328- De Cap de Creus a la Jonquera por el GR11 Pirineos y, de paso, un avión estrellado.

Después de 17 años viviendo alrededor del mundo en una furgoneta 4×4 decidimos que ya era hora de cambiar, viajar de otra manera, encontrar otro punto de vista. Aunque parezca raro, eso de tener el culo apoyado en un asiento acolchado, por más que vivas en unos miserables 4 metros cuadrados, sin baño, sin lavadora y sin nevera, te vuelve comodón. Y estar cómodo es lo peor que le puede pasar al viajero: uno se achancha, se ablanda y deja para mañana las aventuras que podría vivir hoy. Se da por satisfecho.

Por eso necesitábamos cambiar y por eso decidimos recorrer el GR11 y no el Camino de Santiago.

‘¡El Camino de Santiago es plano! ¿Qué emoción hay en eso, cuando puedes caminar por circos de piedra, bosques embrujados, caminos de cornisa y crestas heladas en las que sopla un viento endemoniado? ¡El GR11 va por los Pirineos, del Mediterráneo al Cantábrico! ¿No te parece un viaje que vale la pena?’ le dije a Anna. Ella es más cuerda que yo, y sin embargo aceptó al momento, sin dudarlo. Eso sí, creía que la distancia que debíamos caminar era de 400 kilómetros. Bueno, estaba equivocada. ¿Yo? No tenía idea de cuántos kilómetros serían, solo sabía que necesitaba naturaleza.

Nota: El GR11 es el gran sendero de los Pirineos, un camino de montaña de 820 kilómetros de largo, en el que se supera un desnivel positivo total de 45 kilómetros: el equivalente a subir a pie un edificio de 15.000 pisos. El punto de inicio habitual es el Cabo Higuer, cerca de Hondarribia, en Euskadi, y el final está en el Cap de Creus, en Catalunya. Todas las guías están escritas en esa dirección, del Océano Atlántico al Mediterráno. 

Para mí el camino empezaba en el Mediterráneo. Había visto las curvas de nivel y la etapa del primer día, si empezábamos desde el Cabo Higuer, era de 30 kilómetros. Y no solo eso: había que subir dos ‘montañas’ de 500 metros cada una. Me pareció más fácil empezar desde el Cap de Creus; la etapa era de solo 15 kilómetros y el desnivel de la primera etapa era mínimo. Eh, poco a poco.

No queríamos correr, y tampoco queríamos apegarnos a una tabla de medir etapas que casi siempre empiezan y terminan en un pueblo, en un camping, o en un refugio. Nuestro objetivo era otro: queríamos disfrutar el camino y la naturaleza, avanzar despacio si era necesario, tomar desvíos a dólmenes, castillos y museos, echarnos a leer junto a un arroyo y sentarnos en un bar a escuchar a todos los locales que tengan ganas de contarnos una historia. Teníamos la oportunidad de caminar el GR11 con nuestra tienda y nuestra cocina y no queríamos correr por la montaña.

Tip: si vas a hacer esta etapa del GR11 Pirineos en verano (junio a septiembre), ten en cuenta que el calor puede ser muy agobiante y muchas fuentes de agua estarán secas. Por eso recomendamos empezar el camino con la primera luz del día, antes del amanecer, y contar con que tendrás que detenerte a la sombra (mejor junto a un aire acondicionado) entre las 10/11 de la mañana y las 5/6 de la tarde.

Respecto al desnivel, en esta etapa de 77 kilómetros el ascenso es suave en dirección Cabo Higuer; si vas en dirección Cap de Creus encontrarás unas cuantas subidas empinadas. Recuerda, está completamente prohibida la acampada en el Parque Natural del Cap de Creus. Los lugares que menciono son sólo observaciones, en algunos se puede acampar libremente, en otros rige la norma de plantar tienda después de las 8 de la noche y recogerla antes de las 8 de la mañana. En todos puedes hacer vivac o dormir al raso. En caso que necesites acampar en un lugar donde esté prohibido, monta tu tienda lo más tarde que puedas y la desmontas bien temprano. Recoge siempre tu basura (el papel higiénico usado es basura) y nunca, nunca, NUNCA, enciendas una fogata al aire libre. El riesgo de incendio es muy alto!

A continuación está el primer paso, las primeras etapas de un camino que pondrá a prueba tu perseverancia, tu resistencia y tu fuerza de voluntad. Esto no es el Camino de Santiago. Bienvenid@ a un viaje que nunca vas a olvidar.

Antiguo sendero de piedra muy cerca del faro de Cap de Creus.

 

GR11 PIRINEOS DÍA 1. CAMINO A PIE DE CAP DE CREUS A EL PORT DE LA SELVA.

  • Distancia aproximada: 15 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 500 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 500 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 4 y 5 horas.

Podemos llegar al inicio del GR11 en Catalunya con una combinación de transporte público, autostop y una pequeña dosis de suerte. El punto de partida o de enlace con más conexiones es Barcelona, desde donde puedes tomar un autobús hasta Cadaqués, el pueblo más cercano al Cap de Creus, o trenes que se detienen en Figueres. Desde Figueres hay autobuses de la empresa Sarfa a Cadaqués. Le echas un vistazo al viejo pueblo de Dalí y desde allí haces autostop (no parece muy difícil), contratas un taxi (que te puede costar entre 20 y 30 euros), o caminas los siete kilómetros hasta el inicio del sendero.

Además del faro, en Cap de Creus encontrarás un pequeño museo, una oficina de información y un bar donde sirven bebidas, comidas y bocadillos. Antes de empezar a caminar te recomendamos dar un paseo por los alrededores: no dejes de visitar la cueva de S’Infern, a unos 500 metros del faro. Vale la pena.

Tip: Si vas a caminar el GR11 PIRINEOS durante el verano, es recomendable empezar al amanecer. Al mediodía suele hacer tanto calor que lo mejor es buscar una sombra y echarse una siesta hasta bien avanzada la tarde. Recuerda que en verano no encontrarás agua en los arroyos y que algunas fuentes suelen estar secas. 

El inicio del GR11 PIRINEOS es espectacular, ya que desciendes una larga escalera y pasas muy cerca de varias calas de agua transparente antes de tomar el centro de la península y dirigirte hacia El Port de la Selva. Algunos mapas, como el Prames, señalan que el sendero va directamente sobre la carretera; no es así, hay un sendero que avanza paralelo o cortando camino entre formaciones extrañas, arbustos y alguna vieja pila de basura abandonada, evitando las curvas y la posibilidad de que algún loco te atropelle mientras caminas por la carretera.

Abandonamos todo vestigio de asfalto antes de llegar a las casas aisladas de Las Guillotas en dirección al Mas dels Rabassers de Dalt. El sendero está muy bien marcado y discurre sin grandes sobresaltos a lo largo de la península. Es bastante plano, por lo que se convierte en una buena aclimatación al camino mientras vamos encontrando más zonas de bosque. Recomendamos tomar el desvío hacia Cala Tavallera (a mitad de camino por la nueva variante del GR11) una cala paradisíaca ideal para plantar una hamaca o vivaquear bajo el bosque.

Es común encontrar algunos veleros fondeados a pocos metros de la costa a quienes puedes pedir agua en caso de necesidad, aunque entre los juncos, a 100 metros de la orilla, hay un viejo pozo de agua escondido. En caso de emergencia, si caminas por el pequeño valle que desemboca en la cala es posible encontrar pozas de agua estancada que podrás hervir o purificar con pastillas.

Una vez abandonamos la Cala Tavallera nos dirigimos hacia Sant Baldiri donde hay un antiguo templo abandonado perfecto para detenerse a descansar. Cuando pasamos por allí había un par de caminantes echándose la siesta acostados en las dos banquetas largas colocadas frente a los restos del templo. Continuamos adelante y encontramos el camino de tierra, apto para vehículos, que nos lleva hasta la Punta de la Creu, la parte alta de Port de la Selva.

Dónde dormir: nosotros caímos en casa de amigos en El Port de la Selva, pero es posible dormir en Cala Tavallera. También hay hostales, hoteles, casas particulares y hasta un par de campings.

Dónde comer: en el faro de Cap de Creus hay un bar. En El Port de la Selva hay de todo.

¿Hasta dónde quieres llegar? ¿Cap de Creus? ¿Santiago de Compostela? ¿Roma? ¿Alaska?

¿Hasta dónde quieres llegar? ¿Cap de Creus? ¿Santiago de Compostela? ¿Roma? ¿Alaska?

 

GR11 PIRINEOS DÍA 2. CAMINO A PIE DE EL PORT DE LA SELVA A VILAMANISCLE.

  • Distancia aproximada: 21 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 1000 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 900 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 8 y 9 horas.

Partimos de El Port de la Selva antes del amanecer para evitar tomar la subida hacia el espectacular monasterio restaurado de Sant Pere de Rodes (hoy convertido en museo) durante las horas de más calor. Antes de llegar tomamos un desvío por un sendero con bastante vegetación para buscar la tumba de La Taula del Lladres (La Mesa de los Ladrones) de 6000 años de antigüedad. ¡El Paleolítico! Esa sí es la auténtica vieja Europa.

Variante: si el calor es asfixiante o no te interesa subir cada montaña por la que pasa el GR11, puedes tomar el GR92 que sigue la costa entre El Port de la Selva y Llançà.

Después de los primeros 700 metros de desnivel llegamos al antiguo monasterio de Sant Pere de Rodes (abre a la 10 A.M.) donde hay una tienda que, entre otras cosas, vende agua. Unos metros más abajo, en una explanada perfecta para hacer vivac, hay una fuente con agua no tratada. Nosotros la filtramos antes de llenar nuestras botellas. Siguiendo el GR11, pasamos por las ruinas de un poblado medieval donde lo único que se mantiene en pie es la ermita de Santa Helena. Cruzamos la carretera, avanzamos por un camino rural y tomamos un desvío abrupto hacia la derecha antes de descender entre arbustos hacia Llançà.

Allí el camino llega a un gran supermercado EuroSpar con banquetas y mesas donde descansar del calor, que a mediodía es agobiante. A pocos metros está la oficina de información turística donde pedimos permiso para echarnos una siestecita en el suelo en un rincón mientras cargábamos la batería del móvil.

A las 4 de la tarde todavía hacía mucho calor, pero igual tomamos el camino rural que asciende hacia Vilamaniscle. No sé si fue una buena idea, el calor era tan intenso que nos detuvimos otra hora bajo un arbusto. Sabíamos que no encontraríamos agua en el camino, por lo que íbamos bien cargados de agua. Pasamos junto a la ermita de San Silvestre (hermoso para acampar, si hubiera agua) sin haber visto un solo vehículo. Dos horas y media más tarde llegamos Vilamaniscle, cruzamos todo el pueblo, y buscamos el bar-piscina-polideportivo donde vamos a acampar. Antes de una buena ducha nos sentamos a beber un par de cervezas bien merecidas en el bar. Y luego, nos abrieron el polideportivo para que pudiérmos dormir dentro.

Dónde dormir en Vilamaniscle: Polideportivo de Vilamaniscle, 1 euro por persona por dormir, 2 euros la ducha, 5 euros la entrada a la piscina. Cerveza bien fría.

Dónde comer: Aprovecha el supermercado en Llançà, es el último que verás en unos cuantos días. En el Polideportivo de Vilamaniscle hay un bar donde preparan bocadillos y platos combinados.

Encuentro del día: Juan Luis, un gaditano buena gente que comenzó el GR11 en Llançà y caminaba con su perrita Tula ‘hasta donde le diera el cuerpo’.

Llegando temprano, muy temprano al Monasterio de Sant Pere de Rodes.

 

GR11 PIRINEOS DÍA 3. CAMINO A PIE DE VILAMANISCLE A ELS VILARS.

  • Distancia aproximada: 17 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 450 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 400 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 4 y 5 horas.

El día anterior terminamos muy cansados, por lo que decidimos partir en dos la siguiente etapa ‘oficial’. De 30 kilómetros, caminamos 17. Partimos nuevamente antes del amanecer, para evitar las horas de máximo calor para descubrir una de las etapa más absurdas del GR11 Pirineos, ya que discurre en un 70% por asfalto. Pasa por los restos del convento de Sant Quirze de Colera donde hay un restaurante (estaba cerrado) y la posibilidad de pedir agua en caso de necesidad. En el Col de la Plaja, poco más adelante, hay matas de mora.

Tip: puedes inventarte una VARIANTE que evita subir hasta el convento de Sant Quirze de Colera y avanza fácil y plano por Rabós y Espolla hasta Els Vilars, desde donde continúas el mismo día hasta Requesens. Es un atajo en una etapa con demasiado asfalto.

Descendemos el monte y seguimos las marcas del GR11, que avanzan directamente sobre una ruta local asfaltada que conecta con Francia. Hay poco tráfico, pero cuidado con los vehículos. A mitad de camino hacia Els Vilars, hay un arroyo donde recoger y purificar agua.

Dónde dormimos: acampada libre en unos campos de cultivo, tomando un desvío a la derecha a unos 700 metros del pueblo. También puedes hacer vivac o colgarte una hamaca junto a la fuente del pueblo.

Dónde comer: No hay nada en Els Vilars.

Encuentro del día: en la fuente de Els Vilars compartimos varias horas a la sombra con Sergei, un ruso de Moscú, encargado de una gran tienda de deportes, que viajaba durmiendo en una hamaca con mosquitera que colgaba de dos árboles. No es una mala idea para los veranos calurosos de los Pirineos Orientales!

Hay tantos lugares hermosos a lo largo del GR11 que salirse del sendero es una tentación

GR11 PIRINEOS DÍA 4. CAMINO A PIE DE ELS VILARS A REQUESENS.

  • Distancia aproximada: 13 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 900 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 550 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 4 y 5 horas.

Levantamos la tienda del campo de cultivo antes del amanecer para comenzar a caminar en dirección Requesens. En el camino hay varios desvíos para visitar dólmenes aislados y un par de fuentes que en verano suelen estar secas.

En el Coll de la Llosarda el GR11 Pirineos entra en el Paraje Natural Protegido de L’Albera, donde caminamos bajo el bosque y cruzamos varios arroyos donde purificar agua. Un poco más adelante comienza un descenso empinado hacia la Masía abandonada de Mirapols, un buen lugar donde hacer vivac o acampar.

Seis kilómetros después llegamos al pequeño refugio libre del Forn de Calç (Horno de Calcio), con lugar para unas 8 personas. Dejamos las mochilas y vamos a visitar el espectacular Castillo de Requesens del siglo XI (entrada 4 euros, abierto sábados, domingos y feriados de 11 de la mañana a 5 de la tarde). Si llegas en fin de semana, no te lo pierdas.

En el refugio del Forn de Calç hay un depósito de agua verde, de lluvia, aunque también podemos conseguir agua (menos verde) de un arroyo que está 5 minutos más adelante. Si caminas dos kilómetros más te encontrarás con La Cantina de Requesens, un antiguo monasterio reconvertido en posada (22 euros la noche en camas individuales y habitación compartida). Tiene restaurante y un pequeño almacén de donde conseguir algunas provisiones.

Dónde dormir: Refugio Libre del Forn de Calç o la Cantina de Requesens.

Dónde comer: la Cantina de Requesens.

Encuentro del día: el Castillo de Requesens.

El Castillo de Requesens, una antigua joya de 1000 años que vale la pena visitar.

 

GR11 PIRINEOS DÍA 5a. CAMINO A PIE DE REQUESENS A LA JONQUERA. A LA ERMITA DE SANTA EUGENIA (LA VAJOL), PASANDO POR LA JONQUERA.

  • Distancia aproximada: 13 kilómetros (17 kilómetros hasta la Ermita de Santa Eugenia, donde acampamos)
  • Desnivel aproximado (ascenso): 800 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 850 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 7 y 8 horas.

Nota: este día en realidad llegamos hasta la Ermita de Santa Eugenia, donde acampamos. Aquí se cuenta la etapa solo hasta la Jonquera, ya que para mí el cruce de la autopista marcaba el final de la primera gran etapa. También es más práctico para quienes decidan caminar el GR11 por etapas. Si quieres seguir leyendo lo que ocurrió después de La Jonquera, haz click aquí.

Partimos nuevamente antes del amanecer. Es verano, y al mediodía el calor sigue insoportable. Pasamos frente a un antiguo horno de ladrillos, una pequeña torre defensiva y la Cantina de Requesens, donde todos siguen durmiendo.

Unos 4 kilómetros después, antes de abandonar el camino de tierra por el que avanzamos, llegamos al lugar del accidente aéreo de 1986, donde descansan los restos de un avión francés que se estrelló mientras luchaba contra un incendio forestal. Es terrible darte cuenta que no pudo pasar la cima de la montaña por sólo diez metros. Otro grupo de bomberos que dieron su vida, estos tipos son mis superhéroes.

Abandonamos el camino de tierra para buscar la cima que nos separan de La Jonquera. Queda poco por subir y es bastante plano. A partir del Coll de l’Auleda el sendero avanza entre afloramientos de piedra, donde no siempre encontramos las marcas del GR11, hasta el Puig dels Falguers. Luego comienza un descenso vertiginoso entre juncos muy cerrados de dos metros de altura que apenas nos dejan vislumbrar el sendero durante más de un kilómetro. Finalmente llegamos a la Ermita de Santa Llúcia donde encontramos una fuente de agua. Es un gran lugar para acampar y pasar la noche.

Tip: recuerda que las normas prohiben acampar libremente en la mayor parte de los lugares que vamos encontrando en el camino. Puedes hacer vivac, o esconderte un poco para plantar tu tienda. No olvides levantar tu campamento bien temprano para evitar multas y problemas.

En La Jonquera visitamos el Museu de l’exili (Museo del Exilio, 4 euros) que recuerda los días trágicos del final de la República Española, cuando en dos semanas medio millón de refugiados españoles cruzaron los Pirineos a pie, en pleno invierno, huyendo de las tropas de Franco, el general golpista que se levantó contra el gobierno e inició una Guerra Civil.

En la Jonquera hay conexión de trenes y autobuses con Barcelona vía Girona.

Dónde dormir: hay hoteles y hostales. Si continúas caminando el GR11 Pirineos, puedes dormir en el Refugio Libre de La Torre de Carmanxel (del FEEC). Solo tienes que pedir la llave a la policía, que apuntan tus datos. Aparentemente está abierto solo para federados y para quienes recorren el GR11. Diez minutos después de la Jonquera hay algunas zonas planas y rodeadas de árboles donde acampar, aunque no hay agua.

Dónde comer: En La Jonquera encontrarás de todo, bares, supermercados, panaderías, restaurantes… Nosotros comimos una parrillada en un restaurante que hay junto al Museu de l’Exili.

Encuentro del día: el Museu de l’exili, el avión accidentado…

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en InstagramFacebookTwitter YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la IndependenciaPor el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlas y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic de viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.

www.viajeros4x4x4.com

One Comment on “328- De Cap de Creus a la Jonquera por el GR11 Pirineos y, de paso, un avión estrellado.”

Tu opinión importa. Si te gustó la historia, dejanos un comentario.