303- La Cucaracha puts on the boots | GENERAL GRABBER AT2

www.viajeros4x4x4.com

©Pablo Rey. Published December 11th, 2015, on Expedition Portal.

•••••

Global Nomad Pablo Rey shares his long-term review of the General Tire Grabber AT2

With the wrong tire, the loneliest and most beautiful beach can become an insufferable sand trap, mud a dark and viscous nightmare, ice a slippery game of Russian roulette, and sharp stones akin to Freddy Krueger playing God with your future.

Over the last 15 years of overlanding the world we’ve bought tires in four continents and been able to compare many brands and styles. We don’t always get it right. Some of them lasted for just 18,000 kilometers while the best have achieved is a more reasonable 48,000 kilometers.

Though we have always run all-terrain tires, at certain moments we would have appreciated tires with a more aggresive tread. For example, when we were churning through mud in northern Kenya near Turkana Lake during a biblical flood, or during a trip through Gonarezhou National Park, Zimbabwe, when we got stuck in a riverbed and spent the night away watching a distant storm and waiting for an impending flash flood. And how can I forget that day we had 11 punctures. Yes, 11!

The first detail that struck me on the General Grabber AT2 was the aggresive design of the tread block and Deep, doublé-v shaped pattern. I said to Anna, my travelling partner, “With these tires we’ll probably go further.” They seemed to be more appropriate for our life on the road, and also added much needed centimeters (height) to La Cucaracha –our 1991 Mitsubishi L300/Delica 4WD. The van, which is equipped with a rather tired 2.4-litre, 4-cylinder diésel and is always fully loaded, has benefited from the improved grip –very useful when overcoming obstacles we find on the loneliest roads.

We had the chance to try the Grabber AT2 tires on mud (I really hate mud… miserable stuff) in Manti-La Sal National Forest, Utah, and in New Mexico snow. We never felt the van lose traction, as was the case with our old tires. The five-row thread pattern and multiple traction edges cannel the mud with surprising efficiency. To put it simply, we’ve been travelling for many years with tennis shoes. The AT2 feels like proper boots.

 

After 12 months and more tan 20,000 kilometers on all types of terrains, it looks like we are going to beat a new personal record.

We were not as fortunate with them on sand in Baja, Mexico. Despite deflating them to 20 psi, we got stuck –several miles from the closest Margarita. The wide and open tread that helped us in mud seemed to dig in more tan our previous tires. Maybe we should have deflated the tires more tan we were accustomed to. Maybe I was just having a bad day. I believe it was the later, as in Southern Utah we crossed fast moving creeks like they were dry riverbeds. We climbed steep hills in Chihuahua, Mexico, that could have been scaled by Pancho Villa’s horses 100 years ago.

When we took to the highway we discovered noise levels were reasonable considering the more aggressive tread pattern. This is something to appreciate if you want to listen to music without the annoying rum-rum sound of asphalt. We expected a slight drop in fuel economy (larger diameter, more aggresive tread), which turned out to be an aceptable four percent: a fair tradeoff for the increased performance.

After 12 months and more tan 20,000 kilometers on all types of terrains, it looks like we are going to beat a new personal record. We still have more tan 75 percent of the original 16/32nds (12.7mm) tread waiting for future travels. Overall, the General AT2 looks good and has performed well in a variety of conditions and terrain. We are heading back to Baja’s sand traps in a few weeks to perfect our “air down” skills –and arrive at our favorite margarita cantina on time.

•••••

Get the books of Pablo Rey about Around the World in 10 Years @ Amazon.com and Kindle, or download the first adventures HERE. Viva La Cucaracha!




301- La furgo más grande del mundo.

www.viajeros4x4x4.com

Pocas veces me sentí tan feliz de terminar un año. Camino los últimos días de puntillas intentando pasar desapercibido, sin hacer ruido, sin despertar a los demonios que cuando se aburren le aflojan tuercas a La Cucaracha. Sin duda, 2015 fue un año extraordinario, de mucho trabajo, planes y proyectos. Algunos se cumplieron. Otros siguen buscando su camino.

Pero precisamente hoy estoy muy feliz porque tenemos la furgo más grande del mundo. Si me pusiera a contar a todos los que viajamos dentro, llegaría a la conclusión de que no somos dos. Somos miles. Y no se trata de contar los millones de visualizaciones en la web o los corazones que se suman en Instagram. Vamos, esos chicos de la esquina que repasan geografía mirando las ventanas de la furgo, están adentro.

El agricultor que se acerca con los brazos llenos de manzanas está adentro. El mecánico que no te cobra si le contás otra historia también está dentro. El hombre que toca bocina y levanta el puño, estamos ganando, está adentro. El militar del checkpoint que pregunta cualquier otra cosa menos lo que tiene que preguntar está adentro. Tu hermano de sangre o de vida con hijos, trabajo e hipoteca fabulosos está adentro. El desconocido que te llena el tanque de combustible para que hagas unos kilómetros a su cuenta está dentro. Esa mujer que abre los ojos un poco más está dentro. Todavía no se da cuenta, pero empieza a sentir que se puede. Hay esperanza.

Vos, todos los que llegaron hasta aquí leyendo esta historia, y todos los que aparecen mencionados unas líneas más abajo están adentro. Y cuando uno se pone a hacer el resumen de todo lo que pasó durante 2015 se siente el calorcito. No estamos solos. Somos muchos dentro de la furgo.

La Cucaracha es la furgo más grande del mundo.

  • Gracias a Carlos Holemans y al Club de Creativos de España, por invitarnos a dar una conferencia sobre la vida después de la publicidad, ante 500 personas, durante las jornadas anuales en Pamplona. Gracias por pagar los pasajes desde Texas y permitirme cerrar el círculo, despedirme de mi profesión, la publicidad, de una manera que nunca hubiera imaginado: en un escenario.
  • Gracias a Carlos ‘Lalo’ Vergel de Colombia, especialista en WordPress, por su apoyo para resolver mis dudas y hacer realidad la web que había dibujado en mi cabeza durante los últimos años. Nos conocimos durante los dos meses que vivimos en New Orleans. Todavía me falta, pero aprendí muchísimo siguiendo sus consejos. Gracias también a su compañera, Marina Colorado McEvoy, por organizar nuestra primera clase de español en una escuela de inglés: La Casa de España en New Orleans!
  • Gracias a Brice Adams por prestarme la moto con la que me rompí un par de costillas en su circuito de motocross en Angel Fire, Nuevo Mexico, Estados Unidos. Me apasiona conocer gente que me empuja a llegar más lejos, aunque me rompa varios huesos, y él es uno de ellos.
  • Gracias a Cemil Alyanak y Mike Cuccurullo, que viven en Washington D.C. y Boston, por su entusiasmo por nuestra historia de 15 años en la ruta. Juntos desarrollamos las primeras viñetas de Pablo and Anna, un comic strip sobre las aventuras y desventuras en la ruta de una pareja que vive en la ruta… ¡Hay tantas historias que compartir!
  • Gracias a Chris Collard de Overland Journal, a Frank Ledwell de OutdoorX4 y a Christophe Nöel de Expedition Portal por esperar más historias para sus revistas y webs. Pagan a tiempo y su confianza en mis artículos y fotografías es un espaldarazo para no perder de vista mis objetivos: escribir y viajar.

 

Cuando uno se pone a hacer el resumen del año se siente el calorcito. No estamos solos. Somos muchos dentro de la furgo.

 

  • Gracias a General Tire de Estados Unidos por su apoyo con cinco neumáticos Grabber AT2. Finalmente, y como escribí para el artículo que escribí para Expedition Portal, La Cucaracha se puso las botas.
  • Gracias a Sergio Murillo de BajaRack, Baja California, México, y a toda su gente, por el increíble portaequipajes/rack/baca que construyeron a medida para La Cucaracha en diciembre de 2014. Gracias por el toldo (nunca habíamos tenido uno) y la barra de leds de BajaDesigns. Te queremos Sergio!
  • Gracias a Brian Wurts de Overland Solar, por el panel solar plegable de 30 W con el que nos apoyó al final del Overland Rally. Va genial para quitarle trabajo a las baterías y cargar todos los pequeños aparatos que llevamos con nosotros!
  • Gracias a Cecilia Puig de El Naturalista, en España, por los zapatos y sandalias que nos llevan a caminar por las ciudades. Ceci, algún día encontraremos el camino para hacer algo juntos.
  • Gracias a Eder Mendo, de Candados Lince, en Navarra, España, por renovar los candados que protegen nuestras puertas. Hace 15 años partimos de Barcelona con ocho candados Lince. Perdimos 3 en el camino. Los otros 5 son parte de la memorabilia de La Vuelta al Mundo en 10 Años.
  • Gracias a José Salido por los aditivos Technum para el motor de La Cucaracha y a Aincor por las botellas de Pentaflón Cerámica. Son geniales para cuidar el corazón y las arterias de nuestra casa con ruedas si queremos llegar hasta el fin del mundo. Sin duda, funcionan.
  • Gracias a Ray y Marianne Hyland, por abrirnos las puertas del North West Overland Rally que se celebra cada año en Leavenworth, noroeste de Estados Unidos. Dieron un paso al frente y convirtieron la noche del sábado en La Cucaracha Party para celebrar con los dos mil asistentes nuestros primeros 15 años en ruta.
  • Gracias a la Overland Expo por las seis (sí, 6) presentaciones que nos organizaron durante los 3 días que dura el evento (15 Años Viviendo en la Ruta, Seguridad en Ruta, México más allá de Baja California y Los Caminos más Solitarios de Norteamérica).
  • Gracias a Laurentius Ersek y Leah Oquindo, de Vancouver, Canadá, por cuidar a La Cucaracha mientras estuvimos entre Julio y Octubre trabajando en historias en Barcelona. Lauren ya me ayudó otras veces cuando quise hacer reformas en la furgo o tuve que reparar algo y hace transformaciones para que los vehículos con motores diesel puedan circular con aceite de cocina usado. Es un gran tipo.
  • Gracias a Jay Willoughby y Natasha Treichel de Vancouver, Canadá, por instalar una luz lateral de leds y botones anti-zombie en la consola central de la furgo mientras estábamos en Barcelona. Amigos, si Walking Dead era el fin del mundo, ya estamos protegidos.
  • Gracias a Butch Inducil de CVI, y a Sabbir Sadeque de Maximum Overdrive, en Vancouver, Canadá, por los filtros y los repuestos nuevos y usados que nos permiten sacar de las Mitsubishi Delica de desguace con las que trabajan. Los dos importan y venden furgos de segunda mano de Corea y Japón.
  • Gracias a Fito, en Barcelona, por echarme una mano siempre que necesito poner al día el ordenador en el que trabajo, por conseguir programas en la deep web, y por pensar siempre en cómo podríamos sacar algo de dinero con la página web para seguir adelante.
  • Gracias a Manolo Fernández Ojeda de Andalucía (España), Pipo Zaro de Copiapó (Chile), y Aníbal Rovaretto de Puerto Ordaz (Venezuela) por ser nuestros mecánicos online. Digamos, es como la línea porno de La Cucaracha. Este año tuvieron trabajo extra.
  • Gracias a Hugh y Kelly Phillips del taller Safari (especialistas en Toyota) en Grand Junction, Colorado, por abrirnos las puertas de su casa y su taller al final del horrible mes de mayo. ¿Cómo pueden juntarse tantas averías distintas en tan poco tiempo?
  • Gracias a Nicolai Obregon de Tijuana, y a Mauricio Parra de Ensenada por venir al rescate de La Cucaracha cuando nos quedamos tirados y sin posibilidad de mover la furgo a 200 kilómetros de la Overland Expo. ¡Viva México cabrones!
  • Gracias a Bill Burke, Ricardo González Anzalota, Jay Becker, Chris Kelly y Dave Bennet por su ayuda para solucionar los problemas eléctricos de nuestro 4×4 tras la Overland Expo. Gracias a Brenda Soto Lamourt por su brujería, en caso que no funcione la técnica.
  • Gracias a Joaquín Ayala de Vancouver, por su trabajo en la traducción al inglés del libro Por el Mal Camino, y por revisar los artículos que Anna traduce al inglés. Siempre nos divertimos mucho contigo Joaquín!
  • Gracias a Paul Robinson de Houston, Texas, por organizar una presentación en su casa con sus amigos del 4×4, y por su generosa donación para que sigamos adelante. Paul vivió muchos años en Argentina. ¡Yo diría que es más latino que gringo!
  • Gracias también a Bryan Dudas, fanático de Subaru, a Michael Abegg y a Michael Herrmann, por sus donaciones a través de nuestra página web para que nunca descuidemos a La Cucaracha. Poquito a poco se llega hasta el fin del mundo.
  • Gracias a Mario Vives por su acogida en el 2º Meeting Camper Off Road en Sant Miquel de Campmajor, Girona. Fue nuestra primera feria overland en España. Sigue adelante Mario! Gracias a Jordi Miquel que nos llevó, y a Koke que nos devolvió a Barcelona. Es un palo eso de no tener la furgo en Barcelona!
  • Gracias a Das Mule en Issaquah, Washington State, por organizar una presentación en su negocio-taller de modificaciones para 4×4!
  • Gracias a Kim y Bob, nuestros amigos de Galveston, Texas, por cuidar la furgo mientras estuvimos en marzo y abril por Barcelona y por organizar una presentación en el College of the Mainland a través del profesor Rafael Naranjo. A pesar de que no hablemos a menudo, se extrañan nuestras conversaciones. Bob es profesor de economía marxista en Estados Unidos, y fanático del Che Guevara.
  • Gracias a los P.I.J. (Punts de Informació Juvenil) de Barcelona, por la charla que organizaron en Ciutat Vella para contagiar nuestro entusiasmo y curiosidad por conocer el mundo.
  • Gracias a Don Peabody, del New Orleans Healing Center, por cedernos el espacio para organizar una presentación en la ciudad que más nos enamoró de todo el viaje: New Orleans.
  • Gracias a los organizadores del encuentro Descend the Bend, en Oregon, por recibirnos con los brazos abiertos cuando nos presentamos de improviso en el encuentro de más de 100 furgos Volkswagen!
  • Gracias a Ian, de Vancouver, Canadá, que nos arrastró con su Mitsubishi Delica hasta el asfalto cuando se rompió una manguera de presión de aceite. Y a Chris Roots de Bend por prestarnos su seguro en la AAA (el automóvil club de Estados Unidos) para pedir una grúa.
  • Gracias a Ken y Cara Bethe del taller Car Kare de Bend, Oregon! Vieron a la furgo sobre la grúa y nos ofrecieron sus instalaciones para que podamos arreglar la furgo.
  • Gracias a todos los amigos que buscaron un contacto que nos pudiera apoyar en un momento determinado o nos abrieron las puertas de su casa para descansar, tomar una ducha, comer o dormir. Son tantos, que temo olvidar alguno: Fernando Rivero, Tad Haas y Gaila Gutierrez, Chris Culpo, Víctor Zaragoza e Isabel Mendo, Eddy Szyjewicz, Suzy Collard, Elizabeth Read, Erika Murillo…
  • Gracias a Nuria Roset Callau y Roberto (ellos saben por qué), a David Torrents y Silvia Míguez (que me ayudan con los diseños de las libros), a Mire Piqueras (benditas entradas para conciertos en Barcelona, amiga!), a Ramiro Sacco (qué putada que ya no podamos usar el flash para poner la ruta animada del viaje en la web!), a Xavi Dedeu (por sus ganas de ayudar, ya encontraremos algo!), a Abigail de Ensenada, Baja California (qué buena esa BajaCaja!) y a mis hermanos Diego y Agustín, que siempre que necesito una mano con algo buscan la manera de ayudar.
  • Gracias también a todos aquellos que no están aquí y deberían. Era inevitable que mi memoria me jugara una broma, con tantos amigos en la ruta…
  • Y finalmente, gracias a la vida que nos ha dado tanto, como cantaría la negra Sosa (Mercedes Sosa). Gracias a la libertad que nos hace apreciar el valor de las pequeñas cosas, las más sencillas, aquellas que no se pagan con dinero. Gracias a los amigos que permanecen, por más que no nos veamos nunca. Gracias, gracias, gracias… Ustedes están siempre dentro de la furgo.

 

¡BIENVENIDO AÑO 16 EN LA RUTA! ¿Y DESPUÉS?

  • El 16 de enero volamos al Sudeste Asiático por 4 meses (+/-)
  • En mayo o junio nos vemos en Barcelona. Este año sí o sí toca trabajar en el nuevo libro en castellano y un nuevo libro en inglés. Todo lo demás pasa a segundo plano.
  • Espero volar a Buenos Aires otra vez entre junio y septiembre por diez días.
  • Si la aventura en la que me han propuesto participar a partir de octubre por 6 meses termina de cuajar…

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años (que ya son más de 15) en cualquier librería de España, en Amazon.comKindle, o descarga las primeras historias en PDF.




Support an Extraordinary Journey

La Vuelta al Mundo en 10 Años - www.viajeros4x4x4.com

Support an extraordinay journey! If you like the story about our permanent life on the road or how we inspired you to fulfill your dreams and objectives in life, and wish to support the journey, we would greatly appreciate your donation as a way of sponsoring more miles, kilometers, showers, meals, tires or beers!

10 dollars will take us 60 miles or 100 kilometers further along… or closer to the next mechanic!

Thank you, merci, danke, gracias, shukran!

Donate @ paypal.me/viajeros4x4x4

Keep going Pablo and Anna!

•••••

Get the books about Pablo and Anna’s real stories on the road @ Amazon.com and Kindle or download the first pages HERE!

Follow the latest adventures of the real Pablo and Anna on Instagram, Facebook, Twitter and Youtube @viajeros4x4x4 

•••••

On year 2000, Pablo Rey (Buenos Aires) and Anna Callau (Barcelona) quit their jobs and rented out their apartment in Spain to travel around the world during four years. Four somehow turned into fifteen. The couple, living out of their small 4WD van, a.k.a. La Cucaracha, has travelled more than 220,000 miles, passing through 60 countries, with no end in sight.

After leaving Southern Europe, these committed nomads have driven through the Middle East, Africa —from North to South, the entire American continent —from Tierra del Fuego (at the Southern tip of Patagonia) to the Arctic Ocean in Alaska, before settling in for a couple of years of discovery in North America. Getting here was no small feat. They crossed the Atlantic Ocean from South Africa to Argentina in a fishing vessel, survived elephant and Kalashnikov attacks in Africa and paddled down an Amazon river in a 6-log wooden raft. Their engine broke down in the middle of the Sudanese Sahara and froze at 15,000 feet during a very cold winter in the Bolivian Altiplano, and that’s just scratching the surface.

In 15 years they have met, shared food and stayed with some truly amazing and hospitable people. Whether in a house, hut, tent or under the stars, the take away is the same, in whatever culture, remove the dogma and indoctrination and you realize that we are all the same, one big human family living in a beautiful, albeit fragile, Earthly home.

Pablo has written three books in Spanish. The Book of Independence, translated into English in Canada, is available @ Amazon.com and Kindle or download the first pages HERE!

Follow the latest adventures of the real Pablo and Anna on Instagram, Facebook, Twitter and Youtube @viajeros4x4x4 




289- Overland Expo 2015: Amigos y Viajeros

Mauricio Parra

Ya lo dije cuando cumplimos 10 años en la ruta: La Cucaracha tiene maneras extrañas de celebrar los aniversarios. Esta vez partió la carcasa del alternador, quemó un solenoide, la alarma bloqueó la bomba de combustible, el embrague del ventilador dejó de funcionar (con los calentones de motor que siguen a continuación), la aguja del medidor de la temperatura se trabó en el mínimo (nunca supimos que se estaba calentando el motor hasta que estuvo a punto de explotar), la luz del intermitente (luz de giro) dejó de funcionar y la luz de stop también. Seguro que me olvido de algo.

Y yo me sumé a las celebraciones masoquistas de La Cucaracha con mis clases particulares (me las doy a mi mismo) de moto, en las que aprendo cómo se hace para que una moto aterrice en tu espalda y puedas sobrevivir para contarlo con alguna costilla rota y unos rasguños.

Así fue mayo de 2015, que por suerte ya está terminando. ¡Bienvenido junio, el mes del 15 aniversario en la ruta!

Gracias a todos los amigos y desconocidos que durante la última Overland Expo se acercaron para echarnos una mano para arreglar los desperfectos de La Cucaracha, para hacernos reír o para darnos un abrazo.

Fernando Rivero, nuestro amigo bombero de Salt Lake City, fue el primero que se ofreció en desviarse cientos de kilómetros para ayudarnos. Finalmente llegó parte del equipo de BajaRack, con Niki (Nicolai), Mauricio y Fernando Parra desde Tijuana y Ensenada, que nos remolcaron con la barra de arrastre que hace 9 años nos regaló Pipo Zaro en Copiapó, Chile. Era la primera vez en mucho tiempo que La Cucaracha nos dejaba tirados tan lejos.

Sergio Murillo de BajaRack trajo agua potable y correas nuevas para el alternador. Chris Kelly nos trajo una bolsa de frutas y verduras desde Flagstaff. Abi nos envió mermeladas y salsas caseras en una BajaCaja desde Baja California. Ricardo y Brenda González de Caribbean Rovers, Puerto Rico, le metieron mano a La Cucaracha, nos hicieron reír, nos llevaron a buscar repuestos y nos dejaron una tonelada de comida. Jay Becker, de Santa Mónica, California, se puso a estudiar el mapa eléctrico de la furgo y nos ayudó hasta confirmar que uno de los problemas no era la bomba de combustible, sino la vieja alarma que instalamos en Sudáfrica. Hugh y Kelly Phillips, del taller mecánico Safari, Colorado, nos echaron una mano para descubrir cuáles eran las otras averías, que habían aparecido durante las últimas dos semanas. Ahora tenemos un nuevo botón que activa el solenoide de la bomba de combustible. Exactamente como los coches de carreras. Bill Burke nos prestó su cargador de baterías y también se acercó cuando tuvimos alguna duda. La Cucaracha es una escuela de mecánica.

Desde que empezamos con problemas tuvimos el apoyo a través de internet de Manolo Fernández Ojeda, mecánico de Lebrija, Andalucía, especialista en furgos. Yan y Jean-François, con quienes nos cruzamos en la Isla de Terranova, volaron desde Quebec y Montreal sin avisarnos, y nos ayudaron a tirar bolas de nieve a algunos estirados del mundo 4×4 que se creen Maradona. O Messi. ‘Ahí, ahí… tirale a ese, por favor’.

Algunos amigos, y montones de desconocidos, nos mandaron sus mensajes de apoyo a través de internet. A otros los eché en falta. Es lo que tiene la distancia.

La Cucaracha tiene maneras extrañas de celebrar los aniversarios. Espero que a partir de ahora se porte bien por un tiempo, nos deje disfrutar la ruta y nos permita llegar sin contratiempos al NW Rally, en el estado de Washington. El amigo Ray Hyland, de Hope, Canadá, que organiza el evento, nos está esperando para hacer una gran fiesta y celebrar por todo lo alto nuestros primeros 15 años en la ruta.

Ahí vamos. 15 años después de salir a la ruta, la historia continúa.

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.




275- Gracias a BajaRack, La Cucaracha despidió el 2014 a lo grande!

2014 se despidió a lo grande para La Cucaracha.

Habían pasado ya un par de años desde que el amigo Sergio Murillo de BAJARACK nos había ofrecido cambiar y mejorar todo el sistema de rack/portaequipajes que llevábamos desde el inicio del viaje, allá por junio del año 2000.

Y como siempre llegamos tarde, o porque nuestro tiempo avanza de forma distinta, finalmente nos acercamos a mediados de noviembre de 2014 por la fábrica que BajaRack tiene en Ensenada, Baja California. Viendo el resultado, me arrepentí de no haber pasado antes.

Sergio puso a sus mejores empleados a trabajar en el proyecto, empezando por Emmanuel Campuzano, que estudia ingeniería y me escuchaba con atención cada vez que le decía cómo era mi portaequipajes ideal.

“Necesitamos que sea modular, para poder utilizar el rack completo o por partes… deberíamos tener unos ganchos en este lateral para la barra de arrastre que nos hizo el amigo Pipo… que los laterales sean curvos y no esté completamente cerrado, así algún día le podemos añadir un kayak… necesitamos otro gancho en este lado para la bolsa de agua del ejército suizo… me encanta la barra de leds Stealth de Baja Design, pero si no la podemos asegurar con una red metálica no la podremos llevar, es una tentación para los profesionales del robo…”

Emmanuel me escuchaba con atención y se iba. Si era fácil volvía inmediatamente con la pieza. Si era algo que no habían hecho nunca, se sentaba en su escritorio y al rato volvía con una frase: “Ya sé cómo”. La palabra ‘imposible’ no estaba en su diccionario, ni en el de Sergio Murillo, ni en el de ninguno de los trabajadores de BajaRack.

El rack que hicieron para La Cucaracha es impresionante. Partieron de cero, nunca habían hecho uno para una Mitsubishi L300/Delica, y probablemente nunca lo vuelvan a hacer. Éstas Cucarachas se dejaron de fabricar hace más de 15 años y las pocas que quedan son auténticas supervivientes.

BajaRack es una empresa mexicano-americana con base en San Diego que vende sus racks/portaequipajes principalmente en Estados Unidos, Australia, Japón y Europa. Sus dos diseños básicos y adaptables a casi cualquier vehículo del mundo son The Mule y The Mega Mule, además de los desarrollos específicos que tienen para Land Rover (Defender, Discovery, LR3, LR4 y Range Rover), Toyota (Tacoma, 4 Runner, Land CruiserFJ Cruiser y Hilux), Jeep (JK y TJ), Mercedes (G-Wagen) y Hummer (H3).

Esta es una serie de fotografías con buena parte del proceso que los amigos de Baja Rack siguieron para apoyarnos con un nuevo rack para La Cucaracha. Gracias Sergio Murillo, gracias amigos de BajaRack por el rack, la barra de leds y el toldo ¡Por 15 años más en las rutas del mundo!

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey sobre La Vuelta al Mundo en 10 Años en cualquier librería de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Baja Rack 2