337- El ‘Visa run’ o cómo extender tu visa en TAILANDIA

Visa Run es el nombre que se le da en Tailandia a una vieja artimaña que llevamos años practicando. Algo que hicimos montones de veces durante los últimos 17 años de ruta, entre Argentina, Chile y Perú, y entre Estados Unidos y México. Salir del país y volver a entrar el mismo día, o al día siguiente, para renovar un visado.

Suele ser un trámite, algo que no queda más remedio que hacer para seguir disfrutando tu viaje por un país que te atrapó. No te quieres ir, ni quieres volver a tu lugar de origen. Estás [email protected] a tomar un avión, a combinar barcos, camionetas, autobuses y tuk tuks con tal de prolongar esa rutina que hace que cada mañana te despiertes con cara de bobo.

Todavía no es el momento de partir. Hay que hacer un VISA RUN. 

Eso nos está pasando en Tailandia. Viajar por allí parecía un mero trámite turístico. Y ya vamos por… ¿un mes y medio, durante el segundo viaje?

Este es un vídeo de poco más de dos minutos con imágenes del Visa run que acabamos de hacer entre Ranong, Tailandia, y Victoria Point en Kawthaung, Myanmar. Frente al Mar de Andaman. Tienes todos los datos del visa run en el vídeo, y en el texto que le sigue.

VISA RUN ENTRE TAILANDIA Y MYANMAR, FRONTERA DE RANONG. 

  1. La oficina de migración de Tailandia donde te sellarán el pasaporte abre a las 8.30 A.M.
  2. Los Longtail Boats (los botes) que te llevarán hasta Victoria Point, en Kawthaung, Myanmar, cobran 100 bahts (2,5 euros) por trayecto a los extranjeros. Creo que el precio local es 70 bahts (1,75 euros).
  3. Necesitas dos fotocopias de tu pasaporte; una para el barquero, que la entrega en un checkpoint en medio del río a la salida de Tailandia, y una para migración de Myanmar.
  4. La tasa por el visado de Myanmar es de 10 dólares, que se deberán pagar en billetes nuevos, impecables, inmaculados, sin dobleces ni cortes ni roturas. Es absurdo, ellos también lo saben, pero son las normas. Nosotros compramos 20 dólares en un banco en Ranong antes de cruzar.
  5. Ya que estás en Myanmar, búscate una cervecería y disfruta de una jarra de Black Shield tirada que te dejará feliz por un rato, o de una Myanmar. Son mucho mejores que las cervezas de Tailandia, y mucho más baratas. Encontrarás un par de cervecerías donde pagar con bahts a unos 200 metros a la izquierda del puerto.
  6. Recuerda que todos los relojes de Myanmar están media hora retrasados.
  7. Vuelve a subir a un Longtail Boat con destino a Ranong, donde el oficial de migración renovará tu visado por el tiempo que corresponda a tu pasaporte. A nosotros, con pasaporte español, nos dieron un mes más. 
  8. Sigue viajando.

VISA RUN DE TAILANDIA CON OTRAS FRONTERAS.

Todos las fronteras con Myanmar funcionan prácticamente igual. Por un billete impecable (sin dobleces, sin roturas, sin manchas, sin desgaste) de 10 dólares te sellan el pasaporte para que puedas renovar tu visado tailandés por un mes extra (con pasaporte español). Y puedes visitar el pueblo que toque ya sea Tachileik (frente a Mae Sai), Myawaddy (Mae Sot) o Kawthaung (Ranong).

Recuerda que, según las leyes tailandesas, desde mayo de 2016 el Visa Run por tierra sólo lo puedes hacer dos veces al año. Para ahorrar este obstáculo muchos viajeros eligen salir por aire y vuelan a preferentemente a Kuala Lumpur, en Malasia, en vuelos extraordinariamente baratos de Air Asia.

También puedes salir hacia la frontera con Camboya en Aranyaprathet (los pasajes de bus son muy baratos desde Bangkok) y aprovechar para visitar Angkor Wat, o cruzar por Hat Let, en la costa del Golfo de Tailandia.

Si lo prefieres también puedes salir hacia Laos cruzando hacia su capital Vientian o hacia Savannakhet, aunque sean de las Visa Run menos comunes.

Buenas rutas!

ENLACES INDISPENSABLES PARA VIAJAR POR TAILANDIA

Si pudieras volver a empezar, ¿cómo te gustaría que fuera tu vida? | KOH TAO 

Pocos días en BANGKOK? Lo que no te puedes perder.

Donde dormir barato, comer barato y otras para moverte por  BANGKOK  

•••••

QUIÉNES SOMOS LOS VIAJEROS4X4X4.

Consigue los libros de Pablo con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle. O descarga las primeras historias en PDF!

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en La Cucaracha, nuestra furgoneta 4×4. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 descendimos un río del Amazonas en una balsa de troncos y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo escribió 3 libros de sus viajes alrededor del mundo: El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África. Uno de ellos, El Libro de la Independencia, fue traducido al inglés: The Book of Independence. También escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros, presenta vídeos y hasta aprendió mecánica!

Pablo y Anna sirven de inspiración para un cómic de viajes creado en Boston y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. Participaron de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y dieron charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.

www.viajeros4x4x4.com

 




334- Cómo extender la visa de ESTADOS UNIDOS sin salir del país | GUÍAS

El viajero frente al Delicate Arch en Arches National Park. Viajeros4x4x4

Estados Unidos es un país muy grande. Enorme. Entre Nueva York y Los Ángeles hay 4520 kilómetros. De Miami a Anchorage, en Alaska, hay nada más y nada menos que 7979 kilómetros. Una burrada. Y eso sin contar las islas ni la enorme cantidad de lugares espectaculares que hay en el camino y en los que debemos parar. ¿Es posible recorrer Estados Unidos en un solo viaje? No, sin duda. Entonces, ¿cómo hacer para quedarnos más tiempo? ¿Cómo extender la visa de Estados Unidos, y conocer un poquito más si solo tengo una oportunidad de viajar allí?

Con el formulario I-539 y un poquito de astucia es posible. Pero empecemos por el principio, con los Documentos que necesitas para viajar a Estados Unidos. Todas las personas que viajan por turismo a Estados Unidos obtienen un visado B-2 al cruzar la frontera por tierra, mar o aire. Los que viajan por negocios consiguen el B-1.

1- Ciudadanos de países que no necesitan visado previo. Aquí entran la mayor parte de los países europeos, Australia, Brunei, Corea del Sur, Japón, Nueva Zelanda, Singapur, Chile y Taiwan. Deben rellenar el formulario ESTA por Internet un par de semanas antes de viajar a Estados Unidos. Una vez en la frontera, y suponiendo que todo está en regla, te darán un visado de 3 meses. Casi siempre. (Pueden darte el visado por menos tiempo, pero eso es a consideración del oficial de frontera, quien tiene la última palabra sobre si puedes o no entrar al país).

Historia: “en una ocasión entrábamos por barco desde la Isla de Vancouver a la Olympic Peninsula, frente a Seattle, y Anna acababa de renovar el pasaporte. Curiosamente en España, cada vez que renuevas tu pasaporte, te dan un número nuevo, que por supuesto no aparece en los registros de Estados Unidos. El oficial fue muy amable -imagino que la inminente partida del ferry habrá tenido que ver- y ayudó a Anna a completar un nuevo ESTA allí mismo, en la oficina de migración de Estados Unidos en territorio canadiense”.

En el caso de que pertenezcas a este grupo y quieras tener una visa que te permita quedarte en el país por hasta seis meses, deberás solicitar una entrevista personal en el consulado de Estados Unidos de tu país antes de viajar. Busca en la página de internet de la embajada de Estados Unidos en tu país y allí aparecerán el coste (se paga por adelantado con tarjeta de crédito) y los documentos mínimos que necesitas llevar. Allí deberás enseñar documentación que demuestre tu arraigo en tu país. Vamos, datos que demuestren que sólo quieres vivir un gran viaje por su tierra y no te interesa ponerte como una vaca comiendo carne llena de hormonas por el resto de tu vida. Presentar algún título de propiedad, un resumen de cuenta bancaria con unos cuantos ceros, alguna inversión o proyecto en tu país, blogs de viaje y familiares directos que se quedan en casa como rehenes (pareja o hijos), son muy recomendables.

2- Ciudadanos de países que necesitan visado. A los habitantes del resto de países del mundo no les queda más remedio que solicitar una entrevista personal en el consulado de Estados Unidos de su país de origen, pagar por la entrevista y llevar todos los documentos necesarios que demuestren tu arraigo en tu país. Igual que en el párrafo anterior, lleva títulos de propiedad, cuenta bancaria, trabajo fijo, inversiones, proyectos, blogs de viaje, familiares directos que se quedan como pareja o hijos… todo sirve para que no sospechen que quieras quedarte a vivir en su país.

Tip: Si quieres viajar y te falta algo de bulto en la cuenta bancaria, no temas ser [email protected] con la gente que te quiere y pedirles prestado para conseguir un nuevo resumen de cuenta con algún número extra. Antes de irte se lo devuelves. Todos los detalles ayudan.

Ruta Denali, en Alaska - Viajeros4x4x4
Ruta Denali, en Alaska –

Bien, ya estamos dentro de Estados Unidos y queremos extender la visa. ¿Cómo hago?

Llevamos unos meses viajando por Estados Unidos. Los días pasan volando y de repente nos encontramos con que nuestro visado está a punto de caducar. Una de las Cuatro situaciones que pueden convertir tu viaje a Estados Unidos en una pesadilla sería quedarte dentro del país con el visado caducado. Y más aún ahora, teniendo en cuenta la política migratoria del nuevo gobierno de Estados Unidos.

La primera opción es salir a México o Canadá y volver a entrar a Estados Unidos al día siguiente. Suele funcionar, a no ser que el oficial de migración te pregunte si volviste a tu país desde tu última salida de Estados Unidos, ayer o anteayer. Es un requisito que pueden hacer valer. En ese caso una respuesta válida puede ser que vas a volar tal día desde el aeropuerto de X (pon aquí el nombre de la ciudad que prefieras). Si viajas en vehículo, éste se quedará en casa de unos amigos en XX (pon aquí el nombre de la ciudad donde viven tus amigos, reales o imaginarios).

Volver a entrar después de un visado de 3 meses no debería ser un problema si te toca un oficial de migración humano, que entiende que tu interés siempre es conocer su país. Una tercera renovación ya es más difícil. ¡No olvides los Doce consejos para cruzar la frontera con Estados Unidos y Canadá.!

Como extranjero se supone que puedes pasar un máximo de seis meses por año calendario en Estados Unidos. Como ya comenté, eso depende del oficial de migración que te atienda y de cómo juegues con las fechas. Si esa persona ha pasado una mala noche, se ha peleado con su pareja, hace tiempo que no va al baño ni tiene sexo, su equipo favorito ha perdido o tiene un especial sentido del deber, prepárate. Esa persona querrá hacerte cumplir cada coma y párrafo de la ley. Sólo lo podrás convencer con confianza y el beneficio de la duda.

Tip: siempre que estamos entrando en Estados Unidos o Canadá, intentamos evitar a los oficiales de migración latinos o asiáticos. Son los más exigentes y suelen indagar bastante más en tus intenciones de viaje que los oficiales blancos. 

Ten en cuenta que tu visa no deja de correr si sales de Estados Unidos por tierra. O sea, si viajas hacia Alaska, tu visado de Estados Unidos sigue vigente y comiéndose los días si sales a Canadá, o México antes de su vencimiento! Recuerda: correr en Alaska es una pena.

Horseshoe Bend, Arizona - Viajeros4x4x4
Horseshoe Bend, Arizona

Entonces, ¿cómo extender la visa de Estados Unidos?

Si pasaste el filtro de la entrevista personal en el consulado de Estados Unidos, y te han dado el visado con el que puedes permanecer 6 meses sin la obligación de salir del país, hay una manera de quedarte más tiempo de forma legal.

¡Bienvenido emprendedor o emprendedora, al país de los negocios!

Se trata del formulario I-539, que sirve para cambiar o extender tu estatus oficial como no inmigrante.

La mejor manera de presentar este trámite es con un proyecto económico que requiere tu presencia durante un plazo de tiempo mayor que el que te dieron al entrar a Estados Unidos. Un posible negocio de importación de algún producto típico de tu país siempre suena lógico.

Para darle validez necesitarás dar información veraz y comprobable de los motivos que hacen necesaria la extensión del visado. (Que solo quieres viajar, ya lo sé, pero las cosas son como son). Te sirven el contacto de tu amigo fabricante en tu país de origen que quiere exportar a Estados Unidos, cartas de intención nombrándote como representante, muestras de producto, resúmenes de cuenta donde puedan constatar que tienes el dinero para mantenerte en el país y todos aquellos detalles que puedan ayudar a tu historia.

Puedes encontrar más información oficial (en inglés) en la página principal del formulario I-539. También hay aquí algunas instrucciones extras que te pueden servir. En este otro enlace te dicen qué documentación aportar y cuánto cuesta el trámite, y aquí, dónde debes enviar la información. No olvides que recomiendan iniciar la solicitud por lo menos 45 días antes de que expire tu visado.

En principio se puede hacer todo el trámite por internet, pero a veces es mejor imprimir todos los papeles, preparar una linda carpeta, incorporar las muestras, y utilizar el viejo correo, el U.S. Postal Service. Esta es la dirección donde debes enviar todo:

USCIS
P.O. Box 660166
Dallas, TX 75266

Aguas termales en Yellowstone National Park - Viajeros4x4x4
Aguas termales en Yellowstone National Park

CÓMO EXTENDER LA VISA DE ESTADOS UNIDOS. RESUMEN DE LOS PASOS A SEGUIR

En conclusión, lo que se tiene que mandar a USCIS para hacer una solicitud de extensión o cambio de estatus migratorio es:

1- Formulario I-539, con la información adicional necesaria para apoyar tu historia.

2- Formulario I-94, copia del papelito que te ponen en el pasaporte cuando entras a Estados Unidos. También lo puedes descargar de internet, junto con tu historial de entradas y salidas del país

3- Fotocopia de tu pasaporte.

4- Cheque con el importe a pagar, en el caso que conozco fueron 290 dólares por persona, pero puede variar. El cheque se puede hacer en el mismo U.S. Postal Service desde donde enviarás la información por correo.

A partir del momento en que lo envías (y guardas todos los comprobantes) puedes permanecer legalmente en Estados Unidos hasta recibir una respuesta, que suele ocurrir tres meses más tarde. A partir de ese momento tienes un mes para dejar el país. Total: 2 meses y medio extras en Estados Unidos, como mínimo. Siempre lleva los documentos adecuados que comprueben tu situación migratoria. Que no está el horno para bollos.

Finalmente, utiliza esta información para hacer lo correcto. Las autoridades son muy puntillosas con las formas así que disfruta, pórtate bien y disfruta el viaje, que vale la pena perderse por los bosques de Idaho, la carretera 395 de California, el planeta de arcos y cañones de Utah, las tierras del BLM (Bureau of Land Management) y su espectacular colección de Parques Nacionales.

Aprovecha hasta el último día, piérdete por ahí, disfruta, y que la ruta te acompañe!

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlas y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic de viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.

La Cucaracha, Mitsubishi Delica 1991 con matrícula de España, volando en el puerto de Colón, Panamá
La Cucaracha, Mitsubishi Delica 1991 con matrícula de España, volando en el puerto de Colón, Panamá



250- Doce consejos para cruzar la frontera con Estados Unidos y Canadá

Después de varios años entrando y saliendo de Estados Unidos y Canadá con la furgo, uno termina dándose cuenta de una serie de detalles que pueden simplificar el fastidioso cruce de la frontera. Siempre será molesto, pero si sigues estas reglas sencillas, la posibilidad de una mala experiencia es mucho menor.

Estos tips sirven para todos, pero principalmente para aquellos que viajan sobre cuatro ruedas, en furgoneta, todo terreno, coche o limousine.

Ten en cuenta que los agentes de migración son seres humanos que se dejan llevar por sus impresiones para intentar adivinar tus intenciones. ¿Viste alguna vez la serie de televisión Lie to me, acerca de un tipo que lee las expresiones del rostro para saber qué ocultas, qué estás pensando? Bueno, pues eso.

    1. Lleva tu vehículo ordenado. Si van a revisar tu vehículo y se encuentran con que está lleno de basura o cubierto hasta el tope de cajas o maletas, es posible que te lo hagan vaciar completamente. Es lo que le pasó a Zulema, una abuela argentina que hace unos años realizó el viaje hasta Alaska con su perro. Llevaba tantas cosas en su todo terreno que no era posible revisar lo que había detrás de la primera línea de cajas. Todavía recuerdo sus puteadas por internet.
    2. Habla en inglés. No importa que la identificación del agente que te atiende diga que se apellida López, Martínez o Pérez. Dentro de lo posible hay que entrar al país hablando el idioma local. Sobre todo en Estados Unidos y Canadá.
    3. No te hagas el simpático, ni el gracioso, ni el amigo. No intentes hacerte amigo del inspector de aduanas o del agente de inmigración. Primero, porque ellos ya tienen sus propios amigos. Segundo, porque por más que creamos que el mundo no debería tener fronteras, ellos se toman su trabajo muy en serio. Y su trabajo es guardar las fronteras de su país. Solo puedes aflojar el rictus formal si ellos comienzan una conversación informal. También son humanos, y puede que les guste viajar.
    4. La primera o segunda pregunta suele ser ‘¿qué viene a hacer a nuestro país?’, o ‘¿adónde se dirige?’. Es tu oportunidad para dejar claro que hace X meses o años que estás viajando y que tu intención es hacer turismo, conocer su país, llegar hasta Alaska o hasta donde quieras. Apréndete 10 lugares por los que puede que vayas a pasar y se los recitas. Tampoco te pases de la raya y les des una lección de geografía.
    5. Ten siempre a mano una dirección en Estados Unidos o Canadá. No importa que no conozcas a la persona que vive allí, para ellos es una casilla importante que hay que rellenar. Además, una dirección en Estados Unidos te ayudará a conseguir el seguro para tu vehículo. Sin dirección es más difícil conseguir un seguro, aunque seas extranjero.
    6. Los agentes de inmigración y aduanas más puñeteros/quisquillosos son los principiantes y aquellos que nacieron en otro país, que inmigraron a Estados Unidos o Canadá y consiguieron su nacionalidad después de muchos años de trabajo. Si sigues las tres recomendaciones anteriores y cruzas la frontera por un paso importante, los blancos suelen plantearse menos dudas que los latinos (nos tocó al entrar la primera vez a Canadá), filipinos (la segunda) o pakistaníes (la tercera, entre Point Roberts y Vancouver, British Columbia).
    7. Nunca cuestiones sus órdenes. Si te dicen que aparques en un sitio determinado, lo haces sin preguntar. Y lo dejas exactamente ahí. Si te piden que abras una puerta, abres esa puerta. Si preguntan qué hay en una caja, les dices lo que hay en la caja. Lee atentamente los carteles que te rodean, en algunos lugares tienes que permanecer dentro de tu vehículo o detenerte en una línea o con una orientación determinada. No llames la atención más de lo indispensable, no vale la pena.
    8. Si tienes un pasaporte por el cual no necesitas un visado previo, no olvides llenar la ESTA por internet. Es un formulario donde das todos tus datos antes de viajar a Estados Unidos. Hace unos meses Anna renovó su pasaporte en España y debería haber vuelto a rellenar el formulario antes de entrar a Estados Unidos. Pero no lo hizo. Ups… Afortunadamente el agente de inmigración tenía un buen día y le permitió rellenar el ESTA en la frontera terrestre con Canadá.
    9. El visado definitivo te lo dan en la frontera, más allá que hayas sacado la visa en tu país de origen o que no necesites una visa previa. El agente que te atiende en la frontera es quien tiene la última palabra. Se amable y paciente. La impaciencia en las fronteras no te lleva a ningún lado.
    10. Si estás viajando, lleva siempre documentos que confirmen tu historia. Puede ser la dirección de una página web o blog donde vas contando tu viaje a medida que avanzas, un resumen relativamente actual del dinero que tienes en tu banco en tu país o el seguro de tu vehículo válido para recorrer Estados Unidos o Canadá. Siempre ayuda tener nombres de ciudades, de países, banderas o mapas en el exterior de tu vehículo.
    11. No vistas como un vagabundo. Sé que la ropa que utilizamos forma parte de nuestra personalidad, pero es importante que esté limpia, que no huela mal. Intenta parecerte a ellos.
    12. Intenta cruzar siempre por pasos importantes. En la frontera entre Estados Unidos y México están acostumbrados a los viajeros, pero no ocurre lo mismo entre Estados Unidos y Canadá. Hay pasos pequeños, casi vecinales, donde siempre les parecerá sospechoso que quieras cruzar por allí. Recuerda que los buenos agentes de frontera están en los pasos importantes, y los malos, los tontos y los inexpertos están en los pasos secundarios. Si tienes todo en orden, estos son los que te pueden crear problemas.

TE VA A INTERESAR: CÓMO EXTENDER LA VISA DE ESTADOS UNIDOS SIN SALIR DEL PAÍS. 

Ahora prepara tu mejor cara de póker y buena ruta. Estados Unidos y Canadá están llenos de lugares increíbles que vale la pena recorrer. ¿Otro consejo? Olvídate de las ciudades, compra el pase anual de Parques Nacionales y salta de Parque Nacional en Parque Nacional sin pagar entrada.

SIGUE LEYENDO

– ¡OJO! 4 SITUACIONES QUE PUEDEN CONVERTIR TU VIAJE A ESTADOS UNIDOS EN UNA PESADILLA

– DOCUMENTOS PARA VIAJAR POR ESTADOS UNIDOS

••••••••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en InstagramFacebookTwitter YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Nuestra casa con ruedas se mete por todos lados y parece capaz de sobrevivir a una bomba atómica. Desde aquel momento recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en el norte de Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2015 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la IndependenciaPor el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe regularmente artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlar y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic sobre viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream su primer vehículo para no viajar, junto a unos amigos de Ensenada, Baja California. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.

www.viajeros4x4x4.com




Cartas desde el fin del mundo

www.viajeros4x4x4.com

(Artículo de Juan Pedro Ponce. Encuéntralo completo en la web de el4x4.com)

•••••

Hace unos años, cuando la humanidad dudaba si con el cambio del milenio se acabaría el mundo, una pareja calentaba motores en Barcelona para salir a dar una vuelta al mundo que debía durar 4 años. Parece que algo les ha pasado, porque estos dos se han quedado a vivir en la ruta.

Se trata de Pablo Rey y Anna Callau, argentino y catalana. Ella no tardó ni media hora en aceptar su propuesta de dejarlo todo y partir a la aventura después de escuchar sus historias de viaje con un Land Rover destartalado por el sur de África. Y un día juntaron sus ahorros, alquilaron su apartamento hipotecado, renunciaron a sus trabajos, y se fueron a vivir la vida que todos soñamos.

A bordo de una Mitsubishi L300 4×4 “con el aura de las Vokswagen hippies de los 60” recorrieron el sur de Europa, Turquía, Siria, Jordania, Egipto y toda África hasta Ciudad del Cabo. Luego embarcaron en un buque de Pescanova que los dejó en Argentina y comenzaron a recorrer Sudamérica hasta llegar a Estados Unidos, donde se casaron en Las Vegas sentados en su 4×4.

Pasados ya 11 años desde su partida de Barcelona, hablamos con ellos mientras están en Canadá preparando un nuevo libro sobre La vuelta al mundo en 10 años y la edición en inglés de su primer libro grande, “La vuelta al mundo en 10 años: El libro de la independencia”.

En el libro cuentan que una de las cosas más difíciles es la convivencia en tan poco espacio y el estar absolutamente todo el tiempo juntos. Es por ello que le hemos pedido que nos contesten por separado:

  • Playa, montaña, desierto, selva, ciudad…. ¿Qué prefieres?

ANNA: Playa. El mar. En realidad, de todo un poco. Siempre lo mismo también aburre. Pero podría ordenar mis preferencias de la siguiente manera: playa, desierto, montaña, selva y ciudad.

PABLO: Desierto, desierto y desierto. No hay nada más espectacular que perderte con tu 4×4, sin guía ni destino, con la única intención de explorar y encontrar sitios que en otras épocas estuvieron habitados. Y después un poco de playita y algo de montaña.

www.viajeros4x4x4.com

  • Un sitio que te haya defraudado enormemente.

ANNA: Chichen Itzá. El sitio arqueológico es espectacular, no hay que quitarle mérito. Pero la venta de souvenirs, con los tenderetes desparramados dentro del sitio arqueológico sin ninguna gracia, le quitan toda la magia.

PABLO: Todos los lugares nos han sorprendido de una u otra manera. Siempre puedes rescatar algo bueno, algo que te hace un poco más rico. No de dinero, claro, pero sin duda como persona. Pero plantearía la pregunta al revés: ¿qué sitios nos han sorprendido enormemente? Eso es mucho más fácil: Turquía, la hospitalidad árabe, los templos y monasterios de Etiopía, la vida salvaje de Nairobi, Zimbabwe, Perú, el interior de Argentina, las Galápagos, Yucatán y el norte de México, los desiertos de Estados Unidos, la costa de Alaska…

  • La peor frontera hasta ahora.

ANNA: Sudán. No porque no nos trataran bien en la frontera, sino porque el tiempo allí discurre a otra velocidad.

PABLO: Nunca tuvimos demasiados problemas en las fronteras. Alguna vez hicimos alguna tontería, pero nunca terminamos en la cárcel. Tardamos seis horas en hacer el papeleo para entrar en Sudán. De Etiopía a Kenia cruzamos la frontera por un paso ilegal junto al lago Turkana… pero allí no tuvimos problemas con las autoridades, sino con el motor. Se nos inundó. Tuvimos que abandonar nuestro 4×4 en la base del parque nacional Sibiloi y hacer 800 kilómetros hasta Nairobi para buscar un mecánico. Y volver con él, claro. Estos días estuve escribiendo acerca de esa historia para el nuevo libro que estoy terminando y te aseguro que fue toda una aventura pero no fue agradable. Ni siquiera recordarlo fue agradable.

  • Un sitio que no te esperaras y que te dejó con la boca abierta.

ANNA: Kaieteur Falls, en Guyana.

PABLO: Los templos y monasterios de Etiopía. Galápagos. El desierto de Atacama…

  • Una acampada, camping, hotel muy, muy especial.

ANNA: Hay muchos en estos 11 años de viaje. Pero del último año me quedo con una playa perdida en Xcalak, Quintana Roo, sur de México, bastante cerca de la frontera de Belice. El lugar habitado más cercano estaba a 12 km, un pueblito de pescadores. No había gran cosa tampoco. Encontramos un pozo de agua dulce en el terreno abandonado donde acampamos. La comida la pescaba Pablo con un arpón en el mar.

PABLO: ¿Hotel? ¿Qué es eso? Casi siempre dormimos en la furgo, sino no podríamos seguir viajando. Un sitio muy especial fue el parque nacional de Mana Pools, en Zimbabwe. Allí puedes aparcar tu 4×4 donde quieras y caminar por la selva desarmado, siguiendo los pasos de los elefantes. Te aseguro que es una de las mayores emociones que he vivido en mi vida.

  • De todos los sitios que habéis conocido. ¿Dónde echaríais raíces?

ANNA: Perú. O México.

PABLO: Me encantaría volver a pasar unos años en África y otros años en Argentina. Y sobre todo, volver a los desiertos en invierno.

  • ¿Qué no puede faltar nunca en el equipaje?

ANNA: El pasaporte, por supuesto!

PABLO: Libros. Libros que te cuenten cosas que no has vivido o que no has aprendido personalmente. Libros que me abran las puertas a otras historias que no pude vivir…

  • ¿Próximo destino?

ANNA: Dentro de poco volamos a Barcelona para editar un nuevo libro, habrá que presentarlo en Altaïr y otras librerías y luego volveremos a Norteamérica (Canadá y Estados Unidos). Y a viajar por norteamérica vendiendo el Libro de la Independencia, que ya estará traducido al inglés.

PABLO: A principios del 2012 estaremos en España para editar el nuevo libro. Y en mayo regresamos a Canadá para volver a bajar al sur de Estados Unidos y México. Canadá es tan civilizado que resulta aburrido. Luego cruzaremos de Vancouver a Japón-Corea-Rusia-Mongolia y de allí cruzaremos Siberia hasta llegar a Finisterre. Y de ahí, a Barcelona. Eso puede ser a fines del 2013 o 2014. Recién en ese momento habremos completado nuestra vuelta al mundo. Habrán sido… 14 años. Muchísimo tiempo…

  • ¿Qué “chisme” está en la furgo desde el primer día y no habeis utilizado nunca?

ANNA: Las cadenas para la nieve.

PABLO: Las cadenas para la nieve.

  • ¿Os seguís insultando para descargar adrenalina?

ANNA: No, ya no. Aunque a veces lo echamos de menos.

PABLO: No, ya no. Hemos perdido esa buena costumbre. Era algo muy sano, sobre todo porque no valía repetir insultos. Y hay un momento que tienes que comenzar a inventar nuevos insultos. Moco de sapo, pedo atravesado, dolor de tripas, accidente de una borrachera, mancha de semen, nada… A partir de ahí el cabreo comienza a ser gracioso… No es fácil convivir durante once años en 5 metros cuadrados…

La Vuelta al Mundo en 10 Años: El Libro de la Independencia, escrito por Pablo Rey, se puede conseguir en cualquier librería de España con el ISBN 978-84-613-8678. Está editado por los propios viajeros y distribuido por RBA. También lo puedes conseguir on line en www.amazon.com