250- Doce consejos para cruzar la frontera con Estados Unidos y Canadá

Después de varios años entrando y saliendo de Estados Unidos y Canadá con la furgo, uno termina dándose cuenta de una serie de detalles que pueden simplificar el fastidioso cruce de la frontera. Siempre será molesto, pero si sigues estas reglas sencillas, la posibilidad de una mala experiencia es mucho menor.

Estos tips sirven para todos, pero principalmente para aquellos que viajan sobre cuatro ruedas, en furgoneta, todo terreno, coche o limousine.

Ten en cuenta que los agentes de migración son seres humanos que se dejan llevar por sus impresiones para intentar adivinar tus intenciones. ¿Viste alguna vez la serie de televisión Lie to me, acerca de un tipo que lee las expresiones del rostro para saber qué ocultas, qué estás pensando? Bueno, pues eso.

    1. Lleva tu vehículo ordenado. Si van a revisar tu vehículo y se encuentran con que está lleno de basura o cubierto hasta el tope de cajas o maletas, es posible que te lo hagan vaciar completamente. Es lo que le pasó a Zulema, una abuela argentina que hace unos años realizó el viaje hasta Alaska con su perro. Llevaba tantas cosas en su todo terreno que no era posible revisar lo que había detrás de la primera línea de cajas. Todavía recuerdo sus puteadas por internet.
    2. Habla en inglés. No importa que la identificación del agente que te atiende diga que se apellida López, Martínez o Pérez. Dentro de lo posible hay que entrar al país hablando el idioma local. Sobre todo en Estados Unidos y Canadá.
    3. No te hagas el simpático, ni el gracioso, ni el amigo. No intentes hacerte amigo del inspector de aduanas o del agente de inmigración. Primero, porque ellos ya tienen sus propios amigos. Segundo, porque por más que creamos que el mundo no debería tener fronteras, ellos se toman su trabajo muy en serio. Y su trabajo es guardar las fronteras de su país. Solo puedes aflojar el rictus formal si ellos comienzan una conversación informal. También son humanos, y puede que les guste viajar.
    4. La primera o segunda pregunta suele ser ‘¿qué viene a hacer a nuestro país?’, o ‘¿adónde se dirige?’. Es tu oportunidad para dejar claro que hace X meses o años que estás viajando y que tu intención es hacer turismo, conocer su país, llegar hasta Alaska o hasta donde quieras. Apréndete 10 lugares por los que puede que vayas a pasar y se los recitas. Tampoco te pases de la raya y les des una lección de geografía.
    5. Ten siempre a mano una dirección en Estados Unidos o Canadá. No importa que no conozcas a la persona que vive allí, para ellos es una casilla importante que hay que rellenar. Además, una dirección en Estados Unidos te ayudará a conseguir el seguro para tu vehículo. Sin dirección es más difícil conseguir un seguro, aunque seas extranjero.
    6. Los agentes de inmigración y aduanas más puñeteros/quisquillosos son los principiantes y aquellos que nacieron en otro país, que inmigraron a Estados Unidos o Canadá y consiguieron su nacionalidad después de muchos años de trabajo. Si sigues las tres recomendaciones anteriores y cruzas la frontera por un paso importante, los blancos suelen plantearse menos dudas que los latinos (nos tocó al entrar la primera vez a Canadá), filipinos (la segunda) o pakistaníes (la tercera, entre Point Roberts y Vancouver, British Columbia).
    7. Nunca cuestiones sus órdenes. Si te dicen que aparques en un sitio determinado, lo haces sin preguntar. Y lo dejas exactamente ahí. Si te piden que abras una puerta, abres esa puerta. Si preguntan qué hay en una caja, les dices lo que hay en la caja. Lee atentamente los carteles que te rodean, en algunos lugares tienes que permanecer dentro de tu vehículo o detenerte en una línea o con una orientación determinada. No llames la atención más de lo indispensable, no vale la pena.
    8. Si tienes un pasaporte por el cual no necesitas un visado previo, no olvides llenar la ESTA por internet. Es un formulario donde das todos tus datos antes de viajar a Estados Unidos. Hace unos meses Anna renovó su pasaporte en España y debería haber vuelto a rellenar el formulario antes de entrar a Estados Unidos. Pero no lo hizo. Ups… Afortunadamente el agente de inmigración tenía un buen día y le permitió rellenar el ESTA en la frontera terrestre con Canadá.
    9. El visado definitivo te lo dan en la frontera, más allá que hayas sacado la visa en tu país de origen o que no necesites una visa previa. El agente que te atiende en la frontera es quien tiene la última palabra. Se amable y paciente. La impaciencia en las fronteras no te lleva a ningún lado.
    10. Si estás viajando, lleva siempre documentos que confirmen tu historia. Puede ser la dirección de una página web o blog donde vas contando tu viaje a medida que avanzas, un resumen relativamente actual del dinero que tienes en tu banco en tu país o el seguro de tu vehículo válido para recorrer Estados Unidos o Canadá. Siempre ayuda tener nombres de ciudades, de países, banderas o mapas en el exterior de tu vehículo.
    11. No vistas como un vagabundo. Sé que la ropa que utilizamos forma parte de nuestra personalidad, pero es importante que esté limpia, que no huela mal. Intenta parecerte a ellos.
    12. Intenta cruzar siempre por pasos importantes. En la frontera entre Estados Unidos y México están acostumbrados a los viajeros, pero no ocurre lo mismo entre Estados Unidos y Canadá. Hay pasos pequeños, casi vecinales, donde siempre les parecerá sospechoso que quieras cruzar por allí. Recuerda que los buenos agentes de frontera están en los pasos importantes, y los malos, los tontos y los inexpertos están en los pasos secundarios. Si tienes todo en orden, estos son los que te pueden crear problemas.

TE VA A INTERESAR: CÓMO EXTENDER LA VISA DE ESTADOS UNIDOS SIN SALIR DEL PAÍS. 

Ahora prepara tu mejor cara de póker y buena ruta. Estados Unidos y Canadá están llenos de lugares increíbles que vale la pena recorrer. ¿Otro consejo? Olvídate de las ciudades, compra el pase anual de Parques Nacionales y salta de Parque Nacional en Parque Nacional sin pagar entrada.

SIGUE LEYENDO

– ¡OJO! 4 SITUACIONES QUE PUEDEN CONVERTIR TU VIAJE A ESTADOS UNIDOS EN UNA PESADILLA

– DOCUMENTOS PARA VIAJAR POR ESTADOS UNIDOS

••••••••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en InstagramFacebookTwitter YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Nuestra casa con ruedas se mete por todos lados y parece capaz de sobrevivir a una bomba atómica. Desde aquel momento recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en el norte de Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2015 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la IndependenciaPor el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe regularmente artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlar y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic sobre viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream su primer vehículo para no viajar, junto a unos amigos de Ensenada, Baja California. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.

www.viajeros4x4x4.com




164- Sueños de Tijuana Dreams

Cruce de frontera en Tijuana, México, con Estados Unidos. Sombras

Cada día, cientos de miles de personas de cinco continentes, se acercan a la frontera entre México y Estados Unidos en busca de una oportunidad. Muchos se estrellan, muchos lo consiguen, muchos se quedan y continuarán haciendo planes durante el resto de su vida.

Tijuana se ha convertido en el ícono de la frontera de los sueños. De los  buenos sueños, y de las pesadillas. Welcome to Tijuana.

(Gracias a Isabella Soltani por escribirnos, recibirnos y guiarnos por algunos de los laberintos de Tijuana…)




EL LIBRO DE LA INDEPENDENCIA | La Vuelta al Mundo en 10 Años

Viajeros4x4x4 - Pablo Rey

El Libro de la Independencia. ISBN de España 978-84-616-9037-4

•••••

Primero pensamos que podríamos dar la vuelta al mundo en 4 años. Luego nos convencimos que la terminaríamos en 7. Cuando llegamos al sexto año de viaje, creímos que 10 era buen número, un número redondo. Casi 20 años después todavía seguimos viviendo en la ruta. Y todavía nos queda mucho planeta…

“Jamás olvidaré el lunes que apoyé el cañón de una pistola en mi cabeza y disparé hasta quedarme sin balas, sin detenerme a pensar en lo que hacía para no darle otra oportunidad al arrepentimiento. Era la despedida a un trabajo fijo, la renuncia a un futuro previsible, la jubilación de la seguridad. Pasaban diez minutos de las diez de la mañana y mis últimas palabras decían, más o menos, ‘quédense ustedes con el muerto que  yo me largo’. Mi cuerpo se desplomó y yo salí por la puerta.”

El Libro de la Independencia es la historia de un sueño, de cómo un día dos personas normales deciden renunciar a la doble vida que nos arrastra a hacer los fines de semana todo lo que nos hubiera gustado vivir de lunes a viernes.

Y es el relato de los caminos accidentados de Babel, un viaje por algunas de las peores rutas del mundo en una furgoneta 4×4 transformada en una casa con ruedas. Sin baño, sin ducha, sin patrocinadores, sin hoteles, sin teléfono y sin Automóvil Club. El camino proveerá es una declaración de intenciones optimista. Bueno, optimista optimista.

‘Están decididos a ‘completar’ la vuelta al mundo en 10 años y, posiblemente, a inventarse cualquier excusa para seguir en movimiento.’
Revista Lonely Planet, España

‘Hemos comprado vuestro libro y tiene droga, lo juro, engancha, dan ganas de mandar todo a la mierda y marcharse como vosotros ahora mismo.’
Exin, Galicia, España

‘Vivir han vivido de todo, desde un ataque de elefantes por acercarse demasiado a una manada con crías a persecuciones en Etiopía.’
Telediario 2, TVE, España

‘Hace dos horas que no paro de leer tus historias. Tamaña cachetada me has dado esta mañana de sábado. Mi señora llegó del supermercado y acaba de regañarme pues no hice la comida ni le preparé el desayuno a mi hijo. Y acá estoy, intentando recuperarme del golpe. Gracias hermano, Dios te bendiga.’
Che Toba, Argentina.

•••••

CONSIGUE AHORA EL LIBRO DE LA INDEPENDENCIA EN LULUAMAZON, MERCADO LIBREKINDLE (LIBRO ELECTRÓNICO) Y EN LAS MEJORES LIBRERÍAS DE VIAJE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA (ALTAÏR, POR EJEMPLO!). SI VIVÍS EN ARGENTINA, ESCRIBINOS A [email protected]

•••••

‘Cuando leí La vuelta al mundo en 80 días de Julio Verne tomé mi mochila y anduve unos meses vagando. Ahora que leí ‘El Libro de la Independencia’ quiero comprar un furgón 4×4 y llegar a la Patagonia.’
Genaro Herrera, México

‘El Libro de la Independencia es capaz de despertar la magia de un fuelle soplando en las ascuas de los sueños más locos. No se trata de qué vas a hacer cuando te retires, sino de lo que vas a hacer antes de morir.’
Chris Collard, Editor de la Revista Overland Journal, Estados Unidos

‘Muchas veces cuento que en Ecuador conocí a dos que viajaban por el mundo en una furgo desde hacía casi 10 años. Lo cuento como algo natural, como una anecdotita digamos. Pero la verdad, si me paro un segundo a pensar, o sea a racionalizar el hecho de que existan personas con historias de vida como la de ustedes, ahí me doy cuenta de que es algo increíble, es un milagro, una maravilla, algo extraordinario de verdad.’
Lucho Orlievsky, Argentina

‘¡Gracias! Siempre sentiré que el viaje que están compartiendo es el que me impulsó a comprar un pasaje a mi nueva vida.’
Silvia Villaseñor, México

‘Perdonad, pero no le puedo recomendar el libro a nadie, no quiero sentirme responsable de la ‘destrucción’ de una vida estable, segura y sedentaria. Bueno, y aburrida.’
Maya, Libreria Llamborda, Catalunya, España

‘Cuando elijo un libro, espero que las páginas que estoy a punto de leer estén llenas de tesoros e inspiración. Quiero ser transportada al mundo del escritor a través de sus palabras, que me cautive a través de la sabiduría, la lucha, y la aventura. La lectura de El libro de la independencia es lo que se necesita para dar un paso al frente. Oyes tantas historias de viajes concebidos como una carrera por llegar y Pablo Rey me deja pensando. ¿Qué sucede cuando dejas de correr y te dedicas a disfrutar de la ruta? ¿Y si conviertes tu vida en un viaje? Me gustaría ser una mosca en el cerebro de Pablo. Sus palabras son tan mágicas que es imposible no transportarme a su universo alternativo.’
Sarah Blessington, Exploring Elements, Estados Unidos

••••••

Pablo Rey nació en Buenos Aires. Llegó a Madrid en 1992, cuando España entraba en crisis. En 1996 adoptó Barcelona y en el año 2000 alquiló su apartamento hipotecado y se mudó a una furgoneta con Anna Callau, su compañera de aventuras. El objetivo: dar la vuelta al mundo en 4 años a través del sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América de sur a norte para volver a Barcelona uniendo Vladivostok con Finisterre. Todavía viven en la ruta.

Ha escrito artículos para las revistas Altaïr, Lonely Planet y Overland Journal, entre muchas otras. Es ex creativo publicitario, ex inmigrante ilegal, desenterrador de botellas antiguas en pueblos abandonados y uno de los tantos argentinos de Barcelona, españoles de Buenos Aires, que llevan la aventura en la sangre. También es autor de los libros sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años ‘Por el Mal Camino’ e ‘Historias en Asia y África’.

El Libro de la Independencia 4ª edición (ISBN 978-84-616-9037-4) tiene 15 x 21 cm., 1 mapa, 44 fotografías y 256 páginas de historias verdaderas. Esto no es una novela.

••••••

DÓNDE CONSEGUIR LOS LIBROS DE LA VUELTA AL MUNDO EN 10 AÑOS

  • España: Todas las Librerías
  • Precio de venta al público en España: 18 euros. Si tu librería no lo tiene, escríbenos y te lo enviamos a cualquier lugar de España sin gastos de correo.
  • Argentina: escribínos a [email protected]. Precio en Argentina: 250 pesos más gastos de envío (o podés pasar a buscarlo por Caballito, Buenos Aires). Aceptamos Paypal o transferencia bancaria.
  • México, Estados Unidos, Canadá y resto del mundo: Amazon.com 
  • Encuéntralo también formato digital o eBook en Kindle

••••••




100- Perreando con la policía antidrogas colombiana | VIAJES EN BARCO

La Vuelta al Mundo en 10 Años - @viajeros4x4x4

(Viene de De Colombia a Panamá en un buque de carga de bandera boliviana)

La ruta Panamericana, que une Ushuaia en Tierra del Fuego y Prudhoe Bay en Alaska, a 16.000 kilómetros en línea recta a través de catorce países, está cortada casi en el centro del camino. La selva del Darién, frondosa y olvidada, es el gap, el puente ausente que incomunica no sólo Colombia y Panamá. Siempre faltaron esos cien, esos doscientos kilómetros de asfalto rugoso que terminaran de enlazar los extremos del supercontinente.  O sea, las Américas nunca estuvieron completamente unidas.

El problema siempre fue el ombligo. La parte más estrecha es también el filtro que decide quién sigue adelante: aquí ya no hay lugar para medias tintas, sólo los convencidos pueden seguir su viaje y cruzar hacia México o las tierras heladas del norte. Hacia los glaciares que se derrumban permanentemente en el sur.

Nosotros, habíamos conseguido subirnos a un buque de carga colombiano de bandera boliviana, el Intrepide, con viajes regulares entre la Guajira y Colón, en Panamá. Fueron tres días de navegación sobre un plato de sopa caliente y espesa a un promedio de siete nudos por hora. Era lo que queríamos, lo que habíamos deseado durante los últimos seis años de vagabundeo perdido por Sudamérica: cruzar en un barco de carga, formar parte durante unos días de otra tribu, de otra familia casual de supervivientes del mar, nativos del único país que no existe, el océano.

El Plan B había funcionado, la grúa del Intrepide había levantado la furgo como una madre a su niña pequeña. Sufrimos, claro, pero apreciamos el amor. Las sogas anudadas a cada extremo de los ejes la habían acunado durante treinta segundos espantosos, cuarenta segundos larguísimos, un minuto horripilante. Pero habían aguantado y la habían depositado suavemente sobre los tablones de la cubierta. El zarpe se demoró algunas horas más hasta que el viento del este amainó y desapareció la alternativa indeseable: encallar en la costa.

Y cuando comenzó, el viaje comenzó extraño.

La visita de la policía antidrogas es una rutina más, Colombia se esfuerza en evitar el narcotráfico, su gran negocio del siglo veinte. Con el buque anclado fuera del puerto, se acercan en una lancha rápida que atan a estribor del Intrepide. Y cinco hombres blindados con chalecos antibalas y armados con fusiles largos (¿Uzi? ¿AK?) saltan a bordo saludando a la tripulación. Con ellos traen un perro labrador color marrón claro, la nariz.

La Vuelta al Mundo en 10 Años - @viajeros4x4x4

Mientras cuatro policías revisan el buque, uno se mantiene en cubierta vigilando que la tripulación no se entretenga dando vueltas por el barco. Es un momento delicado. Entonces el solitario pregunta por la furgoneta, el viaje. Por nosotros, los dos extranjeros a bordo. Por los sueños, por los motivos, por antes y por después, por los miedos y las dudas. A pesar de los dientes afilados, algunos policías también pueden ser humanos.

Y tan de carne y güeso, que éste comienza a explicarnos su sueño, ser cantante. Que en unos meses entrará en un estudio de grabación para grabar unas maquetas que pagará con sus ahorros. Que ojalá, por qué no, y si…

Y empujado por dos extranjeros y una tribu de marineros, comienza a demostrarlo

Este es el baile, el baile del jabo-ón

que a las mujeres les causa sensacio-ón

están en el baño con una pasio-ón

por todo el cuerpo sobando el jabo-ón

dejando un aroma y que rica locio-ón

yo quisiera ser ese jabón.

Vestido de azul oscuro, blindado, y con su fusil largo (¿Uzi? ¿AK?) colgando junto a una mano que sigue el ritmo, nos entretiene con cinco canciones que va a grabar en un cd. Perdón, la palabra no es entretener, en realidad la palabra es compartir.

–          ¡Eso no es cantar! ¡Eso es perrear! –exclama Basilio, el marino más deslenguado del Intrepide.

Y choca, sin duda choca tener un policía que en cualquier momento puede llevarte preso, dando un concierto espontáneo, rapeando, perreando durante una inspección antidrogas.

Pero es genial. Es brutal. No sólo pasas el rato relajado y sorprendido, sin pensar que están abriendo tu bolso sino que te quedas con un feeling profundo de buena onda. Ojalá la Guardia Civil, los Mossos d’Esquadra o la Policía Federal Argentina tuvieran esa costumbre.

Imagina cuatro policías inspeccionando tu coche en busca de drogas y, mientras tanto, para que no te aburras, hay uno cantándote una rumba catalana, un chotis, un cantecito jondo o una cumbia villera…

Cuando terminan de inspeccionar el barco y piden que abramos la furgoneta, Anna comienza a improvisar bajito, en mi oído…

Yo soy del DAS, yo soy del DIAN

tu pasaporte vengo a buscar

abrí tu bolso, abrí tu van

los antidrogas te la meterán

perrea perrea…

(Continuará…) 

 

Encuentra todas las fotografías de este ‘crucero’ por el Caribe en De Colombia a Panamá en un buque de carga de bandera boliviana

Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa