332- GR11 PIRINEOS 5 | Travesía a pie de Andorra a la Guingueta D’Aneu (con VARIANTES)

GR11 PIRINEOS Descenso al Refugio Libre de Baiau

‘Pero… ¿cómo hacen para vivir viajando?’ me preguntó la mujer, asombrada, cuando le comenté que llevábamos 17 años viviendo en la ruta. Viajando en una furgo, viajando en moto, viajando a pie. Viviendo el sueño de caminar el GR11 PIRINEOS sin prisas, durante dos meses, tomándolo como un viaje.

Y me resultó simpático, porque ella misma se había respondido momentos antes, cuando nos contaba que cada uno de ellos gastaba 50 euros por día caminando el GR11 (unos 1500 euros al mes por persona, caminando por la montaña) cuando entre nosotros dos llegamos a gastar unos 600 euros en un mes haciendo lo mismo.

‘Pues trabajamos y cuidamos el dinero que ganamos’ le respondí. ‘Casi siempre dormimos en nuestra tienda o en refugios libres. Alguna vez comemos por ahí, pero siempre cargamos y cocinamos nuestra comida… Nos bañamos en los ríos, aunque el agua esté helada… A veces es incómodo, pero si queremos seguir viajando tenemos que cuidar el dinero.’

La mujer y su marido, una pareja simpática de Euskadi con ganas de viajar por Sudamérica en furgo, me observaban. Lo que decía era sencillo, pero su filosofía de vida era distinta.

La comodidad cuesta dinero. Dormir cada noche en una cama cuando estás de viaje cuesta dinero. Que te preparen la comida cuesta dinero. Por eso nosotros siempre viajamos con la casa a cuestas’. Siempre llevamos nuestra furgo o nuestra tienda y nuestra comida.

Si no cuidásemos el dinero, nuestro viaje habría terminado hace mucho tiempo.

GR11 PIRINEOS Cruzando arroyos cerca de Ordino
Cruzando arroyos de cuento cerca del pueblo de Ordino

GR11 PIRINEOS DÍA 21 – Camino a pie de Encamp (Andorra) a La Cortinada (antes de Arans).

  • Distancia aproximada: 12 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +1300 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1200 metros
  • Tiempo aproximado: entre 7 y 8 horas (paradas a descansar, comer, y encuentros incluídos).

Comenzamos el día con buen pie. Los amigos Celina y José María, que nos acogieron en su apartamento de Canillo, nos invitaron a acompañarles a un concurso de Gossos de Tura (perros pastores del Pirineo) que se celebra en el Coll de Ordino. Así, empezamos el día con una excusa muy buena para evitar esos 700 metros de desnivel en solo dos kilómetros.

Una vez arriba, y después de disfrutar de la habilidad de los perros para controlar las ovejas, comenzamos el descenso hacia el pueblo de Ordino. Pasamos por una zona llena de fresas silvestres y grosellas y casi media hora llegamos a la primera fuente, en una zona de picnic con barbacoas (nos faltó la carne) junto a una de las curvas de la ruta.

Caminamos siempre bajo el bosque, el calor es soportable, pero el descenso parece interminable. Después de una hora, el sendero comienza a seguir el curso de un torrente. Finalmente llegamos al cruce donde podemos elegir bajar hasta Ordino o seguir por el GR11 PIRINEOS en dirección a Arans.

En el cruce comienza nuevamente la subida; primero por un camino de tierra para vehículos; después, por un sendero que avanza como un balcón al valle que cada vez queda más abajo. La subida es empinada y no hay agua en toda esta sección hasta casi llegar a La Cortinada.

Después de una hora de ascenso todavía seguimos viendo Ordino. Eso sí, cada vez está más abajo. De repente el sendero se estabiliza y poco después comienza a descender. Nos topamos con otro de esos desvíos absurdos del GR11 Pirineos, que te hacen subir un buen tramo para rodear un par de árboles caídos, con esquivarlos y seguir avanzando en horizontal es suficiente.

Casi dos horas después de dejar atrás el cruce de Ordino (y de pasar por el único arroyo que cruza el sendero), salimos a una calle asfaltada por encima de un campo de golf. Estamos en La Cortinada. Seguimos caminando y pasamos junto a una iglesia del siglo XII que conserva algunas pinturas originales (échale un vistazo, vale la pena), y un restaurante de buffet libre de carnes por 15 euros (no lo probamos, pero me llamó la atención). Poco después encontramos un cartel que indica un camino alternativo al Coll de les Cases sin pasar por Arinsal.

Lo seguimos por unos doscientos metros y damos a la entrada de una granja, donde nos acercamos para preguntar acerca del sendero. Camina atento, tienen un perro que parece bastante bravo atado cerca de los galpones. Nos recibe Fermín, un pastor Vasco que lleva viviendo 31 años en Andorra, que primero nos ofrece un par de botellas de agua de la nevera; luego un par de sillas para conversar más cómodos; y finalmente un par de cervezas frías. No hay problema en acampar al otro lado de la entrada de la granja, donde guardan un par de trailers. Para el próximo encuentro con Fermín dejamos pendiente un asado de cordero y un buen plato de alubias.

Dónde comer: puedes bajar hasta Ordino (a 10 minutos del GR11); en La Cortinada hay algo y en Arinsal aparentemente hay hasta algún almacén.

Dónde dormir: en el descenso antes de llegar al pueblo de Ordino había un par de buenos lugares con agua donde plantar la tienda.

Encuentros del día: sin duda, Fermín; y David, el guía de la iglesia del siglo XII, con quien nos quedamos charlando una hora sobre historia, emigrantes, Andorra, guerra civil, pinturas religiosas… Vale la pena viajar con tiempo.

GR11 PIRINEOS Subida al Refugio de Comapedrosa
La subida hacia el Refugio de Comapedrosa desde Andorra es espectacular

GR11 PIRINEOS DÍA 22 – Camino a pie de La Cortinada al Refugio de Comapedrosa.

  • Distancia aproximada: 10 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +1500 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -550 metros
  • Tiempo aproximado: 7 horas (paradas a descansar, comer, y encuentros incluídos)

Nos habían asegurado que encontraríamos agua camino del Coll de les Cases, pero igual comenzamos el ascenso llenos. Hicimos bien, ya que no encontramos ningún torrente ni fuente hasta llegar a Arinsal, al otro lado de la montaña, tras superar otro ascenso mañanero muy vertical de algo más de 600 metros de desnivel.

Descendemos y en Arinsal desembocamos a una calle asfaltada llena de segundas residencias. Luego de un kilómetro salimos a la calle principal, con bares, restaurantes, supermercados y algunas fuentes de agua potable. También hay una tienda de equipo de montaña, en caso de que necesites algo. Avanzamos por la acera hacia la cabecera de las pistas de ski durante casi dos kilómetros. Atravesamos un túnel y al otro lado giramos a la derecha, hacia el parking de la Reserva Natural de Compedrosa.

De allí parte un camino de tierra para vehículos que un poco más arriba queda cortado por una barrera. La atravesamos, pasamos junto a un gran depósito de agua y seguimos ascendiendo lentamente hasta llegar al cruce del primer arroyo, una zona perfecta para hacer una siesta o descansar un rato.

El sendero asciende más vertical en dirección al Refugio guardado de Comapedrosa, pasando por un alguna zona espectacular donde hacer noche. Un par de horas después de partir de Arinsal llegamos al cartel que indica que el GR11 gira a la izquierda, hacia el refugio. El GR11 Pirineos original sigue recto por el valle, pero en muchos lugares ha sido desviado para que pase por pueblos y refugios. Bueno, nos merecemos una cerveza.

El Refugio guardado de Comapedrosa se encuentra en un sitio espectacular, junto a un acantilado que se asoma a todo el camino por el que venimos subiendo. Tiene una parte de refugio libre que sólo abren cuando cierra el refugio guardado. Si prefieres acampar, aléjate unos cuantos cientos de metros: hay montones de lugares cerca del agua.

Dónde comer: en Arinsal hay bares, supermercados y restaurantes. En el Refugio de Comapedrosa ofrecen desayuno, almuerzo y cena.

Dónde dormir: dormir en el Refugio de Comapedrosa cuesta 13 euros por persona. Es muy razonable teniendo en cuenta que todo lo deben llevar con helicóptero.

Equipo y material de acampada: en Arinsal encontrarás la tienda Saint Moritz, que tiene prácticamente de todo.

Encuentro del día: Xavi-Manel, o cómo sea que se llame, un montañero catalán de Esparreguera, a los pies de Montserrat, con quien compartimos cerveza, tras cerveza, tras cerveza…

GR11 PIRINEOS Coll de Baiau
En el Coll de Baiau el viento soplaba con tanta fuerza que amenazaba con llevarnos volando hasta abajo.

GR11 PIRINEOS DÍA 23 – Camino a pie del Refugio de Comapedrosa al Refugio libre de Baborte.

  • Distancia aproximada: 15 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +1100 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1000 metros
  • Tiempo aproximado: 9 horas (paradas a descansar, comer, y encuentros incluidos)

Levantamos campamento temprano y a las siete y media ya estamos llenando las botellas con agua para encarar la subida de la Portella de Baiau en el GR11 PIRINEOS. El camino continúa desde el propio Refugio y se dirige sin pérdida hacia la subida. Si te interesa la naturaleza, en el Refugio te pueden prestar un folleto (en catalán, a devolver en el Refugio de Vallferrera) sobre la naturaleza y las formaciones que encontrarás en el camino.

El ascenso de 512 metros hasta la Portella de Baiau nos tomó casi dos horas. Antes de llegar al Estany Negre el camino se bifurca, hacia la derecha van quienes buscan coronar la cima del Comapedrosa (la montaña más alta de Andorra); nosotros seguimos recto, vigilados por los quebrantahuesos que planean sobre nosotros esperando un accidente. Ay caray!

Luego de la última subida llegamos a la Portella de Baiau, donde un viento huracanado tiene ganas de arrastrarnos hacia abajo, donde espera el Refugio libre de Baiau. Pero antes tenemos que bajar por una ‘tartera’, una pendiente muy, muy empinada, llena de piedras sueltas y pequeños bloques que van descendiendo con nosotros a media que derrapamos. Bienvenidos al Parc Natural de L’Alt Pirineu.

Seguimos las marcas del GR11 PIRINEOS hasta el primer gran lago y lo rodeamos por la derecha si queremos pasar por el Refugio de Baiau, y por la izquierda si queremos evitarlo. El Refugio de Baiau es pequeño, tiene colchonetas y mantas para unas 9 personas y se encuentra en muy buen estado. Alrededor hay lugares donde acampar, aunque el viento suele soplar muy fuerte.

Para continuar descendemos por la izquierda del refugio. El sendero está muy bien marcado y pasaremos por muchas áreas donde está permitido acampar para pasar la noche, antes de llegar al desvío que va al Refugio guardado de Vallferrera. Un poco más adelante encontrarás el parking de La Molinassa, donde están los carteles que indican que el GR11 PIRINEOS continúa en dirección a Áreu.

Nosotros buscamos una alternativa que no descendiera tanto y decidimos buscar el sendero al Refugio libre de Baborte, una variante marcada con las mismas marcas del GR11 (rojo y blanco). A mitad de camino (600 metros de desnivel) pasa por la Cabaña de Bacello (para cuatro o cinco personas), desde donde también se puede tomar la variante de Lori para ascender a la Pica d’Estats. En este tramo no cruzamos ningún torrente, solo encontramos agua superficial. Por eso, carga agua antes de abandonar el parking de La Molinassa.

Después de casi 3 horas de ascenso llegamos al Estany de Baborte, desde donde ya vemos el Refugio (de color anaranjado) y el Circo de Baborte. Es espectacular. El Refugio tiene lugar para 9 personas (con comodidad) y para más si es necesario. Puedes cargar agua de un torrente que hay unos doscientos metros más adelante. Atención con el viento, que sopla muy fuerte!

Dónde comer: si no llevas tu propia comida, las únicas oportunidades de conseguir algo serán los Refugios guardados de Comapedrosa y Vallferrera.

Dónde dormir: hay montones de lugares de acampada libre en el camino (recuerda que no puedes plantar la tienda antes de las 7-8 de la tarde, y preferentemente lejos de los refugios). Si prefieres dormir en refugios tienes la opción de pago de Vallferrera, la Cabaña de Bacello y el Refugio Libre de Baborte.

Encuentro del día: la colla (el grupo) de abuelos excursionistas de Vic, que subían hacia el Comapedrosa. Entre ellos estaba Josep, de 88 años. Espectacular. Emocionante. Gracias por resistir.

GR11 PIRINEOS Camino alternativo a Tavascán, por la Porta del Cel
Camino a la Porta del Cel, cerca del Refugio Libre de Baborte

GR11 PIRINEOS DÍA 24 – Camino a pie del Refugio Libre de Baborte a Tavascán (GR11 ALTERNATIVO).

  • Distancia aproximada: 16 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +200 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1200 metros
  • Tiempo aproximado: 7 horas (paradas a descansar, comer, y pérdidas del sendero incluídos)

Nuestros compañeros de refugio en Baborte (una pareja de California y una familia de Valencia) decidieron partir bien temprano, por lo que decidimos quedarnos un rato más de lo habitual y disfrutar de esa casa de madera entre las nubes mientras amaina el viento, que sopla con ganas.

Los primeros dos kilómetros del sendero la Porta del Cel (la Puerta del Cielo) ascienden con calma entre pequeños estanques de agua y senderos pedregosos. Luego baja un poco hasta el cartel de un cruce de caminos. Nuestra idea era avanzar por la Porta del Cel hacia Tavascán, pero pronto perdimos el sendero. Nuevamente empezó a soplar el viento, vimos que aquello subía y subía y luego de muchas dudas decidimos volver atrás y cambiar de ruta.

Retornamos al cruce de caminos y comenzamos a descender hacia el Pla de Boavi acompañando un arroyo por un sendero que avanza en zigzag. Luego de unos cuantos kilómetros y justo antes de cambiar de valle entramos en una especie de olla en donde convergen varios torrentes que forman cascadas y saltos espectaculares. Ojo con embalarte en la bajada, que si sigues de largo en alguna curva la caída hasta el río es de 30 metros!

Avanzamos siguiendo el nuevo torrente (la Noguera de Lladorte) por el fondo del valle y de repente entramos en un camino de tierra por el que circulan coches de excursionistas que van a pasar el día. Por suerte avanzan despacio y no levantan demasiado polvo.

Hay muchos lugares espectaculares donde acampar a lo largo de los casi 9 kilómetros de camino que hay hasta Tavascán.

Dónde dormir: en Tavascán no hay refugio ni camping. Pedimos información en la oficina de información y no tenían información sobre dónde acampar. Un hombre del pueblo que andaba por allí nos recomendó seguir hasta el pueblo siguiente, a un plano que al día siguiente fuimos incapaces de encontrar. En el hotel Llacs de Cardos, con ‘precios especiales para caminantes del GR11’, piden 60 euros por habitación. Finalmente caminamos unos 200 metros fuera del pueblo en dirección Estaón y, a mano derecha, acampamos en una terraza cubierta de pasto. Justo antes de salir del pueblo hay una fuente de agua potable.

Dónde comer: en Tavascan hay bares, restaurantes y hasta un pequeño almacén. Si está cerrado, toca timbre y la señora te abre.

Equipo de montaña: hay una tienda con souvenirs y algunos cartuchos viejos de camping gas.

Las Bordas de Nibros eran un auténtico pueblo abandonado.

GR11 PIRINEOS DÍA 25 | Camino a pie de Tavascán a la Borda de Palau (Estaón).

  • Distancia aproximada: 13 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +1300 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1000 metros
  • Tiempo aproximado: 7 horas (paradas a descansar, comer, y charlar con la gente que te encuentras incluidas)

El camino desde Tavascán hacia Estaón y la Guingueta d’Àneu se parece mucho al que sufrimos semanas atrás cuando atravesamos el bosque mediterráneo desde Llancà a Requesens (etapa 1), y de La Jonquera a Macanet de Cabrenys (etapa 2). Calor, mucho calor.

Por eso hay que empezar temprano, preferentemente con la primera luz del día para evitar las horas de ascenso y sol sobre tierra pelada. Ese es el mejor motivo para volver a la fuente de Tavascán desde nuestro sitio de acampada para salir bien bebidos, llenos de agua, listos para las subidas que se avecinan.

Retomamos el GR11 PIRINEOS hacia el pueblo de Aineto por el sendero que sube lentamente siguiendo el lateral de la montaña. El avance es espectacular, parece que estuviéramos caminando por un balcón asentado en piedra antigua que da directamente sobre el valle, que poco a poco va quedando más abajo. En realidad es un sendero empedrado construido hace siglos.

Veinte minutos después llegamos a Aineto, con una pequeña plaza y una fuente de agua. Cruzamos el pueblo y subimos unos metros por un camino de cemento. Luego de una curva hay que tomar un desvío a la izquierda. Si llegaste a la antena de telefonía, te pasaste. Tras el desvío comienza una subida empinada, con pocos árboles y nada de agua. Media hora más tarde volvemos a avanzar en horizontal, con subidas y bajadas suaves y volviendo a caminar sobre un balcón natural con vistas espectaculares del valle.

Justo antes de llegar a Lleret cruzamos un pequeño torrente, ideal para hacer un descanso bajo el bosque. Si necesitas una fuente tienes que cruzar el pueblo buscando la parte alta, donde en una pared encontré un grifo. Era buena, casi toda el agua que sale de un grifo en una pared es buena.

De Lleret seguimos un camino de tierra para vehículos que continúa ascendiendo lentamente, pasamos un par de tranqueras que hay que abrir y cerrar, y volvemos a dejar atrás a los árboles. El sol, que ya está arriba, pega fuerte en agosto. Algo más de una hora después abandonamos el camino y giramos a la izquierda. Luego de un abrevadero para animales (la Font Freda) comienza el ascenso fuerte, capaz de dejarte con la lengua afuera, por un canal desparejo y cubierto de polvo suelto. Llegar a la cima del Col de Jou es la gloria, sobre todo porque sabes que ya solo queda bajar.

En el descenso pasamos por la Borda de Vidal (sin agua) para finalmente llegar al río en la Borda de Nibrós. A partir de aquí y hasta llegar a Estaón encontrarás montones de lugares paradisíacos donde acampar (recuerda que sólo está permitida la acampada libre de 8 de la tarde a 8 de la mañana, joer…).

Llegar al Refugio de Estaón tiene su premio: la cerveza artesana Boga está muy buena y a sólo dos euros la caña es una buena manera de dejar pasar la tarde a la sombra, conversando con otros viajeros a pie como Gregoire y Franck, de Tolouse. El calor es tremendo. Allí mismo comemos un plato combinado (6 euros) y nos damos una vuelta por Estaón, uno de los pueblos más bonitos del GR11.

DATO: en la parte baja del pueblo, junto a la carretera asfaltada, hay montones de árboles de ciruelas muy pequeñas, casi como uvas.

A las siete de la tarde, cuando el sol se pone tras la montaña, nos despedimos de la cerveza y los amigos y continuamos avanzando otra media hora hasta la Borda de Palau. Allí hay una fuente, un torrente (un poco más adelante) y algunas pequeñas terrazas algo inclinadas donde plantar la tienda.

¿Por qué no nos quedamos a dormir en Estaón, por más que se pueda acampar en la antigua iglesia en ruinas? El ascenso que nos toca mañana tampoco tiene mucho bosque. Necesitaremos empezar a caminar con la primera luz del día.

Dónde dormir: El Refugio de Estaón cuesta 16 euros por noche. Los chicos que atienden son de los más amables de todo el GR11.

Dónde comer: en el Refugio de Estaón ofrecen todos los servicios: desayuno, almuerzo, cena y unos platos combinados a 6 euros (butifarra, 2 huevos fritos, patatas fritas, lechuga) que fueron vitaminas para el alma.

Encuentros del día: la calle peatonal de piedra, frente al Refugio de Estaón, es el sitio perfecto para tomar una cerveza a la sombra y conocer a todos los viajeros a pie que hacen noche allí. Viajeros como Franck y Greg, con quienes ya quedamos para hacer una oveja asada cuando nos acerquemos a Toulouse.

Mochilas para caminar el GR11 PIRINEOS
Anna y yo formamos un equipo y entre los dos nos repartimos todo lo necesario, tienda, saco de dormir y cocina incluidos, para que ninguna tenga que cargar más de 9 o 10 kilos mientras caminamos el GR11.

GR11 PIRINEOS DÍA 26 | Camino a pie de la Borda de Palau (Estaón) a la Guingueta d’Aneu.

  • Distancia aproximada: 9 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +900 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1400 metros
  • Tiempo aproximado: entre 4 y 5 horas (paradas a descansar incluidas)

Es otro día para madrugar. Nos despertamos antes del amanecer y, mientras hacemos el café y desmontamos la tienda comienza a clarear. A las 6.15 de la mañana ya estamos en marcha.

La subida es constante durante algo más de dos horas. El GR11 Pirineos está bien marcado y casi no hay posibilidad de perderse. Cada tanto aparece una pequeña mancha de bosque que sirve para refrescar la cabeza ante el sol que a las 8 ya ilumina, y quema nuestro cerebro.

A medida que nos acercamos hacia el collado iremos encontrando varias falsas cimas. Son pequeños prados sin agua, escalones en el continuo ascenso hacia la cima de Lo Calbo.

El final del ascenso es un sitio ideal para tomar un respiro antes de comenzar el descenso vertiginoso hacia Dorve (pueblo vacío, con fuente de agua) y la Guingueta d’Àneu, donde acampamos. Ojo con las rodillas…

Dónde dormir: en Dorve hay varios llanos donde acampar después de las 8 de la tarde sin molestar a nadie. En la Guingueta d’Àneu hay hoteles, edificios donde puedes alquilar un apartamento para 4 personas por 70 euros y dos campings. El Nou camping (12 euros por persona, incluye tienda, 1 euro diario si quieres internet) es más moderno, pero nosotros preferimos el Camping de Vall d’Aneo (5,70 euros por persona, más 5,70 euros por tienda, incluido internet, 973 626 390), que es más familiar.

Dónde comer: en el pueblo hay restaurantes de menú a 13 euros, los dos campings tienen bar y el Nou camping tiene también un pequeño almacén con productos básicos.

Equipo de acampada: en el Nou camping tienen algunos cilindros de gas, que no eran los que necesitábamos. Por eso decidí tomar un bus hasta el Decathlon de Lleida (13,10 euros, dos veces al día de lunes a viernes, una vez en sábados y domingos).

GR11 PIRINEOS DÍA 27 | Descanso.

••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlas y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic de viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida

www.viajeros4x4x4.com




330- GR11 PIRINEOS 3 | Travesía ALTERNATIVA a pie desde Beget a Puigcerdà.

El circo de Carança desde el GR11 Pirineos camino de Núria - Viajeros4x4x4

Esta vez nos equivocamos. Era lógico, tenía que pasar. Estamos acostumbrados a buscar nuestro propio camino, a hacer las cosas a nuestra manera, y a veces la mejor solución es seguir la huella que han dejado otros. ¿Cuándo voy a aprender? Nos salimos de las rutas más transitadas con la furgo, ¿cómo no lo íbamos a hacer con un par de mochilas en la espalda, en el GR11 Pirineos, cuando se pueden seguir tantas huellas salvajes?

Ahora, mirando hacia atrás, me doy cuenta que el sendero marcado en el mapa de Alpina (que no aparecía en el de Prades, ni en Maps.me, ni en la Guía Cicerone del GR11) estaba en el terreno como en el papel, en línea punteada. Estaba y no estaba, estaba y no estaba, estaba y no estaba. Sí, porque a veces no estaba, desaparecía sin más, devorado por los brotes tiernos de pinos jóvenes que cerraban el sendero, ocultando las pocas marcas que habían sobrevivido a incendios y tormentas en los árboles que aún quedaban en pie.

Habíamos tomado un atajo para evitar bajar a Setcases y ahora teníamos que pagar las consecuencias: siete kilómetros de sendero apartando ramas, buscando huellas, volviendo atrás cuando sabíamos que nos habíamos vuelto a perder, subiendo la ladera en busca de una marca en un tronco, bajándola, subiéndola, retrocediendo; dudando. Si todavía avanzáramos a cuatro patas hubiera sido más fácil, porque esto era más que un sendero, esto era aventura. Cuando saliéramos a la carretera antes de Ulldeter me sentiría feliz. Ahora, solo me sentía agobiado, y cansado, por más que mi pequeño demonio estuviera contento. Había desafío.

Solo faltaba que comenzase a llover como aquella vez en Ecuador, cuando parecía que llegaba el Anticristo.

Por eso teníamos que darnos prisa y subir este otro torrente trepando por las piedras, tratando de evitar los arbustos espinosos que habían dejado un pentagrama dibujado en mis piernas. Un poco más. Ya falta menos. Siempre falta menos, maldición.

Esto es precioso, y me encanta, pero hoy no paramos al mediodía y mis piernas comienzan a fallar. Tiemblan. Y la inclinación de la ladera de la montaña es suficiente como para que la gravedad y alguna piedra suelta me lleven a pegarme un buen tortazo con cualquiera de los troncos que esperan unos metros más abajo. Me empiezan a gustar los viajes a pie.

Si fuera fácil, si fuera inofensivo, el GR11 Pirineos no tendría mérito.

  • SI TE GUSTAN LOS PROBLEMAS Y LAS SOLUCIONES ALTERNATIVAS EN LOS VIAJES, CONSIGUE EL LIBRO POR EL MAL CAMINO EN LA LIBRERÍA ALTAÏR. 
Barraca de Tirapits, refugio libre de emergencia entre Ulldeter y Núria - VIAJEROS4X4X4
Barraca de Tirapits, refugio libre de emergencia entre Ulldeter y Núria

GR11 PIRINEOS DÍA 11b – CAMINO A PIE DE BEGET AL COLL DE LA BOIXERA.

  • Distancia aproximada: 6 kilómetros (20 kilómetros desde el Refugio libre de Talaixá)
  • Desnivel aproximado (ascenso): +500 metros (+1000 metros desde el Refugio libre de Talaixá)
  • Desnivel aproximado (descenso): -50 metros (-700 metros desde el Refugio libre de Talaixá)
  • Tiempo aproximado: algo más de una hora (7 horas desde el Refugio libre de Tailaixá)

Nota: este día en realidad partimos desde el Refugio Libre de Talaixá. Aquí se cuenta la etapa solo desde Beget, para ponérselo más fácil a quienes decidan caminar el GR11 por etapas. Pronto compartiré la guía completa del GR11. Si quieres leer cómo empezamos el día en el Refugio Libre de Talaixá, haz click aquí.

Beget es uno de los pueblos más bonitos del GR11 Pirineos. Hay lugares donde comer más o menos caros y un almacén donde venden bocadillos y bebidas. No vas a encontrar pan, ni los restaurantes ni el almacén querrán venderte pan. No es negocio.

Si te gusta la historia y el arte no dejes de visitar la iglesia románica de Beget (1 euro), que tiene unos 1000 años de antiguedad y se salvó de la quema en 1936, cuando grupos de gente se dedicaron a quemar iglesias a lo largo de España en venganza por el apoyo eclesiástico al golpe militar de Franco. Luego cruza el puente grande, sigue las calles de piedra, alucina un poco, y cruza el puente pequeño. Un poco más adelante encontrarás unas pozas de agua donde bañarte y algo de sombra donde echar una siesta. Allí también hay posibles lugares de acampada, pero ¡que no te vean!

El sendero sale de Beget por un gran estacionamiento y continúa avanzando unos kilómetros entre la carretera y el río. Luego gira a la izquierda, vuelve un poco atrás, cruza la carretera, pasa bajo el castillo en ruinas de Rocabruna (no se ve) y avanza por un bosque cerrado, junto a un arroyo. Pasa junto al precioso Molino de Sarolla y llega hasta Can Planes, donde encontramos una sorprendente ventana abierta con bebidas heladas y precios razonables. Obvio, nos detuvimos.

Tocamos un timbre y un Labrador blanco comenzó a ladrar. A los minutos apareció Toni, un chico muy buena onda de unos 30 años que nos enseñó el interior de la Masía, antigua casa de colonias. Allí se puede dormir por 10 euros la noche, en una cama de verdad, con ducha de agua caliente y derecho a cocina. Además de las bebidas tiene algunos pocos productos de almacén, y un rocódromo en una habitación. Y pan, Toni, ¡los caminantes del GR11 Pirineos quieren pan!

Decidimos seguir adelante (un error, debimos habernos quedado) y terminamos acampando en la cima del Coll de Boixera, cruzando la ruta, junto a unas balas de pasto. Allí estaba Brian Johnson, un viejete simpático, autor de una guía de bolsillo en inglés del GR11 de la editorial Cicerone. Me gusta esto de encontrarnos con otros autores de libros de viaje.

Dónde dormir: en Beget hay hoteles pero te recomendamos avanzar un par de kilómetros más y dormir en Can Planes, Toni i Estel, 617 021 614 o 972 740 653.

Dónde comer: en Beget hay restaurantes buenos, bonitos y algo caros, y un almacén donde hacen bocadillos. No te van a vender pan. En Can Planes tienen algunos productos de almacén y prometieron empezar a tener pan.

Encuentro del día: conocimos mucha gente simpática que estaba de paso por Beget, Mercè y su marido, que suben a comer de Barcelona, Lilian y Jordi Carles (un argentino independentista, cosas más raras que hay en esta tierra…), Toni en Can Planes, y a Marc Inglés y Patri, que estaban viajando por allí con su furgo Renault de más de 50 años de antiguedad! Me encantó.

Refugio Libre de Les Saleres de Cardeguet entre Molló y Setcases - Viajeros4x4x4
Refugio Libre de Les Saleres de Cardeguet entre Molló y Setcases

GR 11 PIRINEOS DÍA 12 – CAMINO A PIE DESDE EL COLL DE BOIXERA (MOLLÓ) AL REFUGIO LIBRE DE LES SALERES DE CARDEGUET (CAMINO ALTERNATIVO AL GR 11 EVITANDO SETCASES).

  • Distancia aproximada: 15 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +1000 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -150 metros
  • Tiempo aproximado: 5 horas

Desde el Coll de la Boixadera a Molló hay que cruzar un par de colinas y bajar al arroyo Ritort, junto al que encontramos varios lugares espectaculares donde acampar junto al río. Luego el sendero sube hasta el pueblo, donde hay hoteles, bares, restaurantes y un par de almacenes.

En Molló decidimos separarnos del GR11. Empezamos a tener la sensación de que el sendero había sido redibujado para que pasara por cuantos más pueblos mejor, lo que hacía que subiéramos y bajáramos cada día, en lugar de ir avanzando por valles o carenando montañas. De Beget a Molló subes y bajas una montaña, de Molló a Setcases subes y bajas otra montaña, cuando originalmente el GR11 Pirineos debía de pasar por un pueblo cada 3 o 4 días.

Por eso tomamos un camino alternativo hacia Espinavell, saliendo de Molló por el camino del cementerio. Luego de atravesarlo, seguimos la cota de nivel por dentro de un bosque en dirección a Espinavell. No hay marcas, así que es pura intuición y GPS. Pasamos por un caserío donde salieron dos perros a ladrarnos y finalmente tomamos la carretera asfaltada que llega a Espinavell.

En el pueblo la ruta se convierte en tierra, cruza un puente pequeño y sigue el curso del Torrent de La Cassasa (hay muchos lugares donde acampar) hasta que el camino rodado que conecta con Setcases comienza a subir en dirección a Puig Sistra y la Collada Verda. Luego de una media hora, en la cuarta curva cerrada, tomamos un sendero que avanza directamente por la cima, casi paralelo al camino, y lleva hasta el Refugio Libre de Les Saleres de Cardeguet.

El refugio es pequeño y está en buen estado. Es perfecto para pasar una noche. Hay un par de escobas para barrer el suelo y una fuente de agua que cae directamente a un bebedero de vacas a unos 400 metros más adelante. La entrada está marcada con un punto azul en una piedra, a la izquierda de la ruta de tierra en dirección a Setcases. Si lo hubiera visto por la tarde, me hubiera bañado allí: ¡el bebedero parecía una gran bañera de agua!

El problema de caminar por la ruta de tierra fue que cada 10 o 15 minutos pasaba un coche. Algunos bajaban la velocidad y otros nos llenaban de polvo. La solución que encontramos fue caminar por el centro de la ruta para que todos bajasen la velocidad.

VARIANTE: Si no quieres caminar por la ruta que tomamos puedes seguir el GR11 desde Molló hasta la Collada de la Fembra Morta y desviarte allí hacia el Refugio libre de les Saleres de Cardeguet. 

Dónde dormir: hay hoteles en Molló y lugares de acampada a lo largo del camino. El Refugio libre de Les Saleres de Cardeguet

Dónde comer: en Molló hay almacenes, bares y restaurantes.

Encuentro del día: el abuelete que estaba descansando a la sombra, después de Espinavell, con quien nos quedamos charlando un rato.

  • SI TE GUSTA CAMINAR NO TE PUEDES PERDER ESTE ENLACE: VIAJES A PIE
Camino alternativo al GR11 entre el Refugio Libre Jaume Ferrer y el Refugio de Ulldeter. Espectacularmente salvaje
Camino alternativo al GR11 entre el Refugio Libre Jaume Ferrer y el Refugio de Ulldeter. Espectacularmente salvaje.

GR11 PIRINEOS DÍA 13 – CAMINO A PIE DESDE EL REFUGIO LIBRE DE LES SALERES DE CARDEGUET AL REFUGIO DE ULLDETER (CAMINO DIFÍCIL ALTERNATIVO AL GR11 PIRINEOS).

  • Distancia aproximada: 16 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +900 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -200 metros
  • Tiempo aproximado: 10 horas

Partimos siguiendo el camino de tierra hacia Setcases. A unos 400 metros pasamos por encima de la fuente natural que cae a un bebedero de vacas. Seguimos avanzando y conectamos en la cima con el sendero que llega desde el GR11 Pirineos. Los carteles anuncian que estamos siguiendo el SENDERO DE LA TRANSHUMANCIA.

Luego de una bajada suave encontramos una placa conmemorativa de un accidente aéreo que tuvo lugar aquí en 1956. De allí cerca sale otro camino de tierra (cerrado con una valla) que sube al Refugio Forestal libre Jaume Ferrer. Estamos a 5 kilómetros del Refugio de les Saleres de Cardeguet. El refugio tiene dos habitaciones sencillas, es habitable, hay ratones y un abrevadero de animales a unos metros, con agua que hay que purificar. Gracias a quien haya dejado los potes de garbanzos, nos liquidamos uno. Estaban buenísimos.

“Cuando sea tan viejo que no pueda viajar ni caminar los senderos, me encargaré de volver a estos refugios para dejar comida para los caminantes. Y si el cuerpo me deja, los limpiaré y pintaré por dentro. Es una promesa. ¡Cómo se agradece encontrar sitios libres, rústicos, con techo, donde pasar la noche! ¡Qué alegría encontrar unos sencillos potes de garbanzos!”

Cuando lo abandonamos seguimos adelante por un camino muy claro que avanza sin subir ni bajar, y cruza varios torrentes donde acampar sería muy fácil. Las vacas están muy cómodas y no tienen intención de moverse. Luego de 4 kilómetros de paseo el camino termina abruptamente en el bosque. Recuerda que este es un sendero alternativo al GR11 Pirineos, que encontramos en los mapas de Alpina.

Aquí se complica un poco seguir el sendero sin un GPS, ya que los animales abrieron varios caminos y no sabemos cuál es el correcto. Estamos buscando dos líneas horizontales, una blanca y una amarilla, que son las que supuestamente van en nuestra dirección; ya comprobamos que los puntos rojos marcan senderos que suben la montaña hacia la Roca Colom.

Desde el final del camino abierto avanzamos unos 50 metros descendiendo suavemente en diagonal hasta cruzar un torrente. Con la ayuda del GPS del teléfono y de Maps.me empezamos a enlazar puntos, marcas en los árboles, montones de piedras y partes de sendero gastado hasta salir al otro lado de la torrentera, a unos 500 metros. Allí nuestro sendero de marcas blancas y amarillas vuelve a subir, pasa junto a un pequeño refugio de pastores abandonado (bajo, de piedra) y continúa hacia Ulldeter pasando por todos los estados de ánimo: de bien marcado a casi inexistente, de cubierto de árboles caídos por una antigua tormenta a lleno de árboles jóvenes que no dejan ver las viejas marcas, de subir por un torrente tortuoso a paseo por ladera boscosa de caída vertical y tierra revuelta por jabalíes. No es un sendero fácil, es un sendero solo apto para caminantes con ganas de aventura. Vuelve a leer la introducción a esta entrada.

Después de 7 kilómetros el sendero se reencuentra con el GR11 Pirineos cerca del Hotel Pastuira (48 euros por persona en habitación privada) y sube casi verticalmente hasta el Refugio de Ulldeter. No solemos parar en refugios, nos gusta la acampada libre en lugares vacíos de gente, pero ese día nos merecíamos una colchoneta y una ducha. Fue una gran decepción.

En la recepción del Refugio de Ulldeter nos comentaron que habían cambiado las reglas y que ahora, para dormir allí, también había que pagar el desayuno. Sabemos que hacer llegar provisiones y dar un mínimo de confort al montañero requiere un esfuerzo importante, sobre todo en aquellos refugios alejados de una ruta. Tenemos amigos que llevan un refugio en los Pirineos y alguna vez hemos subido la montaña con ellos, cargados con mochilas llenas de latas de cerveza. Pero no queríamos un desayuno, solo la cama y una ducha, y estábamos dispuestos a pagar por ellos.

Insistimos un poco, buscando la posibilidad de pagar por la cama y la ducha, pero la respuesta fue si se quieren quedar a dormir, tienen que pagar el desayuno. Cansados y decepcionados decidimos buscar un nuevo sitio de acampada a unos 500 metros del Refugio de Ulldeter, camino al Coll de la Marrana. Yo pensaba, esto ya no es un refugio, es un hotel de montaña…

Dónde dormir: Refugio Libre Jaume Ferrer, Hotel Pastuira si quieres una habitación privada, Refugi de Ulldeter (23 euros la noche, incluye el desayuno). Por las dudas, hay muchos lugares donde acampar por encima del Refugi de Ulldeter.

Dónde comer: Hotel Pastuira, Refugi de Ulldeter. No hay almacenes en el camino.

Acampada libre cerca del refugio de Ulldeter. Viajeros4x4x4
Acampada libre cerca del Refugio de Ulldeter.

GR11 PIRINEOS DÍA 14 – CAMINO A PIE DEL REFUGI DE ULLDETER AL CAMPING DE NÚRIA POR EL COLL DE NOUFONTS.

  • Distancia aproximada: 14 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +850 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1000 metros
  • Tiempo aproximado: 5 horas

Salimos temprano de nuestro lugar de acampada libre en dirección a Núria. El camino está muy bien marcado, con abundante agua en diferentes lugares. Aquí ya volvemos a encontrar gente que hace circuitos cortos, se acaba la soledad del GR11 Pirineos.

Cargamos agua antes de subir el Coll de la Marrana, y la renovamos a mitad de camino del Coll de Tirapits, donde encontramos una surgiente. En el Coll de Tirapits está la Cabana de Tirapits, un refugio muy precario con un pulsador que conecta directamente con los bomberos en caso de urgencia.

Una vez en la cima avanzamos carenando hacia el Pic de la Fossa del Gegant, con la vista puesta en el espectacular Circo de Carança, del lado francés, que recorrimos un año atrás. Ver Circuito de los Refugis del Torb.

Ascendemos nuevamente hasta el Coll de Noucreus, desde donde ya podemos bajar hacia Núria, pero decidimos seguir adelante hasta el Coll de Noufonts, por donde tomamos la riera y bajamos.

Al final del camino está Núria, con todo lo que puedas necesitar.

Dónde dormir: en el camino hay varios lugares aptos para la acampada libre con fácil acceso al agua. En Núria hay hotel y una zona de acampada regulada (8 euros por persona) donde puedes quedarte un máximo de 2 noches. Hay duchas… ¡¡de agua helada!! La oficina de Atención al Cliente donde puedes pagar la noche está abierta solo hasta las 16.45 hs.

Dónde comer: en Núria hay un almacén turístico, un restaurante con buffet libre (22 euros) y un bar con menús en fin de semana y platos a precios muy accesibles. El tren de cremallera es una buena manera de entrar o salir de Núria, en caso de necesidad.

Después de la cima del Puigmal, carenando las montañas en dirección a Puigcerdá.
Después de la cima del Puigmal, carenando las montañas en dirección a Puigcerdá.

GR11 PIRINEOS DIA 15 – CAMINO A PIE DESDE NÚRIA AL COLL DE LA CREU DE MEIANS PASANDO POR EL PUIGMAL (CAMINO ALTERNATIVO AL GR11).

  • Distancia aproximada: 23 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +1100 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1100 metros
  • Tiempo aproximado: 9 horas

En esta etapa nos encontramos con el mismo problema que en la etapa Beget-Molló-Setcases. El GR11 parecía haberse desviado de su recorrido original para pasar por un par de pueblos (Queralbs y Planoles) que te obligaban a subir y bajar grandes desniveles en el mismo día. Parecía que la decisión de cambiar el recorrido original del GR11 Pirineos, que ascendía al Puigmal, obedecía a razones turísticas y económicas, más que a razones de montaña.

Por eso decidimos volver a cambiar el recorrido recomendado y, primero, subir el Puigmal. Luego, caminar por la cresta de las montañas, límite fronterizo entre España y Francia, camino a Puigcerdá.

Siempre es mejor encarar los grandes desniveles al amanecer, cuando el sol continúa débil y el calor no te presiona contra el suelo. Por eso nos levantamos a las 5 de la mañana y poco después de las 6 ya estábamos camino del Puigmal (de 2911 metros) una de las montañas más emblemáticas de Catalunya.

La subida es constante y, con 15 kilos de mochila en la espalda, tardamos 3 horas y media en superar los 1000 metros de desnivel. Hay varios puntos donde acampar, si llevas buen equipo para pasar noches frías. En el camino avanzamos en buena parte junto a un arroyo (que desaparece bajo tierra en una parte del sendero), por lo que solo cargamos lo indispensable hasta que cruzamos el arroyo por última vez y encaramos la subida lenta y casi vertical al Puigmal.

Una vez en la cima del Puigmal, el sendero entra constantemente en Francia por pequeños trechos, carenando la cima de las montañas en dirección a Puigcerdá mientras sigues primero marcas amarillas y verdes, y luego una simple línea blanca. No vas a encontrar agua en todo el camino, unos 12 o 13 kilómetros, así que rellena todas tus bolsas y botellas antes de ascender al Puigmal. La huella está muy bien marcada y desciende suavemente durante casi todo el trayecto por colinas de pastos.

Todo fue muy bien hasta que llegamos a la Cima de Coma Morera, donde el sendero desaparece. A partir de allí hay dos opciones: seguir la alambrada fronteriza sobre arbustos espinosos, o cruzar a España y descender por una huella de tierra apta para vehículos 4×4, que baja hasta conectar con el GR11 en el Coll de la Creu de Meians.

A esta altura ya habíamos caminado bastante, por lo que apenas encontramos el arroyo que cruza el camino en el Clot de Meians, a menos de un kilómetro del Coll, decidimos detenernos y acampar. Vamos, que daba ganas de leer historietas de viaje.

Dónde dormir: el camino está lleno de lugares donde acampar, el problema es el acceso al agua, sencillo en el camino hacia la cima del Puigmal, difícil mientras vas carenando las montañas hacia el Coll de la Creu de Meians.

Dónde comer: en ningún sitio.

 

GR11 Pirineos, acampando en el Clot de Meians, camino de Puigcerdá - Viajeros4x4x4
Acampando en el Clot de Meians, camino de Puigcerdà

GR11 PIRINEOS DÍA 16 – CAMINO A PIE DESDE EL CLOT DE MEIANS A PUIGCERDÀ.

  • Distancia aproximada: 13 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +200 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1000 metros
  • Tiempo aproximado: 4 horas

El camino sigue una pista forestal y desciende fácil desde nuestro último lugar de acampada hacia Puigcerdà. En julio de 2017 había muy poca agua disponible. La sorpresa agradable fue encontrar el Refugio Libre de Vilallobent a mitad de camino, que no aparece en las guías y apenas se ve en los mapas. Es habitable, el único problema es que en la riera cercana apenas había agua.

Después de descender la montaña, el sendero avanza plano por la carretera asfaltada que conecta el anodino pueblo de segundas residencias de Vilallobent (se supone que hay una fuente, pero no la encontramos), cruza un arroyo donde podemos purificar agua, atraviesa el pueblo de Age (más antiguo, todo cerrado, segundas residencias) y finalmente llega a Puigcerdà.

Era mediodía, y a nuestra izquierda, justo antes de la primera rotonda, vemos un gran cartel que dice Restaurante Xinès Wok, donde nos apuntamos a un buffet libre y digestión prolongada mientras cargábamos nuestros móviles. Había casi de todo, solo faltaban insectos comestibles como los chapulines mexicanos y los jumiles, esos bichitos que saben a menta.

Dónde dormir: Refugio Libre de Vilallobent, escasas zonas de acampada con acceso a agua. En Puigcerdá está el camping Pirineus (25 euros por dos personas), la Fonda Cerdanya (39 euros por una persona, 50 euros dos personas) y el Hostal L’Estació (mismos precios que la Fonda Cerdanya). ¿Qué elegimos? Nos tocaba un día de descanso, y decidimos tomar el tren a Barcelona (12 euros, 3 horas) y dormir en el mejor hotel que conocemos: nuestra casa.

Dónde comer: en Puigcerdà hay supermercados, bares, restaurantes… y el buffet libre del Wok.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en InstagramFacebookTwitter YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la IndependenciaPor el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlas y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic de viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida

www.viajeros4x4x4.com

 

 




329- GR11 PIRINEOS 2 | Travesía a pie de La Jonquera a Beget.

El GR11 Pirineos no es un trekking. El GR11 es un viaje extraordinario, un viaje a pie por lugares de naturaleza virgen, un viaje lento que nos pondrá a prueba y que en ciertos momentos nos llevará hasta el límite.

La senda, como llaman al GR11 fuera de España, se extiende como una serpiente a lo largo de más de 800 kilómetros de montañas quebradas, con desniveles diarios medios de entre 800 y 1200 metros aunque algunos días puedes subir más de dos kilómetros de caminos más o menos empinados. Otros días nevará, caerá granizo, lloverá y tendrás todos los números para quedar calado hasta los huesos. Te perderás, y tendrás que volver atrás. Te dolerán los pies, las piernas y la espalda. En algún momento te torcerás el tobillo, te clavarás astillas y las espinas de los arbustos te harán sangrar las piernas. El GR11 es una aventura.

Las guías dicen que se puede completar entre 35 y 40 días, o por etapas durante años. Nosotros pretendemos terminarlo en dos meses. Nuestra manera de encararlo es quizás la más lenta de todas, ya que no avanzamos siguiendo la velocidad de 20 o 30 kilómetros por día marcada por las guías impresas. Avanzamos al ritmo que nos pide el camino y nos permite el cuerpo. Llevamos tienda, sacos de dormir, cocina, abrigo y comida. No necesitamos nada más. Tenemos tiempo.

Si queremos alejarnos del ruido de la civilización necesitamos arrancar tiempo a la rutina. Y dedicarlo a caminar es una de las maneras más efectivas de hacerlo. A veces el cuerpo lo pide, a veces es necesario salir fuera de la jaula, vaciar la cabeza, atragantarte con moras y recoger frutas de los árboles. Reencontrarnos por un rato con el mono que fuimos, y volver a explorar.

Viajar a pie no es solo una de las maneras más económicas de viajar, también es la manera más efectiva de viajar en contacto permanente con la naturaleza.

 

GR11 PIRINEOS DÍA 5b. DE LA JONQUERA A LA ERMITA DE SANTA EUGENIA (LA VAJOL).

  • Distancia aproximada: 7 kilómetros (17 kilómetros desde Requesens).
  • Desnivel aproximado (ascenso): 400 metros (800 metros desde Requesens)
  • Desnivel aproximado (descenso): 200 metros (850 metros desde Requesens).
  • Tiempo aproximado: 2 horas (entre 7 y 8 horas desde Requesens).

Nota: este día en realidad partimos desde el Refugio Libre del Forn de Calç, en Requesens. Aquí se cuenta la etapa solo desde La Jonquera, ya que para mí el cruce de la autopista marcaba el final de la primera gran etapa. También es más práctico para quienes decidan caminar el GR11 por etapas. Si quieres leer cómo empezamos el día en Requesens, haz click aquí.

Para retomar el GR11 después de La Jonquera debemos cruzar la autopista por un paso subterráneo y seguir las marcas, que cambian dos o tres veces de camino rural antes de llegar a Mas Llong. Allí trabaja Abdul, un marroquí muy amable que vive desde hace 18 años en España. No sólo nos llenó las botellas de agua fresca, sino que nos dio un buen montón de peras de Sant Joan, un tipo de peras pequeñas y dulces que crecen antes de temporada.

Seguimos adelante por el camino de tierra. Descartamos un par de masías abandonadas ya que no queremos acampar sin agua (sigue haciendo mucho calor) cuando de repente llegamos a la ermita de Santa Eugenia, donde ocurre un milagro. No tengo otra manera de explicarlo.

No sólo había agua, sino que había una… ¡piscina! ¡Y duchas! El único problema es que estaba cerrada, la piscina y las duchas rodeadas por una alambrada, y no había nadie a quien pedir permiso para refrescarnos o conseguir agua para beber.

No tuvimos más alternativa que saltar la alambrada… Una hora más tarde, y mientras lavábamos la ropa llegó el encargado. Le dijimos que, con el calor que habíamos pasado, aquello había sido irresistible. Josep comenzó a reír y nos contó historias de gente que había hecho exactamente lo mismo… una chica a la que encontró desnuda en la piscina, un grupo de 14 vascos muertos de calor que cambiaron la temperatura del agua… Después de plantar la tienda, nos enseñó el edificio antiguo construido junto a la ermita, una colonia de vacaciones.

Dónde dormir: acampada libre frente a la Ermita de Santa Eugenia.

Dónde comer: En La Jonquera encontrarás de todo.

Encuentro del día: muchos, Josep y la piscina,

  • ¿TE GUSTA CAMINAR? NO TE PUEDES PERDER ESTE ENLACE: VIAJES A PIE.
Encontrar la Ermita de Santa Eugenia fue casi un milagro. El sitio de acampada era perfecto y había hasta… piscina!

GR11 PIRINEOS DÍA 6. ERMITA DE SANTA EUGENIA (LA VAJOL) – MOLÍ D’EN ROBERT (MAÇANET DE CABRENYS)

  • Distancia aproximada: 17 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 400 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 500 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 6 y 7 horas.

A la mañana siguiente partimos temprano hacia La Vajol (dormir en Ca La Conxita, 28 euros por persona) última capital de la República Española, donde la rodilla y las ampollas en un pie de Anna (que se guardaba todo esto en silencio) hicieron recomendable que aceptara la oferta de un abuelete que se ofreció a llevarla con las mochilas hasta Maçanet de Cabrenys.

Yo, libre de los 15 kilos de la mochila, seguí el GR11 Pirineos, que pasa por la mina de Más Castel o D’en Negrín, donde se escondieron los tesoros de la República (oro y arte, básicamente), para que no cayeran en manos de los militares golpistas. Todavía circulan por la región las historias de camiones republicanos cargados de oro que desaparecieron en alguna mina secreta. El sendero baja abruptamente hacia el Barranco de Can Suñé y avanza por un bosque hacia Maçanet de Cabrenys pasando por la Font del Bruc (con agua).

En Maçanet de Cabrenys ve a visitar el Bar La Pau, que también funciona como sede social del pueblo. Desde allí el camino está muy bien marcado y, tras una bajada muy empinada, llegamos al Molí d’en Robert, restaurante de carnes de Eli y Carlos que nos permitieron acampar junto al río.

“No, aquí no se puede acampar, está prohibidísimo. Pero si están caminando el GR11 Pirineos, esperen a que se vayan los clientes y monten la tienda donde quieran.” Eso fue cuando llegamos, pero luego seguimos conversando, y llegaron los chupitos, y la botella de vino compartida por Ron, el cliente holandés que había corrido el Dakar cuando todavía se celebraba en África…

Dónde dormir: acampada libre en Molí d’en Robert.

Dónde comer: Molí d’en Robert; restaurantes y bar en todos los pueblos. Panadería y supermercado en Maçanet de Cabrenys. En La Vajol, Ca La Conxita vende pan y tiene algo de almacén.

Encuentro del día: lo mejor, sin duda, la tarde-noche que pasamos en Molí d’en Robert, un lugar precioso.

La memoria de los refugiados españoles de 1939 no debe apagarse nunca. Hay que recordar.

GR11 PIRINEOS DÍA 7. MOLÍ D’EN ROBERT (MAÇANET DE CABRENYS) – ALBANYÀ.

  • Distancia aproximada: 17 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 900 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 1000 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 4 y 5 horas.

De Molí d’en Robert el sendero sube, y sube, por caminos vacíos que parecen frecuentados en temporada sólo por cazadores. Nos perdemos antes de llegar a la Font del Rimaló (tiene agua) y seguimos el camino marcado para bicicletas de montaña.

Entramos en la ermita de Carbonils, del siglo XI, (por favor, al salir no olvides cerrar la puerta, y no molestes a los muercielagos, tal como está escrito en la puerta) y cuando llegamos al plano del Más Ferrerós tomamos el camino de la izquierda. Tras una bajada empinada llegamos a Albanyà.

Dónde dormir: casa particular de Alex y Eva; alquilan dos apartamentos completos con cocina y baño para hasta 3 personas por Airbnb. Tienen precios especiales para caminantes del GR11 Pirineos (20 euros por persona la noche!). Escríbele a Alex a [email protected] Además, si te duelen las piernas de tanto caminar, ¡dan masaje tailandés! Están frente al río, en la calle de Sant Llorenç de la Muga, 11. Estuvimos tan cómodos con ellos que decidimos quedarnos un día extra, reponiendo fuerzas. Si prefieres acampar tan solo tienes que bajar sigilosamente hasta el río y plantar tu tienda en la orilla vacía.

Dónde comer: hay dos bares en Albanyà que siempre encontramos cerrados. El único almacén del pueblo cerró por jubilación. En el camping Bassegoda, un kilómetro más adelante, tienen un supermercado bien provisto.

Encuentro del día: Alex y Eva, que nos recibieron como si ya nos conocieran de mucho tiempo atrás.

Tomando una copa de vino con Alex y Eva, frente a la casa que alquilan en Albanyà. Espectacular!

GR11 PIRINEOS DÍA 8 – DESCANSO EN ALBANYÀ.

GR11 PIRINEOS DÍA 9 – CAMINO A PIE DE ALBANYÀ AL REFUGIO CAN GALÁN (BASSEGODA).

  • Distancia aproximada: 11 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +600 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): 0 metros
  • Tiempo aproximado: 4 horas.

Partimos de Albanyà después del mediodía y caminamos un kilómetro hasta el camping Bassegoda, donde está el único supermercado de la zona. Seguimos la carretera (asfaltada) que asciende durante 8 kilómetros hasta desviarnos por una pista de tierra que poco después alcanza una fuente. Nosotros siempre purificamos el agua con un pequeño filtro Sawyer; aquí también, aunque un par de tritones en el fondo de un bebedero de vacas avisaba de que el agua debía ser buena.

Según leímos en otros reportes del GR11 Pirineos, Can Nou es un buen lugar para detenerse a tomar algo y conseguir las llaves para dormir en el Refugio de Can Galán. Cuando llegamos estaba cerrado, no había nadie. Seguimos adelante y a 700 metros está el Refugio de Can Galán (por las ventanas se veía muy limpio, con camastros sin colchones). El paisaje desde allí es espectacular.

Decidimos acampar en una pequeña zona plana que hay junto a la casa. Para conseguir agua hay que volver caminando hasta la fuente, un kilómetro atrás. Bajo el refugio hay arbustos de moras y un árbol de ciruelas. Los higos, como nos pasó en todos lados, están secos y desabridos.

Dónde dormir: En Bassegoda, refugio Can Galán por 4 euros la noche. Pide la llave en Can Nou. Si no hay nadie, puedes hacer vivac o acampar gratis junto al refugio.

Dónde comer: lo dicho, el último supermercado en varios días está en el camping Bassegoda, en Albanyà. La Tienda del Music, mencionada en todos los reportes del GR11 Pirineos, está cerrada definitivamente por jubilación. En Albanyà hay dos bares y en Can Nou, si está abierto, se supone que tienen algo.

Encuentros del día: un ciervo y un jabalí entre Can Nou y Can Galán.

Acampando junto al Refugi de Galán, en Bassegoda. El día que llegamos no había nadie en Can Nou…

GR11 PIRINEOS DÍA 10 – CAMINO A PIE DEL REFUGIO CAN GALÁN (BASSEGODA) AL REFUGIO TALAIXÀ.

  • Distancia aproximada: 12 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +700 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -800 metros
  • Tiempo aproximado: 6 horas

Tan solo partir del Refugio Can Galán tomamos la dirección equivocada y terminamos en el pueblo vacío de Bassegoda (de tres casas y una iglesia) que está a unos 400 metros más adelante. Volvemos atrás y encaramos un sendero empinado en el que ascendemos unos 300 metros de desnivel hasta llegar a un camino de tierra (el mismo que viene del pueblo vacío de Bassegoda) que nos lleva al Coll de Bassegoda. De allí el camino avanza plano hasta el Coll de Principi.

Cuando comienza el descenso empieza también uno de nuestros tramos preferidos del GR11 Pirineos. Poco después nos separamos del camino para tomar un sendero que se dirige a través de un bosque que se va espesando hacia el Coll de Riog (buen sitio para acampar, sin agua). Un kilómetro antes de Sant Aniol d’Aguja cruzamos un arroyo y el sendero vuelve a subir un poco. Cruzamos un puente colgante (¡se mueve!) y llegamos a Sant Aniol, donde volvemos a encontrar gente que llega caminando a pasar el día.

En Sant Aniol están restaurando la antigua masía para convertirla en refugio. De momento no hay nada, pero seguramente también se conseguirá comida. No te pierdas la imagen del ¿agricultor? sentada en el hueco donde alguna vez estuvo la imagen de un santo. Allí también hay una buena fuente de agua y, si sigues caminando hacia Talaixà, encontrarás muchas antiguas terrazas de cultivo donde plantar tu tienda.

A partir de allí el sendero asciende entre bosques y se estrecha (un metro de ancho) en tres pasos de cornisa espectaculares, donde caminarás entre la pared de la montaña y una caída vertical de hasta varios cientos de metros. En uno de esos tramos, si prestas atención, verás que el sendero se ha construido sobre una base de arcos tipo puente para poder avanzar sobre una pared.

Antes de llegar al Refugi d’en Rodri (Refugi de Talaixà), pasamos por el pueblo abandonado de La Quera, donde encontramos mucho menta y hierba luisa silvestre entre las ruinas. Media hora después llegamos a Talaixà, probablemente el refugio libre más bonito de todos los que hemos visto. Hay una litera con dos colchones y espacio para unas 8 personas acomodadas en el suelo. Delante de la puerta, a unos metros, hay una fuente de agua no potable. Detrás, hay árboles de frutas (peras, ciruelos, uvas) y hasta alguna tomatera! La gente del Centro Excursionista de Olot le tiene mucho cariño a este refugio en pleno GR11 Pirineos!

Dónde dormir: una vez terminada la rehabilitación, en el Refugi de Sant Aniol. Ahora, en el Refugi de Talaixa.

Dónde comer: dentro de poco, en el Refugi de Sant Aniol.

Encuentros del día: 2 polacos que llevaban 45 días caminando por el GR11 Pirineos.

Camino de cornisa entre Sant Aniol d’Aguja y Talaixá. Espectacular!

GR11 PIRINEOS DÍA 11a – CAMINO A PIE DEL REFUGI DE TALAIXÀ A BEGET (POR CAMINO ALTERNATIVO, SIN SUBIDAS)

  • Distancia aproximada: 14 kilómetros (20 kilómetros hasta el Coll de la Boixera)
  • Desnivel aproximado (ascenso): +500 metros (+1000 metros hasta el Coll de la Boixera
  • Desnivel aproximado (descenso): -650 metros (-700 metros hasta el Coll de la Boixera)
  • Tiempo aproximado: casi 6 horas (7 horas hasta el Coll de la Boixera)

Gran día de caminata que comienza en el Refugi de Talaixà y desciende rápido hasta el río Samsó, que se cruza por un puente fijo peatonal. Si no llevas un purificador de agua justo antes del puente hay un arroyo cuya agua parece más cristalina. Allí tomamos hacia la derecha un camino de tierra en buen estado, que avanza plano siguiendo el río. Allí hay montones de lugares donde acampar. Recuerda hacerlo a última hora del día.

Cuando el GR11 Pirineos oficial comienza a subir hacia Les Feixanes, puedes tomar el desvío hacia la iglesia románica de Sant Miquel de Hormoier. Es una alternativa que, según los mapas de Maps.me, avanza junto al Río Beget y conecta con el GR11 Pirineos  a la altura de La Farga, sin necesidad de subir los 300 metros de desnivel del Coll dels Muls. A partir de La Farga el camino avanza junto a campos de cultivo, algún molino abandonado y conecta por la ruta asfaltada a Beget.

ATENCIÓN: el kilometraje de las guías y de la señalización del sendero varía y suma unos 2-3 kilómetros extras, si hacemos caso a los carteles del camino.

Beget es uno de los pueblos más bonitos del GR11 Pirineo. Si te gusta la historia y el arte no dejes de visitar la iglesia románica de Beget (1 euro), que tiene unos 1000 años de antiguedad y se salvó de la quema en 1936, cuando grupos de personas se dedicaron a quemar templos a lo largo de España en venganza por el apoyo de la Iglesia al golpe militar de Franco. Luego cruzas el puente grande, sigues las calles de piedra y atraviesas el puente pequeño. Un poco más adelante encontrarás unas pozas de agua donde bañarte y algo de sombra donde echar una siesta. Allí también hay posibles lugares de acampada. ¡Pero que no te vean!

Dónde dormir: todo es un poco más caro en Beget. Hay hoteles y apartamentos en alquiler. Si sigues caminando unos cuatro kilómetros por el GR11 llegarás a Can Planes, donde tienen camas a 10 euros, con ducha, derecho a cocina y muro de escalada. Toni i Estel, 617 021 614 o 972 740 653.

Dónde comer: en Beget hay restaurantes buenos y bonitos (eso lo pagas), y un almacén donde hacen bocadillos. No vas a encontrar pan, ni los restaurantes ni el almacén querrán venderte. En Can Planes tienen algunos productos de almacén y prometieron empezar a tener pan.

Encuentro del día: conocimos mucha gente simpática que estaba de paso por Beget, una pareja que sube a comer de Barcelona, Lilian y Jordi Carles (un argentino independentista), y a Marc Inglés y Patri, que estaban recorriendo con su furgo Renault de más de 50 años de antiguedad!

Esto es solo un pedacito del hermoso pueblo de Beget, probablemente el más bonito que hemos visto en nuestros primeros 15 días en el GR11 Pirineos.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlas y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic de viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.

www.viajeros4x4x4.com




318- TAILANDIA sin playa: Chiang Mai, Chiang Rai y Thaton

La enorme mayoría de los extranjeros que visitan Tailandia buscan sus playas paradisíacas. Pero, ¿qué hay en el norte, tierra adentro, donde la arena sólo es un póster colgado en una pared? ¿Cómo es Tailandia sin playa?

Aquí te dejamos una selección de hostales a buen precio, sitios donde probar la comida local, los templos más espectaculares (que a veces no son los más conocidos) y datos para alquilar una moto por 60 dólares al mes y recorrer todo el país. También te decimos dónde no ir: hostales donde tienen la mala costumbre de tratar mal a la gente y donde nadie debería acercarse a no ser que quiera ser ‘boxeado’. Y no es una exageración!

[email protected] a viajeros4x4x4.com

(viene de ¿DÓNDE IRÍAS SI TAILANDIA NO TUVIERA PLAYA?)

 

CHIANG MAI

Cómo llegar

Chiang Mai es la ciudad más importante e interesante del norte de Tailandia. Está muy bien conectada, con autobuses, minibuses y todo tipo de trenes (incluso expreso de asientos mullidos y coches cama) que llegan directamente desde Bangkok. Nosotros tomamos un bus desde New Sukhotai, y el pasaje nos costó 213 baht (6 dólares).

En la estación de bus de Chiang Mai, detrás de la oficina de información turística, encontrarás los minibuses que van hasta el centro. Por más que te sientas un poco [email protected] NO NECESITAS UN TAXI O UN TUK TUK. Acércate a cualquiera de los buses, les señalas donde quieres ir en el mapa, y te dirán cuál tomar. El pasaje hasta el centro cuesta 15 baht (medio dólar). Si tienes alguna duda, pregunta en la oficina de información de la estación. Fueron muy amables.

El Ubosot, un templo prohibido a las mujeres
El Ubosot, en el complejo de Wat Chediluang, un pequeño templo prohibido a las mujeres

Dónde dormir

Nosotros llegamos a Chiang Mai un día antes del Festival de las Flores (se celebra el primer fin de semana de febrero) y del Año Nuevo Chino, así que reservamos una habitación para la primera noche a través de Booking.com en el Ammaparat Hotel. No vayas, a no ser que seas adicto al masoquismo. El encargado y el dueño (un francés) parece que tienen la costumbre de tratar mal a los clientes, incluso con amenazas de boxearte por querer ver la habitación antes de registrarte… Muy hospitalario, en el sentido médico, claro. Al Lek hotel, que está enfrente y es del mismo dueño, tampoco vayas.

Como no nos gusta el boxeo (y acá con el boxeo tailandés saldríamos perdiendo) nos fuimos y a menos de 200 metros encontramos el Chiang Mai Inn (15/1 Chaiyaphoom Road). Muy bien ubicado, a 2 minutos del mercado Sompet y a 10 minutos caminando del Night Market. Pagamos la habitación doble con ventilador y baño privado a 250 baht (7 dólares). OJO! Internet no llega demasiado bien a las habitaciones del piso de arriba y, si estás en el piso de abajo, te molestará el ruido de la cafetera… ¡¡¡a las 4 y media de la mañana!!!

Qué ver

Los amigos Pato y Nati, de La Chancha Viajera, nos habían comentado que Chiang Mai es un buen lugar para descansar y pasear con calma por los pasajes de la ciudad. Tenían razón. Nos quedamos cuatro días, y nos podríamos haber quedado más.

Wat Sri Suphan
Wat Sri Suphan

Chiang Mai es la ciudad de los templos. Los verás por todas partes. Los que más nos gustaron fueron:

  • Wat Lok Molee. Está cerca del consulado de Myanmar, en la zona norte del centro histórico, en la parte de afuera de la muralla (o del canal). No es de los más visitados, pero tiene mucha magia!
  • Wat Chedi Luang Varaviharn. Probablemente el templo más antiguo y grande de la ciudad. Construido en piedra y medio derruido, incluye a su alrededor templos con momias de monjes sentados que te observan sin pestañear y grandes patios por los que caminar sin prisas. Las mujeres no podemos entrar en el Ubosot (ver foto) cubierto con hermosas pinturas de colores, pero sí por el resto de los templos.
  • Wat Sri Suphan. Es pequeño, pero sin duda es el templo que más nos impresionó de Chiang Mai. Y eso que la ciudad está llena de templos espectaculares. Está completamente recubierto con láminas de metal grabado con escenas tradicionales del budismo y, lo más extraño, los nombres de algunas de las ciudades más importantes del mundo! El único problema es que si eres mujer, no vas a poder entrar en el templo, solo lo podrás ver desde fuera… y da una rabiaaaaa!!!!
Entrada a Wat Sri Suphan
Entrada a Wat Sri Suphan, el templo más espectacular de Chiang Mai

Mercados

Chiang Mai es también la ciudad de los mercados y mercadillos. Todo parece más barato que en Bangkok, y me hubiese llevado por lo menos 4 maletas… Pero como aún teníamos mucho viaje por delante y no me pareció práctico, me dediqué a llenar solo bolsos imaginarios.

Si llegas a Chiang Mai en día laborable, puedes ir por la noche a caminar por el Night Market. Encontrarás todo tipo de ropa y souvenirs para extranjeros. A no ser que hables tailandés, de salida te van a dar el precio turista, pero si sabes negociar te bajarán el precio rápido. Si no te gusta negociar no es un lugar para ti, vas a pagarlo todo mucho más caro. Por allí también hay un pequeño club de muai thai, o boxeo tailandés. Al ver que preguntamos el precio y decidíamos seguir adelante, nos dejaron entrar gratis. OJO, las peleas son más crudas que en el MBK de Bangkok.

Más! 5 FRUTAS RARAS QUE ENCONTRARÁS EN EL SUDESTE ASIÁTICO

En Chiang Mai llenamos mil bolsos imaginarios
En Chiang Mai llenamos mil bolsos imaginarios

Los fines de semana, podrás ir al Saturday Night Market y al Sunday Night Market. El Saturday Night Market se hace en la Wua Lai Road. Suele estar bastante abarrotado de gente, pero encontrarás cosas más artesanales que las que puedas encontrar en el Night Market. Además de los cientos de puestos de comida, que te estarán tentando todo el rato. El Saturday Night Market está muy cerca del Wat Sri Suphan, y si tienes suerte, podrás presenciar y participar de alguna ceremonia. Y si no coincides con ninguna ceremonia, te recomendamos acercarte para verlo iluminado o comer algo en los puestos más sencillos que hay alrededor del templo.

El Sunday Night Market empieza en la puerta Tha Phae del centro histórico, y se extiende a todo lo largo de la Rachadamnoen Road y en las calles de los alrededores. Si llevas un par de días dando vueltas ya habrás visto que la mercadería se repite, por lo que aquí encontrarás casi lo mismo que en el Saturday Night Market, pero todavía más a lo bestia. Es interesante entrar en la zona de los templos, también se llenan de puestos de comida.

Música en la calle, en uno de los tantos mercados nocturnos
Música en la calle, en uno de los tantos mercados nocturnos

Si buscas un mercado más auténtico (por gris) te recomendamos el Warorot Market. Está en el barrio chino, y muchos de los negocios venden al por mayor. También hay algo de venta al detalle, a mejor precio.  Lo encontrarás caminando desde el centro histórico hacia el río, por la Chang Moi Road. No olvides que solo es un mercado de día!

El Muang Mai Market es un mercado local de frutas y verduras, de los de verdad, con el suelo encharcado y una buena selección de olores tropicales. Es un paseo desde el Warorot Market, siguiendo el río hacia el norte. Recomendamos ir con calzado cerrado, ya que los charcos que se forman en los pasadizos pueden perdurar en tu subconciente.

El Festival de las Flores se celebra cada año el primer fin de semana de febrero. En el Nung Buak Hard Public Park hay concurso de orquídeas, bailes tradicionales, y casetas de artesanos de los distintos grupos regionales que participan en el desfile de carrozas de flores del sábado.

IMG_5468-Tailandia-Chiang-Mai-Flower-Festival-Desfile-Carroza-Danza
Bailes tradicionales tailandeses sobre una carroza en el Festival de las Flores

El escenario principal lo montan en la puerta sur del centro histórico. Organizan un concurso de Miss Flower Festival, bailes, y otras actuaciones que pueden ser un poco friki. El shock cultural siempre es interesante!

El sábado por la mañana es el desfile de las carrozas adornadas con flores. La caravana parte del puente Nawarat, entre las 8 y las 9 de la mañana, y van por la Thapae Road hasta la muralla, giran hacia el sur, siempre al lado del canal, luego giran hacia el oeste rodeando el centro histórico y terminan en el parque Nung Buak Hard.

Festival de las Flores
Festival de las Flores

Dónde comer

Addy’s Happy Restaurant. Ofrece raciones generosas, entre 40 y 70 baht (1 y 2 dólares). Los currys son para chuparse los dedos, y tienen un arroz con verduras y castañas de cajú que no puedo olvidar. También ofrece rollitos de verduras a 10 baht y batidos por un dólar. El restaurant no tiene el nombre en la puerta, pero lo encontrarás en la Moon Muang Road Soi 6, delande del mercado Sompet y al lado del The Tea Tree House (mirando a la entrada, a mano derecha).

Al lado, a mano derecha, hay un puesto de los que venden distintos guisos en boles grandes, y te sirven la comida en una bolsita. También tiene 3 mesas adentro donde puedes sentarte a comer. Cada plato cuesta 20 baht (medio dólar) y la ración de arroz al vapor 10 baht. Es ideal para desayunar. Las raciones son pequeñas, y los guisos sabrosos.

Coconut Shell. Es un restaurante donde te sirven la comida en cuencos de cáscara de coco. El lugar es pequeño pero bonito, y la comida deliciosa. Las raciones son pequeñas, y los platos cuestan entre 50 y 70 baht. El sticky rice con mango está para hacer la ola, aunque te va a saber a poco… El restaurante lo encontrarás en la 42/4 Ratmakka Road.

Fiesta del Año Nuevo Chino
Fiesta del Año Nuevo Chino

Dónde alquilar una moto

Vas a encontrar muchos lugares y guesthouses donde alquilan motos. El lugar más barato que vimos fue justo delante del Sompet Market, del otro lado del canal. Verás un cartel grande donde dice que alquilan motos a 99 baht por día (menos de 3 dólares). El alquiler mensual de la moto sale a 2000 baht o 60 dólares. Una ganga. También puedes contratar un seguro con ellos. Ideal para partir de Chiang Mai a explorar toda Tailandia.

Qué ver alrededor de Chiang Mai

Nos gustó tanto la calma de provincias de las calles del centro histórico que decidimos no caminar senderos, ni hacer circuitos de tirolesa, ni pasear en elefante. En realidad es mejor montar una bici, pobres bichos… Tampoco fuimos a Pai, Tailandia nos empezaba a parecer muy turístico y quisimos buscar un pueblo donde la gente no dependiera del turismo para vivir. Y nos fuimos a Tha Ton.

Cómo moverse hacia otro destino

La mayoría de autobuses que salen de Chiang Mai hacia Chiang Rai, Maesai, Lampang. Mae Hongson o Sukhotai, parten desde la Chiang Mai Arcade Bus Station.

Si quieres viajar a Fang, Tha Ton, Doi Tao, Wieng Heng, Chomtong, Hod, Om Koy o Prao, tendrás que ir a la Changpuak Bus Station, al norte de la zona amurallada.

En la estación de tren podrás conseguir los horarios de los trenes a distintos destinos.

Cabeza tatuada
Cabeza tatuada

 

THA TON

Tha Ton es un pequeño pueblo tranquilo cerca de la frontera con Myanmar. Llegamos allí con la idea de tomar una lancha que baja por el río Kok hacia Chiang Rai. Fue un descanso del viaje en una Tailandia distinta, con menos extranjeros, locales amables (casi todos) y vida apacible junto al campo. No llegamos allí esperando ver algo especial, sino para sentir la vida cotidiana.

Fiesta en Mae Hue
Fiesta en Mae Hue

Cómo llegar

Llegamos a Thaton en el bus que sale desde la Changpuak Bus Station de Chiang Mai. El pasaje cuesta 90 baht (menos de tres dólares) y tarda 4 horas. Es un bus lento, para en todos los pueblos, recogiendo y bajando gente en el camino.

Dónde dormir

Nos alojamos en el Areeya Phuree Resort, en una habitación doble con ventilador y baño compartido a 200 baht (6 dólares) por noche. La ducha de agua caliente funciona a la perfección, incluso te marca la temperatura a la que sale el agua. También tiene piscina, y sirve un desayuno muy completo por 50 baht (café, fruta, tostadas, omelette o huevos fritos).

Otra opción es el Apple Resort, en la orilla opuesta al embarcadero. Tienen cabañas a 350 baht por noche, con baño privado. Y una terraza de la zona común con vista al río. Cuando fuimos estaba completo, había una boda el fin de semana.

IMG_5798jd-Tailandia-Tha-Ton-Moto-Pablo-y-Anna

Qué hacer

El gran motivo para visitar Thaton es viajar en sus lanchas públicas para 10 o 12 personas hacia Chiang Rai por el río Kok. El trayecto demora unas 4 horas y media, con una parada intermedia de 10 minutos donde tendrás que desembarcar y caminar unos 500 metros para que la lancha atraviese unos rápidos. También puedes quedarte a dormir en los pueblos del camino, de la etnia Lahu y de los Karen (Ban Rummit). El pasaje hasta Ban Rummit cuesta 350 baht (10 dólares), y te puedes alojar en alguna guesthouse (no paramos, pero vimos que había alojamiento desde el río). El pasaje hasta Chiang Rai cuesta 400 baht por persona y sale todos los días al mediodía. Si no te cuadra el horario, también puedes contratar una lancha privada por 2.200 baht (60 dólares) para hacer el mismo trayecto.

Aparte del viaje en lancha, no hay mucho que hacer en Thaton además de relajarte y disfrutar de estar en un lugar poco turístico. Puedes subir al cerro donde hay un complejo religioso interesante. En el camino pasarás por un par de budas gigantes (el Buda Blanco y el Buda Dorado) hasta llegar al Wat Thaton Chedi, en la cima. Hay buenas vistas del pueblo, del valle y del río. Si no se te hace demasiado tarde como a nosotros, puedes seguir caminando un km más adelante hasta el la estatua gigante de un Buda de pie.

Una excursión a tu alcance desde Thaton es Mae Salong, a solo 43 km de distancia. Nosotros alquilamos una moto en el hotel por 250 baht (6,5 dólares), pero nos dijeron que también hay taxis colectivos que te llevan por 50 baht por trayecto.

Anna bailando en Mae Hue
Anna bailando en Mae Hue

La moto nos dio la libertad de parar donde quisiéramos en el camino. Algo que extrañábamos después de 16 años viajando en furgo. Unos 10 km antes de llegar a Mae Salong oímos cantos desde la ruta, y decidimos desviarnos para ver qué estaba pasando. Así llegamos a Mae Hue, un pueblito de no más de 60 casas donde estaban celebrando el año nuevo chino. La gente estaba reunida en el centro del pueblo. Había tres músicos con instrumentos tradicionales cantando y todos bailaban en un corro, cogidos de las manos. Nadie hablaba inglés, pero no fue un problema para hacernos bailar con ellos, invitarnos a comer y enseñarnos una de las cocinas del pueblo (a leña) y el procedimiento para hacer tortas de arroz.

La parada en Mae Hue fue mucho más auténtica que en Mae Salong. Lo interesante de Mae Salong es el mercado, donde verás mujeres de las tribus de los alrededores que bajan a ofrecer sus productos.

No hablábamos el mismo idioma, pero cómo nos reímos con esta mujer en Mae Salong!
No hablábamos el mismo idioma, pero cómo nos reímos con esta mujer en Mae Salong!

Dónde comer

En la ruta principal, al lado de la caseta de la policía y casi enfrente del 7/11, está el Sunshine Café. Platos sencillos pero bien preparados. Los vegetales al wok con arroz están bien buenos.

Si tienes la suerte de estar un martes por la noche en Thaton, también podrás comer en el night market (único día de la semana), en la calle del embarcadero. Es pequeño, pero encontrarás unos cuantos pueblos con comidas distintas. Probamos los calamares salteados con noodles, a 20 baht (medio dólar) el plato. Deliciosos.

Cómo salir

Aparte del sistema de lanchas que te lleva hacia Chiang Rai, también puedes salir de Thaton en bus hacia Bangkok, Chiang Mai y Chiang Rai.

Sigue viajando! ¿Pocos días en Bangkok? Lo que no te puedes perder

 

CHIANG RAI

Chiang Rai es una ciudad relativamente moderna, que no tiene mucho encanto. Pero hay dos cosas por las que vale la pena ir hasta allí. El Templo Blanco y el Templo Negro.

Cuando llegues con la lancha desde Tha Ton al embarcadero, siempre encontrarás tuk-tuks y taxis dispuestos a llevarte hasta el centro de Chiang Rai. Nosotros decidimos cruzar el río por el puente y hacer dedo. Al minuto paró una pick-up que nos dejó a dos calles de la Clock Tower.

Si llegas en bus, la terminal está en obras (febrero 2016), pero los autobuses siguen parando alrededor de lo que será la nueva estación de autobuses, en el centro de la ciudad y al lado del Night Market.

Dragones en la celebración del Año Nuevo Chino
Dragones en la celebración del Año Nuevo Chino

Dónde alojarse

La primera noche nos alojamos en Kullar House a 300 baht la habitación doble con ventilador y baño privado. Era una habitación oscura, llena de mosquitos y ducha de agua fría. Está en uno de los callejones que dan a la Jedyod Road, cerca del Wat Ched Yod. No te la recomiendo. Es caro en relación calidad-precio.

Al día siguiente nos cambiamos a la Boon Ban Dan Guest House. Habitación doble con ventilador, tv, baño privado y agua caliente a 200 baht (menos de 6 dólares) por noche. Muy buena relación calidad-precio, y además muy limpio. Está al lado del Wat Chet Yod, en la calle que da a la entrada lateral del templo. Buena ubicación, cerca de la estación de bus y del night market.

Qué ver

No te puedes perder ni el Templo Blanco ni el Templo Negro. En realidad, ninguno de ellos son templos, sino extraordinarias obras de arte.

Me encantaron el White Temple (Wat Rong Kan) y la Black House Museum (Ban Daam Museum).

IMG_6178-Tailandia-Chiang-Rai-White-Temple-Templo
Templo Blanco

El White Temple o Wat Rong Kan está a las afueras de la ciudad, a unos 13 kilómetros hacia el sur. Puedes ir por 20 bahts (medio dólar) en el bus azul que sale de la Terminal de autobuses. En realidad no es un templo: es la burla más extraordinaria a la religión. En la entrada hay esculturas que representan el infierno, rostros sufriendo, penes y pechos, víboras de un solo ojo y cientos de manos saliendo de la tierra pidiendo clemencia y ayuda. Dentro del templo están Batman, Superman, El Hombre Araña, Keanu Reeves en su personaje de Matrix, Yoda, Elvis Presley, Michael Jackson, Marilyn Monroe, Songoku, Freddy Kruegger, el Increíble Hulk, Hellraiser y hasta Kung Fu Panda. No, no es una broma. El artista que ideó y construyó el templo se llama Chalermchai Kositpipat. Para mí es un genio.

IMG_6189-Tailandia-Chiang-Rai-White-Temple-Pinturas
El sagrado Kung Fu Panda, en el White Temple de Chiang Rai.

El Templo Negro o Black House Museum o Ban Daam Museum también está a las afueras de la ciudad, unos 11 km hacia el norte. Llegarás en el autobús verde que sale desde la Terminal, a 20 baht el pasaje. Es un conjunto de unas 40 cabañas y un templo con todo su mobiliario, todo de madera oscura. El artista es Thawan Duchandee, de la misma generación que el loco del templo blanco. Juega con las proporciones de las cabañas y los tejados, construye mesas y sillas con cuernos de animales, alfombras o manteles de cocodrilo, serpiente, oso… hay que verlo, es de visita obligada.

La Clock Tower o Torre del Reloj es del mismo artista que el Templo Blanco. Es una torre dorada super recargada que vale la pena ver durante la noche, iluminada. Da las horas con música y la iluminación provoca que parezca que cambia de colores. Nivel friki super alto.

 

Dónde comer

El Night market o Night Bazaar es una buena opción. Hay 2 patios de comidas y 2 escenarios, uno más cool, y otro más popular, además de los puestos de ropa y souvenirs. Allí comimos el mejor helado de coco de toda Tailandia, tres bolas de helado servidas en media cáscara de coco con su pulpa, leche condensada y espolvoreado con semillas, por 25 baht. Es un chico que está con un puesto móvil, entre la zona del patio y la zona techada de souvenirs. Lo encontrarás porque siempre tiene cola de gente esperando!

El sábado por la noche también podrás disfrutar del Walking Market, a unas pocas cuadras de la Clock Tower. También hay escenario, con actuaciones y bailes tradicionales tailandeses. Allí también baila la gente. En realidad, es como estar en un guateque le los años 50, o como ver el baile de la Macarena (o los pajaritos?) a la tailandesa. Espectacular.

IMG_6083-Tailandia-Chiang-Rai-Comida
Comer en Chiang Rai

Cómo salir

Desde la Terminal de autobuses, puedes ir a cualquier lugar de Tailandia. Nosotros nos fuimos a Chiang Saen, frontera con Laos, en uno de los autobuses verdes (otros van a Mae Sai), por 37 baht el pasaje, una hora y media. Va parando, dejando y subiendo gente en el camino. También hay minibuses a Chiang Saen a 45 baht por trayecto.

 

CHIANG SAEN

Hay varios motivos para visitar Chiang Saen. Uno de los principales es tomar contacto con el río Mekong. El otro, y el que más nos interesaba ya que íbamos a pasar por una zona importante de cultivo de amapola en Myanmar, es el Hall of Opium o Museo del Opio.

Los buses que llegan a Chiang Saen te dejan en la calle principal, al lado del mercado y a una cuadra del río Mekong.

Dónde dormir

Nos alojamos en la Chiangsaen Guesthouse, en la avenida que corre frente del río, en una habitación doble con baño privado, ventilador, tv y ducha de agua caliente a 300 baht (8 dólares). Tienen una habitación a 200 baht también, bastante oscura y con olor a humedad. La de 300 es grande, luminosa y está limpia. Si quieres alguna habitación con vistas al río, va a ser bonito pero ruidoso. Por la noche se ponen puestos de comida, y hay bastante música.

Dónde comer

Los mejores lugares para comer son los puestos que se ponen junto al río. Sin duda son los más bonitos. Nosotros cenamos por allí y la puesta de sol junto al río Mekong fue espectacular.

IMG_6289-Tailandia-Chiang-Saen-Cena-rio-Mekong-Amigos
Cenando al atardecer frente al río Mekong

Durante el día, también hay puestos en el mercado, donde paran los autobuses. Pero no nos gustaron demasiado. Poca variedad y condiciones sanitarias no muy buenas. El mercado huele bastante mal, peor que lo normal (una de las únicas veces que nos dio cagalera en Tailandia después de comer un pedazo de salchicha en un puesto frente al mercado).

Qué hacer

Puedes alquilar una bicicleta a 100 baht por día o una moto a 200 baht por día para recorrer la ciudad y pedalear junto al río. Nuestro motivo para visitar Chiang Saen fue para visitar el Hall of Opium, un museo que está a 8km de Chiang Saen, siguiendo el río en dirección al Golden Triangle. La entrada al museo cuesta 200 baht y explica la historia del opio y del te en la zona. Hay otro museo del opio un par de km antes, no tan bueno pero bastante más barato. Puedes llegar a dedo o en taxi colectivo a 20 baht.

La Triple frontera del Golden Triangle es una turistada, pero las vistas al río siempre son bonitas. Y para el viajero, la foto de turno en la triple frontera es imperdible. Tampoco hay mucho más que hacer en Chiang Saen.

PicsArt_02-16-12.22
La Triple Frontera entre Myanmar, Tailandia y Laos

Cómo salir

Nosotros nos tomamos un taxi colectivo hasta Mai Sai, 50 baht por persona. Son los de color azul que salen de la acera de enfrente del 7/eleven que está junto al mercado.

En el mismo pedazo de calle, paran autobuses a otros destinos. Puedes preguntar en la estación de policía que está frente al mercado porque no hay estación formal de autobuses.

Sigue leyendo! Dónde dormir barato, comer barato y otras claves para moverte por Bangkok.

 

MAE SAI

Solo estuvimos un ratito antes de cruzar la frontera hacia Myanmar. Hay un mercado en la calle principal, a unos pocos metros de la frontera.

Muchos turistas usan esta frontera para renovar su visado en Tailandia. Salir y volver a entrar. Para ello, tienen que ir hasta la oficina de inmigración birmana, pagar 10 dólares (o 500 baht, que no es lo mismo) por el sello y volver a entrar en Tailandia. Si llevas dólares, tienen que estar bien nuevos y planchados. Si no, no los toman.

 

♠♣♥♦ CUÉNTANOS CÓMO TE FUE!

TU EXPERIENCIA LE SIRVE A OTROS VIAJEROS! ♠♣♥♦

 

Consigue los libros de Pablo con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Acompáñanos cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. ¿Por qué? Porque se mete por todos lados y seguro que… ¡es capaz de sobrevivir a una bomba atómica! Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en el norte de Alaska y Canadá.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias en el blog (o la web) de La Vuelta al Mundo en 10 Años, en www.viajeros4x4x4.com. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano, El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África, uno de los cuales ya fue traducido al inglés, The Book of Independence. Pablo también escribe artículos de viaje y aventura para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna trabaja en la edición de los libros y los articulos y hace collares y pulseras de macramé.

Participaron de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.




315- Si TAILANDIA no tuviera playa, ¿adónde irías?

Viajar más de un mes por Tailandia y no pisar la playa es una declaración de rebeldía. Es como volver a casa sin un pantalón con elefantes estampados. Raro.

Esta es la primera entrada con los mejores datos para viajar por Tailandia, lejos del mar, gastando poco dinero. Hay datos para dormir frente al río Kwai en una habitación doble con baño privado por 150 baht (4 dólares), tips para jugar con los monos en Lopburi por 50 baht (1,50 dólares), trucos clásicos para llegar a las ruinas de Sukhothai sin pagar el autobús o para llegar a Ayutthaya desde Bangkok pagando menos de un dólar.

Cuanto más ahorramos, más viajamos. Y más lejos llegamos. Buenas rutas!

 

KANCHANABURI

Nuestro primer destino fuera de Bangkok fue Kanchanaburi. Teníamos que esperar dos o tres días a que la embajada de Myanmar nos devolviera los pasaportes con el visado y decidimos ir a ver el famoso puente sobre el río Kwai (o Kwae, depende la versión). El pueblo se hizo famoso por su campo de prisioneros occidentales, utilizados por el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial como mano de obra esclava para construir el ferrocarril a Myanmar. Hoy el tren ya no cruza la frontera y un nuevo puente reemplazó al original (destruido finalmente durante la guerra), pero el lugar sigue atrayendo a los viajeros. Yo quise ir porque muchos años atrás vi la película El Puente sobre el Río Kwai, y me pareció un buen homenaje a aquellas viejas películas de los domingos por la tarde.

Los autobuses salen de Bangkok de la Southern Bus Terminal (Sai Tai Mai). Allí puedes elegir entre un autobús con aire acondicionado que cuesta 110 baht (3 dólares) o los minibuses, que salen cuando se llenan y cuestan 83 baht (2,50 dólares). Para llegar desde Bangkok a la estación de Sai Tai Mai puedes tomar los buses locales 124, 125, 508 0 539.

El viaje en autobús duró dos horas y media y fue increíblemente aburrido. No lo recomendamos para nada. Los lados de la ruta  están cubiertos por una línea continua de edificios y comercios de casi 150 kilómetros. O sea, olvídate de ver el paisaje de Tailandia desde el bus. Al llegar a la estación de autobuses de Kanchanaburi había algunos ‘pescadores’ de turistas ofreciendo alojamiento. No era caro, pero más adelante te contamos dónde encontrar una habitación doble con baño privado por 4 dólares.

El retorno lo hicimos en un tren que tardó 3 horas y costó 30 baht (menos de un dólar) por persona. Ese fue el primer gran descubrimiento: Viajar en tren por Tailandia es genial. Volvimos en tercera clase, en asientos cómodos, rodeados de locales curiosos y vendedores ambulantes que pasaban voceando bebidas y comidas. Una vendedora estaba tan contenta de que le comprásemos a ella, que nos regaló una bandejita extra con más delicias tailandesas. Además, por las ventanas del tren siempre se ve el campo. La estación de Bangkok desde donde llegan y salen los trenes a Kanchanaburi es la Thon Buri Railway Station, que queda al otro lado del río Chao Phraya.

Pablo trabajando en un tren en Tailandia
Pablo trabajando en un tren en Tailandia

La oficina de información turística en Kanchanaburi (TAT) está justo detrás de la estación de autobuses, sobre la calle principal. No fueron muy útiles, pero tenían mapas… Desde el TAT o la estación de autobuses hay un par de kilómetros hasta la zona de los hostales. Nosotros, como viajamos con dos mochilas de 5 kilos cada uno, fuimos paseando por la calle más interesante de la ciudad, la Pak Praek Road. Es un paseo tranquilo donde verás las casas más antiguas de Kanchanaburi, pasarás por el cementerio chino (otro mundo del más allá), y el cementerio de guerra de los aliados de la Segunda Guerra Mundial.

La Mae Nam Kwe Road es la calle donde están casi todos los hostales de Kanchanaburi, y donde encontramos el alojamiento más barato de toda Tailandia: 150 baht (4 dólares) por una habitación doble con ventilador y baño privado en el Sugar Cane Hostel (ojo, hay dos Sugar Cane!). La habitación era sencilla, dentro de una cabaña con paredes de caña, pero lo mejor era la terraza frente al río Kwai, ideal para tomarse una cervecita al atardecer mientras te conectas a internet.

Desde el hostal hasta el puente sobre el río Kwai hay un paseo de un kilómetro y medio. Nosotros fuimos caminando, pero si quieres puedes tomar un tuk-tuk, alquilar bicis, moto… hay muchas opciones. No hay gran cosa que hacer en el puente, más que observar el río, ver los puestos de souvenirs y esperar que pase el tren para tomar la foto.

El puente (nuevo) sobre el río Kwai
El puente (nuevo) sobre el río Kwai

Kanchanaburi es una buena base para hacer excursiones por los alrededores. Puedes tomar el tren de ida y vuelta hasta la última estación, o sumarte a un tour, pero ya sabemos que los tours no son baratos, ¿verdad? La mejor opción es alquilar una moto y perderte un par de días camino a las cascadas del Parque Nacional Erawan. Luego puedes continuar ruta hacia el norte para caminar, visitar las cuevas y nadar en las piscinas naturales de calcita del Parque Nacional Lam Khlong Ngoo. O llegar hasta Ban Wang Ka, donde hay puentes de madera de más de 400 metros de largo que recuerdan al famoso U-Bein de Mandalay, Myanmar.

Nosotros optamos por alquilar un kayak doble por 400 baht (11 dólares) y descender sin guía por el río Kwai. Tony, un expatriado de origen inglés casado con una tailandesa, te llevará unos 15 kilómetros río arriba, y te recogerá unas horas más tarde junto al puente. Nosotros le pedimos que nos dejase un poco más lejos, en Lat Ya y no hubo problema. Es un descenso placentero, tranquilo y sin rápidos, cruzando zonas absolutamente vírgenes y zonas con pocas casas que dan al río. No olvides el bloqueador solar, una gorra, agua y algunos snacks para ir comiendo en el camino. Tony y sus kayaks están en una casa-negocio que está a unos 300 metros antes de llegar al Museo JEATH, antes del puente sobre el río Kwai. Ya verás los kayaks apilados en una estantería, a la derecha de la ruta. La página del negocio es www.kayakzebec.com, y el teléfono es el 081-8966017.

Navegando en kayak por el río Kwai
Navegando en kayak por el río Kwai

Pablo visitó el museo JEATH, sobre los campos de prisioneros occidentales durante la Segunda Guerra Mundial. Su comentario fue: ‘es alucinante. Nunca vi una acumulación de tantas cosas raras y repetidas. Hay una pared con zapatos, una colección de monedas repetidas, un vagón de tren donde llevaban a los prisioneros, motos desvencijadas, la caja fuerte de los japoneses, pipas antiguas para fumar tabaco y opio, cascos… de todo un poco.’

¿Películas sobre lo que pasó allí durante la guerra? El Puente sobre el río Kwai (1957), The Railway Man (2013).

 

Sigue leyendo! ¿POCOS DÍAS EN BANGKOK? LO QUE NO TE PUEDES PERDER. 

 

AYUTTHAYA

Ayutthaya está situada en un sitio hermoso, una isla rodeada por ríos. Fue la capital del antiguo reino de Tailandia (digamos Siam) durante 400 años, hasta que en 1767 Burma, hoy Myanmar, consiguió conquistarla y saquearla. Fue nuestra primera ciudad antigua y la recorrimos en bicicleta. No sé si sería la novedad, pero nos gustó más que Sukhotai, de la que hablamos más adelante.

El tren de Bangkok a Ayutthaya sale desde la estación de Hua Lampong y para en todas las estaciones principales de Bangkok. Puedes subirte o bajarte en cualquiera de ellas, aunque puede que no encuentres asiento si quieres viajar por 20 baht (0,75 dólares) en tercera clase. En Tailandia los precios del pasaje varían según el tipo de tren (commuter, que para en todas las estaciones; regular, que para en algunas estaciones; y express, que para en pocas estaciones) y la clase en la que vas a viajar (coche cama, primera, segunda o tercera). Hay varios trenes al día.

En Ayutthaya dormimos cerca de la estación de tren, en la Tarin Guest House a 300 baht (8 dólares) la habitación doble con baño privado. Pero puedes encontrar algo más barato en la calle que va de la estación de tren hacia el río y en la misma isla.

Como decía antes, la mejor manera de recorrer Ayutthaya es en bicicleta. El alquiler cuesta entre 30 y 100 baht por día dependiendo del tipo y estado de la bicicleta (con o sin cambios, nueva o viejísima…). Los templos y sitios arqueológicos están bastante separados unos de los otros. Si quieres caminar es posible que mueras en el intento ya que el sol y el calor no acompañan para patear todo el día.

Mejor montar bicicletas que elefantes!
Mejor montar bicicletas que elefantes!

Hay una entrada integrada que te permite visitar 5 o 6 zonas arqueológicas que cuesta unos 200 baht (8 dólares). Nosotros solo pagamos la entrada para ver el Wat Mahatat, 50 baht, donde está la cabeza del Buddha entre las raíces de un árbol. De hecho, muchos de los templos de Ayutthaya se pueden ver fácilmente desde afuera y algunos son gratuitos, como el Buda estirado. Es impresionante la cara de buen rollo que tiene…

El rostro de Buda asoma entre las raíces de un árbol
El rostro de Buda asoma entre las raíces de un árbol

Lo que más nos gustó de la ciudad fue perdernos con las bicis. Y perdiéndonos, llegamos sin querer a un astillero de barcos tradicionales, al lado del antiguo asentamiento holandés de Ayutthaya. Puedes entrar, no hay valla o cercado. Verás a los trabajadores terminando de arreglar alguno de los barcos. Es genial y absolutamente auténtico, no contaminado por el turismo. Saluda, sé educado, y no jodas interponiéndote en su trabajo para sacar la foto…

El astillero de Ayuthaya! Espectacular.
El astillero de Ayuthaya! Espectacular.

En la zona central verás gente paseando en elefantes. Adiestrar un elefante es torturarlo, y todo para que un turista lo monte. Por eso, por más que pueda ser lindo tener una foto montando un elefante, decidimos que no valía la pena. Preferimos seguir montados en nuestras bicis.

Después de todo el día en bicicleta, apetece un buen plato de comida. Nosotros cenamos en uno de los puestos del mercado. Todo bien, hasta que terminada la cena vimos pasar una rata del tamaño de un gato a unos metros de nuestra mesa, que se escondió debajo del mostrador de la cocina. También tendría hambre… Quizás, si no ves gatos, sea mejor no comer en los mercados.

El Buda recostado de Ayuthaya! A que tiene cara de buena onda!
El Buda recostado de Ayuthaya! A que tiene cara de buena onda!

Sigue leyendo! DÓNDE DORMIR BARATO, COMER BARATO Y OTRAS CLAVES PARA MOVERTE POR BANGKOK.

 

LOPBURI

A Lopburi fuimos atraídos por los monos. Sí, monos. Y lo que vivimos nos encantó. Los monos conviven con la gente por la calle, se suben al techo de los coches en marcha, entran en las tiendas, se sientan en los mostradores y saltan de techo en techo. Todas las guías recomiendan que no te acerques a ellos: son animales salvajes, pueden morder y transmitir rabia. Sobre todo, que no hagas contacto visual con los adultos, que son los que pueden ser agresivos. Pero…

Monos en el templo Phra Prang Sam Yot
Monos en el templo Phra Prang Sam Yot

Nosotros estuvimos jugando con ellos. Los cachorros se te acercan con curiosidad y de repente saltan a tus piernas y empiezan a subir por tu ropa hacia tu cabeza. Se sientan en tu hombro, escarban en tu pelo, e intentan mordisquear tu collar. Todo les llama la atención, son crías. Luego de un rato te acostumbras y les dejas. Eso sí, guarda tu comida y tus refrescos azucarados. Pon a salvo tus collares y gafas de sol, que también les gustan.

Tenemos pasajeros!
Tenemos pasajeros!

Aparte de los monos, lo interesante de Lopburi es su tranquilidad de pueblo, casi sin turistas y con algunos templos antiguos. La entrada integrada para todas las zonas arqueológicas cuesta 150 baht (4 dólares). La entrada individual a cada templo cuesta 50 baht. Nosotros solo compramos la entrada al templo donde está la mayor población de monos de la ciudad, el Phra Prang Sam Yot, junto a las vías del tren en dirección al norte. Antes de verlos, los olerás.

El pasaje de tren en 3ª clase desde Ayutthaya hasta Lopburi cuesta 27 baht y tarda 3 horas. Como siempre, nos encantó el viaje. En Lopburi, nos alojamos en el Nett Hotel. Habitación doble con ventilador y baño privado a 250 baht (7,50 dólares).

Por la noche, cuando cae el sol, hay puestos de comida junto a las vías del tren. ¡No dejes de probar los jugos y batidos!

El mercado de Lopburi de noche
El mercado de Lopburi de noche

Más! 5 FRUTAS RARAS QUE ENCONTRARÁS EN EL SUDESTE ASIÁTICO!

 

SUKHOTAI

Sukhothai fue el primer reino independiente de Tailandia, allá por el siglo XIII después de Cristo. Sus restos arqueológicos merecen un paseo en bicicleta o moto alquilada, aunque lo más probable es que cuando llegues aquí ya hayas pasado por Bangkok y Ayutthaya y estés un poco cansado de ver ruinas y pagodas.

A diferencia de Kanchanaburi, Ayyuthaya y Lopburi, Sukhotai no tiene una estación de tren en la ciudad, por lo que debes llegar en autobús o combinación de tren a Phitsanulok (pasaje de tercera clase desde Lopburi a 49 baht o 1,25 dólares, 5 horas), y bus desde allí a New Sukhotai (39 baht o 1,10 dólares, 1 hora). La mayor parte de los viajeros se hospeda en New Sukhotai. Old Sukhotai, donde están las ruinas de la ciudad antigua y el alojamiento es más caro, está a unos 15 kilómetros.

En la estación de bus de New Sukhotai vas a ver unos cuantos ‘pescadores’ de turistas, que te ofrecerán habitación en su guesthouse o simplemente el trayecto desde la estación de bus hasta el pueblo (¡piden 100 baht por hacer 3 kilómetros y medio!). Vas a tener que negociar si no quieres hacer el primo. Nosotros nos fuimos con el chico de la Happy Guesthouse, que nos ofreció el transporte gratis si nos quedábamos en su guesthouse. Si no, solo nos cobraba el transporte desde la estación hasta New Sukhotai, 50 baht por los dos. Finalmente nos quedamos con él por 250 baht (7 dólares) la habitación doble con ventilador y baño compartido. La habitación es grande y el lugar está limpio. Y el chico es simpático y habla inglés, lo que hace una gran diferencia en Tailandia.

En New Sukhotai hay mercado nocturno en la calle principal, con bastantes puestos de comida. A nosotros nos gustaron más las que están cruzando el río.

Uno de los Budas más reverados, en el Wat Phanan Choeng
Uno de los Budas más reverados de Ayuthaya, en el Wat Phanan Choeng

La zona arqueológica de Sukhotai (Old Sukhotai) está a 15 km de New Sukhotai. Hay transporte público que sale desde la calle principal, en unos camiones convertidos rojos. El pasaje sale a 30 baht por persona (precio turista). Quinientos metros antes de llegar a la entrada de la zona central de Old Sukhotai, hay un mercado de frutas, verduras y puestos de comida. Es un buen lugar para sentarte un rato, desayunar o comer algo.

La entrada a la zona central del sitio arqueológico cuesta 100 baht. Antes había una entrada integrada para todas las zonas, pero ya no existe más. Nosotros decidimos caminar un poco: ya habíamos visto muchos templos en Bangkok y Ayutthaya, y solo visitamos la zona central. Si quieres ver todas las zonas, es indispensable alquilar una bici o una moto.

Los sitios arqueológicos cierran a las 4 y media de la tarde. Para volver hasta el hostal hicimos dedo, y en menos de 1 minuto nos paró una pick up. Hacer dedo funciona extraordinariamente bien en Tailandia!

Templos antiguos en Sukhotai, Tailandia - La Vuelta al Mundo en 10 Años
Hermoso Sukhotai!

Sigue viajando! ¿DÓNDE IRÍAS SI TAILANDIA NO TUVIERA PLAYA?

 

MAE SOT

Mae Sot es el cruce más utilizado por los viajeros que van y vienen de Myanmar. Nosotros volvíamos a Tailandia, así que tras cruzar la frontera tomamos una camioneta colectiva que nos dejó en el centro y comimos en el Lucky Tea Garden, un restaurante indio recomendado en la Lonely Planet que no estaba mal, pero tampoco era para tirar cohetes. Nos pusimos a caminar buscando una excusa para pasar la noche allí pero no la encontramos, así que tomamos un minibús hacia Phitsanulok para recorrer el mercado nocturno y volver en tren a Bangkok al día siguiente.

 

♠♣♥♦ CUÉNTANOS CÓMO TE FUE!

TU EXPERIENCIA LE SIRVE A OTROS VIAJEROS! ♠♣♥♦

 

Consigue los libros de Pablo con las historias de más de 16 años viviendo en la ruta, en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Acompáñanos cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. ¿Por qué? Porque se mete por todos lados y seguro que… ¡es capaz de sobrevivir a una bomba atómica! Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en el norte de Alaska y Canadá.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias en el blog (o la web) de La Vuelta al Mundo en 10 Años, en www.viajeros4x4x4.com. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano, El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África, uno de los cuales ya fue traducido al inglés, The Book of Independence. Pablo también escribe artículos de viaje y aventura para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna trabaja en la edición de los libros y los articulos y hace collares y pulseras de macramé.

Participaron de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.