329- GR11 PIRINEOS 2 | Travesía a pie de La Jonquera a Beget

El GR11 Pirineos no es un trekking, no es otro sendero que une dos puntos geográficos que el capricho ha querido señalar como ideales para tirar una línea recta en un mapa cubierto de desniveles. El GR11 es un viaje, un viaje a pie por lugares de naturaleza virgen, un viaje lento que nos pondrá a prueba y que en ciertos momentos nos llevará hasta el límite.

No son 20, ni 50, ni 100 kilómetros de caminos que puedes recorrer en un tiempo determinado. El GR11 Pirineos se extiende como una serpiente a lo largo de más de 800 kilómetros de montañas que parecen no terminar nunca. Nuestra manera de avanzar es quizás la más lenta de todas, ya que no avanzamos siguiendo la velocidad de 20 o 30 kilómetros por día marcada por las guías impresas. Avanzamos al ritmo que nos pide el camino y nos permite el cuerpo. 

Tenemos tiempo, decimos; qué suerte, responden los españoles que nos cruzamos por ahí, cuando les explicamos que lo que ellos intentarán hacer en 35 o 40 días, o por etapas durante varios años, nosotros lo intentaremos hacer en dos meses, o en el tiempo que sea necesario.

Los extranjeros que nos cruzamos en ‘la senda’, como intentan bautizar afuera de nuestras fronteras al sendero de gran recorrido GR11 Pirineos, se extrañan menos. Para ellos es normal el hecho de cortar con la vida cotidiana durante un lapso más largo que las vacaciones oficiales establecidas por convenio. Es cultural, y luego que digan que los españoles trabajamos poco.

El GR11 Pirineos también es un camino por la historia de España. La senda está llena de historias de hace cien y mil años, el papel donde leerlas son los castillos, las masias en ruinas, las torres de vigilancia de caminos aislados, las cabañas de pastores reconvertidas en refugios, los restos de aviones estrellados en la montaña.

Yo no lo viví, pero todavía duele el recuerdo de los refugiados españoles huyendo de la guerra civil, atravesando estas mismas montañas con lo poco que podían llevar consigo, como hoy hacen los sirios. Es un espejo fiel en el que cuesta identificarse. Pero es un espejo real. Duele, otra vez, duele.

Es necesario dedicar tiempo a caminar. Es necesario alejarse del ruido de la civilización. Es necesario volver a ser quienes fuimos, reencontrarnos con los monos que avanzaban lento recogiendo hierbas silvestres, frutas de los árboles, huellas del paso del tiempo, mientras caminamos despacio subiendo y bajando montañas. Es necesario volver a salir fuera, tener tiempo, volver a explorar.

 

GR11 PIRINEOS DÍA 5. REQUESENS – LA JONQUERA – ERMITA DE SANTA EUGENIA (LA VAJOL).

  • Distancia aproximada: 17 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 800 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 850 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 7 y 8 horas.

Partimos nuevamente antes del amanecer. Es verano, y al mediodía el calor se vuelve insoportable. Pasamos frente a un antiguo horno de ladrillos, una pequeña torre defensiva y la Cantina, donde todos siguen durmiendo.

Unos 4 kilómetros después, antes de abandonar el camino de tierra por el que avanzamos, llegamos al lugar del accidente aéreo de 1986, donde descansan los restos de un avión francés que se estrelló mientras luchaba contra un incendio forestal. Es terrible darte cuenta que no pudo pasar la cima de la montaña por sólo diez metros… Más bomberos que dieron su vida. Son mis superhéroes.

Abandonamos el camino de tierra para buscar la cima de las montañas que nos separan de La Jonquera y comienza un descenso vertiginoso entre juncos cerrados de dos metros de altura. Unos metros más abajo de la Ermita de Santa Llúcia encontrarás una fuente de agua. Es un gran lugar para acampar y pasar la noche.

En La Jonquera visitamos el Museu de l’exili (Museo del Exilio, 4 euros) que recuerda los días trágicos del final de la República Española, cuando en dos semanas medio millón de refugiados españoles cruzaron los Pirineos a pie, en pleno invierno, huyendo de las tropas de Franco, el general golpista que había iniciado la Guerra Civil.

Luego de almorzar una buena parrillada en un restaurante junto al Museo salimos de La Jonquera sin saber hasta dónde caminaríamos. Todavía teníamos buena parte del día por delante, aunque hubiéramos podido quedarnos a dormir en el Refugio Libre de La Torre de Carmanxel (del FEEC, pedir la llave a la policía, apuntan tos datos, abierto sólo para federados y quienes recorren el GR11).

Cruzamos la autopista por un paso subterráneo y seguimos las marcas del GR11, que suben lentamente por un camino de tierra que pasa por el Mas Llong. Allí trabaja Abdul, un marroquí muy buena gente que vive desde hace 18 años en España, y no sólo nos llenó las botellas de agua fresca, sino que nos dio un buen montón de peras de Sant Joan, un tipo de peras pequeñas y dulces que crecen antes de temporada.

Seguimos adelante por el camino de tierra, buscando un arroyo para acampar con agua (sigue haciendo mucho calor) cuando de repente llegamos a la ermita de Santa Eugenia, donde ocurre un milagro. No tengo otra manera de explicarlo.

No sólo había agua, sino que había una… ¡piscina! ¡Y duchas! Hace años que la ermita se convirtió en una colonia de vacaciones. El único problema es que estaba cerrada, la piscina y las duchas rodeadas por una alambrada, y no había nadie a quien pedir permiso para refrescarnos o conseguir agua para beber. No tuvimos más alternativa que saltar la alambrada…

Una hora más tarde, y mientras lavábamos la ropa llegó el encargado. Le dijimos que, con el calor que habíamos pasado, aquello había sido irresistible. Y, riendo, Josep nos empezó a contar historias de gente que había hecho exactamente lo mismo… una chica a la que encontró desnuda en la piscina, un grupo de 14 vascos muertos de calor que cambiaron la temperatura del agua… Después de plantar la tienda, nos enseñó el edificio antiguo.

Dónde dormir: acampada libre frente a la Ermita de Santa Eugenia.

Dónde comer: En La Jonquera encontrarás de todo.

Encuentro del día: muchos, Josep y la piscina, el Museu de l’exili, el avión accidentado…

Encontrar la Ermita de Santa Eugenia fue casi un milagro. El sitio de acampada era perfecto y había hasta… piscina!

COMIENZA EL GR11 PIRINEOS DESDE EL PRINCIPIO: ETAPA CAP DE CREUSLA JONQUERA

 

GR11 PIRINEOS DÍA 6. ERMITA DE SANTA EUGENIA (LA VAJOL) – MOLÍ D’EN ROBERT (MAÇANET DE CABRENYS)

  • Distancia aproximada: 17 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 400 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 500 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 6 y 7 horas.

A la mañana siguiente partimos temprano hacia La Vajol (dormir en Ca La Conxita, 28 euros por persona) última capital de la República Española, donde la rodilla y las ampollas en un pie de Anna (que se guardaba todo esto en silencio) hicieron recomendable que aceptara la oferta de un abuelete que se ofreció a llevarla con las mochilas hasta Maçanet de Cabrenys.

Yo, libre de los 15 kilos de la mochila, seguí el GR11 Pirineos, que pasa por la mina de Más Castel o D’en Negrín, donde se escondieron los tesoros de la República (oro y arte, básicamente), para que no cayeran en manos de los militares golpistas. Todavía circulan por la región las historias de camiones republicanos cargados de oro que desaparecieron en alguna mina secreta. El sendero baja abruptamente hacia el Barranco de Can Suñé y avanza por un bosque hacia Maçanet de Cabrenys pasando por la Font del Bruc (con agua).

En Maçanet de Cabrenys ve a visitar el Bar La Pau, que también funciona como sede social del pueblo. Desde allí el camino está muy bien marcado y, tras una bajada muy empinada, llegamos al Molí d’en Robert, restaurante de carnes de Eli y Carlos que nos permitieron acampar junto al río.

“No, aquí no se puede acampar, está prohibidísimo. Pero si están caminando el GR11 Pirineos, esperen a que se vayan los clientes y monten la tienda donde quieran.” Eso fue cuando llegamos, pero luego seguimos conversando, y llegaron los chupitos, y la botella de vino compartida por Ron, el cliente holandés que había corrido el Dakar cuando todavía se celebraba en África…

Dónde dormir: acampada libre en Molí d’en Robert.

Dónde comer: Molí d’en Robert; restaurantes y bar en todos los pueblos. Panadería y supermercado en Maçanet de Cabrenys. En La Vajol, Ca La Conxita vende pan y tiene algo de almacén.

Encuentro del día: lo mejor, sin duda, la tarde-noche que pasamos en Molí d’en Robert, un lugar precioso.

La memoria de los refugiados españoles de 1939 no debe apagarse nunca. Hay que recordar.

ENLACE VIAJERO: CONSIGUE AHORA MISMO EL LIBRO DE LA INDEPENDENCIA EN LA LIBRERÍA ALTAÏR

 

GR11 PIRINEOS DÍA 7. MOLÍ D’EN ROBERT (MAÇANET DE CABRENYS) – ALBANYÀ.

  • Distancia aproximada: 17 kilómetros.
  • Desnivel aproximado (ascenso): 900 metros.
  • Desnivel aproximado (descenso): 1000 metros.
  • Tiempo aproximado: entre 4 y 5 horas.

De Molí d’en Robert el sendero sube, y sube, por caminos vacíos que parecen frecuentados en temporada sólo por cazadores. Nos perdemos antes de llegar a la Font del Rimaló (tiene agua) y seguimos el camino marcado para bicicletas de montaña.

Entramos en la ermita de Carbonils, del siglo XI, (por favor, al salir no olvides cerrar la puerta, y no molestes a los muercielagos, tal como está escrito en la puerta) y cuando llegamos al plano del Más Ferrerós tomamos el camino de la izquierda. Tras una bajada empinada llegamos a Albanyà.

Dónde dormir: casa particular de Alex y Eva; alquilan dos apartamentos completos con cocina y baño para hasta 3 personas por AirbnbTienen precios especiales para caminantes del GR11 Pirineos (20 euros por persona la noche!). Escríbele a Alex a alex13109@gmail.com. Además, si te duelen las piernas de tanto caminar, ¡dan masaje tailandés! Están frente al río, en la calle de Sant Llorenç de la Muga, 11. Estuvimos tan cómodos con ellos que decidimos quedarnos un día extra, reponiendo fuerzas.

Dónde comer: hay dos bares en Albanyà que siempre encontramos cerrados. El único almacén del pueblo cerró por jubilación. En el camping Bassegoda, un kilómetro más adelante, tienen un supermercado bien provisto.

Encuentro del día: Alex y Eva, que nos recibieron como si ya nos conocieran de mucho tiempo atrás.

Tomando una copa de vino con Alex y Eva, frente a la casa que alquilan en Albanyà. Espectacular!

SI TE GUSTA CAMINAR NO TE PUEDES PERDER ESTE ENLACE: VIAJES A PIE

 

GR11 PIRINEOS DÍA 8 – DESCANSO EN ALBANYÀ.

GR11 PIRINEOS DÍA 9 – CAMINO A PIE DE ALBANYÀ AL REFUGIO CAN GALÁN (BASSEGODA).

  • Distancia aproximada: 11 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +600 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): 0 metros
  • Tiempo aproximado: 4 horas.

Partimos de Albanyà después del mediodía y caminamos un kilómetro hasta el camping Bassegoda, donde está el único supermercado de la zona. Seguimos la carretera (asfaltada) que asciende durante 8 kilómetros hasta desviarnos por una pista de tierra que poco después alcanza una fuente. Nosotros siempre purificamos el agua con un pequeño filtro Sawyer; aquí también, aunque un par de tritones en el fondo de un bebedero de vacas avisaba de que el agua debía ser buena.

Según leímos en otros reportes del GR11 Pirineos, Can Nou es un buen lugar para detenerse a tomar algo y conseguir las llaves para dormir en el Refugio de Can Galán. Cuando llegamos estaba cerrado, no había nadie. Seguimos adelante y a 700 metros está el Refugio de Can Galán (por las ventanas se veía muy limpio, con camastros sin colchones). El paisaje desde allí es espectacular.

Decidimos acampar en una pequeña zona plana que hay junto a la casa. Para conseguir agua hay que volver caminando hasta la fuente, un kilómetro atrás. Bajo el refugio hay arbustos de moras y un árbol de ciruelas. Los higos, como nos pasó en todos lados, están secos y desabridos.

Dónde dormir: En Bassegoda, refugio Can Galán por 4 euros la noche. Pide la llave en Can Nou. Si no hay nadie, puedes hacer vivac o acampar gratis junto al refugio.

Dónde comer: lo dicho, el último supermercado en varios días está en el camping Bassegoda, en Albanyà. La Tienda del Music, mencionada en todos los reportes del GR11 Pirineos, está cerrada definitivamente por jubilación. En Albanyà hay dos bares y en Can Nou, si está abierto, se supone que tienen algo.

Encuentros del día: un ciervo y un jabalí entre Can Nou y Can Galán.

Acampando junto al Refugi de Galán, en Bassegoda. El día que llegamos no había nadie en Can Nou…

 

GR11 PIRINEOS DÍA 10 – CAMINO A PIE DEL REFUGIO CAN GALÁN (BASSEGODA) AL REFUGIO TALAIXÀ.

  • Distancia aproximada: 12 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +700 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -800 metros
  • Tiempo aproximado: 6 horas

Tan solo partir del Refugio Can Galán tomamos la dirección equivocada y terminamos en el pueblo vacío de Bassegoda (de tres casas y una iglesia) que está a unos 400 metros más adelante. Volvemos atrás y encaramos un sendero empinado en el que ascendemos unos 300 metros de desnivel hasta llegar a un camino de tierra (el mismo que viene del pueblo vacío de Bassegoda) que nos lleva al Coll de Bassegoda. De allí el camino avanza plano hasta el Coll de Principi.

Cuando comienza el descenso empieza también uno de nuestros tramos preferidos del GR11 Pirineos. Poco después nos separamos del camino para tomar un sendero que se dirige a través de un bosque que se va espesando hacia el Coll de Riog (buen sitio para acampar, sin agua). Un kilómetro antes de Sant Aniol d’Aguja cruzamos un arroyo y el sendero vuelve a subir un poco. Cruzamos un puente colgante (¡se mueve!) y llegamos a Sant Aniol, donde volvemos a encontrar gente que llega caminando a pasar el día.

En Sant Aniol están restaurando la antigua masía para convertirla en refugio. De momento no hay nada, pero seguramente también se conseguirá comida. No te pierdas la imagen del ¿agricultor? sentada en el hueco donde alguna vez estuvo la imagen de un santo. Allí también hay una buena fuente de agua y, si sigues caminando hacia Talaixà, encontrarás muchas antiguas terrazas de cultivo donde plantar tu tienda.

A partir de allí el sendero asciende entre bosques y se estrecha (un metro de ancho) en tres pasos de cornisa espectaculares, donde caminarás entre la pared de la montaña y una caída vertical de hasta varios cientos de metros. En uno de esos tramos, si prestas atención, verás que el sendero se ha construido sobre una base de arcos tipo puente para poder avanzar sobre una pared.

Antes de llegar al Refugi d’en Rodri (Refugi de Talaixà), pasamos por el pueblo abandonado de La Quera, donde encontramos mucho menta y hierba luisa silvestre entre las ruinas. Media hora después llegamos a Talaixà, probablemente el refugio libre más bonito de todos los que hemos visto. Hay una litera con dos colchones y espacio para unas 8 personas acomodadas en el suelo. Delante de la puerta, a unos metros, hay una fuente de agua no potable. Detrás, hay árboles de frutas (peras, ciruelos, uvas) y hasta alguna tomatera! La gente del Centro Excursionista de Olot le tiene mucho cariño a este refugio en pleno GR11 Pirineos!

Dónde dormir: una vez terminada la rehabilitación, en el Refugi de Sant Aniol. Ahora, en el Refugi de Talaixa.

Dónde comer: dentro de poco, en el Refugi de Sant Aniol.

Encuentros del día: 2 polacos que llevaban 45 días caminando por el GR11 Pirineos.

Camino de cornisa entre Sant Aniol d’Aguja y Talaixá. Espectacular!

 

GR11 PIRINEOS DÍA 11 – CAMINO A PIE DEL REFUGI DE TALAIXÀ AL COLL DE LA BOIXERA (CON CAMINO ALTERNATIVO SIN SUBIDAS)

  • Distancia aproximada: 20 kilómetros
  • Desnivel aproximado (ascenso): +1000 metros
  • Desnivel aproximado (descenso): -700 metros
  • Tiempo aproximado: 7 horas

Gran día de caminata que comienza en el Refugi de Talaixà y desciende rápido hasta el río Samsó, que se cruza por un puente fijo peatonal. Si no llevas un purificador de agua justo antes del puente hay un arroyo cuya agua parece más cristalina. Allí tomamos el camino de tierra en buen estado hacia la derecha que avanza plano siguiendo el río. Allí hay montones de lugares donde acampar.

Cuando el GR11 Pirineos oficial comienza a subir hacia Les Feixanes, puedes tomar el desvío hacia la iglesia románica de Sant Miquel de Hormoier. Es una alternativa que, según los mapas de Maps.me, avanza junto al Río Beget y conecta con el GR11 Pirineos más adelante a la altura de La Farga, sin necesidad de subir los 300 metros de desnivel del Coll dels Muls. A partir de La Farga el camino avanza junto a campos de cultivo, algún molino abandonado y sigue por la ruta asfaltada a Beget.

ATENCIÓN: el kilometraje de las guías y de la señalización del sendero varía y suma unos 2-3 kilómetros extras, si hacemos caso a los carteles del camino.

Beget es uno de los pueblos más bonitos del GR11 Pirineo. Hay lugares donde comer más o menos caros y un almacén donde venden bocadillos y bebidas. No vas a encontrar pan, ni los restaurantes ni el almacén querrán venderte.

Si te gusta la historia y el arte no dejes de visitar la iglesia románica de Beget (1 euro), que tiene unos 1000 años de antiguedad y se salvó de la quema en 1936, cuando grupos de gente se dedicaron a quemar iglesias a lo largo de España en venganza por el apoyo eclesiástico al golpe militar de Franco. Luego cruza el puente grande, sigue las calles de piedra y atraviesa el puente pequeño. Un poco más adelante encontrarás unas pozas de agua donde bañarte y algo de sombra donde echar una siesta. Allí también hay posibles lugares de acampada. ¡Pero que no te vean!

El sendero sale de Beget y continúa avanzando unos kilómetros entre la carretera y el río. Luego gira a la izquierda, pasa bajo el castillo en ruinas de Rocabruna (no se ve) y avanza por un bosque cerrado. Pasa junto al precioso Molino de Sarolla y llega hasta Can Planes, donde encontramos una sorprendente ventana abierta con bebidas heladas y precios razonables.

Tocamos un timbre que hay allí y a los minutos apareció Toni, un chico muy buena onda de unos 30 años que nos enseñó el interior de la Masía, antigua casa de colonias. En Can Planes se puede dormir por 10 euros la noche, en una cama de verdad, con ducha de agua caliente y derecho a cocina. También tiene un rocódromo en una habitación.

Decidimos seguir adelante (un error) y terminamos acampando en la cima del Coll de Boixera, cruzando la ruta, junto a unas balas de pasto. Allí arriba estaba Brian Johnson, un viejete simpático, autor de una guía de bolsillo en inglés del GR11 de la editorial Cicerone.

Dónde dormir: en Beget hay hoteles caros, recomendamos Can Planes, Toni i Estel, 617 021 614 o 972 740 653, www.gasoveres.com – #canplanaslesgasoveres.

Dónde comer: en Beget hay restaurantes buenos bonitos y caros, y un almacén donde hacen bocadillos. En Can Planes tienen algunos productos de almacén y prometieron empezar a tener pan.

Encuentro del día: conocimos mucha gente simpática que estaba de paso por Beget, una pareja que sube a comer de Barcelona, Lilian y Jordi Carles (un argentino independentista), Toni i Estel en Can Planes, y a Marc Inglés y Patri, que estaban recorriendo con su furgo Renault de más de 50 años de antiguedad!

Esto es solo un pedacito del hermoso pueblo de Beget, probablemente el más bonito que hemos visto en nuestros primeros 15 días en el GR11 Pirineos.

 

•••••

Consigue los libros de Pablo Rey con las historias de casi 20 años viviendo en la ruta, en las mejores librerías de viaje de España, en Amazon.com y en Kindle, o descarga las primeras historias en PDF.

Viaja con nosotros cada día en InstagramFacebookTwitter YouTube @viajeros4x4x4

•••••

El 20 de junio del año 2000 partimos de Barcelona para dar la vuelta al mundo en 4 años en una furgoneta 4×4 que con el tiempo terminamos bautizando como La Cucaracha. Desde entonces recorrimos el sur de Europa, Oriente Próximo, África de norte a sur y América desde Ushuaia hasta el Océano Ártico, en Alaska y Canadá. En el año 2008 compramos una balsa de madera para descender un río del Amazonas del Perú y en 2016 compramos una moto en Vietnam para recorrer el Sudeste Asiático.

Desde el año 2007 compartimos datos e historias a través de la web VIAJEROS4X4X4.COM. Pablo ya tiene escritos 3 libros en castellano (El Libro de la IndependenciaPor el Mal Camino e Historias en Asia y África) y uno en inglés (The Book of Independence) y escribe artículos para revistas como Overland Journal y OutdoorX4. Anna edita los libros y hace collares y pulseras de macramé que venden en las ferias de 4×4 a las que asisten para dar charlas y conferencias.

Han servido de inspiración para un comic de viajes creado en Boston y llamado Pablo and Anna y acaban de reformar un Airstream (su primer vehículo para no viajar), con unos amigos en Baja California, México. También han participado de la Feria del Libro de Guadalajara (México), de la Feria del Libro de Guayaquil (Ecuador), de Sant Jordi en Barcelona, de la Overland Expo de Arizona (Estados Unidos) y han dado charlas y conferencias en muchísimos lugares, entre los que se encuentran el Club de Creativos de España, la Universidad Carlos III de Madrid y el Museo de Arte de Puerto Rico.

¿Cuándo terminará el viaje? El viaje no termina. El viaje es la vida.

www.viajeros4x4x4.com

Tu opinión importa. Si te gustó la historia, dejanos un comentario.