289- Overland Expo 2015: Amigos y Viajeros

Mauricio Parra

Ya lo dije cuando cumplimos 10 años en la ruta: La Cucaracha tiene maneras extrañas de celebrar los aniversarios. Esta vez partió la carcasa del alternador, quemó un solenoide, la alarma bloqueó la bomba de combustible, el embrague del ventilador dejó de funcionar (con los calentones de motor que siguen a continuación), la aguja del medidor de la temperatura se trabó en el mínimo (nunca supimos que se estaba calentando el motor hasta que estuvo a punto de explotar), la luz del intermitente (luz de giro) dejó de funcionar y la luz de stop también. Seguro que me olvido de algo.

Y yo me sumé a las celebraciones masoquistas de La Cucaracha con mis clases particulares (me las doy a mi mismo) de moto, en las que aprendo cómo se hace para que una moto aterrice en tu espalda y puedas sobrevivir para contarlo con alguna costilla rota y unos rasguños.

Así fue mayo de 2015, que por suerte ya está terminando. ¡Bienvenido junio, el mes del 15 aniversario en la ruta!

Gracias a todos los amigos y desconocidos que durante la última Overland Expo se acercaron para echarnos una mano para arreglar los desperfectos de La Cucaracha, para hacernos reír o para darnos un abrazo.

Fernando Rivero, nuestro amigo bombero de Salt Lake City, fue el primero que se ofreció en desviarse cientos de kilómetros para ayudarnos. Finalmente llegó parte del equipo de BajaRack, con Niki (Nicolai), Mauricio y Fernando Parra desde Tijuana y Ensenada, que nos remolcaron con la barra de arrastre que hace 9 años nos regaló Pipo Zaro en Copiapó, Chile. Era la primera vez en mucho tiempo que La Cucaracha nos dejaba tirados tan lejos.

Sergio Murillo de BajaRack trajo agua potable y correas nuevas para el alternador. Chris Kelly nos trajo una bolsa de frutas y verduras desde Flagstaff. Abi nos envió mermeladas y salsas caseras en una BajaCaja desde Baja California. Ricardo y Brenda González de Caribbean Rovers, Puerto Rico, le metieron mano a La Cucaracha, nos hicieron reír, nos llevaron a buscar repuestos y nos dejaron una tonelada de comida. Jay Becker, de Santa Mónica, California, se puso a estudiar el mapa eléctrico de la furgo y nos ayudó hasta confirmar que uno de los problemas no era la bomba de combustible, sino la vieja alarma que instalamos en Sudáfrica. Hugh y Kelly Phillips, del taller mecánico Safari, Colorado, nos echaron una mano para descubrir cuáles eran las otras averías, que habían aparecido durante las últimas dos semanas. Ahora tenemos un nuevo botón que activa el solenoide de la bomba de combustible. Exactamente como los coches de carreras. Bill Burke nos prestó su cargador de baterías y también se acercó cuando tuvimos alguna duda. La Cucaracha es una escuela de mecánica.

Desde que empezamos con problemas tuvimos el apoyo a través de internet de Manolo Fernández Ojeda, mecánico de Lebrija, Andalucía, especialista en furgos. Yan y Jean-François, con quienes nos cruzamos en la Isla de Terranova, volaron desde Quebec y Montreal sin avisarnos, y nos ayudaron a tirar bolas de nieve a algunos estirados del mundo 4×4 que se creen Maradona. O Messi. ‘Ahí, ahí… tirale a ese, por favor’.

Algunos amigos, y montones de desconocidos, nos mandaron sus mensajes de apoyo a través de internet. A otros los eché en falta. Es lo que tiene la distancia.

La Cucaracha tiene maneras extrañas de celebrar los aniversarios. Espero que a partir de ahora se porte bien por un tiempo, nos deje disfrutar la ruta y nos permita llegar sin contratiempos al NW Rally, en el estado de Washington. El amigo Ray Hyland, de Hope, Canadá, que organiza el evento, nos está esperando para hacer una gran fiesta y celebrar por todo lo alto nuestros primeros 15 años en la ruta.

Ahí vamos. 15 años después de salir a la ruta, la historia continúa.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.




288- Overland Expo 2015: Entre el Barro y las Presentaciones en Inglés

La cucaracha, Mitsubishi L300 / Delica 4x4

Pocas cosas pueden definir el carácter tozudo e indómito de nuestra vida en la ruta, como llegar a la Overland Expo con alguna costilla rota y La Cucaracha averiada y enganchada al todo terreno de unos amigos mexicanos. Nuestro objetivo era llegar, y llegamos a tiempo.

La Overland Expo 2015 fue un evento complicado y lleno de barro. Llovió el primer y el segundo día. Por las noches nevó y el terreno se convirtió en un lodazal helado. Había tanto barro que Land Rover, uno de los patrocinadores principales, suspendió sus cursos de manejo. Muchísimas casas rodantes (o caravanas) y vehículos 4×2 y 4×4 con neumáticos de asfalto quedaron atrapados en la zona de acampada. Los tractores y las máquinas excavadoras llegaron al rescate.

Era imposible explicar historias desde la furgo en medio de aquel chapapote de barro. Nadie imaginó que fuera necesario asistir con botas de goma. Por eso nos centramos en las seis presentaciones en inglés que teníamos programadas. ‘15 Years on the Road: an Overland Life’ (2 veces); ‘Security on the Road: Keep your Hands Down’ (2 veces); ‘Overlanding to México beyond Baja’ y ‘The Loneliest Roads of North America’. Anna también participó en una mesa redonda dando consejos sobre cómo prepararse para empezar un viaje.

La respuesta fue la misma que nos viene acompañando durante los últimos dos años: muchas risas y alucinaciones colectivas. Aprendimos a contar historias, a entusiasmar, y 15 años en la ruta dan para muchos relatos sorprendentes y hasta surrealistas. No era nuestro objetivo, no nos dimos cuenta, pero en los últimos años nos convertimos en uno de los referentes de todos aquellos que sueñan con realizar el gran viaje de sus vidas. Sobre todo porque no partimos con sponsors, nadie pone dinero para que sigamos adelante, todo lo conseguimos trabajando y con el apoyo de los ángeles que aparecen en el camino.

La historia de La Vuelta al Mundo en 10 Años, de los viajeros4x4x4, es una historia real, alcanzable. Nuestra Mitsubishi L300/Delica 4×4 es asequible, parece el hermano pobre de los Toyotas, Land Rovers, Sportsmobiles y camiones preparados para llegar a la Luna que se exhibían en la Overland Expo. La gente se acerca esquivando el barro, toca la carrocería de La Cucaracha como si fuera un augurio de buena suerte, y sus ojos vuelven a brillar. Se dan cuenta, todo es posible.

Yo los observo, contesto sus preguntas, y repito las palabras mágicas: a pulmón, sin sponsors, con poco dinero, aprender, compartir, nuestro lujo es la libertad.

Y una chispa nueva, de esperanza de viaje, se enciende en algún sitio entre su estómago y el corazón.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.




217- Lugares para conocer antes de morir: Tierra de Cañones (Estados Unidos)

Los 'Narrows', en el Parque Nacional Zion, Utah

Cuando se habla de cañones lo primero que se proyecta en la cabeza de la gente suele ser el Gran Cañón del Río Colorado. El Gran McDonalds de la naturaleza en Estados Unidos.

Hay que decirlo: Sí, es bonito. Vale la pena. Es cierto, es grande. Si no vas a caminar y te acercas solo a la orilla sur, con un día es más que suficiente. Lo siento mucho por los que fueron a ver el Gran Cañón cerca de Las Vegas: los engañaron. Para ver el Gran Cañón en toda su bestialidad hay que ir al Parque Nacional, a cientos de kilómetros de distancia.

Ya está, ahora puedo hablar del resto de los cañones que hay en el centro de Estados Unidos. Lugares en la sombra para quienes no conocen la variedad que hay entre Utah (principalmente), Arizona, Colorado y hasta New Mexico.

¿Recuerdan la película 127 horas? La historia ocurre en Utah, la auténtica tierra de cañones. El mismo estado donde puedes caminar entre las agujas de cuento de hadas de Bryce Canyon o avanzar por el sendero de agua de los Narrows, dentro del Parque Nacional Zion. Aunque lo verdaderamente recomendable es aparcar a un lado de las rutas vacías que cruzan el sur del estado y perderte por cualquier riera seca. La sorpresa, y la aventura, están garantizadas.

Si estás con un todo terreno y quieres tentar tus límites te recomiendo ir cerca de Moab, al Canyonlands National Park. La pobre Cucaracha lo sufrió y en el camino se transformó en la Cucaracha Voladora.

Si quieres hacer algo más tranquilo, tipo Conde Nast, vete cerca de Page, en Arizona, a ver el Antelope Canyon. En el camino puedes desviarte para ver el Horseshoe Bend. Aparentemente siempre está lleno de turistas japoneses. Y si quieres un poco más de adrenalina, la ruta que avanza hacia el sur pasa por un Slot Canyon, un cañón que no tiene más de un metro de ancho. Son tierras amerindias, y para entrar necesitarías un permiso. Pero…

Otros parques nacionales de la tierra de cañones que valen la pena visitar: Black Canyon of the Gunnison National Park (Colorado), Capitol Reef National Park (Utah), Arches National Park (Utah), Glen Canyon National Recreation Area (Utah), Grand Staircase Escalante National Monument (Utah)…




214- 14 Vehículos Extremos para Viajar Off Road (Popular Mechanics, Estados Unidos)

www.viajeros4x4x4.com

A mediados de mayo de 2012 se celebró la Overland Expo de Arizona, Estados Unidos. Allí estuvimos de nuevo invitados por la organización, contando historias, vendiendo libros y explicando algo básico que contradecía mucho de lo que había alrededor: para irte de viaje no necesitas tener un montón de dinero, ni el mejor vehículo, ni el más caro ni el más cómodo.

En realidad, lo único que necesitas para irte de viaje, son ganas. Ganas irresistibles capaces de superar todas las dificultades que la razón pueda plantear.

Entonces, agarra tu bicicleta, tu coche viejo, tus zapatillas más cómodas o estira tu pulgar.

Vete.

La revista Popular Mechanics hizo su selección de los mejores vehículos adaptados para vivir y viajar de la Overland Expo de Arizona 2012. Y entre esos 14 vehículos está nuestra querida Cucaracha.

Como les decíamos a la gente: Después de ver nuestra Cucaracha, jamás volverás a decir que todas las cucarachas son feas.

Haz click aquí para ver el artículo de Popular Mechanics

Que aproveche.




195- Cuando el sueño americano se convierte en pesadilla.

La Vuelta al Mundo en 10 Años - www.viajeros4x4x4.com

Hace unos meses nos encontramos con Jim o Joshua en medio de la nada. Iba caminando con todo su equipaje bajo el sol del desierto que rodea la Ruta 66 en Arizona. Clavé los frenos y dimos la vuelta.

Estuvimos conversando como una hora. Antes de irse me dijo: Yo creo en Jesús, pero ahora creo más en Diana, diosa de la luna que vive en Venus y está calva por las malas radiaciones que recibió en la Tierra.

La crisis no es local. La crisis es internacional.

Después del final de la Segunda Guerra Mundial, Europa fue desplazada como poder colonial por la nueva superpotencia que nos había salvado del nazismo y le hacía frente al estalinismo soviético. Años más tarde nuestros salvadores nos pasaron la factura y globalización comenzó a significar norteamericanización.

Y el mundo siguió rodando feliz como en una película de Walt Disney. Había McDonalds, Coca Colas y películas de Hollywood para todos. Solo tenías que poner las palomitas (el pochoclo) en el microondas.

Hasta que en algún momento de las últimas décadas, a algún genio de la economía se le ocurrió reemplazar la producción de bienes por la producción de dinero. Y entonces, comenzó una escalada de precios provocada por la multiplicación mágica de billetes provocada a su vez por la desregulación del sistema monetario. Y por supuesto, por la ambición de los bancos de multiplicar su negocio.

Esa es la historia super comprimida de la bomba atómica que estalló hace un par de años en la cocina del capitalismo. Fue entonces cuando el relato de familias que abandonan sus casas porque vale más la hipoteca que la propiedad dejaron de ser murmullos y se extendieron como una avalancha por todo Estados Unidos.

Porque en Estados Unidos la ley es distinta que en Europa. Aquí la ley dice que solo respondes ante el banco con la propiedad hipotecada. De alguna manera el banco es tu socio involuntario, pone su parte de capital, asume sus riesgos por prestarte el dinero, y cobra por ello.

Por eso, tras el crack del 2008, se multiplicaron las casas seminuevas alquiladas dentro de urbanizaciones pintadas de color ladrillo. Metros cuadrados que fueron un hogar o un proyecto, que hablan de otra época, no hace tanto, cuando la prosperidad era un sitio común y la vida un capítulo más de Mujeres Desesperadas.

Pero ahora el sueño americano ha acabado. O por lo menos está en estado catatónico hasta nuevo aviso. Hoy, la tribu más salvaje y marginal de Estados Unidos se despliega por las principales ciudades del país como un ejército desarrapado, amable y silencioso. Es gente más temida que los antiguos Apaches corta-cabelleras de las llanuras. Más evitada que un Navajo borracho.

Cada vez hay más homeless, gente sin hogar, en norteamérica.

Hace unos meses nos encontramos con Jim o Joshua en medio de la nada de la Ruta 66 a su paso por Arizona. Jim o Joshua viajaba caminando por el arcén bajo el sol del desierto mientras empujaba una carretilla cargada con todas las cosas que le quedaban.

Hace un año perdió la fe, la esperanza y su casa en el estado de Washington.

Washington es lejos. Como a cinco mil kilómetros caminando.

Y eso, además de muchos kilómetros, es mucho tiempo. Jim o Joshua hablaba con los ojos abiertos y la intensidad de palabra que solo poseen los locos y los profetas. Supongo que hay que escuchar, y no solo a los que se visten o parecen como nosotros.

Jim o Joshua me dijo: Yo creo en Jesús, pero ahora creo más en Diana, diosa de la luna que vive en Venus y está calva por las malas radiaciones que recibió en la Tierra.

Honestamente, pienso en estos días de crisis que nos tocan vivir, en el desamparo de buena parte del mundo y me doy cuenta que tiene razón. En cualquier momento todos volveremos a hacer ofrendas a los dioses antiguos.

Al Dios de la caza, a la Diosa del amor, al Dios del trabajo imposible, a la Diosa de la tierra fecunda, al Dios de los mares repletos de peces…