289- Overland Expo 2015: Amigos y Viajeros

Mauricio Parra

Ya lo dije cuando cumplimos 10 años en la ruta: La Cucaracha tiene maneras extrañas de celebrar los aniversarios. Esta vez partió la carcasa del alternador, quemó un solenoide, la alarma bloqueó la bomba de combustible, el embrague del ventilador dejó de funcionar (con los calentones de motor que siguen a continuación), la aguja del medidor de la temperatura se trabó en el mínimo (nunca supimos que se estaba calentando el motor hasta que estuvo a punto de explotar), la luz del intermitente (luz de giro) dejó de funcionar y la luz de stop también. Seguro que me olvido de algo.

Y yo me sumé a las celebraciones masoquistas de La Cucaracha con mis clases particulares (me las doy a mi mismo) de moto, en las que aprendo cómo se hace para que una moto aterrice en tu espalda y puedas sobrevivir para contarlo con alguna costilla rota y unos rasguños.

Así fue mayo de 2015, que por suerte ya está terminando. ¡Bienvenido junio, el mes del 15 aniversario en la ruta!

Gracias a todos los amigos y desconocidos que durante la última Overland Expo se acercaron para echarnos una mano para arreglar los desperfectos de La Cucaracha, para hacernos reír o para darnos un abrazo.

Fernando Rivero, nuestro amigo bombero de Salt Lake City, fue el primero que se ofreció en desviarse cientos de kilómetros para ayudarnos. Finalmente llegó parte del equipo de BajaRack, con Niki (Nicolai), Mauricio y Fernando Parra desde Tijuana y Ensenada, que nos remolcaron con la barra de arrastre que hace 9 años nos regaló Pipo Zaro en Copiapó, Chile. Era la primera vez en mucho tiempo que La Cucaracha nos dejaba tirados tan lejos.

Sergio Murillo de BajaRack trajo agua potable y correas nuevas para el alternador. Chris Kelly nos trajo una bolsa de frutas y verduras desde Flagstaff. Abi nos envió mermeladas y salsas caseras en una BajaCaja desde Baja California. Ricardo y Brenda González de Caribbean Rovers, Puerto Rico, le metieron mano a La Cucaracha, nos hicieron reír, nos llevaron a buscar repuestos y nos dejaron una tonelada de comida. Jay Becker, de Santa Mónica, California, se puso a estudiar el mapa eléctrico de la furgo y nos ayudó hasta confirmar que uno de los problemas no era la bomba de combustible, sino la vieja alarma que instalamos en Sudáfrica. Hugh y Kelly Phillips, del taller mecánico Safari, Colorado, nos echaron una mano para descubrir cuáles eran las otras averías, que habían aparecido durante las últimas dos semanas. Ahora tenemos un nuevo botón que activa el solenoide de la bomba de combustible. Exactamente como los coches de carreras. Bill Burke nos prestó su cargador de baterías y también se acercó cuando tuvimos alguna duda. La Cucaracha es una escuela de mecánica.

Desde que empezamos con problemas tuvimos el apoyo a través de internet de Manolo Fernández Ojeda, mecánico de Lebrija, Andalucía, especialista en furgos. Yan y Jean-François, con quienes nos cruzamos en la Isla de Terranova, volaron desde Quebec y Montreal sin avisarnos, y nos ayudaron a tirar bolas de nieve a algunos estirados del mundo 4×4 que se creen Maradona. O Messi. ‘Ahí, ahí… tirale a ese, por favor’.

Algunos amigos, y montones de desconocidos, nos mandaron sus mensajes de apoyo a través de internet. A otros los eché en falta. Es lo que tiene la distancia.

La Cucaracha tiene maneras extrañas de celebrar los aniversarios. Espero que a partir de ahora se porte bien por un tiempo, nos deje disfrutar la ruta y nos permita llegar sin contratiempos al NW Rally, en el estado de Washington. El amigo Ray Hyland, de Hope, Canadá, que organiza el evento, nos está esperando para hacer una gran fiesta y celebrar por todo lo alto nuestros primeros 15 años en la ruta.

Ahí vamos. 15 años después de salir a la ruta, la historia continúa.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.




288- Overland Expo 2015: Entre el Barro y las Presentaciones en Inglés

La cucaracha, Mitsubishi L300 / Delica 4x4

Pocas cosas pueden definir el carácter tozudo e indómito de nuestra vida en la ruta, como llegar a la Overland Expo con alguna costilla rota y La Cucaracha averiada y enganchada al todo terreno de unos amigos mexicanos. Nuestro objetivo era llegar, y llegamos a tiempo.

La Overland Expo 2015 fue un evento complicado y lleno de barro. Llovió el primer y el segundo día. Por las noches nevó y el terreno se convirtió en un lodazal helado. Había tanto barro que Land Rover, uno de los patrocinadores principales, suspendió sus cursos de manejo. Muchísimas casas rodantes (o caravanas) y vehículos 4×2 y 4×4 con neumáticos de asfalto quedaron atrapados en la zona de acampada. Los tractores y las máquinas excavadoras llegaron al rescate.

Era imposible explicar historias desde la furgo en medio de aquel chapapote de barro. Nadie imaginó que fuera necesario asistir con botas de goma. Por eso nos centramos en las seis presentaciones en inglés que teníamos programadas. ‘15 Years on the Road: an Overland Life’ (2 veces); ‘Security on the Road: Keep your Hands Down’ (2 veces); ‘Overlanding to México beyond Baja’ y ‘The Loneliest Roads of North America’. Anna también participó en una mesa redonda dando consejos sobre cómo prepararse para empezar un viaje.

La respuesta fue la misma que nos viene acompañando durante los últimos dos años: muchas risas y alucinaciones colectivas. Aprendimos a contar historias, a entusiasmar, y 15 años en la ruta dan para muchos relatos sorprendentes y hasta surrealistas. No era nuestro objetivo, no nos dimos cuenta, pero en los últimos años nos convertimos en uno de los referentes de todos aquellos que sueñan con realizar el gran viaje de sus vidas. Sobre todo porque no partimos con sponsors, nadie pone dinero para que sigamos adelante, todo lo conseguimos trabajando y con el apoyo de los ángeles que aparecen en el camino.

La historia de La Vuelta al Mundo en 10 Años, de los viajeros4x4x4, es una historia real, alcanzable. Nuestra Mitsubishi L300/Delica 4×4 es asequible, parece el hermano pobre de los Toyotas, Land Rovers, Sportsmobiles y camiones preparados para llegar a la Luna que se exhibían en la Overland Expo. La gente se acerca esquivando el barro, toca la carrocería de La Cucaracha como si fuera un augurio de buena suerte, y sus ojos vuelven a brillar. Se dan cuenta, todo es posible.

Yo los observo, contesto sus preguntas, y repito las palabras mágicas: a pulmón, sin sponsors, con poco dinero, aprender, compartir, nuestro lujo es la libertad.

Y una chispa nueva, de esperanza de viaje, se enciende en algún sitio entre su estómago y el corazón.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.




Gracias Guyana!

La Vuelta al Mundo en 10 Años - www.viajeros4x4x4.com
  • Gracias a Indranauth Haralsingh, director del GTA, Guyana Tourism Authority, por su apoyo total a La Vuelta al Mundo en 10 Años. Por su permiso para acampar en el Predio Ferial de Georgetown, por las comidas y los contactos para llegar caminando después de un trekking de varios días a las Kaieteur Falls, cataratas de 200 metros de alto y 100 metros de ancho en medio de la selva de Guyana. Gracias por lo que ha sido, y por lo que vendrá. Encuentra más información sobre las maravillas ocultas de Guyana en www.guyana-tourism.com
  • Gracias a Frank Singh, de Rainforest Tours, por la invitación a acompañarles en uno de los trekkings más apasionantes de Sudamerica: el camino a las Kaieteur Falls. Más info sobre los tours que organizan en todos los rincones de Guyana en www.rftours.com. Email de contacto: [email protected]
  • Gracias a Peter Kathoo, director del Zoológico de Georgetown, por la visita a tantos animales raros e interesantes que se encuentran por estas tierras.
  • Gracias a los bomberos que están junto al mercado de Starbroek, en pleno centro de la ciudad, por cuidarnos durante la primera noche que llegamos a esta ciudad nueva y desconocida! Gracias por lavar la furgoneta a presión después de 450 kilómetros de caminos de barro y por la ducha, mas bien, por los manguerazos de agua directamente del camión de bomberos con que me bañé un lunes por la mañana en el centro de Georgetown.
  • Gracias al sargento Beaton y a los policías de la comisaría de Albion por hacernos un lugar para que podamos dormir tranquilos.
  • Gracias al inspector Henry y a los policías de la comisaría de Springlands por cuidar la furgoneta mientras cruzamos a Surinam.
  • Gracias a Imma Subirana, alto representante de la comunidad española en Guyana, por todas las latitas de berberechos, navajas, almejas, olivas rellenas de anchoas, el queso y el JAMON!!!. Gracias por prestarnos tu casa y brindarnos tu amistad. Por cierto, la comunidad española en Guyana es muy numerosa: 2 catalanes y un madrileño…
  • Gracias a Tony y a Colin, guías de Rainforest Tours, por la semana compartida durante el trekking y los viajes en bote para llegar a las Kaieteur Falls. Fue impresionante!
  • Gracias a Mr. Badrie Persaud, gerente general de Guyoil, Guyana Oil Company, por los 75 litros de diesel que nos ayudaron a llegar más lejos en nuestro viaje por Guyana. A ver si Repsol YPF toma nota!
  • Gracias a Godfrey Welcome, que tiene un almacén en Pamela Landing, por cuidar de la furgoneta durante el viaje a las Kaieteur Falls. Su apellido refleja todo!
  • Gracias a Archer Moses y a toda la gente de Atta Lodge, Cassius, Gabriel y Lorlyn, dentro del Iwokrama National Park, por dejarnos un sitio para acampar en nuestro viaje de salida de Guyana. Tienen un sitio hermoso! Mas info en www.iwokramacanopywalkway.com
  • Gracias a Mr. Dass, Mr Cherry y a sus embajadores de la pequeña ciudad de Mahdia, por arreglar el malentendido de la policía y por la habitación del hostal comunitario que nos cedieron la noche del Obama Street Jam. Ay, querido Barack Obama, cuantas esperanzas hay depositadas en tu nombre!
  • Gracias a los mineros que nos llenaron de cervezas la noche del Obama Street Jam en Mahdia…
  • Gracias a Diane McTurk de Karanambu Ranch, madre adoptiva desde hace años de todas las nutrias abandonadas del sur de Guyana. Gracias a Mike y Pat, por su simpatía enorme en el poco rato que compartimos. Nos sentimos como en casa. Y a Bandit, el mapache adolescente de Karanambu, que por la noche trepaba al techo de la furgoneta para masturbarse…
  • Gracias al hombre de rasgos orientales, probablemente de Malasia, que nos arregló el arranque de la furgo cuando ya no quiso moverse en el pueblo de Maburo… llegó sin decir nada, se fue sin decir nada…
Con la dirección del Guyana Tourism Authority
Con Rudolph, Indranauth Haralsingh y Ohene Koama

Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa




51- Guía de Hostales con estacionamiento en Sudamérica

Furgo para dar la vuelta al mundo

– Mi caaasa… mi caaasa…

El pequeño hombrecito con cabeza de tortuga señala hacia el cielo. Su dedo tiembla y se ilumina recordando el sitio cálido que dejó atrás para emprender un viaje. Su hogar entre las estrellas. Apuesto fuerte a que será un sitio bastante raro.

No es gallego, pero en la película el hombrecito tiene morriña. Apenas articula palabras, es otro extranjero incomunicado. Abre un poco más los ojos asombrados, desmesuradamente grandes (y, que raro, humanos), e inclina la cabeza en un gesto de ternura calculado. Eso siempre hace suspirar a las madres.

A las madres, que también suspiran por sus niños. A los niños, que son los que piden el muñeco del pequeño extraterrestre con cabeza de tortuga. A Spielberg, que recuerda cómo engordó su cuenta corriente haciendo muñequitos de un tipo feo y escuálido con cabeza de tortuga que extraña su casa.

¿Marco Polo? No. Tampoco es Livingstone o Shackleton. El viajero más grande de todos los tiempos es ET.

La vuelta al Mundo en 10 Años - Viajeros4x4x4

Entre nosotros hay muchos con ganas de emular a ET. Nos subimos a nuestras naves, viejas Volkswagen camper, Mitsubishis L300, autobuses transformados, sufridos cuatros por cuatro, viejos cascajos interestelares, y partimos en viajes que pueden terminar en cualquier lado.

En planetas desconocidos que giran a pocos kilómetros de casa.

En agujeros negros de dónde ya no sabemos cómo volver.

En el camino puedes dormir en estaciones de servicio luminosas, puestos de peaje estratégicamente levantados en medio de la nada, playas saladas, parques públicos, iglesias cerradas y canteras abandonadas. Y hasta en hostales.

Esta es una lista de hostales en donde nos hemos detenido. Algunos son albergues transitorios de dueños gordos y empleados mal pagados que refunfuñan. De señoras de la limpieza que visten como si acabaran de cambiar de profesión.

La mayoría despiden una energía asombrosa.

Unos cuantos tienen habitaciones de estilo cutrelux, con baño privado, televisión por cable, tabiques delgados, manchas antiguas en las paredes y colchones forrados. A veces en tela gruesa y absorbente. A veces en su funda original de plástico. Lo más común, en un forro lavable y deslizante de cuero falso.

La Vuelta al Mundo en 10 Años - Viajeros4x4x4

A veces es difícil encontrar un hostal confiable donde aparcar si estás de viaje. Aquí hay una lista de sitios en donde hemos parado. Casi todos tienen un aparcamiento donde dejar tu coche, furgo, autocaravana, 4×4, moto, camioneta o caballo.

Que les sirva.

 

ARGENTINA: Es el paraíso del camping. Hay hasta en los pueblos más pequeños y suelen estar muy bien preparados, con grandes áreas verdes. ¡Tienen parrillas! ¡Montones de parrillas! Cuestan entre 3 y 5 dólares por persona.