Around the World in 10 Years: 15 years later we are still en route

Pablo Rey, Anna Callau and La Cucaracha, Around the World in 10 Years. 15 years later we are still driving around the world

Pablo Rey, Anna Callau and La Cucaracha, Around the World in 10 Years. 15 years later we are still driving around the world

“I’ll never forget that monday when I put the barrel of a gun to my head and fired until I was out of bullets, without stopping to think of what I was doing so I wouldn’t have a chance to change my mind. It was my resignation to a future which I already knew, a farewell to a secure job, an adieu to a brillant career in advertising, the microcosm where I had lived for the last twelve long years.

It was ten minutes after ten in the morning an my last words were, more or less ‘keep the corpse, I’m leaving.’ My body collapsed and I walked out the door.”

ISBN-13 978-1482769951. Available at Amazon.com and other retailers
ISBN-13 978-1482769951. Available at Amazon.com and other retailers

AROUND THE WORLD IN 10 YEARS: THE BOOK OF INDEPENDENCE.

STORIES WRITTEN FOR OVERLAND JOURNAL MAGAZINE

MORE STORIES

PODCAST

INTERVIEWS IN ENGLISH




226- Vancouver, la ciudad más británica de América

Trekking en Cypress. Vancouver, British Columbia. Canadá. Árboles. Caminata

Antes de comenzar esta historia debo aclarar que soy un adorador del sol. No soy de aquellos que se despachurran sobre la arena como una morcilla en la parrilla, pero sé, y Anna también lo sabe, que una semana seguida de días nublados terminan influyendo en mi sentido del humor. No es que mi humor se ponga más ácido, no. Es que lo pierdo.

Vancouver es una de esas ciudades que uno ama durante el verano y odia durante el resto del año. Necesitas un largo período de adaptación para encontrar un punto medio. Solo los canadienses y los que nacieron con aletas en los pies son capaces de disfrutar un sitio donde comienza a llover a principios de otoño, continúa en invierno y recién termina en primavera. El cielo se viste de un color gris blanquecino permanente durante ocho meses, el aire se carga de agua y el suelo se congela recordando por momentos al permafrost ártico. Hay luz durante seis o siete horas al día, pero nunca ves el sol.

Sin duda, puedes hacer otras cosas. Siempre puedes esquiar, hacer macramé, snowboard, teñirte el pelo de azul o hibernar como un oso. O sentarte a escribir un libro, comer mucha comida china y sumar capas de grasa, como hice a finales del 2011.

Los primeros europeos que llegaron a Vancouver fueron españoles. En 1791, el explorador José María Narváez atracó en una playa del Océano Pacífico que hoy se llama Spanish Banks, el único recuerdo que queda de aquellos aventureros. Esos eran los últimos años del dominio español en el continente americano. Los rusos se establecían en Alaska, las colonias independientes de Estados Unidos comenzaban su avance imparable hacia el oeste y en la América que terminó siendo Latina los criollos empezaban a revolverse contra las leyes proteccionistas de Madrid.

En aquella época los territorios españoles en Norteamérica no terminaban en México, sino que en algún momento llegaron a alcanzar hasta la frontera actual de Canadá. Es parte de la historia que no enseñan ni en España.

Sesenta años más tarde de aquel desembarco se establecieron los británicos de la Hudson Bay Company, que vieron las nubes que cubrían la zona que hoy se llama Vancouver y se sintieron como en casa. Oh… that lovely London fog…

Después se arrimaron los estadounidenses, que arrebataron lo que hoy es el estado de Washington a los ingleses (que a su vez lo habían tomado de los nativos) y después, los chinos. Primero como mano de obra barata. Luego, como destino de los nuevos ricos de Hong Kong. Y la demografía de Vancouver volvió a cambiar convirtiéndola en una de las ciudades con más habitantes chinos de América.

Hoy Vancouver es una ciudad moderna y liberal rodeada de brazos de mar. La mejor forma de apreciar su belleza es llegar en verano y encontrar amigos que tengan un barco o una lancha y te lleven a recorrerla desde el agua. Lo juro: nunca pretendimos quedarnos más de un par de días. Pero hicimos nuevos amigos y la furgo, nuestra Cucaracha, se encariñó con sus calles: Vancouver era el primer sitio desde Chile y Perú donde era fácil encontrar repuestos.

Estas son algunas fotografías de Vancouver en verano, una de las ciudades más limpias, organizadas y civilizadas que encontramos en el viaje. Una de las pocas, junto a Nairobi, Ciudad del Cabo, Buenos Aires, Cusco y Santiago de Chile, donde nos quedamos a vivir una temporada…

Running en English Bay. Vancouver, British Columbia. Canadá.
English Bay (busca el árbol en la azotea del edificio)

QUÉ HACER EN VANCOUVER

  • Caminar por alguno de los innumerables senderos abiertos en los bosques que rodean la ciudad.
  • Buscar alguna fiesta gótica e intentar salir sin que te muerda un vampiro.
  • Visitar alguno de los laberintos que se podan cada verano dentro de los campos de maíz.
  • Recorrer a pie o en bicicleta todos los rincones del Stanley Park.
  • Seguir la carrera de bañeras que se realiza cada año a finales de julio en la ciudad de Nanaimo, en la isla de Vancouver.
  • Tomar el ferry que va hacia el norte hasta Prince Rupert y recorre los canales estrechos de la costa Pacífica canadiense.
  • Entrar en la página de Craiglist para conseguir objetos de segunda mano gratis o a precios irrisorios.



Historias para viajar por Canadá

La Vuelta al Mundo en 10 Años - www.viajeros4x4x4.com
  1. La Ruta hacia el Ártico 1: A un millón de años luz de casa
  2. Cómo evitar que te coman los osos
  3. Vancouver, la ciudad más británica de Canadá
  4. Doce consejos para cruzar la frontera de Canadá
  5. El Predador más Sanguinario de Norteamérica
  6. Breve Historia Social de una Avería 1: Dale 15
  7. Breve Historia Social de una Avería 2: Los Newfies
  8. Breve Historia Social de una Avería 3: Cómo conseguir un repuesto cuando estás lejos
  9. Gracias Canadá
  10. STORIES IN ENGLISH



216- Biodiesel: Instalación para usar aceite de cocina reciclado como combustible en tu 4×4 diésel

La Vuelta al Mundo en 10 Años - www.viajeros4x4x4.com

Desde Vancouver hasta Québec hay unos 6000 kilómetros. Más o menos lo mismo que hay desde España hasta Rusia o de Argentina hasta Colombia. Ahora imagina poder viajar tan lejos sin tener que cargar combustible en una gasolinera.

David Francoeur hizo ese viaje hace unos años. Cargó bidones llenos de aceite de cocina usado que había reciclado en su casa (ver entrada Biodiésel: Cómo reciclar aceite de cocina usado y utilizarlo como combustible) y se cruzó el continente americano de oeste a este en su Nissan Patrol Y60 4.2 diesel de 1993. Antes había hecho unas pequeñas modificaciones en el motor, sobre todo, porque en climas fríos es necesario precalentar el aceite antes de que llegue al motor.

Según lo que me contaba en alguno de esos ratos que estuvimos charlando su motor consume 15 litros de diesel a los 100 km., pero si solo utiliza aceite consume unos 16 litros.

También le pregunté sobre la pérdida de potencia (el diesel lleva aditivos que no están en el aceite reciclado como biocombustible) y me respondió que es casi la misma, que la pérdida de potencia cuando usa aceite es prácticamente inapreciable. Y que utilizar ese aceite usado es mucho mejor para el medio ambiente, ya que no solo recicla el aceite vegetal de los restaurantes, sino que la emisión de humos (atención a todos los que tienen que pasar las inspecciones técnicas anuales) es mucho menor.

Los dejo con David, que explica cómo modificó el motor.

“Mi coche está modificado para funcionar con 2 tanques de combustible. Tengo el tanque de diésel en el techo, que es más pequeño. Y el tanque grande, el original, lo uso para aceite vegetal. Siempre arranco con diésel, porque arranca mejor, el diésel es más delgado que el aceite.

El diésel hace el circuito normal dentro de mi todo terreno, pasa por el filtro y va a la válvula, que está aquí, y entra en el motor a través de la bomba de combustible y los inyectores. Una vez el motor está caliente, uso la temperatura del líquido refrigerante para calentar el circuito de aceite que alimentará el motor (ya que el aceite frío es mucho más espeso que el diésel) y también un segundo filtro, que es un filtro solo para aceite vegetal. Así siempre tengo aceite caliente listo para entrar en el motor.

Una vez se ha calentado el filtro, con el botón que tengo en el tablero cambio el diésel por aceite vegetal. Y ahora el aceite vegetal empieza a fluir, pasa por el circuito de aceite precalentado y por el filtro, que también está precalentado. Esto de aquí es un filtro eléctrico que uso en invierno. Y va hacia la bomba inyectora. Y ya estoy funcionando 100% con aceite vegetal reciclado, no necesito el diésel.

Al final del día, o antes de apagar el motor, purgo el aceite vegetal del sistema usando un poco de diésel. Aprieto el botón del tablero y cambio de nuevo de aceite vegetal a diésel, y el diésel limpiará el aceite vegetal del sistema. (Lo dicho, el aceite frío es más espeso y si no se limpia el sistema cada vez que se usa puede terminar estrangulando el circuito).

A la mañana siguiente puedo arrancar el motor fácilmente, sin problemas. Y así puedo andar usando muy poco diésel por un largo periodo largo de tiempo.”

La Vuelta al Mundo en 10 Años - www.viajeros4x4x4.com

Continúa en Biodiésel: Cómo reciclar aceite de cocina usado y utilizarlo como combustible.

Gracias a David Francoeur de Vancouver, BC, Canadá, por explicarnos el sistema de biocombustibles que montó en su casa.




215- Biodiesel: Cómo reciclar aceite de cocina usado y utilizarlo como combustible

La Vuelta al Mundo en 10 Años - www.viajeros4x4x4.com

Con el precio que alcanzó el combustible, es extremadamente tentador salir a la calle con el tanque lleno de aceite de cocina reciclado y dejar un olorcito a tempura o patatas fritas detrás de tu coche, furgo o todo terreno diesel…

A David Francoeur lo conocimos a fines de 2011 durante esos meses de frío y lluvia interminable que pasamos en Vancouver, British Columbia, Canadá. Forma parte de un grupo de amigos (Christine y Jay Willoughby, Jesse Farsang, Richard Dagenais) que se conocieron en el foro Delica.ca y que comparten algo muy importante: la curiosidad y las modificaciones en furgonetas y vehículos todo terreno.

El invierno es largo, hace frío, la economía de Canadá va bien y siempre sobra un poco de dinero que se puede usar para investigar y aprender algo nuevo. Gracias a ellos tenemos ducha de agua caliente, reconstruimos los armarios y llevamos el neumático de repuesto en la defensa (sí, la Cucaracha ahora tiene nariz). Son solo algunas modificaciones entre muchos detalles que mejoraron la habitabilidad de la furgo.

Por su parte, David instaló en su casa un sistema para filtrar aceite de cocina usado y utilizarlo como biocombustible en el motor diesel de su 4×4. De momento produce 100 litros a la semana, que a veces regala o usa como moneda de cambio por otros trabajos o vende a la mitad del precio que piden las gasolineras por el diesel.

Al principio dudé, pero con el paso de los días comencé a pensar en la posibilidad de partir de vuelta a la ruta dejando ese olorcito a tempura o patatas fritas detrás de la furgo. Mola.

Esto es solo una introducción al reciclaje de aceites usados para ser usados como combustible. Seguro que hay pequeños detalles que se me escapan, aunque intenté hacerlo lo más detallado posible para que los más lanzados hagan algo útil con ese pedazo de jardín infrautilizado que tienen en el fondo de la casa…

016-Canada-BC-Vancouver-Del

Primero e indispensable, no todos los aceites de cocina pueden llegar a ser utilizados como biocombustible. En Canadá utilizan el aceite de canola, que según lo que encontré por internet, es bastante similar al aceite de colza español.

Debido a que cada aceite se calienta a mayor o menor temperatura, hay algunos que no funcionarían como combustible. Por ejemplo, el aceite de oliva será muy rico pero no, no funcionaría en tu motor porque se calienta a menor temperatura que otros aceites.

Lo dejo hablar a David. Más abajo está la traducción de sus palabras, con algún añadido para clarificar un poco el proceso de purificar aceite usado de cocina y meterlo en el tanque de combustible de tu vehículo diesel.

La próxima entrada será sobre la instalación que David hizo en su 4×4 para viajar solo con aceite usado. Con el precio de los combustibles en Europa me extraña que el filtrado de aceites comestibles usados para usar en el motor no sea más común…

David: “Esta es una filtración modificada en frío. Recojo el aceite usado del restaurante, después que lo hayan desechado. Lo traigo aquí (a este depósito) y lo dejo reposar por 2 semanas para que los restos de comida lleguen al fondo. Después lo bombeo fuera del depósito por un filtro de 400 micrones, por otro filtro de 70 micrones de la bomba y llega a este otro tanque grande, de 700 litros. Este tanque, cuando está lleno, lo dejo reposar por un mes aproximadamente.

Normalmente el aceite sucio cae hacia el fondo porque es más pesado, y el aceite limpio se queda en la parte de arriba, así que siempre tomo el aceite de arriba. Antes de usarlo lo paso por el filtro de 70 micrones de la bomba de nuevo, y luego lo paso a este contenedor. Lo lleno hasta aquí arriba y con la gravedad va cayendo por este tubo  de 3/4 de pulgada que desemboca en la parte de abajo de este otro depósito. Va despacio, se tarda 24 horas en filtrar entre 20 y 40 litros por este nuevo filtro aún más pequeño, de 30 micrones. Y como la entrada está por encima del fondo, el aceite sucio que es más pesado siempre se queda abajo con el agua mientras el aceite limpio sube hacia la superficie. Esto es extra.

Una vez aquí lo bombeo de nuevo, pasa por la bomba y por un filtro de 10 micrones, que es el último filtrado. Y desde aquí va dentro de esto, que es mi aceite listo para usar. Y cuando está listo, lo bombeo y lleno el tanque de mi coche directamente con una manguera de gasolinera. Y eso es todo.”

Más fotos de su sistema de filtración de aceite usado:

 

Continúa en Biodiesel: Instalación para usar aceite de cocina reciclado como combustible de tu 4×4 diésel. 

Encuentra más sitios de venta de aceite usado y filtrado para usar como biocombustible en Norteamérica en www.fillupforfree.com