en la tableta, con la aplicación MAPS.ME
  32. Durante más de 10 años cocinamos con una garrafa (bombona) de gas de 2 kilos y medio marca Star que compramos en Egipto. Desde entonces encontramos siempre la manera de volver a recargarla. En Argentina, por ejemplo, nos armaron un adaptador que sirvió para toda Latinoamérica, excepto Brasil. (Nosotros empezamos el viaje con una cocina a petróleo, pero se ensucian y tapan pronto. Si tienes espacio son más fiables las cocinas de gas). En junio 2011 jubilamos la cocina egipcia en Vancouver e hicimos otra instalación sencilla, de una sola hornalla, junto a la pared del mueble.
  33. El último gran descubrimiento han sido los imanes de neodymio. Son pequeños y sirven para enganchar objetos que tengan algo de metal (como encendedores) al techo. Tenemos algunos que pueden aguantar hasta 30 kilos de peso.
  34. El resto es aire, valiosísimo espacio, una caja con olla, sartén y platos (2) sobre la joroba que hay detrás del asiento del conductor. Y bolsillos cosidos en las puertas delanteras, y una pala, una parrilla y una pinza para mover el carbón. Eso es indispensable.

SEGURIDAD

  1. Tenemos una alarma que instalamos en Sudáfrica, una traba para el volante y candados españoles marca Lince (que están igual que el primer día, hace más de 16 años) para cerrar las cuatro puertas laterales.
  2. Nos rompieron tantas veces la cerradura de la puerta trasera que decidimos quitarla, ahora el seguro sólo se puede levantar desde adentro.
  3. Las dos ventanas laterales traseras las reemplazamos por planchas de aluminio.
  4. A las ventanas laterales corredizas les pusimos silicona en los canales y las trabamos con los cierres metálicos que ponen en las puertas de vidrio de los exhibidores de las tiendas. Son sólo ventanas, no se pueden abrir.
  5. También llevamos dos sprays de pimienta, dos bengalas marinas (es ilegal llevar armas de fuego), un palo de golf, un desarmador de neumáticos estilo camionero, una navaja suiza y un machete africano, de los mismos que se usaron en Ruanda. Lo sé, es un poco exagerado.
  6. Llevamos dos tipos de dólares falsos: los de la Pachamama made in Bolivia, que sólo aceptaría de noche un ladrón ciego y manco, y los colombianos que nos endosaron mientras vendíamos libros en la Feria Internacional del Libro de Guayaquil. Estos últimos los tenemos guardados para el primer policía coimero que se nos cruce.
  7. Los travellers cheques ya no sirven. Lo ideal es viajar con algo de efectivo e ir sacando el dinero con una tarjeta Visa, que suele cobrar comisiones más bajas que Mastercard y la encuentras en más comercios. Al final la tasa que te cobran es más o menos igual que el diferencial que aplican las casas de cambio.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de más de 15 años viviendo en la ruta, en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

SUSCRÍBETE Y RECIBE EN TU CORREO LAS ACTUALIZACIONES DE LA VUELTA AL MUNDO EN 10 AÑOS.

¡MÁS DE 15 AÑOS TRABAJANDO DESDE LA RUTA Y VIAJANDO SIN PARAR ALREDEDOR DEL MUNDO EN FURGO 4X4 Y MOCHILA!

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. ¿Por qué? Porque se mete por todos lados y porque ¡creemos que es capaz de sobrevivir a una bomba atómica! Desde entonces ya recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en el norte de Alaska y Canadá. Desde el año 2007 compartimos datos e historias en el blog (o la web) de La Vuelta al Mundo en 10 Años, en www.viajeros4x4x4.com. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (Anna se los lee 20 veces antes de publicarlos), El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África, y uno en inglés: The Book of Independence y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlar y conferencias.

Han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.

 




62- Guía para Viajar por Trinidad y Tobago

Playa de Piggeon Point, Tobago

– Sólo en las Antillas hay más países que en América del Sur.

Cuando me puse a contar no podía creerlo. Cuba, Haití, República Dominicana, Jamaica, Barbados, Bahamas, Trinidad y Tobago, Dominica, Granada, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vincente y las Granadinas, Curaçao, Antigua y Barbuda.

– Barbuda, imagínate, dices me voy de vacaciones a Barbuda. Y uno no sabe si te vas a la peluquería. ¡Hay un país llamado Barbuda!

Y esos son sólo los países. Las Antillas, las famosas Indias Occidentales redescubiertas por Colón, están llenas de pequeñas colonias holandesas, francesas, norteamericanas e inglesas.

Nosotros pusimos el pie en Trinidad y Tobago, en el extremo sureste de la cadena de islas. Llegamos en ferry desde Venezuela, esta es la información básica para moverse por las islas gastando lo menos posible. Con muchísimos aportes de Venezolanos que cruzan a las islas a cambiar su cupo Cadivi. Vale la pena leer los comentarios. Buena suerte amigos.

El cambio al momento de escribir estos datos es de 6,10 TTs por dólar y de 7,70 TTs por euro.

Pira funeraria hindú junto al Temple on the Sea
Temple on the Sea, Waterloo, Trinidad, Trinidad y Tobago

CÓMO LLEGAR 

El ferry desde Güiria (Venezuela) a Chaguaramas (Trinidad) cuesta 92 dólares por trayecto. A la salida de Trinidad te cobrarán una tasa de 75 TTs (pronúnciese titís) o 13 dólares. El puerto de llegada está a una media hora de Port of Spain y, dado que llegas a las 9 de la noche, no hay más alternativa que tomar un taxi que cuesta 25 dólares. Nosotros nos juntamos con otro grupo de viajeros perdidos y conseguimos una combi.

En Trinidad y Tobago no hay tanta variedad de precios de hotel como en Sudamérica. Por supuesto, siempre encontrarás de los caros, esos nunca faltan. Allí, aparte del precio de la habitación, tienes que sumar el 15% de impuestos y un 10% de propinas que te lo cargan automáticamente. O sea, suma un 25% a todos los precios que te digan.

En Chaguaramas le pedimos al conductor de nuestra combi (Peter Francis, cell 390-0969, un tipo legal que te invitará a ron en el camino) que nos lleve al Hotel de las Cucarachas. Al más barato de la ciudad. Nos dejó en Pearl’s, una casa antigua de madera, en los números 3-4 de la calle Melbourne, frente al Victoria Square. Cuesta 100 titís (18 dólares) por persona, con baño y cocina compartidos, habitaciones con ventilador y balcones de madera. El dueño, Peter, no es la persona más expresiva del mundo, pero no hay problema. Si te quedas unos cuantos días y presionas un poco, te hará descuento.

Para moverte dentro de la ciudad tienes el clásico taxi compartido (levantas la mano en cualquier calle y se detiene cualquier coche) que cobra 4 titís por persona y hay autobuses públicos, pero para usarlos necesitas comprar el pasaje con anticipación en algún almacén o en la terminal de autobuses. Para moverte entre ciudades tienes los autobuses que parten de la terminal (con aire acondicionado a temperaturas árticas y asientos confortables) y los maxitaxis, las combis, normalmente hechas pedazos, un milagro de la supervivencia automotriz. El Pitch Lake es uno de los tres lagos naturales de asfalto del mundo

El Pitch Lake es uno de los tres lagos naturales de asfalto del mundo. Trinidad y Tobago
Pitch Lake, La Brea, isla de Trinidad, Trinidad y Tobago

VISITAS EN TRINIDAD

La oficina de información turística de Port of Spain está en la esquina de Duke St. con St. Vincent, tienen mapas de la ciudad y de las islas. Intentarán subirte a un tour para visitar la isla, pero aquí abajo están los datos para que te muevas de forma independiente.

El Pitch Lake, en La Brea, uno de los tres lagos naturales de asfalto que existen en el mundo es un sitio raro. Parece un gigantesco vertido incontrolado de asfalto junto a una ruta en construcción, pero es natural. Un acto vandálico de la naturaleza. Puedes caminar por encima, hacer tiras de asfalto con ramitas y observar en determinados puntos cómo surge del fondo de la tierra.

Para llegar tienes que tomar un bus hasta San Fernando (6 titís) y desde la misma terminal tomas un maxitaxi hasta el Pitch Lake (otros 6 titís). Te deja en la puerta. La entrada es gratuita, aunque insisten en que vayas con un guía que cobra 30 titís por persona. Nosotros entramos sin guía.

Temple in the Sea es un templo levantado sobre el agua por un fiel hindú para evitar la prohibición colonial de levantar templos que no fueran cristianos sobre tierra firme. Está rodeado de banderas de colores (una por cada oración) y por pilas de madera preparadas para incinerar cadáveres según la tradición. Se encuentra en la zona de Waterloo, donde se puede combinar con una visita al Museo Hindú del Caribe y a un conjunto de templos hindúes que incluyen una estatua de un mono humano (perdón por la ignorancia) de unos 25 metros de altura.

Para llegar hay que tomar un bus hasta Chaguanas (4 titís), de allí un taxi colectivo hasta la St. Mary’s Junction (4 titís) y otro taxi desde allí al Temple in the Sea (4 titís)

Maracas Bay es la playa preferida de Port of Spain, probablemente la más bonita de las que conocimos en Trinidad y Tobago. Está bastante limpia y la entrada a la Playa de Maracas Bay en la isla de Trinidad es gratuita (en Tobago te cobran para entrar a algunas playas). Sin duda, vale la pena.

Para llegar hay que tomar un bus que sólo circula de lunes a viernes en horarios limitados (4 titís) o un maxitaxi en cualquier momento, que parte de la esquina de Prince St. con George St. (9 titís)

St. James es la zona de fiesta de Port of Spain. Está lleno de bares con grandes pantallas de televisión que transmiten deportes las 24 horas y borrachos perdidos en los callejones.

Playa de Maracas Bay en la isla de Trinidad
Playa de Maracas Bay, Trinidad island, Trinidad y Tobago

VISITAS EN TOBAGO

Para moverte desde la isla de Trinidad a la isla de Tobago puedes tomar un ferry que parte junto al centro de Port of Spain y te deja en Scarborough. El viaje dura 2 horas y media y el precio es de 100 titís por persona, ida y vuelta.

De allí puedes tomar un bus (3 titís) o un taxi (5 titís) a Buccoo, donde nos alojamos en Miller’s Guesthouse (cell 772-5609, tel. 660-8371, email: [email protected]). El precio básico es de 100 titís por persona, pero si es temporada baja puedes pedir descuento, sobre todo si te quedas varios días. Tiene habitaciones compartidas con ventilador y cocina y habitaciones privadas con aire acondicionado, baño, TV con cable y nevera.

Buccoo está bien, puedes arreglar salidas para hacer snorkel en el arrecife de coral (150 titís) en botes con base de vidrio y llegar a playas cercanas con buenas olas para surfistas, aunque quizás hubiera sido mejor quedarnos en Scarborough y movernos desde allí.

Piggeon Point es la playa más conocida de Tobago. Se llega desde Scarborough en taxi (6 titís hasta el cruce, 7 titís hasta la puerta, 8 titís hasta el extremo alejado). La entrada a la playa cuesta 18 titís por persona y te da acceso al uso de la arena y el baño (bastante decadente). El arrecife está ahí, pero no puedes hacer snorkel por tu cuenta, tienes que contratar una salida en bote.

Charlotteville se encuentra en el otro extremo de la isla. Se llega desde Scarborough en bus (8 titís por persona). El pueblo es bonito y desde allí puedes caminar hasta Pirate’s Bay por un sendero (20 minutos) hasta las escaleras que bajan a la playa. No hay servicios, nada. Hay que llevar agua, comida, todo. Puedes hacer snorkel, aunque no esperes gran cosa.

Justo antes de Charlotteville está Speyside, la meca del buceo en las islas. La playa casi no existe. De nuevo, hay que tomar un bote para llegar a los lugares de snorkel (150 titís).

Black Rock es un antiguo punto defensivo colonial donde sólo quedan un par de cañones. Puedes llegar en un paseo desde Buccoo, o tomar un maxitaxi en el cruce por 2 titís. Es un buen mirador de las bahías y las playas de los alrededores.

SEGURIDAD

Fuimos asaltados con violencia la primera noche, apenas llegamos a Port of Spain. Es una situación desagradable, así que recomendamos mucha prudencia para moverse por el centro cuando cae el sol (ver  Asalto en Trinidad y Tobago)

La isla de Trinidad vive del petróleo, por lo que no necesita del turismo y eso se nota. Hay muy pocos extranjeros en las calles y la predisposición para recibir al turista o al viajero es realmente baja.

OTROS DATOS

Nos comentaron que la policía tolera el consumo de drogas en los locales pero es duramente perseguido entre los extranjeros.

El gobierno estableció el castellano como segunda lengua del país aunque casi nadie la hable. Por eso encontrarás carteles en la ruta que dicen Prohibido parar. En caso de emergencia usar el hombrillo (de shoulder, arcén en inglés)

El 40% de la población es negra, descendiente de los esclavos traídos por la fuerza desde Africa, hay un 40% de hindúes (aprox.) y el resto son blancos, chinos y árabes. La comunidad rastafari es notoria. Caminando por las calles te das cuenta: En realidad, Marge Simpson es rastafari.

Playa de Piggeon Point, Tobago
Playa de Piggeon Point, Tobago

Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa




52- A las Islas Galápagos, como sea | VIAJES EN BARCO

La Vuelta al Mundo en 10 Años - www.viajeros4x4x4.com

(Viene de Promesa: Me corto el pelo) 

No.

No sé.

No se puede.

No se puede pasar. Ni hacer. Ni mencionar. ¿No lo sabías? Todos los que lo intentaron están muertos. Por lo menos espiritualmente. Su moral se encontró con un burócrata y quedó hecha pedazos. El NO fue tan rotundo que todos sus planes se cayeron. Se estrellaron contra una palabra de dos letras, de sólo dos miserables letras. NO.

¿Cuántas palabras de dos letras conoces? Pocas, no hay muchas en el diccionario. La mayoría son abreviaturas.

– Ustedes tienen el carnet del marino pero, ¿hicieron los cursos de actualización de la marina mercante? ¿Están homologados para trabajar en Ecuador en un buque de carga? –pregunta el veterano teniente de la Armada ecuatoriana destinado a servir en tierra firme.

La batería de cargas de profundidad salen de su boca con una calma rabiosa. Parece la reserva de cicuta de un policía daltónico que no puede trabajar en la calle, o de un biólogo que sólo rellena encuestas en la puerta de un parque nacional. A usted, ¿por qué le gustan las tortugas?

– Amigo, nosotros sólo queremos viajar a las islas Galápagos, no ponernos al timón del barco. El carnet del marino debería servir de ayuda para que sea más fácil decir que sí.

– Déjeme ver… –dice mientras busca un cuadernillo. –Aquí, el artículo 16, dice que para embarcar en un buque de carga bajo la bandera de Ecuador usted tiene que estar anotado en el registro de la Marina Mercante de Ecuador. Y tener todos los cursos al día. A ver, y el artículo 17 dice que debe tener residencia en nuestro país.

– Pero tenemos un barco que nos lleva, el Paola. Ya está hablado, el armador nos ha invitado.

No. No se puede. Nadie lo hizo, nadie lo hace. Es mucho más fácil decir NO que decir sí. El teniente ni siquiera sabe hacer política, derivar, alargar los plazos hasta que la situación se resuelva sola. Hasta que nos cansemos y nos vayamos de una puta vez. No. Todos sabemos que los formularios pueden ser devorados accidentalmente por las ratas antes de ser procesados. A veces ocurre. (No sabes la cantidad de juicios que han terminado con la muerte del acusado por causas naturales) Es el riesgo que corres cuando pides algo distinto a un clip.

El olvido es una rata, el fondo del cajón es otra rata.

La Vuelta al Mundo en 10 Años - www.viajeros4x4x4.com

En ese momento, principios de agosto, ya llevábamos un mes buscando rutas alternativas.

– Lo siento, pero todavía no tengo respuesta de Quito a su pedido de dos plazas en un vuelo logístico –afirma el Capitán Icaro, otras armas, otro uniforme, otra oficina.

– Los aviones están en mantenimiento. No hay vuelos de la Fuerza Aérea a las islas hasta que terminen de revisarlos –afirma veinte días más tarde. –Tampoco sé cuándo estarán listos, quizás en quince días, quizás en un mes.

– No tengo noticias de su pedido. ¿Por qué no prueban con esta otra persona? Quizás él los pueda ayudar –cierra treinta días más tarde, después de muchos correos, llamadas y visitas de madrugada, a horas insólitas en que sólo los militares, los sonámbulos y los panaderos están levantados.

Porque aunque diga NO sin decir NO, el Capitán Icaro igual cae simpático. Hasta nos podríamos tomar unas cervezas juntos. Podría haber sido un buen político de pasillos, pero decidió cortarse el pelo al ras. Yo me salvo.

Había prometido ponerme en las manos del peluquero jefe de todos los ejércitos si la Fuerza Aérea del Ecuador nos ayudaba con el viaje a las islas Galápagos. O si la Armada nos remolcaba en una patera atada a un barco de guerra. Hablando claro: había prometido satisfacer los deseos reprimidos de un militar convertido en peluquero por descarte.

Un hippie menos. Y sin pegar un tiro.

– El comandante dice que en ésta época del año los aviones de la Armada parten siempre llenos con personal de reemplazo. Lo siento.

No es necesario hurgar en un cajón para encontrar la excusa apropiada, siempre hay alguna a mano. Es demasiado joven, es demasiado viejo, no tiene la estatura, le falta este formulario que debe solicitar en su país de origen. Falta un sello, el jefe no está, falta una firma, tu libro no entra en las políticas de la editorial, yo no tengo poder para decidir, está ocupado, todavía no tengo una respuesta, no sé cómo se hace, vuelva cuando todos los planetas estén alineados con Saturno. No, no, NO y, por las dudas, tampoco.

Pero uno insiste, la única alternativa es la derrota.

– El Galápagos es un barco nuevo. Lo acaba de comprar el presidente Correa. Está destinado sólo a carga, no lleva pasajeros. Usted entenderá, no es nuestra función llevar pasajeros –afirma el director de la flamante compañía estatal de transporte de carga.

No, no entiendo. Debo tener un problema grave de comunicación. Yo creo que hablo castellano, pero en realidad debo hablar un dialecto cercano al mongol. En realidad, mi abuelo no era gallego, era de una región separatista de Siberia Oriental. De Yakutia, Chukot o Koriak, por ejemplo. Por eso no entienden estas ganas, esta inquietud, esta curiosidad que nos llevó tan lejos.

Hasta que una mañana, un mes después de comenzar a buscar un camino alternativo, un mes seguido estrellándonos contra el abuso de la palabra NO, (que alguien funde una Asociación Pro Uso de la Palabra Sí, por favor) descubrimos que el patrón de un barco de carga llamado Paola habla un idioma parecido.

– Yo los llevo a Galápagos, no hay problema. Pero necesito una autorización de embarque de la Marina Mercante.

Es la autorización que el teniente intermediario nos niega porque es más fácil estar en contra que estar a favor. Porque es más fácil decir NO, es más fácil rendirse, es más fácil no hacer nada, que decir lo vamos a intentar.

La Vuelta al Mundo en 10 Años - www.viajeros4x4x4.com

(Continúa en A las Islas Galápagos en un barco de carga)




Lugares para conocer antes de morir: Parque Nacional Ras Mohammed, Egipto

Ras Mohammed National Park, Península del Sinai, Egipto. Buceo

Ras Mohammed es la punta sur de la península del Sinaí, probablemente el sitio en donde Dios creó al mundo. Sus aguas tibias y transparentes, su soledad, su abundancia de coral y peces de colores lo convierten en uno de los mejores sitios en donde perderse.

‘Cada día la oscuridad vuelve a acomodarse alrededor de otro té dulce compartido a la luz de las llamas de otro fuego, el mismo de ayer y de anteayer. El murmullo hipnótico del mar que se aleja y retorna es nuestra voluntad vencida, que pretendía seguir adelante poco después de desembarcar. ¿Nos vamos o nos quedamos? ¿Nos vamos o nos quedamos? El ritmo del viaje se tensa y lo dejamos partir. Parece imposible abandonar esta playa.

– Nos quedamos enterrados en la arena como en Wadi Rumm, pero salir de aquí es más difícil. No es suficiente con cavar y poner las planchas de aluminio –le digo a Anna cuando intentamos explicar la parálisis.

La realidad es más sencilla: encontramos un lugar. Uno de esos pocos sitios en el mundo donde el tiempo se detiene y pasa inadvertido.

Bajo el agua tibia y transparente hay un vergel inundado y generoso habitado por cardúmenes que juegan a asustarte moviéndose como tiburones. Allí puedes volar sobre un bosque de corales blandos de todos los colores que se mecen con delicadeza. Mar adentro, la falla del Rift se hunde hacia el centro de la Tierra en acantilados azules que quitan la respiración. El paisaje sumergido es tan espectacular que si Adán y Eva hubieran tenido branquias, aquí estaba su paraíso.’

Extracto de ‘El Libro de la Independencia’.

Encuentra más historias sobre Egipto

Y algo sobre el Mar Rojo y Ras Mohammed en Wikipedia

Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa