287- Basic tips to overland the world and return to tell the story

La Cucaracha, la furgo Mitsubishi L300 4x4 con matrícula española de La Vuelta al Mundo en 10 Años

©Pablo Rey. Published on Overland Journal Magazine, Winter 2014.

After 15 years overlanding the world, Pablo Rey shares some important tips on how to not end up walking in your underwear on a faraway road in the middle of nowhere.

 

Let’s Do Some Math

Our beautiful planet has 316 million square miles of surface. The part of it that has emerged above sea level is 92 million square miles. About 4 million of those square miles are inside the boundaries of the United States. Now, take out all the area covered by those ugly, modern cities that have polluted the soil. Take out all the private land you cannot explore. Take out all the areas covered by tar, garbage dumps, all the places that serve food you have already tried, and all the roads and forests you’ve already been to… What’s left?

So expand your horizons. Go further. Take your time. Travel to a place where you don’t speak the language. Don’t be afraid. Break down somewhere far away from home. Fall in love with a foreigner. Live an adventure. The United States is a huge country, but why restrain yourself to your own boundaries when the entire world is waiting, full of explorations and cultural challenges?

Tips To Overland The World And Return To Tell The Story

  • Whatever you choose as a self-defense weapon, don’t keep it in a bag or in a place where you cannot access it fast. If you don’t have it at hand, it’s not useful, and it’s better not to carry it.
  • Hide your money in different places. Looking for an unexpected place? How about inside an empty roll-on deodorant. Nobody steals deodorant.
  • Different doesn’t mean dangerous. Always be courteous and kind to all the people you meet. Money, education, color of skin, and religion are mere accidents of life.
  • Don’t follow the safety recommendations of your government to the letter. The world is not as dangerous as they would lead you to believe.
  • Auxiliary lights, bicycles, jerry cans, and anything at hand is a temptation and a target for people who earn a fraction of the lowest wage in the U.S. Properly lock everything you have, or store it on the roof, out of reach. Or much better, out of sight.
  • When someone talks badly about a country, ask if they have been there. People usually repeat what they’ve seen on television, and television only shows conflict, war, outrage, corruption, and decay. Good news doesn’t spread as fast as bad news.

 

La Cucaracha, la furgo Mitsubishi L300 4x4 con matrícula española de La Vuelta al Mundo en 10 Años

•••••

Get the books of Pablo Rey about Around the World in 10 Years @ Amazon.com and Kindle, or download the first adventures HERE.




Support an Extraordinary Journey

La Vuelta al Mundo en 10 Años - www.viajeros4x4x4.com

Support an extraordinay journey! If you like the story about our permanent life on the road or how we inspired you to fulfill your dreams and objectives in life, and wish to support the journey, we would greatly appreciate your donation as a way of sponsoring more miles, kilometers, showers, meals, tires or beers!

10 dollars will take us 60 miles or 100 kilometers further along… or closer to the next mechanic!

Thank you, merci, danke, gracias, shukran!

Donate @ paypal.me/viajeros4x4x4

Keep going Pablo and Anna!

•••••

Get the books about Pablo and Anna’s real stories on the road @ Amazon.com and Kindle or download the first pages HERE!

Follow the latest adventures of the real Pablo and Anna on Instagram, Facebook, Twitter and Youtube @viajeros4x4x4 

•••••

On year 2000, Pablo Rey (Buenos Aires) and Anna Callau (Barcelona) quit their jobs and rented out their apartment in Spain to travel around the world during four years. Four somehow turned into fifteen. The couple, living out of their small 4WD van, a.k.a. La Cucaracha, has travelled more than 220,000 miles, passing through 60 countries, with no end in sight.

After leaving Southern Europe, these committed nomads have driven through the Middle East, Africa —from North to South, the entire American continent —from Tierra del Fuego (at the Southern tip of Patagonia) to the Arctic Ocean in Alaska, before settling in for a couple of years of discovery in North America. Getting here was no small feat. They crossed the Atlantic Ocean from South Africa to Argentina in a fishing vessel, survived elephant and Kalashnikov attacks in Africa and paddled down an Amazon river in a 6-log wooden raft. Their engine broke down in the middle of the Sudanese Sahara and froze at 15,000 feet during a very cold winter in the Bolivian Altiplano, and that’s just scratching the surface.

In 15 years they have met, shared food and stayed with some truly amazing and hospitable people. Whether in a house, hut, tent or under the stars, the take away is the same, in whatever culture, remove the dogma and indoctrination and you realize that we are all the same, one big human family living in a beautiful, albeit fragile, Earthly home.

Pablo has written three books in Spanish. The Book of Independence, translated into English in Canada, is available @ Amazon.com and Kindle or download the first pages HERE!

Follow the latest adventures of the real Pablo and Anna on Instagram, Facebook, Twitter and Youtube @viajeros4x4x4 




El único dinero bueno es el que te hace independiente

Pablo Rey, escritor, aventurero, viajero

Dinero, dinero, dinero. Pareciera que todo funciona alrededor del dinero.

Pero no siempre es así. Ni en todos lados. Por eso, ¿qué pasaría si moviéramos la balanza de nuestras prioridades?

¿Qué es más importante? ¿El dinero? ¿O el tiempo?

Web-El-Libro-de-la-Independencia

El único dinero bueno es el que te hace independiente. Pide los libros sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años, ‘El Libro de la Independencia’ (ISBN 978-84-616-9037-4) y ‘Por el Mal Camino’ (ISBN 978-84-615-7176-5) en nuestras Librerías Amigas de España o descarga gratis las primeras historias de El Libro de la Independencia en pdf.

Enviamos a cualquier lugar de Argentina y España. También puedes conseguirlos a través de internet en Amazon.com y en formato eBook en Kindle. 




110- La corrupción de la policía en Nicaragua 1

La Vuelta al Mundo en 10 Años - @viajeros4x4x4

– Me parece que le voy a tener que hacer una multa.

(Usted me disculpará, pero es mi obligación, Dios me ha visto verle y los árboles y mis ojos y las moscas que zumban alrededor de mi cabeza también me han visto verle pisar la línea blanca en la curva. Y eso es ilegal, sabe, la vida es dura).

Durante nuestros primeros quince días en Nicaragua, la policía nos detuvo 10 veces para revisar nuestros documentos personales, permisos, seguros, triángulos y extintor. Y eso que no usamos la furgoneta todos los días.

Aclaro: esta es una historia sobre policía malos. Ya sabemos que los policías no son todos buenos, pero hay países en donde solo te encuentras con los malos. Hay que joderse…

Habíamos quedado para pasar el fin de año con Réjean, Nathalie y sus hijas, Charlotte y Eve, de nueve y seis años. Amigos de Québec, todavía Canadá, que llevaban unos cuantos meses de viaje por México. Nos habíamos encontrado por primera vez en Costa Rica, en la Playa de Sámara, donde compartimos 3 semanas de camping frente al mar. Espectacular.

Volvíamos de acampar en la playa de Las Peñitas y habíamos cumplido con todos los ritos que presagian un buen 2010. Hicimos un buen asado y quemamos un muñeco tamaño humano. No era una vena incendiaria escondida, sólo nos adaptábamos a las costumbres locales: a las 12 de la noche del 31 de diciembre, muchas familias de Nicaragua sacan muñecos de paja y ramas vestidos con ropa vieja a la calle, y los quema. El año ya pasó, murió. Adiós.

Ocurrió en la ruta, cerca de León Viejo, la capital colonial que sucumbió tras una erupción del Momotombo. (Ahora solo quedan las piedras grises de los cimientos de los edificios y los huecos vacíos de las tumbas descubiertas. ¿Adónde habrán ido a parar los huesos?). Vivíamos en la felicidad de la ruta cuando en un cruce de rutas desolado nos encontramos con una patrulla de policía. De policías aburridos mirando los papeles de un taxista. Por supuesto, ven un vehículo con un cartel grande que dice La Cucaracha, y sí, te paran.

La mitad de las veces, los encuentros son pequeñas partidas de póker. Si tienes todo en regla no tienen por qué entretenerte mucho, a no ser que quieran buscarte las cosquillas. Nosotros pasamos rápido, pero parecía que querían marear a los amigos canadienses.

– Me parece que le voy a tener que hacer una multa.

– ¿Y por qué? –pregunta Réjean.

– Su vehículo no lleva matrícula delante.

– En Canadá ningún vehículo lleva matrícula delante.

– Pero en Nicaragua todos los vehículos llevan matrículas delante y detrás. Voy a tener que hacerle una multa –dice el policía, media sonrisa, enseñando las fundas de plata de los dientes superiores.

– Disculpe –digo al policía metiéndome en la conversación. Es que no puedo evitarlo, soy así. –Si él está en Nicaragua con ese vehículo y una sola matricula es porque la policía que está en la frontera le autorizó a entrar con el vehículo en esas condiciones. Por si no sabía, en la frontera la policía revisa todos los vehículos.

– Usted manténgase aparte, estoy hablando con el señor.

– Perdone, pero si este es un país libre, yo puedo estar donde quiera. Ellos son mis amigos y voy a estar aquí, a su lado.

El policía me mira confundido. Un taxista que espera con su vehículo a un lado de la ruta sonríe descarado. Este no es el espectáculo habitual. El policía vuelve a mirar el frente del vehículo. Sí, lleva una placa con el dibujo de un caracol feliz y dice Camping Safari. Camina despacio hacia la parte trasera. Sus compañeros observan de lejos. Las niñas deben pensar que su papá es muy peligroso porque la policía lo controla todo el tiempo.

– Mire, voy a llamar a mi jefe, en la comisaría, para preguntarle si su amigo puede circular con una sola matrícula. Usted espere ahí.

Anna bufa. Nathalie le explica la situación a sus niñas. Réjean es un tipo tranquilo, no es peligroso. Varios kilómetros adelante nos detenemos y me cuenta que vio al policía por el espejo retrovisor haciendo gestos a su compañero. ¿Qué hacemos? Y que después se puso el teléfono en la oreja y habló solo. Y nos dejaron ir. Lo habían intentado, y no había funcionado.

077e-Nicaragua-Managua-Disc

Tenemos muchas historias parecidas, como en Perú, cuando nos detuvo un policía sentado, o cuando nos pidieron el permiso especial para llevar vidrios oscuros en las ventanas traseras. Incluso, en Argentina un policía se inventó un semáforo en rojo que el alcalde todavía no había puesto. La ruta es así.

Esta es solo una de las historias que tenemos con policías en Nicaragua. Habrá más.

Lo importante es no acobardarse con los malos policías. Mantenerse tranquilos, no acceder a ninguna rebaja de una multa inventada aunque pierdas algo de tiempo. Ellos suelen querer la coima rápido. Si te detienen por romper una regla que no conocías, apela a lo más lógico, repite conmigo: lo siento, soy extranjero, no lo sabía y no lo volveré a hacer. Y si igual quiere multarte, es un cabrón. Los buenos policías, previo acto de contrición, suelen ser comprensivos.

(Continúa en La Corrupción de la Policía en Nicaragua 2: Encuentro con el Chapulín Colorado)