336- Si pudieras volver a empezar, ¿cómo te gustaría que fuera tu vida? | KOH TAO, TAILANDIA

Si pudieras volver a empezar, ¿qué te gustaría hacer de tu vida?

Imagina que hoy, mientras estás trabajando, pasa un tiburón ballena por encima de tu cabeza. O una manta raya, un cardumen de miles de peces de colores o un grupo de delfines. ¿No sería un trabajo increíble?

Ahora imagina que además, mientras trabajas, tienes la sensación de estar volando. En realidad no es una sensación, es casi una realidad. Flotas, te mueves hacia arriba, hacia abajo, hacia adelante y hacia atrás. Puedes avanzar en cualquier dirección. A tus pies hay una alfombra de coral y anémonas, no un falso parquet o cemento o un suelo absurdo de cerámica.

Estás trabajando, y tu trabajo consiste en explorar, en guiar, en cuidar un mundo donde las reglas de la tierra no tienen sentido, porque estás en el mar. Bajo el agua.

¿Cuántas veces me pregunté cómo sería mi vida si pudiera empezar de nuevo? ¿Cómo sería si tuviera la información que tengo ahora, si tuviera la experiencia para tomar la decisión correcta a los veinte años sin miedo a equivocarme?

Por eso, cuando encuentro alguien que no está seguro qué camino tomar, le recuerdo que hay demasiados abogados y pocos exploradores. Que la vida es un milagro sin sentido, que debemos aprovechar el tiempo que tenemos, y que las dos terceras partes de la Tierra son agua. Que si pudiera empezar de nuevo hoy trabajaría bajo el mar, haciendo buceo.

No sé si llevaría gente a pasear por alguno de los miles de paraísos submarinos que hay en nuestro Planeta Azul, si buscaría barcos hundidos, repararía sus cascos bajo el agua, o exploraría cuevas sumergidas. No tengo idea. Sólo sé que hay mejores mapas de la Luna que del fondo del mar, y que alguien tendrá que hacerlos.

Hace unos días llegamos a la isla de Koh Tao, en Tailandia, con la idea de quedarnos un par de noches y seguir adelante. Hoy, cuando escribo esto, ya llevamos diez lunas en la isla. Yo le echo la culpa al mar y a una comunidad latina numerosa, abierta y espontánea. Chicas y chicos que llegaron a esta pequeña isla para buscar una nueva vida y se encontraron en una escuela y centro de buceo llamado Pura Vida Diving Koh Tao,

Soñadores que abandonaron un trabajo y encontraron una nueva manera de vivir. Muchos prueban aquí el buceo por primera vez y ya no lo pueden abandonar. Quedan tan enamorados que continúan haciendo cursos hasta que en unos seis meses se convierten en instructores. Y empiezan a trabajar alrededor del mundo, bajo el agua. En libertad. Exactamente lo que me gustaría hacer si pudiera comenzar de nuevo. Es lo que llamo la Universidad de Koh Tao.

Mucho mejor que ser abogado, director financiero, dentista o vendedor de lo que sea.

Si pudieras empezar de nuevo, ¿qué te gustaría hacer de tu vida?

Esta historia está dedicada a ellos. A todos los Santi, Javis, Jorges, Sonias, Carles, Alfonsos, Yolandas, Iagos, Óscar, Nahueles, Angelas y Lucías que están haciendo realidad un sueño a través del buceo. A veces hay que irse, salir y sumergirse para empezar a respirar.

‘No importaba llegar, sólo el camino. No importaba elegir el mejor, sólo uno. E importaba seguirlo ciega, febrilmente, contra males, hombres y bestias.’

El Carbonero, de Carlos Soto Femenía.

GALERÍA DE IMÁGENES

Gracias a Damián Almua por las fotografías submarinas y a Nahuel Martino por el vídeo alucinante del tiburón ballena!

INSPIRACIÓN. SÓLO HAZLO, LA PÁGINA DE PUBLICIDAD QUE ME INSPIRÓ A VIVIR COMO YO QUIERO.

VÍDEOS IMPERDIBLES. CONFERENCIA EN MADRID SOBRE LOS PRIMEROS 15 AÑOS DE VIDA EN LA RUTA

•••••

QUIÉNES SOMOS LOS VIAJEROS4X4X4.

Consigue los libros de Pablo con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle. O descarga las primeras historias en PDF!

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en La Cucaracha, nuestra furgoneta 4×4. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 descendimos un río del Amazonas en una balsa de troncos y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo escribió 3 libros de sus viajes alrededor del mundo: El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África. Uno de ellos, El Libro de la Independencia, fue traducido al inglés: The Book of Independence. También escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros, presenta vídeos y hasta aprendió mecánica!

Pablo y Anna sirven de inspiración para un cómic de viajes creado en Boston y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. Participaron de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y dieron charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.

www.viajeros4x4x4.com




136- Lugares para conocer antes de morir: bucear en un cenote, Península de Yucatán, México

Buceando en un cenote con los amigos de Mexidivers, Tulum, Quintana Roo, México (Fotografía de Mexidivers)

Hay cosas que no puedes dejar de vivir cuando estás de viaje. Experiencias que a veces no puedes concretar por tu cuenta, por más preparado y obstinado que estés en mantener tu independencia.

La ley o el sentido común indican que no deberías hacer bungee jumping desde ese puente, por más buena que sea la cuerda semielástica que llevas para atar el equipaje. Que si quieres hacer cave tubbing en Belice mejor vayas con alguien que conozca los caminos subterráneos del agua. Que para hacer rafting en Zimbabwe necesitas alguien que conozca donde están las rocas, las sumergidas. Si vas a visitar a los gorilas en Ruanda necesitas alguien que evite que te aplasten la espalda en un abrazo. (Causa de muerte: exceso de cariño, no estaría mal para un certificado de defunción). Para subir al Kilimanjaro o navegar alrededor de las islas Galápagos necesitas alguien.

A veces lo dice la ley. Otras, el sentido común.

No es opcional. Si no lo haces así, no lo haces. Y no estás dispuesto a perdértelo.

En México, entre los bosques de árboles convertidos en folletos turísticos se esconde algo especial, único. Algo que no podrás hacer en ningún otro lugar del planeta Tierra: bucear en un cenote y entrar en la caverna inundada.

El único requisito es tener un carnet de buceo, PADI o el que sea. Y calma. Bucear en un cenote no es bucear en el mar. Un cenote, una caverna sumergida, es un sitio inundado que además de suelo tiene paredes y a veces techo. Da igual que haya un cable pintado de amarillo fluorescente que marque el camino. Woody Allen se sentiría mal. Incómodo. Paranoico.

Apenas te sumerges comienzas a seguir los caminos que se abren desde la boca del cenote sin la seguridad de las piernas ancladas al suelo. Estás suspendido, bajo el agua, y a tu alrededor hay peces casi ciegos, estalactitas afiladas y columnas que sostienen la superficie de la tierra. El agua es dulce, transparente como el aire, y las formas que te rodean hablan sobre otro momento de un planeta, cuando todos estábamos ausentes y el agua se congelaba en los polos.

La experiencia sobrepasa lo habitual. No es la culminación de un viaje largo ni el éxtasis de un paisaje que debería permanecer impermeable hasta el fin de los tiempos. Es un viaje a otro mundo, a otro estado de las cosas. Te mueves distinto, flotas, respiras distinto, no hay olor. No puedes salir corriendo, podrías cambiar de idea allí abajo, pero no deberías escapar.

El viaje al interior de una cueva inundada es una película de ciencia ficción. No es sólo el buceo, tiene la dosis suficiente de espeleología como para que se convierta en una aventura. De esas que recuerdas toda la vida.

Nosotros bajamos con la gente de MexiDivers, excelentes guías de buceo, snorkel y pesca, que están en el kilómetro 5 junto al hotel Zamas, en la carretera entre Tulum y Boca Paila. Es imposible perderse: es al inicio del único sitio en Tulum donde puedes ver la playa desde la carretera.

Muchas gracias a Carlos Solís y Santos Pech de MexiDivers por las fotos para ésta historia y la experiencia inolvidable de bucear en el cenote Dos Ojos. Bienvenidos a La Vuelta al Mundo en 10 Años.




62- Guía para Viajar por Trinidad y Tobago

Playa de Piggeon Point, Tobago

– Sólo en las Antillas hay más países que en América del Sur.

Cuando me puse a contar no podía creerlo. Cuba, Haití, República Dominicana, Jamaica, Barbados, Bahamas, Trinidad y Tobago, Dominica, Granada, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vincente y las Granadinas, Curaçao, Antigua y Barbuda.

– Barbuda, imagínate, dices me voy de vacaciones a Barbuda. Y uno no sabe si te vas a la peluquería. ¡Hay un país llamado Barbuda!

Y esos son sólo los países. Las Antillas, las famosas Indias Occidentales redescubiertas por Colón, están llenas de pequeñas colonias holandesas, francesas, norteamericanas e inglesas.

Nosotros pusimos el pie en Trinidad y Tobago, en el extremo sureste de la cadena de islas. Llegamos en ferry desde Venezuela, esta es la información básica para moverse por las islas gastando lo menos posible. Con muchísimos aportes de Venezolanos que cruzan a las islas a cambiar su cupo Cadivi. Vale la pena leer los comentarios. Buena suerte amigos.

El cambio al momento de escribir estos datos es de 6,10 TTs por dólar y de 7,70 TTs por euro.

Pira funeraria hindú junto al Temple on the Sea
Temple on the Sea, Waterloo, Trinidad, Trinidad y Tobago

CÓMO LLEGAR 

El ferry desde Güiria (Venezuela) a Chaguaramas (Trinidad) cuesta 92 dólares por trayecto. A la salida de Trinidad te cobrarán una tasa de 75 TTs (pronúnciese titís) o 13 dólares. El puerto de llegada está a una media hora de Port of Spain y, dado que llegas a las 9 de la noche, no hay más alternativa que tomar un taxi que cuesta 25 dólares. Nosotros nos juntamos con otro grupo de viajeros perdidos y conseguimos una combi.

En Trinidad y Tobago no hay tanta variedad de precios de hotel como en Sudamérica. Por supuesto, siempre encontrarás de los caros, esos nunca faltan. Allí, aparte del precio de la habitación, tienes que sumar el 15% de impuestos y un 10% de propinas que te lo cargan automáticamente. O sea, suma un 25% a todos los precios que te digan.

En Chaguaramas le pedimos al conductor de nuestra combi (Peter Francis, cell 390-0969, un tipo legal que te invitará a ron en el camino) que nos lleve al Hotel de las Cucarachas. Al más barato de la ciudad. Nos dejó en Pearl’s, una casa antigua de madera, en los números 3-4 de la calle Melbourne, frente al Victoria Square. Cuesta 100 titís (18 dólares) por persona, con baño y cocina compartidos, habitaciones con ventilador y balcones de madera. El dueño, Peter, no es la persona más expresiva del mundo, pero no hay problema. Si te quedas unos cuantos días y presionas un poco, te hará descuento.

Para moverte dentro de la ciudad tienes el clásico taxi compartido (levantas la mano en cualquier calle y se detiene cualquier coche) que cobra 4 titís por persona y hay autobuses públicos, pero para usarlos necesitas comprar el pasaje con anticipación en algún almacén o en la terminal de autobuses. Para moverte entre ciudades tienes los autobuses que parten de la terminal (con aire acondicionado a temperaturas árticas y asientos confortables) y los maxitaxis, las combis, normalmente hechas pedazos, un milagro de la supervivencia automotriz. El Pitch Lake es uno de los tres lagos naturales de asfalto del mundo

El Pitch Lake es uno de los tres lagos naturales de asfalto del mundo. Trinidad y Tobago
Pitch Lake, La Brea, isla de Trinidad, Trinidad y Tobago

VISITAS EN TRINIDAD

La oficina de información turística de Port of Spain está en la esquina de Duke St. con St. Vincent, tienen mapas de la ciudad y de las islas. Intentarán subirte a un tour para visitar la isla, pero aquí abajo están los datos para que te muevas de forma independiente.

El Pitch Lake, en La Brea, uno de los tres lagos naturales de asfalto que existen en el mundo es un sitio raro. Parece un gigantesco vertido incontrolado de asfalto junto a una ruta en construcción, pero es natural. Un acto vandálico de la naturaleza. Puedes caminar por encima, hacer tiras de asfalto con ramitas y observar en determinados puntos cómo surge del fondo de la tierra.

Para llegar tienes que tomar un bus hasta San Fernando (6 titís) y desde la misma terminal tomas un maxitaxi hasta el Pitch Lake (otros 6 titís). Te deja en la puerta. La entrada es gratuita, aunque insisten en que vayas con un guía que cobra 30 titís por persona. Nosotros entramos sin guía.

Temple in the Sea es un templo levantado sobre el agua por un fiel hindú para evitar la prohibición colonial de levantar templos que no fueran cristianos sobre tierra firme. Está rodeado de banderas de colores (una por cada oración) y por pilas de madera preparadas para incinerar cadáveres según la tradición. Se encuentra en la zona de Waterloo, donde se puede combinar con una visita al Museo Hindú del Caribe y a un conjunto de templos hindúes que incluyen una estatua de un mono humano (perdón por la ignorancia) de unos 25 metros de altura.

Para llegar hay que tomar un bus hasta Chaguanas (4 titís), de allí un taxi colectivo hasta la St. Mary’s Junction (4 titís) y otro taxi desde allí al Temple in the Sea (4 titís)

Maracas Bay es la playa preferida de Port of Spain, probablemente la más bonita de las que conocimos en Trinidad y Tobago. Está bastante limpia y la entrada a la Playa de Maracas Bay en la isla de Trinidad es gratuita (en Tobago te cobran para entrar a algunas playas). Sin duda, vale la pena.

Para llegar hay que tomar un bus que sólo circula de lunes a viernes en horarios limitados (4 titís) o un maxitaxi en cualquier momento, que parte de la esquina de Prince St. con George St. (9 titís)

St. James es la zona de fiesta de Port of Spain. Está lleno de bares con grandes pantallas de televisión que transmiten deportes las 24 horas y borrachos perdidos en los callejones.

Playa de Maracas Bay en la isla de Trinidad
Playa de Maracas Bay, Trinidad island, Trinidad y Tobago

VISITAS EN TOBAGO

Para moverte desde la isla de Trinidad a la isla de Tobago puedes tomar un ferry que parte junto al centro de Port of Spain y te deja en Scarborough. El viaje dura 2 horas y media y el precio es de 100 titís por persona, ida y vuelta.

De allí puedes tomar un bus (3 titís) o un taxi (5 titís) a Buccoo, donde nos alojamos en Miller’s Guesthouse (cell 772-5609, tel. 660-8371, email: [email protected]). El precio básico es de 100 titís por persona, pero si es temporada baja puedes pedir descuento, sobre todo si te quedas varios días. Tiene habitaciones compartidas con ventilador y cocina y habitaciones privadas con aire acondicionado, baño, TV con cable y nevera.

Buccoo está bien, puedes arreglar salidas para hacer snorkel en el arrecife de coral (150 titís) en botes con base de vidrio y llegar a playas cercanas con buenas olas para surfistas, aunque quizás hubiera sido mejor quedarnos en Scarborough y movernos desde allí.

Piggeon Point es la playa más conocida de Tobago. Se llega desde Scarborough en taxi (6 titís hasta el cruce, 7 titís hasta la puerta, 8 titís hasta el extremo alejado). La entrada a la playa cuesta 18 titís por persona y te da acceso al uso de la arena y el baño (bastante decadente). El arrecife está ahí, pero no puedes hacer snorkel por tu cuenta, tienes que contratar una salida en bote.

Charlotteville se encuentra en el otro extremo de la isla. Se llega desde Scarborough en bus (8 titís por persona). El pueblo es bonito y desde allí puedes caminar hasta Pirate’s Bay por un sendero (20 minutos) hasta las escaleras que bajan a la playa. No hay servicios, nada. Hay que llevar agua, comida, todo. Puedes hacer snorkel, aunque no esperes gran cosa.

Justo antes de Charlotteville está Speyside, la meca del buceo en las islas. La playa casi no existe. De nuevo, hay que tomar un bote para llegar a los lugares de snorkel (150 titís).

Black Rock es un antiguo punto defensivo colonial donde sólo quedan un par de cañones. Puedes llegar en un paseo desde Buccoo, o tomar un maxitaxi en el cruce por 2 titís. Es un buen mirador de las bahías y las playas de los alrededores.

SEGURIDAD

Fuimos asaltados con violencia la primera noche, apenas llegamos a Port of Spain. Es una situación desagradable, así que recomendamos mucha prudencia para moverse por el centro cuando cae el sol (ver  Asalto en Trinidad y Tobago)

La isla de Trinidad vive del petróleo, por lo que no necesita del turismo y eso se nota. Hay muy pocos extranjeros en las calles y la predisposición para recibir al turista o al viajero es realmente baja.

OTROS DATOS

Nos comentaron que la policía tolera el consumo de drogas en los locales pero es duramente perseguido entre los extranjeros.

El gobierno estableció el castellano como segunda lengua del país aunque casi nadie la hable. Por eso encontrarás carteles en la ruta que dicen Prohibido parar. En caso de emergencia usar el hombrillo (de shoulder, arcén en inglés)

El 40% de la población es negra, descendiente de los esclavos traídos por la fuerza desde Africa, hay un 40% de hindúes (aprox.) y el resto son blancos, chinos y árabes. La comunidad rastafari es notoria. Caminando por las calles te das cuenta: En realidad, Marge Simpson es rastafari.

Playa de Piggeon Point, Tobago
Playa de Piggeon Point, Tobago

Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa




Lugares para conocer antes de morir: Parque Nacional Ras Mohammed, Egipto

Ras Mohammed National Park, Península del Sinai, Egipto. Buceo

Ras Mohammed es la punta sur de la península del Sinaí, probablemente el sitio en donde Dios creó al mundo. Sus aguas tibias y transparentes, su soledad, su abundancia de coral y peces de colores lo convierten en uno de los mejores sitios en donde perderse.

‘Cada día la oscuridad vuelve a acomodarse alrededor de otro té dulce compartido a la luz de las llamas de otro fuego, el mismo de ayer y de anteayer. El murmullo hipnótico del mar que se aleja y retorna es nuestra voluntad vencida, que pretendía seguir adelante poco después de desembarcar. ¿Nos vamos o nos quedamos? ¿Nos vamos o nos quedamos? El ritmo del viaje se tensa y lo dejamos partir. Parece imposible abandonar esta playa.

– Nos quedamos enterrados en la arena como en Wadi Rumm, pero salir de aquí es más difícil. No es suficiente con cavar y poner las planchas de aluminio –le digo a Anna cuando intentamos explicar la parálisis.

La realidad es más sencilla: encontramos un lugar. Uno de esos pocos sitios en el mundo donde el tiempo se detiene y pasa inadvertido.

Bajo el agua tibia y transparente hay un vergel inundado y generoso habitado por cardúmenes que juegan a asustarte moviéndose como tiburones. Allí puedes volar sobre un bosque de corales blandos de todos los colores que se mecen con delicadeza. Mar adentro, la falla del Rift se hunde hacia el centro de la Tierra en acantilados azules que quitan la respiración. El paisaje sumergido es tan espectacular que si Adán y Eva hubieran tenido branquias, aquí estaba su paraíso.’

Extracto de ‘El Libro de la Independencia’.

Encuentra más historias sobre Egipto

Y algo sobre el Mar Rojo y Ras Mohammed en Wikipedia

Banner libro La Vuelta al Mundo en 10 Años: Africa