332- GR11 PIRINEOS 5 | Travesía a pie de Andorra a la Guingueta D’Aneu (con VARIANTES)

GR11 PIRINEOS Descenso al Refugio Libre de Baiau

‘Pero… ¿cómo hacen para vivir viajando?’ me preguntó la mujer, asombrada, cuando le comenté que llevábamos 17 años viviendo en la ruta. Viajando en una furgo, viajando en moto, viajando a pie. Viviendo el sueño de caminar el GR11 PIRINEOS sin prisas, durante dos meses, tomándolo como un viaje.

Y me resultó simpático, porque ella misma se había respondido momentos antes, cuando nos contaba que cada uno de ellos gastaba 50 euros por día caminando el GR11 (unos 1500 euros al mes por persona, caminando por la montaña) cuando entre nosotros dos llegamos a gastar unos 600 euros en un mes haciendo lo mismo.

‘Pues trabajamos y cuidamos el dinero que ganamos’ le respondí. ‘Casi siempre dormimos en nuestra tienda o en refugios libres. Alguna vez comemos por ahí, pero siempre cargamos y cocinamos nuestra comida… Nos bañamos en los ríos, aunque el agua esté helada… A veces es incómodo, pero si queremos seguir viajando tenemos que cuidar el dinero.’

La mujer y su marido, una pareja simpática de Euskadi con ganas de viajar por Sudamérica en furgo, me observaban. Lo que decía era sencillo, pero su filosofía de vida era distinta.

La comodidad cuesta dinero. Dormir cada noche en una cama cuando estás de viaje cuesta dinero. Que te preparen la comida cuesta dinero. Por eso nosotros siempre viajamos con la casa a cuestas’. Siempre llevamos nuestra furgo o nuestra tienda y nuestra comida.

Si no cuidásemos el dinero, nuestro viaje habría terminado hace mucho tiempo.

GR11 PIRINEOS Cruzando arroyos cerca de Ordino
Cruzando arroyos de cuento cerca del pueblo de Ordino

GR11 PIRINEOS DÍA 21 – Camino a pie de Encamp (Andorra) a La Cortinada (antes de Arans).

  • Distancia aproximada: 12 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +1300 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1200 metros
  • Tiempo aproximado: entre 7 y 8 horas (paradas a descansar, comer, y encuentros incluídos).

Comenzamos el día con buen pie. Los amigos Celina y José María, que nos acogieron en su apartamento de Canillo, nos invitaron a acompañarles a un concurso de Gossos de Tura (perros pastores del Pirineo) que se celebra en el Coll de Ordino. Así, empezamos el día con una excusa muy buena para evitar esos 700 metros de desnivel en solo dos kilómetros.

Una vez arriba, y después de disfrutar de la habilidad de los perros para controlar las ovejas, comenzamos el descenso hacia el pueblo de Ordino. Pasamos por una zona llena de fresas silvestres y grosellas y casi media hora llegamos a la primera fuente, en una zona de picnic con barbacoas (nos faltó la carne) junto a una de las curvas de la ruta.

Caminamos siempre bajo el bosque, el calor es soportable, pero el descenso parece interminable. Después de una hora, el sendero comienza a seguir el curso de un torrente. Finalmente llegamos al cruce donde podemos elegir bajar hasta Ordino o seguir por el GR11 PIRINEOS en dirección a Arans.

En el cruce comienza nuevamente la subida; primero por un camino de tierra para vehículos; después, por un sendero que avanza como un balcón al valle que cada vez queda más abajo. La subida es empinada y no hay agua en toda esta sección hasta casi llegar a La Cortinada.

Después de una hora de ascenso todavía seguimos viendo Ordino. Eso sí, cada vez está más abajo. De repente el sendero se estabiliza y poco después comienza a descender. Nos topamos con otro de esos desvíos absurdos del GR11 Pirineos, que te hacen subir un buen tramo para rodear un par de árboles caídos, con esquivarlos y seguir avanzando en horizontal es suficiente.

Casi dos horas después de dejar atrás el cruce de Ordino (y de pasar por el único arroyo que cruza el sendero), salimos a una calle asfaltada por encima de un campo de golf. Estamos en La Cortinada. Seguimos caminando y pasamos junto a una iglesia del siglo XII que conserva algunas pinturas originales (échale un vistazo, vale la pena), y un restaurante de buffet libre de carnes por 15 euros (no lo probamos, pero me llamó la atención). Poco después encontramos un cartel que indica un camino alternativo al Coll de les Cases sin pasar por Arinsal.

Lo seguimos por unos doscientos metros y damos a la entrada de una granja, donde nos acercamos para preguntar acerca del sendero. Camina atento, tienen un perro que parece bastante bravo atado cerca de los galpones. Nos recibe Fermín, un pastor Vasco que lleva viviendo 31 años en Andorra, que primero nos ofrece un par de botellas de agua de la nevera; luego un par de sillas para conversar más cómodos; y finalmente un par de cervezas frías. No hay problema en acampar al otro lado de la entrada de la granja, donde guardan un par de trailers. Para el próximo encuentro con Fermín dejamos pendiente un asado de cordero y un buen plato de alubias.

Dónde comer: puedes bajar hasta Ordino (a 10 minutos del GR11); en La Cortinada hay algo y en Arinsal aparentemente hay hasta algún almacén.

Dónde dormir: en el descenso antes de llegar al pueblo de Ordino había un par de buenos lugares con agua donde plantar la tienda.

Encuentros del día: sin duda, Fermín; y David, el guía de la iglesia del siglo XII, con quien nos quedamos charlando una hora sobre historia, emigrantes, Andorra, guerra civil, pinturas religiosas… Vale la pena viajar con tiempo.

GR11 PIRINEOS Subida al Refugio de Comapedrosa
La subida hacia el Refugio de Comapedrosa desde Andorra es espectacular

GR11 PIRINEOS DÍA 22 – Camino a pie de La Cortinada al Refugio de Comapedrosa.

  • Distancia aproximada: 10 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +1500 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -550 metros
  • Tiempo aproximado: 7 horas (paradas a descansar, comer, y encuentros incluídos)

Nos habían asegurado que encontraríamos agua camino del Coll de les Cases, pero igual comenzamos el ascenso llenos. Hicimos bien, ya que no encontramos ningún torrente ni fuente hasta llegar a Arinsal, al otro lado de la montaña, tras superar otro ascenso mañanero muy vertical de algo más de 600 metros de desnivel.

Descendemos y en Arinsal desembocamos a una calle asfaltada llena de segundas residencias. Luego de un kilómetro salimos a la calle principal, con bares, restaurantes, supermercados y algunas fuentes de agua potable. También hay una tienda de equipo de montaña, en caso de que necesites algo. Avanzamos por la acera hacia la cabecera de las pistas de ski durante casi dos kilómetros. Atravesamos un túnel y al otro lado giramos a la derecha, hacia el parking de la Reserva Natural de Compedrosa.

De allí parte un camino de tierra para vehículos que un poco más arriba queda cortado por una barrera. La atravesamos, pasamos junto a un gran depósito de agua y seguimos ascendiendo lentamente hasta llegar al cruce del primer arroyo, una zona perfecta para hacer una siesta o descansar un rato.

El sendero asciende más vertical en dirección al Refugio guardado de Comapedrosa, pasando por un alguna zona espectacular donde hacer noche. Un par de horas después de partir de Arinsal llegamos al cartel que indica que el GR11 gira a la izquierda, hacia el refugio. El GR11 Pirineos original sigue recto por el valle, pero en muchos lugares ha sido desviado para que pase por pueblos y refugios. Bueno, nos merecemos una cerveza.

El Refugio guardado de Comapedrosa se encuentra en un sitio espectacular, junto a un acantilado que se asoma a todo el camino por el que venimos subiendo. Tiene una parte de refugio libre que sólo abren cuando cierra el refugio guardado. Si prefieres acampar, aléjate unos cuantos cientos de metros: hay montones de lugares cerca del agua.

Dónde comer: en Arinsal hay bares, supermercados y restaurantes. En el Refugio de Comapedrosa ofrecen desayuno, almuerzo y cena.

Dónde dormir: dormir en el Refugio de Comapedrosa cuesta 13 euros por persona. Es muy razonable teniendo en cuenta que todo lo deben llevar con helicóptero.

Equipo y material de acampada: en Arinsal encontrarás la tienda Saint Moritz, que tiene prácticamente de todo.

Encuentro del día: Xavi-Manel, o cómo sea que se llame, un montañero catalán de Esparreguera, a los pies de Montserrat, con quien compartimos cerveza, tras cerveza, tras cerveza…

GR11 PIRINEOS Coll de Baiau
En el Coll de Baiau el viento soplaba con tanta fuerza que amenazaba con llevarnos volando hasta abajo.

GR11 PIRINEOS DÍA 23 – Camino a pie del Refugio de Comapedrosa al Refugio libre de Baborte.

  • Distancia aproximada: 15 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +1100 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1000 metros
  • Tiempo aproximado: 9 horas (paradas a descansar, comer, y encuentros incluidos)

Levantamos campamento temprano y a las siete y media ya estamos llenando las botellas con agua para encarar la subida de la Portella de Baiau en el GR11 PIRINEOS. El camino continúa desde el propio Refugio y se dirige sin pérdida hacia la subida. Si te interesa la naturaleza, en el Refugio te pueden prestar un folleto (en catalán, a devolver en el Refugio de Vallferrera) sobre la naturaleza y las formaciones que encontrarás en el camino.

El ascenso de 512 metros hasta la Portella de Baiau nos tomó casi dos horas. Antes de llegar al Estany Negre el camino se bifurca, hacia la derecha van quienes buscan coronar la cima del Comapedrosa (la montaña más alta de Andorra); nosotros seguimos recto, vigilados por los quebrantahuesos que planean sobre nosotros esperando un accidente. Ay caray!

Luego de la última subida llegamos a la Portella de Baiau, donde un viento huracanado tiene ganas de arrastrarnos hacia abajo, donde espera el Refugio libre de Baiau. Pero antes tenemos que bajar por una ‘tartera’, una pendiente muy, muy empinada, llena de piedras sueltas y pequeños bloques que van descendiendo con nosotros a media que derrapamos. Bienvenidos al Parc Natural de L’Alt Pirineu.

Seguimos las marcas del GR11 PIRINEOS hasta el primer gran lago y lo rodeamos por la derecha si queremos pasar por el Refugio de Baiau, y por la izquierda si queremos evitarlo. El Refugio de Baiau es pequeño, tiene colchonetas y mantas para unas 9 personas y se encuentra en muy buen estado. Alrededor hay lugares donde acampar, aunque el viento suele soplar muy fuerte.

Para continuar descendemos por la izquierda del refugio. El sendero está muy bien marcado y pasaremos por muchas áreas donde está permitido acampar para pasar la noche, antes de llegar al desvío que va al Refugio guardado de Vallferrera. Un poco más adelante encontrarás el parking de La Molinassa, donde están los carteles que indican que el GR11 PIRINEOS continúa en dirección a Áreu.

Nosotros buscamos una alternativa que no descendiera tanto y decidimos buscar el sendero al Refugio libre de Baborte, una variante marcada con las mismas marcas del GR11 (rojo y blanco). A mitad de camino (600 metros de desnivel) pasa por la Cabaña de Bacello (para cuatro o cinco personas), desde donde también se puede tomar la variante de Lori para ascender a la Pica d’Estats. En este tramo no cruzamos ningún torrente, solo encontramos agua superficial. Por eso, carga agua antes de abandonar el parking de La Molinassa.

Después de casi 3 horas de ascenso llegamos al Estany de Baborte, desde donde ya vemos el Refugio (de color anaranjado) y el Circo de Baborte. Es espectacular. El Refugio tiene lugar para 9 personas (con comodidad) y para más si es necesario. Puedes cargar agua de un torrente que hay unos doscientos metros más adelante. Atención con el viento, que sopla muy fuerte!

Dónde comer: si no llevas tu propia comida, las únicas oportunidades de conseguir algo serán los Refugios guardados de Comapedrosa y Vallferrera.

Dónde dormir: hay montones de lugares de acampada libre en el camino (recuerda que no puedes plantar la tienda antes de las 7-8 de la tarde, y preferentemente lejos de los refugios). Si prefieres dormir en refugios tienes la opción de pago de Vallferrera, la Cabaña de Bacello y el Refugio Libre de Baborte.

Encuentro del día: la colla (el grupo) de abuelos excursionistas de Vic, que subían hacia el Comapedrosa. Entre ellos estaba Josep, de 88 años. Espectacular. Emocionante. Gracias por resistir.

GR11 PIRINEOS Camino alternativo a Tavascán, por la Porta del Cel
Camino a la Porta del Cel, cerca del Refugio Libre de Baborte

GR11 PIRINEOS DÍA 24 – Camino a pie del Refugio Libre de Baborte a Tavascán (GR11 ALTERNATIVO).

  • Distancia aproximada: 16 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +200 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1200 metros
  • Tiempo aproximado: 7 horas (paradas a descansar, comer, y pérdidas del sendero incluídos)

Nuestros compañeros de refugio en Baborte (una pareja de California y una familia de Valencia) decidieron partir bien temprano, por lo que decidimos quedarnos un rato más de lo habitual y disfrutar de esa casa de madera entre las nubes mientras amaina el viento, que sopla con ganas.

Los primeros dos kilómetros del sendero la Porta del Cel (la Puerta del Cielo) ascienden con calma entre pequeños estanques de agua y senderos pedregosos. Luego baja un poco hasta el cartel de un cruce de caminos. Nuestra idea era avanzar por la Porta del Cel hacia Tavascán, pero pronto perdimos el sendero. Nuevamente empezó a soplar el viento, vimos que aquello subía y subía y luego de muchas dudas decidimos volver atrás y cambiar de ruta.

Retornamos al cruce de caminos y comenzamos a descender hacia el Pla de Boavi acompañando un arroyo por un sendero que avanza en zigzag. Luego de unos cuantos kilómetros y justo antes de cambiar de valle entramos en una especie de olla en donde convergen varios torrentes que forman cascadas y saltos espectaculares. Ojo con embalarte en la bajada, que si sigues de largo en alguna curva la caída hasta el río es de 30 metros!

Avanzamos siguiendo el nuevo torrente (la Noguera de Lladorte) por el fondo del valle y de repente entramos en un camino de tierra por el que circulan coches de excursionistas que van a pasar el día. Por suerte avanzan despacio y no levantan demasiado polvo.

Hay muchos lugares espectaculares donde acampar a lo largo de los casi 9 kilómetros de camino que hay hasta Tavascán.

Dónde dormir: en Tavascán no hay refugio ni camping. Pedimos información en la oficina de información y no tenían información sobre dónde acampar. Un hombre del pueblo que andaba por allí nos recomendó seguir hasta el pueblo siguiente, a un plano que al día siguiente fuimos incapaces de encontrar. En el hotel Llacs de Cardos, con ‘precios especiales para caminantes del GR11’, piden 60 euros por habitación. Finalmente caminamos unos 200 metros fuera del pueblo en dirección Estaón y, a mano derecha, acampamos en una terraza cubierta de pasto. Justo antes de salir del pueblo hay una fuente de agua potable.

Dónde comer: en Tavascan hay bares, restaurantes y hasta un pequeño almacén. Si está cerrado, toca timbre y la señora te abre.

Equipo de montaña: hay una tienda con souvenirs y algunos cartuchos viejos de camping gas.

Las Bordas de Nibros eran un auténtico pueblo abandonado.

GR11 PIRINEOS DÍA 25 | Camino a pie de Tavascán a la Borda de Palau (Estaón).

  • Distancia aproximada: 13 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +1300 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1000 metros
  • Tiempo aproximado: 7 horas (paradas a descansar, comer, y charlar con la gente que te encuentras incluidas)

El camino desde Tavascán hacia Estaón y la Guingueta d’Àneu se parece mucho al que sufrimos semanas atrás cuando atravesamos el bosque mediterráneo desde Llancà a Requesens (etapa 1), y de La Jonquera a Macanet de Cabrenys (etapa 2). Calor, mucho calor.

Por eso hay que empezar temprano, preferentemente con la primera luz del día para evitar las horas de ascenso y sol sobre tierra pelada. Ese es el mejor motivo para volver a la fuente de Tavascán desde nuestro sitio de acampada para salir bien bebidos, llenos de agua, listos para las subidas que se avecinan.

Retomamos el GR11 PIRINEOS hacia el pueblo de Aineto por el sendero que sube lentamente siguiendo el lateral de la montaña. El avance es espectacular, parece que estuviéramos caminando por un balcón asentado en piedra antigua que da directamente sobre el valle, que poco a poco va quedando más abajo. En realidad es un sendero empedrado construido hace siglos.

Veinte minutos después llegamos a Aineto, con una pequeña plaza y una fuente de agua. Cruzamos el pueblo y subimos unos metros por un camino de cemento. Luego de una curva hay que tomar un desvío a la izquierda. Si llegaste a la antena de telefonía, te pasaste. Tras el desvío comienza una subida empinada, con pocos árboles y nada de agua. Media hora más tarde volvemos a avanzar en horizontal, con subidas y bajadas suaves y volviendo a caminar sobre un balcón natural con vistas espectaculares del valle.

Justo antes de llegar a Lleret cruzamos un pequeño torrente, ideal para hacer un descanso bajo el bosque. Si necesitas una fuente tienes que cruzar el pueblo buscando la parte alta, donde en una pared encontré un grifo. Era buena, casi toda el agua que sale de un grifo en una pared es buena.

De Lleret seguimos un camino de tierra para vehículos que continúa ascendiendo lentamente, pasamos un par de tranqueras que hay que abrir y cerrar, y volvemos a dejar atrás a los árboles. El sol, que ya está arriba, pega fuerte en agosto. Algo más de una hora después abandonamos el camino y giramos a la izquierda. Luego de un abrevadero para animales (la Font Freda) comienza el ascenso fuerte, capaz de dejarte con la lengua afuera, por un canal desparejo y cubierto de polvo suelto. Llegar a la cima del Col de Jou es la gloria, sobre todo porque sabes que ya solo queda bajar.

En el descenso pasamos por la Borda de Vidal (sin agua) para finalmente llegar al río en la Borda de Nibrós. A partir de aquí y hasta llegar a Estaón encontrarás montones de lugares paradisíacos donde acampar (recuerda que sólo está permitida la acampada libre de 8 de la tarde a 8 de la mañana, joer…).

Llegar al Refugio de Estaón tiene su premio: la cerveza artesana Boga está muy buena y a sólo dos euros la caña es una buena manera de dejar pasar la tarde a la sombra, conversando con otros viajeros a pie como Gregoire y Franck, de Tolouse. El calor es tremendo. Allí mismo comemos un plato combinado (6 euros) y nos damos una vuelta por Estaón, uno de los pueblos más bonitos del GR11.

DATO: en la parte baja del pueblo, junto a la carretera asfaltada, hay montones de árboles de ciruelas muy pequeñas, casi como uvas.

A las siete de la tarde, cuando el sol se pone tras la montaña, nos despedimos de la cerveza y los amigos y continuamos avanzando otra media hora hasta la Borda de Palau. Allí hay una fuente, un torrente (un poco más adelante) y algunas pequeñas terrazas algo inclinadas donde plantar la tienda.

¿Por qué no nos quedamos a dormir en Estaón, por más que se pueda acampar en la antigua iglesia en ruinas? El ascenso que nos toca mañana tampoco tiene mucho bosque. Necesitaremos empezar a caminar con la primera luz del día.

Dónde dormir: El Refugio de Estaón cuesta 16 euros por noche. Los chicos que atienden son de los más amables de todo el GR11.

Dónde comer: en el Refugio de Estaón ofrecen todos los servicios: desayuno, almuerzo, cena y unos platos combinados a 6 euros (butifarra, 2 huevos fritos, patatas fritas, lechuga) que fueron vitaminas para el alma.

Encuentros del día: la calle peatonal de piedra, frente al Refugio de Estaón, es el sitio perfecto para tomar una cerveza a la sombra y conocer a todos los viajeros a pie que hacen noche allí. Viajeros como Franck y Greg, con quienes ya quedamos para hacer una oveja asada cuando nos acerquemos a Toulouse.

Mochilas para caminar el GR11 PIRINEOS
Anna y yo formamos un equipo y entre los dos nos repartimos todo lo necesario, tienda, saco de dormir y cocina incluidos, para que ninguna tenga que cargar más de 9 o 10 kilos mientras caminamos el GR11.

GR11 PIRINEOS DÍA 26 | Camino a pie de la Borda de Palau (Estaón) a la Guingueta d’Aneu.

  • Distancia aproximada: 9 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +900 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1400 metros
  • Tiempo aproximado: entre 4 y 5 horas (paradas a descansar incluidas)

Es otro día para madrugar. Nos despertamos antes del amanecer y, mientras hacemos el café y desmontamos la tienda comienza a clarear. A las 6.15 de la mañana ya estamos en marcha.

La subida es constante durante algo más de dos horas. El GR11 Pirineos está bien marcado y casi no hay posibilidad de perderse. Cada tanto aparece una pequeña mancha de bosque que sirve para refrescar la cabeza ante el sol que a las 8 ya ilumina, y quema nuestro cerebro.

A medida que nos acercamos hacia el collado iremos encontrando varias falsas cimas. Son pequeños prados sin agua, escalones en el continuo ascenso hacia la cima de Lo Calbo.

El final del ascenso es un sitio ideal para tomar un respiro antes de comenzar el descenso vertiginoso hacia Dorve (pueblo vacío, con fuente de agua) y la Guingueta d’Àneu, donde acampamos. Ojo con las rodillas…

Dónde dormir: en Dorve hay varios llanos donde acampar después de las 8 de la tarde sin molestar a nadie. En la Guingueta d’Àneu hay hoteles, edificios donde puedes alquilar un apartamento para 4 personas por 70 euros y dos campings. El Nou camping (12 euros por persona, incluye tienda, 1 euro diario si quieres internet) es más moderno, pero nosotros preferimos el Camping de Vall d’Aneo (5,70 euros por persona, más 5,70 euros por tienda, incluido internet, 973 626 390), que es más familiar.

Dónde comer: en el pueblo hay restaurantes de menú a 13 euros, los dos campings tienen bar y el Nou camping tiene también un pequeño almacén con productos básicos.

Equipo de acampada: en el Nou camping tienen algunos cilindros de gas, que no eran los que necesitábamos. Por eso decidí tomar un bus hasta el Decathlon de Lleida (13,10 euros, dos veces al día de lunes a viernes, una vez en sábados y domingos).

GR11 PIRINEOS DÍA 27 | Descanso.

••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlas y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic de viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida

www.viajeros4x4x4.com




331- GR11 PIRINEOS 4 | Travesía a pie desde Puigcerdà a Andorra (vía Núria y Puigmal).  

Aquí arriba, en el GR11 Pirineos, las nubes se desmoronan sobre la tierra a la misma hora que la taxista de Barcelona comienza a soñar con escapar a la montaña. Será la energía de la tarde, porque en ese momento, grupos dispersos de Madrid, Bilbao y Zaragoza, que no tienen nada que ver entre sí y ni siquiera se conocen, observan la pared de su oficina imaginando la próxima vía ferrata. Es magia, casualidad o coincidencia, da igual, pero exactamente en ese mismo instante, cincuenta personas que están encerradas en ascensores sueñan con el viento radical de un collado cuando el sol se esconde detrás de los picos más bajos.

Nosotros habíamos aprendido que la tarde en el GR11 podía ser la hora de la ducha. Y que, o nos escondíamos (en un bar, en un refugio, dentro de la tienda) o sacábamos el jabón y aprovechábamos el momento.

Ese día estábamos en Puigcerdà, en la calle, y el poncho parecía aguantar. Había costado encontrar las dos partes del velcro destinadas a unirse, mientras intentábamos evitar que el agua entre por el cuello, por la manga, y por las costuras de la mochila que llevábamos pegada a la espalda. Son las contras del poncho.

Luego habíamos corrido esquivando coches y pisando baldosas flojas hasta encontrar unos balcones suficientemente anchos para protegernos de la lluvia. Anna sacó el teléfono y empezó a llamar a un par de fondas buscando habitación. Eran 50 euros por noche, y al día siguiente tocaba día de descanso. Serían 100 euros, entonces.

Mientras Anna hablaba vi al portero del edificio salir a mirar el cielo. Enseguida para dijo hablando hacia mi lado, pero sin dirigirse directamente a mí. Era lo mismo que me habían dicho una hora antes cuando salimos del restaurante chino donde habíamos decidido hacer parada técnica a mediodía.

Y le pregunté, casi sin pensar en las consecuencias: oiga, ¿usted sabe a qué hora salen los trenes para Barcelona?

Parecía una traición, volver a casa sin haber llegado siquiera a la mitad del GR11. Pero yo sabía que si pensaba en plata, o en euros, nos saldría más barato volver a Barcelona por un par de días que quedarnos en Puigcerdà.

El portero miró el reloj y dijo despreocupado, sabiendo que la puerta de su apartamento estaba a sólo diez metros: y… el último sale como a las 7 y tantas. Hay uno que sale en media hora… si se apura quizás lo alcanza…

Anna seguía hablando por teléfono y yo pensaba: el pasaje cuesta 12 euros; no hay mejor hotel para descansar que mi casa. Tengo dos entrañas en el congelador. Además la pantalla de la tableta en la que escribo esta historia (todas las historias) se está volviendo loca y teníamos que soltar lastre: llevábamos demasiado peso en las mochilas. Todo encajaba.

Habíamos elegido mochilas de 55 litros, demasiado grandes. Y cuánto más grande es la mochila, cuánto más grande es la casa, cuánto más grande es la furgo, más cosas metes dentro. No necesitamos tanto para caminar el GR11.

Y así de rápido fue como cambiamos el destino de nuestro viaje a pie por el GR11. Volveríamos dos días a Barcelona para descansar y reorganizar las mochilas. En lugar de caminar con 15 kilos en la espalda, empezaríamos a caminar con 9 kilos. Con menos peso disfrutaríamos más, y llegaríamos mucho más lejos.

 Cruzando uno de los tantos arroyos que hay cerca de Malniú.
Cruzando uno de los tantos arroyos que hay cerca de Malniú.

GR11 PIRINEOS Día 17- Camino a pie desde Puigcerdà hasta el Refugio de Malniu.

  • Distancia aproximada: 14 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 1100 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 150 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 4 y 5 horas.

Después de un par de días de descanso retomamos el GR11 PIRINEOS donde lo dejamos en la última etapa. Bajamos del tren en Puigcerdà, buscamos una panadería cercana (durante los próximos tres días no habrá almacén en el camino) y empezamos a caminar siguiendo las vías del tren en dirección a Francia.

Buscamos la carretera 4035 y avanzamos hacia Saneja durante 2 kilómetros. Apenas pasamos el camping Pirineus tomamos el camino local que atraviesa el pueblo y volvemos a salir a la ruta. Por suerte no hay demasiado tráfico, aunque siempre es incómodo caminar por el asfalto. No tiene mucho sentido.

Tres kilómetros más adelante está Guils de Cerdanya, donde encontramos varias fuentes y un bar restaurante donde apurar el último bocata y la última caña. A partir de ese punto comienza el ascenso lento y sin cuartel. Primero pasas por una zona despejada (con un tanque de agua semienterrado que parece un búnker) (¿o era un búnker?), atraviesas una zona deforestada, cruzas una tranquera y poco después llegas a un pequeño bosque con vacas. Estás entrando en las pistas de esquí nórdico de Guils.

Allí comenzarás a ver un par de huellas de coche (bastante superficiales) que debes seguir mientras continúa el ascenso a través de otra zona de bosque. Cruzas otra tranquera y un poco más adelante encontrarás un pequeño torrente canalizado en una zanja. Es una zona espectacular para acampar, con vistas a Puigcerdà y todo el llano que hay cientos de metros más abajo. Aquí llevamos dos horas caminando desde la estación de tren.

Un poco más adelante hay un poste con direcciones que te enseñará el camino hacia el Refugio de la Feixa, con acceso para vehículos por camino de tierra y rehabilitado hace poco ([email protected], teléfono: 666 137 088). Abre todos los días a partir de mediados de julio, pero cuando llegamos (fines de julio) estaba cerrado. Cerca debe haber alguna fuente, pero no la buscamos demasiado, ya que teníamos suficiente agua para seguir adelante.

Continuamos avanzando junto a la ruta de tierra hasta llegar a una alambrada de ganado. Cruzamos por un paso para caminantes y avanzamos unos 100 metros hasta volver a encontrar el sendero. De aquí hasta el Refugio de Malniu las marcas se intercalarán con montones de piedras: todas parecen ir en la dirección correcta. Descendemos, pasamos junto a un arroyo donde vale la pena echarse una siesta y llegamos al refugio.

Dónde dormir: aparte de la zona de acampada mencionada es posible dormir en el Refugio de la Feixa (si está abierto, 15 euros por persona) y en el Refugio de Malniu (13,20 euros por persona), donde también tienen una zona de acampada regulada (4 euros por persona).

Dónde comer: había mucha actividad en el Refugio de Malniu, donde sirven bebidas, bocadillos y comidas.

Encuentro del día: una familia completa, papá, mamá y tres niñas, la menor de sólo 2 años, caminando el GR11 PIRINEOS completo desde Hondarribia. Ya llevaban un mes y medio y habían pasado de todo, lluvia, frío, granizo, montaña, nevadas… una caña de familia. Me encanta encontrar gente así.

 Los Estanys Amagats, entre el Refugio Libre de Engorgs y la Cabaña dels Esparvers.
Los Estanys Amagats, entre el Refugio Libre de Engorgs y la Cabaña dels Esparvers.

GR11 PIRINEOS Día 18 – Camino a pie desde el Refugio de Malniu a la Cabaña dels Esparvers.

  • Distancia aproximada: 9 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 850 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 950 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 5 y 6 horas.

Partimos temprano del Refugio de Malniu y comenzamos el ascenso a través de un bosque de pinos. El camino se vuelve muy accidentado, con pequeñas subidas y bajadas entre rocas que lo vuelven más lento. Aunque buena parte del sendero avanza horizontal, la ladera de la montaña es vertiginosa. Hay montones de arroyos que cruzan el sendero donde purificar agua.

Luego de un par de horas finalmente nos acercamos al arroyo que venimos siguiendo desde lo alto de la montaña y dejamos atrás el bosque. Ascendemos, y unos veinte minutos después ya estamos en el Refugio libre Joaquím Folch i Girona o Refugi Engorgs.

Fue una desilusión. No sólo porque habíamos planeado dormir allí y estaba ocupado por una tribu de chicos en colonias, sino porque era un chiquero, estaba lleno de basura. Los plásticos y envases de todo tipo (mini jugos Don Simón, sopas instantáneas, botellas de plástico, latas de alubias, frascos de vidrio) rodeaban el refugio y algunos se alejaban rodando con el viento. Daba una pena enorme.

Decidimos seguir adelante por el GR11 PIRINEOS. Ascendemos hasta los Estanys Amagats, un sitio precioso y lleno de agua donde acampar a 2500 metros de altura, y continuamos hacia la Portella de Engorgs, que superamos tras una última ascensión casi vertical de unos 200 metros.

A partir de aquí es todo descenso bruto y salvaje (ojo con los tobillos) hacia el Refugio Libre de la Cabaña dels Esparvers, donde encontramos montones de lugares espectaculares para acampar.

Dónde dormir: refugio libre de Engorgs y Cabana dels Esparvers. También hay muchos lugares donde acampar.

Dónde comer: no hay.

GR11 PIRINEOS Acampando en Cabaña Esparvers
Acampamos cerca de la Cabaña de Esparvers, y dedicamos toda la mañana a descansar junto al río.

GR11 PIRINEOS Día 19 – Camino a pie desde la Cabaña Esparvers al Refugio Libre de Fontverd, en Andorra!

  • Distancia aproximada: 11 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 800 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 650 metros.
  • Tiempo aproximado: unas 5 horas.

Por primera vez en unos cuantos días dedicamos toda la mañana a holgazanear junto al río en un paraje precioso. Cuando partimos pasamos junto la cabaña dels Esparvers, para descubrir que es un pequeño refugio de piedra, sin ventanas, pero con una tarima de madera en parte del suelo que puede acomodar a unas 4 o 5 personas.

A partir de aquí el sendero está muy bien señalizado y asciende lentamente siguiendo el río de Vallcivera. Agua no te va a faltar en ningún momento del camino. Ya cerca de la fuente pega un estirón casi vertical hasta el Port de Vallcivera donde entramos en ¡Andorra!

El paisaje en Andorra es aún más espectacular que el que venimos disfrutando durante los últimos kilómetros. Apenas pasamos el Coll nos recibe un lago contenido por una presa, bajo el cual está el novísimo Refugio de l’Illa, que abre desde principios de junio a finales de octubre. Acaban de inaugurarlo en 2017 y no solo huele a nuevo, sino que probablemente sea el más completo y confortable de todos los que hemos visto hasta el momento. Parece un hostal.

Por 20 euros la noche tienes derecho a una litera individual con edredón, almohada y colchoneta, que incluyen una sábana, una funda de almohada y una funda de edredón descartables. Eso sí, si los vas a usar te los tienes que llevar con tu basura (pesan 150 gramos). Si no te los quieres llevar, puedes usar tu saco de dormir.

También tiene agua potable (ionizada) y duchas de agua caliente de un minuto que están incluidas en el precio. Parece poco, pero la ducha tiene un botón de stop, para que te mojes, lo pares, te enjabones, y luego termines de ducharte. Al Refugio de L’Illa todo llega en helicóptero: si te vas a la parte de atrás verás las jaulas metálicas que llegan volando con alimentos y equipos y salen volando con basura.

También ofrecen descuentos en alojamiento y comida para federados y un descuento del 20% si presentas el PASAPORTE DE CORONALLACS. Es una promoción de cuatro refugios andorranos unidos por un circuito de senderos de montaña que da la vuelta a Andorra. Parte de la Oficina de Turismo de Andorra La Vella y pasa por los refugios de L’Illa, Juclà, Borda de Sortean y Comapedrosa, antes de volver al punto de partida. (Ojo, en el Refugio de Comapedrosa no aceptaron la promoción).

Tras una cervecita dejamos el Refugio de L’Illa y comenzamos a bajar por el Valle del Madriu. Sin duda es una de las caminatas más bonitas que hemos realizado en estos casi 20 días de GR11 PIRINEOS. Pasamos junto a varios pequeños lagos, y seguimos torrentes que siempre corren junto a alguna borda (casa rural andorrana) o algún refugio libre preparado con literas donde pasar la noche o refugiarte en caso de tormenta.

Lo dicho al principio, el camino está clarísimo y es imposible perderse. El único problema va a ser la cantidad de lugares donde montarías tu tienda, o donde te quedarías a dormir.

Dónde dormir: hay montones de lugares salvajes donde acampar a lo largo de todo el camino. Puedes quedarte pagando, con colchón y calefacción en el Refugio de L’Illa, o buscar tu rincón salvaje en el Refugio Libre de Riu del Orris, en el Refugio Libre de Fontverd (tiene una letrina con papel higiénico detrás) y en la zona libre del Refugio de L’Illa, con capacidad para entre 10 y 20 personas (depende lo cercanos que sean). También hay otros refugios menores (o cabanas) abiertos junto al camino, que se pueden utilizar en caso de emergencia.

Dónde comer: En el Refugio de L’Illa tienen bebidas, alimentos, media pensión, pensión completa…

 Muy cerca del Refugio de L'Illa. El camino vale la pena.
Muy cerca del Refugio de L’Illa. El camino vale la pena.

GR11 PIRINEOS Día 20 – Camino a pie desde el Refugio Libre de Fontverd a Encamp, Andorra.

  • Distancia aproximada: 10 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 150 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 700 metros.
  • Tiempo aproximado: unas 3 horas.

El camino desde Fontverd continúa descendiendo junto al río Madriu. Pasamos el primer desvío y tomamos el segundo en Ramio, que asciende por el lateral de la montaña sobre un antiguo camino empedrado.

En la parte más alta aparece un nuevo cartel indicativo y comenzamos a descender en dirección a una fuente donde hay buenos lugares donde acampar para pasar la noche. A partir de ahí el camino se ensancha y se convierte en un paseo que cruza un mirador, un parking, el Museo de la Electricidad, y alcanza el Lago Engolasters.

Al otro lado del lago hay dos restaurantes y la huella comienza un descenso vertiginoso entre algunas matas de moras hacia Encamp. Allí cruzamos la ruta, caminamos junto a algunos pequeños huertos urbanos y desembocamos finalmente en la avenida principal donde encontramos una panadería con wifi, la Fleca Font. Allí estiramos nuestros huesos y tomamos un café mientras esperamos al amigo José María Piasentini, que nos ofreció una cama de verdad donde descansar.

Dónde dormir: nosotros caímos en casa de amigos, pero nos comentaron que siguiendo el GR11, por encima de Encamp y después de la iglesia, hay un prado perfecto con un arroyo donde recoger agua.

Dónde comer: en Encamp hay de todo. Te recomendamos buscar un supermercado Pyrenees para surtirte de queso francés. Si vas hasta Canillo no dejes de tomar el desayuno en el Family Room, una cafetería preciosa de nuestra amiga Celina, con guardería y sala de juegos para que los niños se entretengan mientras los padres se toman un café con calma.

Encuentros del día: A Celina y José María Piasentini los conocimos varios años atrás en el Meeting Camper Off Road de Girona, donde fuimos a dar una conferencia sobre viajes en 4×4. Nos habían invitado a visitarles en Andorra y el GR11 fue la mejor excusa para volvernos a encontrar.

••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlas y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic de viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida

www.viajeros4x4x4.com