Gracias Estados Unidos!

www.viajeros4x4x4.com

Gracias a todas las personas de Estados Unidos que nos apoyan para que la vuelta al mundo siga adelante.

  • Esto es curioso y también está bien, porque el primer agradecimiento en Estados Unidos es para un mexicano que quiere volver a su país. Gracias a Marco Fonseca Carrillo por recibirnos en San Diego y por orientar nuestros primeros pasos en una sociedad tan distinta. Gracias por tu sinceridad al contarnos historias de la frontera y por ayudarnos a mejorar un poquito nuestra casa, la furgoneta, con el arenado y pintura de la defensa y la barra de arrastre, ese amuleto que todavía no usamos. Buena suerte, y que encuentres el camino de vuelta a casa.
  • Gracias a Elisabet Falgueras (catalana) por contactarnos con Alejandro Marcu (argentino), que nos alojó en su casa durante los días que estuvimos en las calles de San Francisco, California. También nos invitó a Facebook, donde trabaja como programador, y la verdad eso da para una historia… próximamente.
  • Gracias a Mónica Barba y Florent Boisseau, argentina y francés que viven en Sonoma, por estar esperándonos durante más de un año y venir al rescate cuando la furgo se quiso quedar en San Francisco. Por suerte Florent es mecánico (trabaja con Ferraris, Cobras, Triumphs y otros coches de carrera de hace cincuenta años y ganó como mecánico las 24 horas de LeMans) y acudieron al rescate. Ver a la furgo dentro de ese taller, CTC (Competition Touring Cars), dentro del circuito de carreras Infineon en Sonoma, fue como mezclar el mejor burro, el más tozudo, con caballos pura sangre… Nos vimos de nuevo en mayo y Florent nos volvió a ayudar a arreglar tantas cosas que la furgo comienza a acercarse a su estado original! Chicos, ¿y si montamos un taller, imprenta, bar de viaje en algún lugar del mundo?
  • Gracias a Walmart, sí, a Walmart, que permite dormir en su estacionamiento a todos los viajeros y errantes con una casa con ruedas. Tontos no son, porque uno también tiene que hacer las compras, pero es un detalle.
  • Gracias a Gary Kardum, de Mudrak Custom Cruiser (707 292 3509), de Sonoma California, por la bolsa de goma para 20 litros de agua hecha en Suiza. Es espectacular, iniciamos el viaje con un par de ellas y ahora vuelven a la furgo. Son las mejores….
  • Gracias también a Roseann Hanson, la cara que está detrás de la organización de la Overland Expo, Amado, Arizona, por invitarnos a compartir la historia de La vuelta al mundo en 10 años en la feria del 4×4 más importante del sur de Estados Unidos. Ahí vamos.
  • Gracias a toda la gente que se acercó durante la Overland Expo para ofrecernos su admiración y su apoyo. Siempre, SIEMPRE, las palabras de la gente son las que nos dan fuerzas para seguir adelante en esta vida que elegimos, muy libre pero a veces también muy incómoda en nuestra casita con ruedas de 4 metros cuadrados.
  • Gracias al espíritu anónimo que nos pagó un par de pulseras y algunas postales con dos billetes de diez dólares. Cuando después de unos segundos los fui a acomodar encontré dentro un papel blanco y pequeño escrito con emoción que hablaba de viajes y sueños recuperados. De ejemplos, que es lo que me da más miedo. Y dentro de la nota había también un billete de cien dólares. El espíritu errante ya se había ido, había desaparecido tan rápido como había llegado, y yo me había quedado desarmado, de pie, en medio del viento que levantaba una nueva nube de polvo.
  • Gracias a Scott Brady de Expedition Portal y Overland Journal por estos días en Prescott, Arizona, cuando nuestra furgo se pone perezosa y comienza a decir me duelen los frenos, cambiame esa ficha…  Gracias por prestarnos el jeep para jugar en la nieve y por estas noches de charlas intensas sobre viajes al Artico canadiense en invierno y carreras a Mongolia…
  • Gracias a Rusty Pérez y a Alex Carvalho de American Overland Expedition por la oferta de instalar un techo desplegable Volkswagen en la furgo. Sería un cambio increíble. ¡Tendríamos un dúplex! Al final no lo hicimos, pero nos ayudaron a reparar unos cuantos pequeños desperfectos de la vida en la ruta, de esos que siempre te mantienen preocupado… Rusty, Alex, panas, gracias por recibirnos. Hasta el próximo cruce de rutas…
  • Gracias a Christian Pelletier de Expedition Portal, por las camisetas y la invitación a quedarnos durante el próximo invierno en la casa aislada que tiene en los bosques de Québec. Ya nos avisó, no hay internet, tiene estufas pero igual hace frío…

www.viajeros4x4x4.com

  • Gracias a todos los colaboradores de Overland Journal por su entusiasmo. El futuro se ve brillante, con muchas piedras, arena y muy embarrado.
  • Gracias a Chris Collard y a su mujer Susan por recibirnos en su casa de Sacramento. Gracias por ayudarnos a resucitar nuestra cámara digital no sumergible después de haber caído en un arroyo en la base del Mt. Whitney y por la amistad y los tequilas compartidos!
  • Gracias a Ricardo y Brenda de Caribbean Rovers, de Puerto Rico, que además de buenos ratos de risas a los gritos nos regalaron una botella de ron. Ojalá podamos ir a visitarlos a la isla, quien sabe, ojalá.
  • Gracias a Nina y Pedro, dos almas viajeras españolas que viven en Wisconsin, que se acercaron a la Overland Expo para encontrarnos y traernos una bandeja con jamón, salchichón y chorizo de cantimpalo. Imagina: sur desértico de Estados Unidos y Pedro se acerca a Anna con una sardana (música tradicional de Catalunya) sonando en su teléfono…
  • Gracias a Mario, Clint, Martin, Dave, Jon (y puede que me olvide de alguien) de Adventure Trailers en Prescott, por su ayuda para arreglar la fuga de líquido de frenos y por dejar abierta la puerta para que tengamos un baño…
  • Gracias a Erik Kuhlman de Tuffy Security Products por la caja blindada de seguridad que nos regaló para instalar en la furgo. Está buena, pero la verdad es que no sabemos dónde la vamos a meter…
  • Gracias al chef Charles Deeby, dueño de Kristofer’s en Amado, uno de los dos restaurantes de la Overland Expo, por la botella de vino argentino y las cervecitas Santa Fe que fueron cayendo. Era impresionante, tenía una energía hiperactiva contagiosa y una alegría que se le desbordaba por los ojos…
  • Gracias a Ben Edmonson de Equipt Expedition Outfitters por esas dos tarjetas que valen por dos pantalones de Mountain Khakis. A ver si estos días conseguimos que nos los envíen desde la fábrica… Ya les contaremos que nos parecen…
  • Gracias también a quien sea que nos haya dejado esa bolsita con pastelitos sabor chocolate, limón y frambuesa atada a la defensa de la furgoneta. Estaban buenísimos. Los chicos del Overland Journal lo pueden corroborar.
  • Gracias a Cristian Larrondo (Chile) y a su mujer Elisa (USA) por acogernos en su casa unos días después de haber parido mellizos! Madre mía, cuánto trabajo te cae cuando son dos de golpe! Gracias por esos asaditos, esos pequeños arreglos en la furgo y esa alegría chilena que habíamos olvidado…
  • Gracias a Trevor y Connie Graybeal de Pilot Rock, Oregon, por recibirnos en su casa y llevarnos a conocer otro estilo de vida en el interior de Estados Unidos. Fuimos a buscar alces (y comimos alce), buscamos setas, arreglamos el asiento del copiloto para que se pudiera plegar completamente y nos regaló una caña de pescar, para que por lo menos lo intentemos…. Fueron buenos días alrededor de los bosques del noroeste…
  • Gracias a Rob Sloman y su mujer Roda de Kirkland, junto a Seattle, Washington. Estuvo bien detenernos un rato, aunque solo fuera una noche, para compartir una buena cena y un buen rato de c0nversación…
  • Gracias a  Niki y Larry Swanson, keniata y norteamericano que se encontraron en este rincón del mundo, Alaska, y nos invitaron a cenar y quedarnos con ellos en Fairbanks. Fue una pena que la visa norteamericana estuviera a punto de vencer. Nos hubiera gustado compartir más tiempo.
  • Gracias a Andrew y Annie, pareja de nativos americanos de la etnia Athba, que conocimos en la Denali Highway, Alaska, y nos invitaron inmediatamente a su casa en Gulkana. Cuando fuimos, a los pocos días y solo de pasada, nos regalaron un corte enorme de carne de alce que unos días más tarde liquidamos en una parrilla conmemorativa…
  • Gracias a Juan, el viajero ciclista asturiano, por descubrirnos el spice… nunca había visto cielos tan luminosos…
  • Gracias a los salmones de Valdez, Alaska, por dejarse capturar tan fácilmente y alimentarnos durante un par de días…
  • Gracias a Brice Adams, de Angel Fire, New Mexico, por recibirme en su casa, por todas las pizzas del restaurante de su mujer que nos comimos, por prestarme su moto, su quad y su retroexcavadora y por esos Beer Trails que nos hicimos en las montañas… ¡espero volver pronto!
  • Gracias a Fernando Rivero, bombero uruguayo en Salt Lake City, Utah, por recibirme en su casa y la mano que me brindó para arreglar la furgo después de los cañones de Moab…
  • Gracias a los amigos de ExOfficio que nos cambiaron el viejo vestuario por pantalones ultralivianos de secado rápido, camisetas con esencia antimosquito, calzoncillos que una vez lavados se secan en segundos y abrigos de pluma delgados que se convierten en almohadas. Gracias a Steve (el dueño), Carol Blayden, John Ide, Brandelle McIntosh y mucha más gente que nos recibió en las oficinas de Seattle. Esperamos contar con ustedes durante el resto de La vuelta al mundo en 10 años!
  • Gracias a Esteban Rivera de JS Advanced Stereo de Seattle (14821 Ambaum Boulevard SW, Burien, Washington), que nos pescó en la ruta y se propuso mejorar nuestro patético sistema de sonido de la furgo. Y finalmente nos instaló un estéreo Sony y unos altavoces Pionner que harán temblar la carretera!
  • Gracias a Tad y Gaila, motoristas viajeros de Seattle, por alojarnos unos días en su casa. Los conocimos en el Maya Rally y ya allí nos comentaron que cuando estuvieran de vuelta por allí, teníamos nuestra casa. Bueno, fuimos. Claro. Su página es www.overlandnow.com
  • Faltan muchísimos! Sí, en algún momento del año 2013 dejamos de poner por escrito los agradecimientos. Era tanta la gente que nos apoyaba en la ruta! Por eso, GRACIAS, THANK YOU, A TOD@S!

Tu opinión importa. Si te gustó la historia, dejanos un comentario.