13- Videos de la fiesta popular en Yavi Chico

Cuando avanzamos por la ruta, casi nunca sabemos donde terminaremos el día. Sí, a veces hay un objetivo, un pueblo o un valle, pero la mayoría de los días buscamos dónde dormir cuando el sol comienza a inclinarse sobre el horizonte. El caos y la casualidad nos abandonan en detalles, un pequeño bosque achaparrado en el desierto, una huella incómoda que termina en una playa oculta u otra estación de servicio insulsa pero con baño. A veces dormimos en la nada, aquellos lugares que sólo tienen nombre para los pocos vecinos que se atreven a vivir allí, ermitaños duros y toscos que sólo sonríen cuando el cambio en la rutina les trae alguna novedad inofensiva.

Un par de meses atrás, llegamos de casualidad a Yavi, un pueblo de la provincia de Jujuy, Argentina, donde nos enteramos que al día siguiente comenzaba una fiesta. La fiesta era en Yavi Chico, el hermano menor, un gajo a sólo cuatro kilómetros de pista ondulada.

Yavi Chico es un poblado de unas treinta casas con su iglesia y su pequeño museo antropológico. Los caminos terminan allí, frente a la frontera con Bolivia; las huellas que continúan adelante son el legado optimista de algún gobierno con ganas de trazar líneas en los mapas. ¡La comunicación! El pueblo se encuentra a casi tres mil metros y está rodeado de montes altos. La puna y su falta de oxígeno amaga con asfixiar algunas neuronas y el contacto humano responde las dudas que surgieron tras el paso por Bolivia: ¿todos los habitantes del Altiplano son resentidos? No, eso solo ocurre al otro lado de la frontera. En las alturas del noroeste argentino, los hijos de los pueblos indígenas sometidos primero por los incas y luego por los españoles no cuestionan la historia que ya no se puede reescribir y sólo viven del presente.

La Vuelta al Mundo en 10 Años - @viajeros4x4x4

En Yavi Chico la fiesta parece casi familiar. No hay mucha gente, como mucho unas trescientas personas borrachas de felicidad coreando a los niños cantores que desafinan en el escenario. A un lado un grupo crucifica corderos para cocinarlos a la brasa mientras los niños, morenos y pálidos, se rocían con espuma blanca de carnaval. Más allá otros grupos challan sus vehículos, sus almas y sus sueños con cerveza y papelitos de colores, pidiendo protección a la Pachamama. Al rato anuncian las carreras de caballos…

Carrera de caballos… iiiiiijjaaaaaa!!!

Carrera de sortija… bajo un arco de tres palos cuelga una pequeña sortija que debe ser ensartada por el jinete al galope con un palillo del tamaño de una cerilla

¿Quién arma su montura más rápido? 1… Los asistentes mezclan las distintas partes de las monturas de los jinetes en el suelo. Cuando el caos es suficiente, los jinetes llegan corriendo con sus caballos y deben sus sillas allí mismo. Gana el que termina primero.

¿Quién arma su montura más rápido? 2

¿Quién arma su montura más rápido? 3

¿Quién arma su montura más rápido? 4




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *