POR EL MAL CAMINO | La Vuelta al Mundo en 10 Años

Acompáñanos en @viajeros4x4x4
Por el Mal Camino. ISBN de España 978-84-615-7176-5
Esta es la historia de los seis meses más difíciles de los primeros 20 años de viaje alrededor del mundo

“¿Quieres ir a África? Vas a África. ¿Quieres romper con tu vida rutinaria? Vas a romper con tu vida rutinaria ¿Quieres vivir la aventura de tu vida? Vas a vivir algo inolvidable. Te lo aseguro. Después no digas que no lo pediste.”

“Tomamos este camino para evitar el convoy militar obligatorio entre Moyale y Marsabit, una ruta atacada esporádicamente por los shiftas somalíes. Los mismos que desde hace décadas se dedican a secuestrar extranjeros y asaltar autobuses en nombre de algún Señor de la Guerra. Bandidos, sí, pero gente normal a pesar de los tiros. Personas con amigos, sentimientos, alegrías y tristezas que practican con devoción una tradición ancestral que llega hasta nosotros desde los primeros días del hombre: matarse los unos a los otros. Dentro de pocas horas, nos vamos a arrepentir.”

Hay robos, asaltos con kalashnikov, roturas de motor, desmayos, tribus, animales salvajes, inundaciones, comisarías perdidas, cruces ilegales de frontera, militares y, sobre todo, mucha aventura y vida en aldeas perdidas en el corazón de África. Lejos, donde nunca deberías tener problemas de motor.

'Por el Mal Camino' es el segundo libro de la serie La Vuelta al Mundo en 10 Años. ISBN de España 978-84-615-7176-5.

‘Por el Mal Camino es un recorrido de buenos y malos momentos, en que playas espectaculares, desiertos de ensueño, encuentros con desconocidos, animales salvajes y tribus se entremezclan con robos, persecuciones armadas, averías en medio del desierto del Sáhara, comisarías, Kalashnikovs, escapadas de la policía, inundaciones, algún cruce ilegal de fronteras y varias cosas que no tendrían que haber sucedido. Por el mal camino es un desafío extremo en el que siempre tienes que estar preparado para que te ocurra lo inesperado.’ Revista Lonely Planet

‘El libro me ha emocionado, la aventura es brutal, y la manera de contarla, genial. Sigue así, has conseguido llevarme a África sin moverme del sillón.’ Invy, España

‘Espero que el tercero de la saga llegue pronto, que los dos anteriores ya los he leído dos veces.’ Bart Molina Félix

‘Una vez que lo empiezas no puedes parar. Me encanta la manera en que está escrito y los toques viaje-filosóficos de Pablo. Ya le dije: tío, cuando estás puteado escribes genial. Tengo los tres que tienen editados, y éste es el que más me ha gustado, el final es muy especial y emotivo. ¡Quiero más!’ Nava, España

‘Hoy, en ese metro de gente con caras aburridas he empezado el libro que adquirí ayer, y mierda, ya estoy pillado, me acabo de meter dentro de vuestro viaje again!’ Daniel Rial

‘Estoy terminando el capítulo “Estallando desde el océano” y creo que tengo arena entre los dientes, mientras no dejo de beber agua fresca a litros…’ Cosk Cos Coscu

•••••

SIGUE LEYENDO! CONSIGUE AHORA EL LIBRO POR EL MAL CAMINO EN LULUAMAZONMERCADO LIBREKINDLE (LIBRO ELECTRÓNICO), Y EN LAS MEJORES LIBRERÍAS DE VIAJE DE ESPAÑA (ALTAÏR, POR EJEMPLO!). SI VIVÍS EN ARGENTINA, ESCRIBINOS A [email protected]

•••••

‘Tengo a Marià leyendo vuestro libro y va diciendo todo el rato: ‘¡uauuu! ¡Vaya tela! uffff… ¡Madre mía!’ Y luego se ríe. Ahora está en el momento en que quieren subir a pulso a La Cucaracha en el camión. También quiero confesarles que a veces, antes de ir a dormir, le digo a Marià que me cuente un cuento, y me lee algunas páginas de vuestro último libro. ¡Me encanta ir a dormir con vuestras historias!’ Marta Tibau Llinás, Catalunya, España

Me ha gustado Por el mal camino. Ya no recordaba muchas de vuestras batallas. El hecho de leerlas con tanto detalle me ha puesto los pelos de punta. Qué horror, me ha quedado clarísimo que yo así no viajo en la vida, qué nervios, cuántas dudas, cuántas decisiones, cuantísimo miedo… No puedo ni imaginarme qué haría yo en estas ocasiones, avería total en el desierto, persecución a causa de una vaca, intento de robo, desmayo de mi pareja dentro del océano, más averías… Yo probablemente hubiese intentado desaparecer.’ Pilar Callau, Catalunya, España

‘No puede ser que en la última página, después de un montón de malos ratos, llegue a ‘La tarde en que volví a renunciar. Mi dedo recorriendo un mapa del mundo’ y empiece de repente a hiperventilar, temblar y llorar. ¿Qué me pasa doctor? Gracias por otro libro genial, y por otra vuelta más de tuerca.’ Nimué Nimú, Andalucía, España

•••••

•••••

Pablo Rey nació en Buenos Aires. Llegó a Madrid en 1992, cuando España entraba en una nueva crisis. En 1996 adoptó Barcelona y en el año 2000 alquiló su apartamento y se mudó a una furgoneta con Anna Callau, su compañera de aventuras. El objetivo: dar la vuelta al mundo en 4 años a través del sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur, América de sur a norte para volver a Barcelona uniendo Vladivostok con Finisterre. Todavía viven en la ruta.

Pablo Rey ha escrito artículos para las revistas Altaïr, Lonely Planet y Overland Journal. Ha ganado más de veinte premios como creativo publicitario, es ex inmigrante ilegal, desenterrador de botellas antiguas en pueblos abandonados y uno de los tantos argentinos de Barcelona, españoles de Buenos Aires, que se quedaron a vivir en la mitad del océano.

También es autor de ‘El Libro de la Independencia’ e ‘Historias en Asia y África’.

‘Por el mal camino’ (ISBN 978-84-615-7176-5), de la serie de libros de viaje La Vuelta al Mundo en 10 Años, tiene 15 x 21 cm., mapa del recorrido, unas cuantas fotografías y 300 páginas de historias verdaderas. Esto no es una novela.

•••••

DÓNDE CONSEGUIR LOS LIBROS SOBRE LA VUELTA AL MUNDO EN 10 AÑOS

  • España: Todas las Librerías
  • Precio de venta al público en España: 18 euros. Si tu librería no lo tiene, escríbenos e intentaremos enviártelo sin gastos de correo. Aceptamos Paypal o transferencia bancaria.
  • Argentina: escribinos a [email protected]. Precio en Argentina: 250 pesos más gastos de envío (o podés pasar a buscarlo por Caballito, Buenos Aires). Aceptamos Paypal o transferencia bancaria.
  • Buscamos Librerías Amigas en Argentina
  • México, Estados Unidos, Canadá y resto del mundo: Amazon.com 
  • Consíguelo también en formato eBook a través de Kindle




209- Fotografías del libro Por el Mal Camino | SUDÁN

www.viajeros4x4x4.com

Sudán fue el país en donde la vuelta al mundo dejó de ser turismo y se transformó en aventura.

La rotura del motor en medio del Sahara, lejos del asfalto, fue el primer golpe que puso a prueba nuestra determinación por seguir adelante. Aquello, más que un viaje comenzó a ser un manifiesto.

Las fotografías enseñan el mal camino que sigue la orilla del Nilo desde Wadi Halfa hacia Jartum vía Dóngola. Hoy, parte de esta ruta ya está asfaltada. También hay momentos de la vida de un pueblo pequeño llamado Abri que no aparece en los mapas, de la desolación del Sahara con la furgoneta rota, su rescate del desierto y de esos desconocidos en Abu Dom y Omdurman que nos dieron una mano cuando más lo necesitábamos y se transformaron en nuestra familia sudanesa…

Estas son todas las fotografías del capítulo sobre Sudán del libro ‘Por el Mal Camino’ de la serie de libros de viaje La Vuelta al Mundo en 10 Años.

Aquí comenzaron los seis meses más difíciles de los últimos doce años de viaje.

 

Encuentra todas las historias que acompañan éstas fotografías en el libro Por el Mal Camino’ (ISBN 978-84-615-7176-5), de la serie La Vuelta al Mundo en 10 Años

Consíguelo en todas las Librerías de España, en Amazon.com y en formato eBook en Kindle. 

Para conseguirlo en Argentina escríbenos a [email protected].




205- Fotografías de El Libro de la Independencia | EGIPTO

www.viajeros4x4x4.com

Nuweiba es una playa hermosa y desconocida en el golfo de Aqaba con nombre de princesa africana. Allí desembarcamos en un ferry desde Aqaba. Los caminos nos llevaron hacia el centro de la península del Sinaí, hasta la capilla ubicada en la cima de la montaña donde muchos creen que Moisés recibió Los 10 Mandamientos directamente de Dios.

Luego apareció Samir en el caos de El Cairo. Una coincidencia que nos abrió la puerta de su casa y su pueblo, Abu Sir, durante uno de los momentos más especiales del año en cualquier país musulmán: la fiesta del final de Ramadán.

Hay fotografías de momentos inolvidables en la ruta de los oasis del Sahara, de noches durmiendo bajo millones de estrellas y días perdidos entre las callejuelas del centro abandonado de antiguos pueblos de adobe como Qasr. Si has viajado al fondo de los desiertos de África o has visto la película El Cielo Protector de Bernardo Bertolucci, sabrás de lo que estoy hablando.

Si, también hay fotos de pirámides y templos faraónicos, por supuesto, pero sobre todo hay muchas fotografías de personas, de todos aquellos que aparecen en El Libro de la Independencia. Y hasta fotos de barcos que cruzan lagos imposibles rodeados de arena hacia tierras aún más desconocidas. Hacia Sudán, hacia la continuación de la historia en el libro Por el Mal Camino.

Estas son todas las fotografías del capítulo sobre Egipto de incluidas en El Libro de la Independencia, de la serie de libros de viaje La Vuelta al Mundo en 10 Años.

portada-tapa-el-libro-de-la

Encuentra las historias que acompañan éstas fotografías en ‘El Libro de la Independencia’ (ISBN 978-84-613-8678-9), de la serie de libros de viaje La Vuelta al Mundo en 10 Años.

Consíguelo en todas las Librerías de España, en Amazon.com y en formato eBook en Kindle.

Para conseguirlo en Argentina escríbenos a [email protected].

 




204- Cásate conmigo 1. Historias de amor en el Egipto tradicional

www.viajeros4x4x4.com

Poco ha cambiado en Abu Sir desde la época de los faraones.

El pueblo sigue siendo un laberinto de callejuelas retorcidas y pa­redes de adobe gastadas. Las casas están habitadas por mujeres gruesas, niños hiperactivos y hombres con bigote que llevan ves­tidos largos, como sus tatarabuelos. Todos sueñan con poseer una camioneta-taxi que viaje a la ciudad cargada de gente, pero en la vida real se conforman con un burro. Sí, hay algunos teléfonos, bastantes televisores y muchos radiocasetes que hacen de las calles un remix de oraciones a Allah y música pop egipcia, pero sólo es el maquillaje que oculta el curso tradicional del Nilo.

Los niños crecen pactando las horas de escuela con las horas de trabajo. Arrean los animales, acomodan cajas y vocean en los mercados. En las tardes libres persiguen balones en los campos baldíos del desierto o gambetean las lápidas del cementerio donde cada viernes se reúnen las familias para almorzar con sus muertos. También tienen juguetes de colores, armas para matar sionistas in­visibles y coches que sólo podría conducir una cucaracha, pero cuando suben a los montes pelados de las afueras de Abu Sir se divierten levantando una bolsa de plástico atada a la punta de un palo. Y si el viento ayuda, tenemos una nueva bandera de libertad.

Las mujeres enseñan el rostro, los tobillos y las manos mientras caminan con cubos de agua en equilibrio delicado sobre su cabeza. O mientras cargan enormes atados de pastos recién segados para los animales que hoy se quedaron en casa; o la ropa limpia, o las alfombras que acaban de lavar en la orilla del canal. Sus vestidos rojos, azules o púrpuras contrastan con los muros blancos cubiertos de dibujos naïf. Hay aviones, barcos, autobuses y re­presentaciones de la Kaaba, el sitio más sagrado del Islam. Son los hogares de quienes han cumplido con el hajj, la peregrinación anual a La Meca.

Al anochecer las calles se tiñen lentamente de amarillo, iluminadas por las bombillas desnudas de los comer­cios que permanecen abiertos hasta que el vendedor se queda dor­mido. En los techos se suceden maullidos y cacareos desesperados, los gatos compiten con los gallos por la propiedad de las gallinas. A esa hora todos los televisores se concentran en las desdichas de Mansur, el protago­nista de la telenovela de moda en la televisión egipcia. Los comerciantes confían en la honestidad de los vecinos y se centran en la pantalla. Las mujeres se encuen­tran en las casas y los hombres dejan de jugar ruidosas partidas de dominó para atender el episodio del día. ¿Podrá Mansur vencer sus malos instintos y comportarse como un hom­bre decente? ¿Dejará de meterse en problemas y de engañar a sus amigos? ¿Podrá encarrilar su vida y llevar la felicidad a su familia como un buen musulmán?

Aparte del ayuno por Ramadán y las andanzas de Mansur, en Abu Sir nada parece demasiado importante. Las pirámides de la Quinta Dinastía que se levantan en el horizonte han visto nacer, llorar, reír y morir a muchas generaciones. Vieron a Samir con veinticinco años diri­girse a una fiesta con el monólogo aprendido para pedir a Fregha, cásate conmigo. Habían conversado poco, los hombres y las mu­jeres no se mezclan a no ser que sean de la misma familia, pero lo que veían les gustaba. Él era un buen musulmán, practicaba karate y tenía músculos de acero. Ella era bonita, tenía una sonrisa pícara y reía mucho. Él dijo todo lo que esperaba de ella y que, a diferen­cia de otros hombres, quería tener una sola mujer. Ella volvió a reír y aceptó.

Unos días más tarde el padre de Samir golpeó la puerta de la familia de Fregha. Tenía algo muy importante que arreglar con el hombre de la casa. Se sentaron frente a frente separados por una mesa baja. Bebieron té, comieron pasteles cubiertos de almíbar, hablaron orgullosos de sus vidas y sus negocios, fumaron narguile y arreglaron la dote que Samir debía pagar por la boda. Ella era una chica respetuosa, bien educada, y sabía hacer muchas cosas. Pero había amor de por medio, así que el padre de ella pidió una dote razonable.

Meses después se casaron. Ella pronto quedó embarazada y tuvie­ron un varón, una auténtica bendición de Allah. Samir compró una casa antigua en el centro del laberinto estrecho de Abu Sir y con el tiempo dejaron de criar gallinas y alimentar gatos. El gallo terminó en la olla.

(Extracto de ‘El Libro de la Independencia’, de la serie de libros sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años)




190- Cinco días en tierra de nadie | OVERLAND JOURNAL

Five days in no-man´s land. Pablo Rey, Around the World in 10 Years. Story for Overland Journal Magazine

©Pablo Rey. Publicada en la revista Overland Journal, Fall Issue 2011

•••••

CINCO DÍAS EN TIERRA DE NADIE

Yo tengo una habilidad especial para meterme en problemas. Lo he comprobado exhaustivamente durante los últimos once años de vuelta al mundo y Anna, mi compañera en este tiempo de aventuras, lo ha sufrido a mi lado. Déjenme aclarar algo importante antes de proseguir: esto no es algo que se aprende. Es algo innato, algo con lo que naces y que no te abandonará durante el resto de tu vida.

Cuando alguien, desafiante, me pide que presente mi currículum como correcaminos siempre digo: “en dos meses de viaje por África sobrevivimos a dos roturas de motor en medio de la nada, una entre las arenas del Sahara de Sudán y otra junto al lago Turkana, a quinientas millas del primer mecánico decente”.

Entonces dejo pasar unos segundos, como si allí hubiera acabado todo, antes de lanzar la caballería. “Además de vivir dos robos, un choque, una huida de un policía de tránsito en Addis Abeba, una persecución de dos tipos armados en una moto que querían que pague una vaca que no había matado ni comería, me enojé con un militar etíope porque me apuntaba con su kalashnikov y escapamos de treinta hombres drogados con chat y vestidos con taparrabos que nos rodearon en una ruta aislada cerca de Lalibela para exigirnos dinero. Eso sin contar el cruce ilegal de la frontera entre Etiopía y Kenia y el paso obligado por la comisaría de un pueblo diminuto y tribal donde nadie hablaba inglés por dormir en la puerta de un parque nacional sin haber pagado la entrada. Todo eso, en solo dos meses.”

La nuestra fue una introducción intensiva a África. Extractos de encuentros inesperados con una vida más salvaje, que en definitiva es lo que buscas consciente o inconscientemente cuando sales de viaje decidido a cruzar África. Muchas de esas situaciones simplemente ocurren, estaban en tu destino.

Pero hay otras que quizás sin darte cuenta terminas buscando. Provocando.

La mayor parte de las veces enfrentar un problema para encontrar una solución representa un desafío que puede ser hasta divertido (sobre todo cuando el problema ya terminó). Pero hay momentos en que quisieras estrellar tu cabeza contra un muro.

Esta vez recién nos dimos cuenta de lo que habíamos hecho en Kruger, el parque nacional más civilizado de África, mientras esperábamos que cuatro leones hicieran algo interesante. Trepar un árbol, contar un chiste o comerse al conductor de ese Jeep que no dejaba de hablar en voz alta, por ejemplo. Te lo aseguro, en esos momentos eternos tienes un montón de tiempo muerto para pensar.

– Anna, ¿te das cuenta que los papeles de importación temporal sudafricanos dicen que nuestro 4×4 es de Botswana?

Silencio.

Yo me siento de muchos países, pero nunca compré un 4×4 en Botswana.

– Mierda. –dijo finalmente. Esa no era la tradicional cagada de vaca. Eso era cagada de elefante.

El problema original era que nuestro viaje desde Europa a través de África era demasiado lento para los estándares oficiales y el carnet de passage de nuestra Mitsubishi L300 4×4 de 1991, había vuelto a caducar. Y ésta vez no lo habíamos renovado a tiempo.

Solo habían pasado cuatro días desde que nos encontramos en el puente sobre el río Limpopo sin poder avanzar ni retroceder. Sin el carnet de passage no podíamos ir más allá del estacionamiento de la aduana de Sudáfrica ni volver a nuestro querido y arruinado Zimbabwe, que recién comenzaba a sufrir los efectos de una dictadura larga y olvidada. Estábamos en tierra de nadie.

La solución apareció allí mismo y fue asquerosamente tentadora: las matrículas de un par de viejos Land Rover Defender de Botswana que esperaban para entrar a Sudáfrica tenían la misma serie de letras y números, exactamente en el mismo orden, que la matrícula de nuestro todo terreno de Barcelona, modelo antes de la Unión Europea.

Oh no.

Oh sí. Fue demasiado fácil cruzar la frontera. Los empleados de aduana ni siquiera se molestaron en chequear los vehículos, en salir a comprobar que la información que les había dado era la correcta.

Cuatro días más tarde, frente a los leones salvajes más aburridos del mundo, nos dimos cuenta que mi habilidad especial para meternos en problemas se había vuelto a poner en marcha. El genio que te lleva a encontrar soluciones rápidas para sobrevivir a situaciones inesperadas se había vuelto a encender. La idea había funcionado, pero nos habíamos pasado de la raya. Y si nos paraba la policía, estaríamos en apuros.

Solo había una solución, había que volver a tierra de nadie.

 

Enlace relacionado: Historias para Revistas

Esa noche hablamos por teléfono: Anna condujo de vuelta hasta Beitbridge sin llamar la atención y devolvió el permiso de importación temporal con su mejor cara de niña blanca nacida en Botswana. Ahora le tocaba quedarse en tierra de nadie, pasar desapercibida en aquel estacionamiento junto al puente que cruza el río Limpopo, mientras yo buscaba un camino en Pretoria que no nos metiera en un nuevo lío.

Básicamente, debía encontrar el Plan B del Plan B, que por lo general significa volver al Plan A: conseguir un nuevo carnet de passage. O sea, estaba descartado solicitar uno basado en la fe en las personas como hizo Butch, un viajero australiano en una moto soviética en el Automóvil Club de Jordania. Hace años que España es un país capitalista.

Debía convencer al funcionario del Real Automóvil Club de España (RACE) que había emitido mi segundo carnet de passage para que autorizara al Automovil Association of South Africa a emitir uno nuevo a mi nombre, el tercero, basado en la garantía bancaria que permanecía atada al carnet de passage vencido y que ellos no podían comprobar.

No era complicado, pero parecía complicado. Por eso debía encomendarme a todos los santos de varias religiones y añadir cierta intensidad desesperada a mis palabras. Tengo que admitirlo, esa intensidad se fue acentuando con la acumulación de días y tarjetas telefónicas vacías.

Llamar se convirtió en mi deporte. No podía tener un no por respuesta. Debía sacar a Anna de tierra de nadie. Debía llamar a más gente, enviar más emails, mover más contactos. Insistir. Convencer a una funcionaria cuya única noción de aventura en África había sido un safari organizado de siete días con todo incluido en Masai Mara. Difícil. La última opción era activar el botón de los medios de comunicación, a los periodistas les gustan estas historias raras. Inocente ciudadana española abandonada en tierra de nadie africana.

Nunca supe cuál de todos los emails enviados al océano de internet fue el que funcionó. Cinco días después conseguí la autorización para emitir el nuevo carnet de passage en Sudáfrica. Supongo que se hartaron de oírme a través del teléfono. Supongo que es muy difícil detenerte cuando haces algo con pasión, determinación e intensidad.

¿Qué pasó durante esos cinco días en tierra de nadie? Ni idea, pregúntenle a Anna.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de más de 15 años viviendo en la ruta, en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube @viajeros4x4x4

•••••

SUSCRÍBETE Y RECIBE EN TU CORREO LAS ACTUALIZACIONES DE LA VUELTA AL MUNDO EN 10 AÑOS.

¡MÁS DE 15 AÑOS TRABAJANDO DESDE LA RUTA Y VIAJANDO SIN PARAR ALREDEDOR DEL MUNDO EN FURGO 4X4 Y MOCHILA!

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. ¿Por qué? Porque se mete por todos lados y porque ¡creemos que es capaz de sobrevivir a una bomba atómica! Desde entonces ya recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en el norte de Alaska y Canadá. Desde el año 2007 compartimos datos e historias en el blog (o la web) de La Vuelta al Mundo en 10 Años, en www.viajeros4x4x4.com. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (Anna se los lee 20 veces antes de publicarlos), El Libro de la Independencia, Por el Mal Camino e Historias en Asia y África, y uno en inglés: The Book of Independence y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlar y conferencias.

Han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.