336- Si pudieras volver a empezar, ¿cómo te gustaría que fuera tu vida? | KOH TAO, TAILANDIA

Si pudieras volver a empezar, ¿qué te gustaría hacer de tu vida?

Imagina que hoy, mientras estás trabajando, pasa un tiburón ballena por encima de tu cabeza. O una manta raya, un cardumen de miles de peces de colores o un grupo de delfines. ¿No sería un trabajo increíble?

Ahora imagina que además, mientras trabajas, tienes la sensación de estar volando. En realidad no es una sensación, es casi una realidad. Flotas, te mueves hacia arriba, hacia abajo, hacia adelante y hacia atrás. Puedes avanzar en cualquier dirección. A tus pies hay una alfombra de coral y anémonas, no un falso parquet o cemento o un suelo absurdo de cerámica.

Estás trabajando, y tu trabajo consiste en explorar, en guiar, en cuidar un mundo donde las reglas de la tierra no tienen sentido, porque estás en el mar. Bajo el agua.

¿Cuántas veces me pregunté cómo sería mi vida si pudiera empezar de nuevo? ¿Cómo sería si tuviera la información que tengo ahora, si tuviera la experiencia para tomar la decisión correcta a los veinte años sin miedo a equivocarme?

Por eso, cuando encuentro alguien que no está seguro qué camino tomar, le recuerdo que hay demasiados abogados y pocos exploradores. Que la vida es un milagro sin sentido, que debemos aprovechar el tiempo que tenemos, y que las dos terceras partes de la Tierra son agua. Que si pudiera empezar de nuevo hoy trabajaría bajo el mar, haciendo buceo.

No sé si llevaría gente a pasear por alguno de los miles de paraísos submarinos que hay en nuestro Planeta Azul, si buscaría barcos hundidos, repararía sus cascos bajo el agua, o exploraría cuevas sumergidas. No tengo idea. Sólo sé que hay mejores mapas de la Luna que del fondo del mar, y que alguien tendrá que hacerlos.

Hace unos días llegamos a la isla de Koh Tao, en Tailandia, con la idea de quedarnos un par de noches y seguir adelante. Hoy, cuando escribo esto, ya llevamos diez lunas en la isla. Yo le echo la culpa al mar y a una comunidad latina numerosa, abierta y espontánea. Chicas y chicos que llegaron a esta pequeña isla para buscar una nueva vida y se encontraron en una escuela y centro de buceo llamado Pura Vida Diving Koh Tao,

Soñadores que abandonaron un trabajo y encontraron una nueva manera de vivir. Muchos prueban aquí el buceo por primera vez y ya no lo pueden abandonar. Quedan tan enamorados que continúan haciendo cursos hasta que en unos seis meses se convierten en instructores. Y empiezan a trabajar alrededor del mundo, bajo el agua. En libertad. Exactamente lo que me gustaría hacer si pudiera comenzar de nuevo. Es lo que llamo la Universidad de Koh Tao.

Mucho mejor que ser abogado, director financiero, dentista o vendedor de lo que sea.

Si pudieras empezar de nuevo, ¿qué te gustaría hacer de tu vida?

Esta historia está dedicada a ellos. A todos los Santi, Javis, Jorges, Sonias, Carles, Alfonsos, Yolandas, Iagos, Óscar, Nahueles, Angelas y Lucías que están haciendo realidad un sueño a través del buceo. A veces hay que irse, salir y sumergirse para empezar a respirar.

‘No importaba llegar, sólo el camino. No importaba elegir el mejor, sólo uno. E importaba seguirlo ciega, febrilmente, contra males, hombres y bestias.’

El Carbonero, de Carlos Soto Femenía.

GALERÍA DE IMÁGENES

Gracias a Damián Almua por las fotografías submarinas y a Nahuel Martino por el vídeo alucinante del tiburón ballena!

INSPIRACIÓN. SÓLO HAZLO, LA PÁGINA DE PUBLICIDAD QUE ME INSPIRÓ A VIVIR COMO YO QUIERO.

VÍDEOS IMPERDIBLES. CONFERENCIA EN MADRID SOBRE LOS PRIMEROS 15 AÑOS DE VIDA EN LA RUTA

•••••

QUIÉNES SOMOS LOS VIAJEROS4X4X4.

Consigue los libros de Pablo con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle. O descarga las primeras historias en PDF!

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en La Cucaracha, nuestra furgoneta 4×4. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 descendimos un río del Amazonas en una balsa de troncos y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo escribió 3 libros de sus viajes alrededor del mundo: El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África. Uno de ellos, El Libro de la Independencia, fue traducido al inglés: The Book of Independence. También escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros, presenta vídeos y hasta aprendió mecánica!

Pablo y Anna sirven de inspiración para un cómic de viajes creado en Boston y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. Participaron de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y dieron charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.

www.viajeros4x4x4.com




123- Diego Rivera, ese rebelde gordo, chingón y con voz de pito | CULTURAS Y TRADICIONES

www.viajeros4x4x4.com

No podía ser. Dios había vuelto a perder una pieza del rompecabezas y había rellenado el ADN de ese tipo con lo que tenía a mano. Andá a saber qué caja habría revuelto, pero un hombre flaco y menudo quedaría mudo. Esa voz que explicaba la historia del mural ‘Carnaval de la Vida Mexicana’ en la audioguía del Palacio de Bellas Artes no podía salir de la boca de Diego Rivera.

Era imposible.

Diego Rivera era un elefante sobre dos patas que se había casado con la mujer más frágil del mundo, Frida Kahlo, y esa voz revolcona y aguda subía y bajaba como en las viejas películas de Pancho Villa. El tipo viajaba en el tiempo y aparecía en el año 2010 para meterse en mis oídos con un tono Chespirito que destruía la lógica. Contaba algo bien sencillo y humano: había pintado ese mural sobre varios bastidores porque sospechaba que no le iba a gustar al gran dueño del gran hotel que se lo había encargado.

Y tenía razón, había demasiada crítica social: un militar con cara de cerdo, una nueva bandera nazi-inglesa-norteamericana, un periodista con cara de burro, un obispo sonriente, un hombre de paja.

Yo pinto lo que quiero traduzco frente al cuadro mientras cambio la palabra pintar por la palabra escribir. Quizás por eso me guste tanto Diego Rivera, al final todo es una cuestión de actitud.

Lo único que Diego tenía claro era que no quería que volvieran a destruir su mural como había pasado en Nueva York, cuando mister Rockefeller había mandado demoler ‘El hombre en el cruce de caminos’ porque reproducía la imagen de Lenin. Demasiado comunismo en el corazón del capitalismo.

Diego Rivera, ese rebelde gordo, chingón y con voz de pito, se convirtió en el máximo exponente del movimiento pictórico más importante de México: el muralismo. Su objetivo era educar, llevar el arte a las masas, a la gente que camina por la calle. Que la pintura no fuera sólo una expresión artística de salón. Sus murales (y los de Orozco, Siqueiros y Rufino Tamayo) no están sólo en el ombligo de México, sino también en otras ciudades grandes y pequeñas del país.

No hay duda, Diego Rivera era un provocador. La pintura de Frida no está mal, ese dolor expresado en lienzos, su uniceja y esos bigotazos de mujer también eran una actitud política en una sociedad machista que no parece haber cambiado demasiado en los últimos 70 años.

Pero mientras Frida se ha revalorizado con la reafirmación de la mujer a fines del siglo veinte, Diego ha quedado donde estaba. Como sus murales, esparcidos por edificios públicos de todo México.

Y esa es una de las cosas que más me gustan: esos murales no se pueden vender, no pueden entrar en el circuito del comercio del arte. Están a la vista de todos, los marchantes deberían comprar el edificio entero. Y eso, eso ya no es negocio.

 

Algunos sitios donde ver murales de Diego Rivera en México DF:

  • Museo Mural Diego Rivera, en un extremo de la Alameda. Entrada 15 pesos, poco más de un dólar.
  • Palacio de Bellas Artes, al otro extremo de la Alameda. Entrada 35 pesos, poco menos de 3 dólares.
  • Palacio de Gobierno, plaza del Zócalo. Entrada gratuita.
  • SEP, Secretaría de Educación Pública, a 300 metros de la plaza del Zócalo. Hay más de 100 murales de Diego Rivera. Entrada gratuita.