333- Cuatro días por Aigüestortes y Estany de Sant Maurici | GR11 PIRINEOS CATALANES

GR11 PIRINEOS Amanecer cerca del Refugio dera Restanca

Hoy les dejo un amanecer a mitad del GR11, en el Val D’Aran, sobre un montón de nubes que se habían acurrucado para dormir cerca de la tierra. Esa noche me desperté horas antes, a las tres de la mañana, y salí fuera a irrigar el campo como hacía durante los primeros años del viaje en la furgo.

Y agradecí ese exceso de vino patero, ya que en algún momento habíamos cambiado de planeta. A esa hora las estrellas iluminaban las montañas con detalles plateados que son invisibles durante el día, el valle era un bol de crema y yo no sabía si estaba soñando y me despertaría todo meado.

GR11 PIRINEOS Cruzando un río cerca de Sant Maurici
Cruzando un río a las puertas del Parque Nacional de Aigüestortes y el Estany de Sant Maurici

GR11 PIRINEOS DÍA 28 | Camino a pie de la Guingueta d’Aneu al Refugio Libre de la Ermita de Sant Maurici (Parque Nacional).

  • Distancia aproximada: 15 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +900 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1400 metros
  • Tiempo aproximado: entre 4 y 5 horas (paradas a descansar incluidas)

Nota: hay servicios de autobuses a la Guingueta d’Aneu y a Espot, pero si solo te interesa completar las etapas que cruzan el Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici te recomiendo comenzar a caminar desde Espot. 

La tormenta que cayó sobre los Pirineos salió en las noticias. Al otro lado del túnel de Vielha, cuatro días más adelante, los helicópteros estuvieron todo el día rescatando gente en pantalones cortos, atrapada por una nevada de verano. Sobre nosotros cayó un espectáculo de rayos y truenos como sólo había visto una vez, y eso había sido el famoso Catatumbo, en Colombia. Según las noticias, durante la noche cayeron 165 milímetros de agua. Yo solo sé que la tienda se iluminaba cada tres segundos. Y que hoy llegaremos al Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici.

Finalmente partimos antes del mediodía hacia Jou, un pueblo que se encuentra a una hora montaña arriba, sobre la Guingueta d’Àneu. En el camino hay agua, moras y algo de sombra. Nos refrescamos en la fuente y descendemos unos metros hasta la carretera, estrecha y casi desierta. Aproximadamente a los dos kilómetros el GR11 Pirineos se separa de la ruta y avanza en paralelo por la ladera de la montaña hacia Estaís, donde llegamos una hora después de dejar Jou. En esta parte del sendero no hay agua.

Mientras atraviesa Estaís, el sendero se desvía montaña abajo y cruza la carretera que se dirige a Espot. Vuelve a ascender unos metros por la ladera opuesta y avanza por dentro del bosque hasta desembocar a un camino completamente plano, adaptado para personas con movilidad reducida. Algo más de dos kilómetros después llegamos a Espot, donde hay restaurantes, bares, almacenes y hasta una tienda con algo de equipo de acampada bajo el hotel Roya.

Avanzamos por la calle en dirección al Estany de Sant Maurici, haciendo una pequeña S a la izquierda cuando llegamos al antiguo puente de piedra. A partir de ese punto compartimos ruta con los vehículos privados y los taxis que llevan a los turistas hasta el Parque Nacional. Poco después de pasar el camping Vora Park el GR11 Pirineos vuelve a separarse de la ruta, cruza el río y avanza ascendiendo suavemente en paralelo al río Escrita. Algo más de un kilómetro adelante encontraremos buenas zonas planas con acceso al agua donde acampar, ya que la acampada libre está prohibida en el Parque Nacional.

Es agosto, y se nota cuando el GR11 Pirineos se junta con el camino que llega del estacionamiento del Parque Nacional. Aquello parece la Rambla de Barcelona, o la Puerta del Sol de Madrid. Un poco más adelante encontrarás dos posibles refugios donde pasar la noche: a un kilómetro y medio antes del Estany de Sant Maurici hay una antigua construcción de piedra reconvertida en un museo que nadie visita. Probablemente lo cierren por la noche, aunque también tiene un techo al frente bajo el cual puedes hacer vivac. El segundo lugar es el Refugio Libre de la Ermita de Sant Maurici, una pequeña habitación que se encuentra al lado del templo donde caben unas 5 o 6 personas.

Dónde dormir: un poco más adelante, junto al Estany de Sant Maurici, está el Refugio Ernest Mallafré. También puedes pasar la noche en el Refugio libre de la Ermita, frente al museo, o también en cualquiera de los numerosos campings que hay en Espot. Allí también encontrarás hoteles.

Dónde comer: En Espot hay de todo, en el Refugio Ernest Mallafré tienen desayuno, almuerzo y cena.

Equipo de acampada: en la tienda Roya en Espot encontramos todos los modelos de botellas de camping gas.

GR11 PIRINEOS Lago de Ratera
Descansando frente al Lago de Ratera, Parque Nacional de Aiguestortes y Estany de Sant Maurici

GR11 PIRINEOS DÍA 29 | Travesía a pie del Refugio Libre de la Ermita de Sant Maurici (Parque Nacional) al Refugio Libre del Lago Obago.

  • Distancia aproximada: 12 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +1000 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -500 metros
  • Tiempo aproximado: entre 6 y 7 horas (paradas a descansar incluidas)

La única manera de evitar a la gran cantidad de turistas que llegan en verano a los alrededores del Estany de Sant Maurici, es levantarte muy temprano. Si tienes suerte, además de estar solo o casi solo, es posible que te cruces con algún gran ciervo macho, un astado solitario; son los beneficios de vivir con la casa a cuestas. Si dormiste en el refugio libre de la Ermita, el primer desvío a la izquierda te lleva al Refugio Ernest Mallafré. Sigues adelante y a 300 metros encontrarás un baño y un puesto de información del Parque Nacional, donde venden mapas.

Abandonamos el GR11 para seguir caminando junto al Estany de Sant Maurici hasta los pies de la espectacular cascada de Ratera. El sendero continúa el ascenso a su lado y llega nuevamente al camino de tierra por el que avanza el GR11. Un poco más adelante está el Lago Ratera, con una orilla perfecta para detenerte a contemplar la belleza de los picos y cascadas.

Avanzamos por el camino de tierra. Descartamos el primer desvío al Refugio de Amitges y tomamos el segundo, un sendero de ensueño que serpentea entre piedras, árboles, arroyos y pequeños estanques de agua. A medida que nos internamos en el Parque Nacional encontramos menos gente, hasta que volvemos a estar solos después del último desvío que lleva al Refugio de Amitges. El paisaje, que ya es mágico, se convierte en algo que perdura detrás de los ojos, mientras ascendemos hacia el Port de Ratera. Allí encontramos grupos de montañeros que llegan desde la vertiente norte, por el Río de Saboredo, para hacer cima en el Pico de Ratera.

Aquí también termina momentáneamente el Parque Nacional, por lo que podemos volver a acampar. Nosotros seguimos el descenso hacia el Lago Obago, donde hay un refugio que sólo aparece en los mapas del Parque Nacional. Una hora más tarde, después de otro descenso vertiginoso y de dejar atrás el lago Obago, abandonamos el GR11, cruzamos el arroyo y buscamos el refugio. Tiene un techo sin medio techo, y alguna ventana sin ventana. Es una casa imperfecta, amputada, y quizás por eso nos gusta todavía más.

Dónde dormir: En el camino está el Refugio de Amitges, y un poco más adelante de nuestra casa imperfecta en el Lago Obago está el Refugio de Colomers. A partir del Port de Ratera es posible acampar.

Dónde comer: sólo en los refugios.

GR11 PIRINEOS Casa de techo sin techo
La casa abandonada de techo sin techo, y ventanas sin ventanas, que convertimos en nuestro hogar en el Lago Obago

GR11 PIRINEOS DÍA 30 | Travesía a pie del Refugio Libre del Lago Obago a cerca del Refugio dera Restanca

  • Distancia aproximada: 16 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +1100 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -900 metros
  • Tiempo aproximado: entre 7 y 8 horas (paradas a descansar incluidas)

A la mañana siguiente las nubes habían bajado a la tierra. Era una mezcla extraña y tenebrosa que nos rodeaba con sus brazos helados. No se veía nada. Solo alguna vaca fantasmal y difusa que se acercaba a la ventana sin ventana haciendo sonar su cencerro.

Esperamos varias horas a que las nubes se levanten para poder disfrutar el paisaje, pero fue en vano. Finalmente decidimos partir a caminar por un mundo gris, borroso y húmedo. Una hora más tarde llegamos al Lago Mayor de Colomers, donde cruzamos el embalse y volvemos a encontrar gente que llega desde un estacionamiento cercano. Al otro lado hay una gran casa cerrada; detrás hay una pequeña caseta metálica que puede servir de refugio para hasta 3 o 4 personas, como muchísimo.

Un poco más adelante está el Refugio de Colomers, donde decidimos detenernos con la esperanza de que el tiempo mejore. Compramos un litro de vino patero, comimos pan con fuet, charlamos con una pareja de franceses que estaba caminando un tramo de los Altos Pirineos, y finalmente nos rendimos. Nos volvimos a poner el poncho y decidimos tomar la variante GR11.18, por el Port de Caldes.

Eso sí, el vino había surtido efecto, y comenzamos a subir la montaña entonando canciones brasileras. Cuando nos deteníamos, en lugar de ‘chocar los cinco’ chocábamos la chepa, el bulto de la mochila que llevamos en la espalda, debajo del poncho. Valió la pena, porque el resto del día continuó turbio mientras caminábamos nuevamente a través del Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici.

Poco puedo decir del sendero, ya que no se veía nada más allá de veinte metros. Seguro que todo es precioso; había mucha agua; las piedras resbalaban; casi me parto la crisma un par de veces.

Después de atravesar el Estanh deth Cap deth Port (en Aranés), que con sol debe el sitio más hermoso del planeta, empezamos a descender hacia el Refugio dera Restanca. Ya eran casi las siete de la tarde, y el único sitio que quedaba disponible era el suelo del comedor.

Decidimos seguir adelante en busca de una cabaña de pastores que se encontraba a un par de kilómetros en dirección al Refugio de Conangles. (No es la Cabana de Rius, un Refugio libre que se encuentra sobre el GR11 Pirineos original, a unos 300 metros de desnivel más abajo). Cruzamos el embalse, subimos una pequeña pendiente, y en el descenso encontramos una enorme cantidad de matorrales rebosantes de moras. Comimos fruta para toda una semana y seguimos adelante.

El sendero vuelve a ascender y, cuando avanza plano, vemos abajo, al fondo del valle, una construcción pequeña. Tenemos que avanzar unos 500 metros más y volver otros 500 metros atrás para llegar hasta ella. Está cerrada con candado. Decidimos acampar a su lado y que por lo menos nos proteja del viento.

Dónde dormir: Refugios de Colomers y Conangles, unos 18 euros por persona. También se puede aprovechar la caseta metálica detrás de la casa cerrada frente al estanque de Colomers. Fuera de los límites del Parque Nacional la acampada es libre.

Dónde comer: sólo en los refugios.

GR11 PIRINEOS Lago entre Colomers y Dera Restanca
El camino en Aigüestortes está lleno de paisajes mágicos.

GR11 PIRINEOS DÍA 31 | Travesía a pie del Refugio dera Restanca al Refugio de Conangles.

  • Distancia aproximada: 11 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +600 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -1000 metros
  • Tiempo aproximado: entre 4 y 5 horas

Levantamos campamento al amanecer y descubrimos las nubes comprimidas en los valles. Es otro momento mágico. Cuando comenzamos a caminar hacia el Lac de Rius las nubes nos persiguen. Hay arroyos por todos lados y una fuente con agua potable que surge casi en la cima del puerto de montaña.

Al otro lado comienza un descenso interminable por la Escalera de Rius hacia la Boca Sur del Túnel de Vielha, donde atravesamos un bosque bajo la lluvia. Antes de alcanzar la carretera hay un refugio sin puertas ni ventanas donde se puede pasar la noche. Luego tomamos el camino horizontal, plano y boscoso, de película de Disney, hacia el Refugio de Conangles.

Dónde dormir: en el Refugio de Conangles o en el Refugio Libre que mencioné recién. Un poco después hay prados junto a arroyos donde puedes plantar tu tienda para pasar la noche.

Dónde comer: en el Refugio de Conangles, que cierra por las mañanas y vuelve a abrir a las 2 de la tarde.

••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlas y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic de viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.

www.viajeros4x4x4.com




331- GR11 PIRINEOS 4 | Travesía a pie desde Puigcerdà a Andorra (vía Núria y Puigmal).  

Aquí arriba, en el GR11 Pirineos, las nubes se desmoronan sobre la tierra a la misma hora que la taxista de Barcelona comienza a soñar con escapar a la montaña. Será la energía de la tarde, porque en ese momento, grupos dispersos de Madrid, Bilbao y Zaragoza, que no tienen nada que ver entre sí y ni siquiera se conocen, observan la pared de su oficina imaginando la próxima vía ferrata. Es magia, casualidad o coincidencia, da igual, pero exactamente en ese mismo instante, cincuenta personas que están encerradas en ascensores sueñan con el viento radical de un collado cuando el sol se esconde detrás de los picos más bajos.

Nosotros habíamos aprendido que la tarde en el GR11 podía ser la hora de la ducha. Y que, o nos escondíamos (en un bar, en un refugio, dentro de la tienda) o sacábamos el jabón y aprovechábamos el momento.

Ese día estábamos en Puigcerdà, en la calle, y el poncho parecía aguantar. Había costado encontrar las dos partes del velcro destinadas a unirse, mientras intentábamos evitar que el agua entre por el cuello, por la manga, y por las costuras de la mochila que llevábamos pegada a la espalda. Son las contras del poncho.

Luego habíamos corrido esquivando coches y pisando baldosas flojas hasta encontrar unos balcones suficientemente anchos para protegernos de la lluvia. Anna sacó el teléfono y empezó a llamar a un par de fondas buscando habitación. Eran 50 euros por noche, y al día siguiente tocaba día de descanso. Serían 100 euros, entonces.

Mientras Anna hablaba vi al portero del edificio salir a mirar el cielo. Enseguida para dijo hablando hacia mi lado, pero sin dirigirse directamente a mí. Era lo mismo que me habían dicho una hora antes cuando salimos del restaurante chino donde habíamos decidido hacer parada técnica a mediodía.

Y le pregunté, casi sin pensar en las consecuencias: oiga, ¿usted sabe a qué hora salen los trenes para Barcelona?

Parecía una traición, volver a casa sin haber llegado siquiera a la mitad del GR11. Pero yo sabía que si pensaba en plata, o en euros, nos saldría más barato volver a Barcelona por un par de días que quedarnos en Puigcerdà.

El portero miró el reloj y dijo despreocupado, sabiendo que la puerta de su apartamento estaba a sólo diez metros: y… el último sale como a las 7 y tantas. Hay uno que sale en media hora… si se apura quizás lo alcanza…

Anna seguía hablando por teléfono y yo pensaba: el pasaje cuesta 12 euros; no hay mejor hotel para descansar que mi casa. Tengo dos entrañas en el congelador. Además la pantalla de la tableta en la que escribo esta historia (todas las historias) se está volviendo loca y teníamos que soltar lastre: llevábamos demasiado peso en las mochilas. Todo encajaba.

Habíamos elegido mochilas de 55 litros, demasiado grandes. Y cuánto más grande es la mochila, cuánto más grande es la casa, cuánto más grande es la furgo, más cosas metes dentro. No necesitamos tanto para caminar el GR11.

Y así de rápido fue como cambiamos el destino de nuestro viaje a pie por el GR11. Volveríamos dos días a Barcelona para descansar y reorganizar las mochilas. En lugar de caminar con 15 kilos en la espalda, empezaríamos a caminar con 9 kilos. Con menos peso disfrutaríamos más, y llegaríamos mucho más lejos.

 Cruzando uno de los tantos arroyos que hay cerca de Malniú.
Cruzando uno de los tantos arroyos que hay cerca de Malniú.

GR11 PIRINEOS Día 17- Camino a pie desde Puigcerdà hasta el Refugio de Malniu.

  • Distancia aproximada: 14 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 1100 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 150 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 4 y 5 horas.

Después de un par de días de descanso retomamos el GR11 PIRINEOS donde lo dejamos en la última etapa. Bajamos del tren en Puigcerdà, buscamos una panadería cercana (durante los próximos tres días no habrá almacén en el camino) y empezamos a caminar siguiendo las vías del tren en dirección a Francia.

Buscamos la carretera 4035 y avanzamos hacia Saneja durante 2 kilómetros. Apenas pasamos el camping Pirineus tomamos el camino local que atraviesa el pueblo y volvemos a salir a la ruta. Por suerte no hay demasiado tráfico, aunque siempre es incómodo caminar por el asfalto. No tiene mucho sentido.

Tres kilómetros más adelante está Guils de Cerdanya, donde encontramos varias fuentes y un bar restaurante donde apurar el último bocata y la última caña. A partir de ese punto comienza el ascenso lento y sin cuartel. Primero pasas por una zona despejada (con un tanque de agua semienterrado que parece un búnker) (¿o era un búnker?), atraviesas una zona deforestada, cruzas una tranquera y poco después llegas a un pequeño bosque con vacas. Estás entrando en las pistas de esquí nórdico de Guils.

Allí comenzarás a ver un par de huellas de coche (bastante superficiales) que debes seguir mientras continúa el ascenso a través de otra zona de bosque. Cruzas otra tranquera y un poco más adelante encontrarás un pequeño torrente canalizado en una zanja. Es una zona espectacular para acampar, con vistas a Puigcerdà y todo el llano que hay cientos de metros más abajo. Aquí llevamos dos horas caminando desde la estación de tren.

Un poco más adelante hay un poste con direcciones que te enseñará el camino hacia el Refugio de la Feixa, con acceso para vehículos por camino de tierra y rehabilitado hace poco ([email protected], teléfono: 666 137 088). Abre todos los días a partir de mediados de julio, pero cuando llegamos (fines de julio) estaba cerrado. Cerca debe haber alguna fuente, pero no la buscamos demasiado, ya que teníamos suficiente agua para seguir adelante.

Continuamos avanzando junto a la ruta de tierra hasta llegar a una alambrada de ganado. Cruzamos por un paso para caminantes y avanzamos unos 100 metros hasta volver a encontrar el sendero. De aquí hasta el Refugio de Malniu las marcas se intercalarán con montones de piedras: todas parecen ir en la dirección correcta. Descendemos, pasamos junto a un arroyo donde vale la pena echarse una siesta y llegamos al refugio.

Dónde dormir: aparte de la zona de acampada mencionada es posible dormir en el Refugio de la Feixa (si está abierto, 15 euros por persona) y en el Refugio de Malniu (13,20 euros por persona), donde también tienen una zona de acampada regulada (4 euros por persona).

Dónde comer: había mucha actividad en el Refugio de Malniu, donde sirven bebidas, bocadillos y comidas.

Encuentro del día: una familia completa, papá, mamá y tres niñas, la menor de sólo 2 años, caminando el GR11 PIRINEOS completo desde Hondarribia. Ya llevaban un mes y medio y habían pasado de todo, lluvia, frío, granizo, montaña, nevadas… una caña de familia. Me encanta encontrar gente así.

 Los Estanys Amagats, entre el Refugio Libre de Engorgs y la Cabaña dels Esparvers.
Los Estanys Amagats, entre el Refugio Libre de Engorgs y la Cabaña dels Esparvers.

GR11 PIRINEOS Día 18 – Camino a pie desde el Refugio de Malniu a la Cabaña dels Esparvers.

  • Distancia aproximada: 9 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 850 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 950 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 5 y 6 horas.

Partimos temprano del Refugio de Malniu y comenzamos el ascenso a través de un bosque de pinos. El camino se vuelve muy accidentado, con pequeñas subidas y bajadas entre rocas que lo vuelven más lento. Aunque buena parte del sendero avanza horizontal, la ladera de la montaña es vertiginosa. Hay montones de arroyos que cruzan el sendero donde purificar agua.

Luego de un par de horas finalmente nos acercamos al arroyo que venimos siguiendo desde lo alto de la montaña y dejamos atrás el bosque. Ascendemos, y unos veinte minutos después ya estamos en el Refugio libre Joaquím Folch i Girona o Refugi Engorgs.

Fue una desilusión. No sólo porque habíamos planeado dormir allí y estaba ocupado por una tribu de chicos en colonias, sino porque era un chiquero, estaba lleno de basura. Los plásticos y envases de todo tipo (mini jugos Don Simón, sopas instantáneas, botellas de plástico, latas de alubias, frascos de vidrio) rodeaban el refugio y algunos se alejaban rodando con el viento. Daba una pena enorme.

Decidimos seguir adelante por el GR11 PIRINEOS. Ascendemos hasta los Estanys Amagats, un sitio precioso y lleno de agua donde acampar a 2500 metros de altura, y continuamos hacia la Portella de Engorgs, que superamos tras una última ascensión casi vertical de unos 200 metros.

A partir de aquí es todo descenso bruto y salvaje (ojo con los tobillos) hacia el Refugio Libre de la Cabaña dels Esparvers, donde encontramos montones de lugares espectaculares para acampar.

Dónde dormir: refugio libre de Engorgs y Cabana dels Esparvers. También hay muchos lugares donde acampar.

Dónde comer: no hay.

GR11 PIRINEOS Acampando en Cabaña Esparvers
Acampamos cerca de la Cabaña de Esparvers, y dedicamos toda la mañana a descansar junto al río.

GR11 PIRINEOS Día 19 – Camino a pie desde la Cabaña Esparvers al Refugio Libre de Fontverd, en Andorra!

  • Distancia aproximada: 11 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 800 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 650 metros.
  • Tiempo aproximado: unas 5 horas.

Por primera vez en unos cuantos días dedicamos toda la mañana a holgazanear junto al río en un paraje precioso. Cuando partimos pasamos junto la cabaña dels Esparvers, para descubrir que es un pequeño refugio de piedra, sin ventanas, pero con una tarima de madera en parte del suelo que puede acomodar a unas 4 o 5 personas.

A partir de aquí el sendero está muy bien señalizado y asciende lentamente siguiendo el río de Vallcivera. Agua no te va a faltar en ningún momento del camino. Ya cerca de la fuente pega un estirón casi vertical hasta el Port de Vallcivera donde entramos en ¡Andorra!

El paisaje en Andorra es aún más espectacular que el que venimos disfrutando durante los últimos kilómetros. Apenas pasamos el Coll nos recibe un lago contenido por una presa, bajo el cual está el novísimo Refugio de l’Illa, que abre desde principios de junio a finales de octubre. Acaban de inaugurarlo en 2017 y no solo huele a nuevo, sino que probablemente sea el más completo y confortable de todos los que hemos visto hasta el momento. Parece un hostal.

Por 20 euros la noche tienes derecho a una litera individual con edredón, almohada y colchoneta, que incluyen una sábana, una funda de almohada y una funda de edredón descartables. Eso sí, si los vas a usar te los tienes que llevar con tu basura (pesan 150 gramos). Si no te los quieres llevar, puedes usar tu saco de dormir.

También tiene agua potable (ionizada) y duchas de agua caliente de un minuto que están incluidas en el precio. Parece poco, pero la ducha tiene un botón de stop, para que te mojes, lo pares, te enjabones, y luego termines de ducharte. Al Refugio de L’Illa todo llega en helicóptero: si te vas a la parte de atrás verás las jaulas metálicas que llegan volando con alimentos y equipos y salen volando con basura.

También ofrecen descuentos en alojamiento y comida para federados y un descuento del 20% si presentas el PASAPORTE DE CORONALLACS. Es una promoción de cuatro refugios andorranos unidos por un circuito de senderos de montaña que da la vuelta a Andorra. Parte de la Oficina de Turismo de Andorra La Vella y pasa por los refugios de L’Illa, Juclà, Borda de Sortean y Comapedrosa, antes de volver al punto de partida. (Ojo, en el Refugio de Comapedrosa no aceptaron la promoción).

Tras una cervecita dejamos el Refugio de L’Illa y comenzamos a bajar por el Valle del Madriu. Sin duda es una de las caminatas más bonitas que hemos realizado en estos casi 20 días de GR11 PIRINEOS. Pasamos junto a varios pequeños lagos, y seguimos torrentes que siempre corren junto a alguna borda (casa rural andorrana) o algún refugio libre preparado con literas donde pasar la noche o refugiarte en caso de tormenta.

Lo dicho al principio, el camino está clarísimo y es imposible perderse. El único problema va a ser la cantidad de lugares donde montarías tu tienda, o donde te quedarías a dormir.

Dónde dormir: hay montones de lugares salvajes donde acampar a lo largo de todo el camino. Puedes quedarte pagando, con colchón y calefacción en el Refugio de L’Illa, o buscar tu rincón salvaje en el Refugio Libre de Riu del Orris, en el Refugio Libre de Fontverd (tiene una letrina con papel higiénico detrás) y en la zona libre del Refugio de L’Illa, con capacidad para entre 10 y 20 personas (depende lo cercanos que sean). También hay otros refugios menores (o cabanas) abiertos junto al camino, que se pueden utilizar en caso de emergencia.

Dónde comer: En el Refugio de L’Illa tienen bebidas, alimentos, media pensión, pensión completa…

 Muy cerca del Refugio de L'Illa. El camino vale la pena.
Muy cerca del Refugio de L’Illa. El camino vale la pena.

GR11 PIRINEOS Día 20 – Camino a pie desde el Refugio Libre de Fontverd a Encamp, Andorra.

  • Distancia aproximada: 10 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 150 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 700 metros.
  • Tiempo aproximado: unas 3 horas.

El camino desde Fontverd continúa descendiendo junto al río Madriu. Pasamos el primer desvío y tomamos el segundo en Ramio, que asciende por el lateral de la montaña sobre un antiguo camino empedrado.

En la parte más alta aparece un nuevo cartel indicativo y comenzamos a descender en dirección a una fuente donde hay buenos lugares donde acampar para pasar la noche. A partir de ahí el camino se ensancha y se convierte en un paseo que cruza un mirador, un parking, el Museo de la Electricidad, y alcanza el Lago Engolasters.

Al otro lado del lago hay dos restaurantes y la huella comienza un descenso vertiginoso entre algunas matas de moras hacia Encamp. Allí cruzamos la ruta, caminamos junto a algunos pequeños huertos urbanos y desembocamos finalmente en la avenida principal donde encontramos una panadería con wifi, la Fleca Font. Allí estiramos nuestros huesos y tomamos un café mientras esperamos al amigo José María Piasentini, que nos ofreció una cama de verdad donde descansar.

Dónde dormir: nosotros caímos en casa de amigos, pero nos comentaron que siguiendo el GR11, por encima de Encamp y después de la iglesia, hay un prado perfecto con un arroyo donde recoger agua.

Dónde comer: en Encamp hay de todo. Te recomendamos buscar un supermercado Pyrenees para surtirte de queso francés. Si vas hasta Canillo no dejes de tomar el desayuno en el Family Room, una cafetería preciosa de nuestra amiga Celina, con guardería y sala de juegos para que los niños se entretengan mientras los padres se toman un café con calma.

Encuentros del día: A Celina y José María Piasentini los conocimos varios años atrás en el Meeting Camper Off Road de Girona, donde fuimos a dar una conferencia sobre viajes en 4×4. Nos habían invitado a visitarles en Andorra y el GR11 fue la mejor excusa para volvernos a encontrar.

••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlas y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic de viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida

www.viajeros4x4x4.com