135- Historias de la peluquería Blacky, Nairobi | KENIA.

La Vuelta al Mundo en 10 Años - @viajeros4x4x4

Cualquier cosa podía ocurrir en Nairobi. Podían echarte de un cine por no levantarte cuando pasaban el himno nacional antes de cada película. Podían cortarte en dos y morir desangrado y desnudo en medio de las calles desiertas, tierra de nadie cuando se ponía el sol. En este caso lo último que verías era alguien tan drogado que flotaba mientras se iba volando con tus calzoncillos en la cabeza. Si había sequía era posible encontrar un maasai caminando por la calle con su lanza y su rebaño de vacas flacas. Nairobi era su antigua tierra de pastoreo, y seguían teniendo derecho a ignorar el siglo veintiuno.

Cualquier cosa podía ocurrir en Nairobi, por eso Peter, el belga, me llevó a aquel mercado detrás de la River Street, donde cada máquina de coser era una pyme y montañas de ropa usada y desechada en occidente se levantaban sobre una sábana arrojada al suelo. El sabía dónde podía conseguir una nueva cámara de fotos robada para reemplazar la que me habían robado a mí. Sin cámara no había trabajo, y esto era al fondo, después del Salon Blacky, donde unas negras demasiado delgadas hacían cola para hacerse miles de trenzas en el pelo. La historia completa está desarrollada en el libro ‘Por el Mal Camino’.

La Vuelta al Mundo en 10 Años - @viajeros4x4x4

Esa es la historia que hay detrás del momento en que tomé la fotografía del cartel de Blacky Salon, en Nairobi. Y fue con una cámara desechable… Haz click en ella para ampliarla. El texto es un extracto de ‘El Libro de la Independencia’ de la serie de libros de viaje La Vuelta al Mundo en 10 Años, y dice:

El mecanismo más efectivo del descubrimiento es la equivocación. Eres químico y te haces famoso por un error catastrófico bien interpretado. Eres biólogo y te pierdes voluntariamente en un bosque lejano para encontrar una charca apestosa con ranas de seis patas. Vagas sin rumbo por la ciudad y tus pies te llevan a un callejón que nunca estuvo allí. Quizás por eso unos niños comienzan a gritar tourist! tourist! Y no sabes si te llaman o están dando la voz de alarma.

Para ver más fotografías dispara aquí.

Tu opinión importa. Si te gustó la historia, dejanos un comentario.