06- La primera vez que vendimos libros en la calle.

La Vuelta al Mundo en 10 Años - @viajeros4x4x4.com

Esta es la historia de la primera vez que compartimos historias y libros en la calle.

          ¡Estos chicos son ricos! –afirma un convencido cuando descubre los letreros que anuncian que vamos hacia Alaska.

Es inevitable, alguien de tanto en tanto lo suelta. Esta vez ocurre en la ciudad de Salta, noroeste de Argentina. Por primera vez nos detenemos para vender el libro con una selección de historias sobre el cruce de África que editamos en Buenos Aires. Y es extraño, porque nunca fuimos vendedores y, sin embargo, la rutina vuelve a tomar un nuevo desvío inesperado, parece el mismo camino pero no, ya es otra vida: ¿qué hacemos vendiendo libros? En el fondo todo es un complot del pianista, todo es un accidente.

          Oiga… –levanto la voz mientras una parte de mí se enoja ante la insinuación de que vivir en una furgoneta, viajar como forma de vida, sea algo tan fácil.

Pero el hombre ya se fue, sólo permanece su risa excesiva, testigo de su fe absoluta en las verdades de la normalidad.

          No somos herederos –continúo explicando a la pareja que observa el camino dibujado en el mapa mientras Anna habla con otros sorprendidos en off side. –Cuando decidimos partir tan sólo optamos, elegimos tomar un camino distinto. La sociedad dice que para ser feliz hay que tener. Y no creo que sea cierto.

455-argentina-salta-lalo-diesel-anna-ariel-pablo-y-lalo.JPG447-argentina-jujuy-purmamarca-anna-eugenia-daniel-pablo-y-la-ciguena.JPG1280-argentina-jujuy-yavi-gabi-anna-y-pablo.JPG1017-argentina-tucuman-nicolas.JPG

El primer libro del día se lo lleva un alemán que no habla castellano, buena señal. Luego llegan dos chicas que deciden comprarlo a medias. ‘Si eso es lo que están haciendo, no necesitas convencerme para que te compre un libro’ afirma otro hombre cuando me acerco luego de un trago de agua, dispuesto a recomenzar el relato del viaje. ‘Si te compro un libro no tomo vino’ se excusa diez minutos más tarde un guitarrista que asoma su cabeza por la ventana de un minibús. Nunca hablé tanto en mi vida.

          Este libro vale por noventa kilómetros. Eso es lo que avanzamos cada vez que vendemos uno. Noventa kilómetros más cerca de cumplir el sueño de dar la vuelta al mundo.

Desde que pusimos el cartel en la ventana trasera que anuncia que vamos hacia Alaska se multiplicaron las bocinas en las rutas y algunos automóviles desarrollaron brazos espontáneos en nuestra dirección. ¿Saludan o quieren atraparnos? Más de una vez nos encontramos con soñadores hipnotizados que se habían traicionado, parpadeando, sin creer a sus ojos.

          ¿La vuelta al mundo? ¿Alaska? Eso es lo que yo siempre quise hacer antes de tener tres hijos y una hipoteca –interrumpe un hombre que lleva un pequeño jinete sobre sus hombros.

Entonces comienzo a hablar de elefantes y leones. De tribus que visten con taparrabos y decoran su pelo con bolsas de plástico y cáscaras de calabaza. Del cruce del Océano Atlántico en una barca de pesca y de sueños, ésta es la única oportunidad que tenemos para cumplir nuestros sueños.

Cinco minutos después el hombre-caballo se aleja con su pequeño jinete con las manos vacías. Entonces escucho, ‘Papá, ¿dónde está Alaska?’ En ese momento aparece la duda, no veo el cruce de miradas, pero ambos reculan en busca de un libro autografiado: ‘Para José Luis, estos son nuestros sueños, a vos te toca seguir los tuyos’. Se lo doy al hombre-caballo, que se lo entrega al pequeño jinete.

Pero no, este no es un día más, la vida es extraña, algo sutil está sucediendo. Recibimos invitaciones para visitar familias de Tucumán, Alaska, Canadá, Estados Unidos y México y vendemos muchos más libros de los que habíamos imaginado. Pero ésta historia no trata de eso.

451-Argentina-Salta-Primera

Llamo a Anna y le señalo otro grupo de chicos de entre 18 y 25 años que se resisten a seguir caminando. Sus pies se entierran frente a los mapas que repiten nombres exóticos, o por lo menos raros: Khartoum, Dar es Saalam, Belem, Juneau, Estambul, Ulan Bator, Margarita, Bombay… Algunos recorren el mundo con sus dedos, como de si la punta de la uña se abriera un párpado capaz de absorber el camino. Quizá ese sitio no sea mejor que éste, pero seguramente es distinto. Y con eso ya vale.

Me acerco despacio. Sé que no van a comprar un libro pero quizá lo que les cuente les deje alguna cicatriz.

Nadie sabe dónde está el próximo desvío de la ruta.

Es nuestra primera vez vendiendo libros en la calle.

14 Comments on “06- La primera vez que vendimos libros en la calle.”

  1. Hola pareja!!
    Soy Manolo, de Sevilla ( la de España).
    Veo que vuestro libro tiene buen sabor, estoy deseoso de leerlo, a ver por donde se puede comprar… ya os mandé un correo electronico para pedirlo.

    Buen viaje y que continueis disfrutando.

  2. Hola chicos, soy martin aunque creo que no lo dije, el chico al que informasteis como llegar a machu pichu por camino alternativo.

    ahora estoy en urubamba, pensaba descanar un rato e ir para ollantaytambo pero encontre un camping precioso, se llama LOS CEDROS. en los pies de los andes, si pasais por aqui y quereis descansar, os lo recomiendo cien por cien. son 10 soles la noche y si quieres puedes pillar tienda de campaña y son 15. duermes con el sonido del rio, de pequeños canales a pie de los serros…. maravilla.

    espero que todo bien, aun sigo sorprendido con vuestro rollo este de viajar, me encanta y cuento que os conoci cuando hablo de lo que me pasa.

    suerte y magia

    martin

  3. holassss!!!! mis amigos todos los dias leo una pagina de su maravilloso libro, pablito sos un capo de las letras me encanta tu forma de relatar ( ace tiempo ke no soñaba ), anna la mujer mas valiente ke conozco (y linda con respeto) me encanto conocerlos y ojala ke las vueltas dela vida nos lleve a juntar de nuevo, estmos en contacto, las sandalias estan diseñadas y garantizadas para que vuelvan, amigosme despido con la promesa de juntarnos todos los dias una pagina a la vez, saludossss, suerte y … la vida es todo aquello q`nos pasa mientras hacemos planes …guiye salta (feria de la balcarce) argentina

  4. Un sueño cumplido sobre una lata que milagrosamente os está dando la vuelta almundo, un libro y no precisamente de memorias de un publicitario… que coño el árbol que lo plante algún político de Alaska para daros la bienvenida!. Envída solo envídia.

  5. En realidad la Argentina también está en las afueras de la ciudad de Bs.As.(lease Capital) y el Gran Bs As. por eso yo me voy a ir al Bs. As. que pertenece a la Argentina donde la palabra stess es inglesa y no la conocen y si estás apurado esperás un ratito porque tienen todo el tiempo del mundo.
    Los quiero mucho y disfruto muchísimo con los videos animalescos
    Prima Gra

  6. hola yo los cruce en salta les comente sobre el viaje que estamos por hacer con un amigo pero no salimos todavia espero que en estos dias estemos en camino bueno yo le mando muchas fuerza y espero crusarlos algun dia para tomar unas cerveza que la nombran tanto en su libro mucha suerte chau en tucuman tienen un lugar si llegan a pasar mi numero es 0381-4250690 0381-154565265

  7. Hola Chicos…
    Es una inyección de vida leerlos…sigan disfrutando el sueño,que así lo disfrutamos todos…
    ¿Hay forma de conseguir el libro en Baires?-me gustaría llevarlo para leer en el viaje.
    Como te conté..salgo con mi marido de viaje el sábado 24…a recorrer parte del norte chileno…
    No será tanto tiempo como uds.,tan solo tres semanas…pero pensamos disfrutar lo más que nos sea posible…
    Un abrazo viajero a ambos…

  8. Los felicito por su valentía. Hace años que tengo ganas de viajar pero chasss! Me largo a hacer planes y sólo me quedo por ahí, haciendo planes…… Hay que salir, sí, cumplir los sueños, sí, pero es tan dificil!!!
    Aguante la furgoneta!
    Jorge, de Palermo

  9. ¿De qué sirve soñar si no somos capaces de seguir nuestros deseos?
    Bienaventurados los que sean capaces de abandonar la vida segura del trabajo rutinario por una vida llena de incertidumbres!!!
    Adelante! ¿Qué podemos perder?

  10. Me pareció tentadora la idea de dejarle el abominable hombre de las nieves al “peor mecánico del mundo” pero el no tiene la culpa que el viejo culeao sea el peor……
    dejemos al bicho en su morada y al ciudadano chileno mandemoslo a un curso de mecánica…… mmmmm!!! creo que palo que nace doblado JAMAS su tronco enderesa……. por experiencia te lo digo…..
    Cariños chicos y no olviden el Libro!!!! 😉

    Saludos desde este largo y angosto país…. Chile!!
    Katty

  11. Dani, ¿qué te hizo el Abominable Hombre de las Nieves para dejarlo frente al taller del viejo culeao? ¿Te imaginas? Pobrecito el bicho, cagado de calor y teniendo que escuchar al Peor Mecánico del Mundo (es un título oficial) hablando de las diferencias entre la Gula Papal y la Bula Papal… esa no la contamos, pero es de libro….
    De cualquier manera, en los proximos días volvemos a Diego de Almagro…. Chan chan chan chan…. ¡que moral!

  12. Les doy una idea que seguro no se les ocurrió: cuando lleguen a Alaska agarran al abominable Hombre de las Nieves, lo traen a Chile y se lo dejan en la puerta del “peor mecánico del mundo”.

  13. Bueno, de aquí arriba se ven bien. Lindo techo tiene la camioneta.
    No se preocupen, si se les llega a romper de nuevo el motor yo los voy a buscar.
    Saludos desde Metropolis.
    Super

    PD: no me manden mas Cristonita… chuaaaaaa……

  14. Chicos, yo me los crucé en Salta el domingo 18 de febrero, la verdad que a simple vista no me impresionó el cartel “Vamos a Alaska”; cuando hablé con Uds. me maravilló la historia pero igualmente no estaba seguro de comprar su libro; cuando lo terminé de leer dos días más tarde, rumbo a Tartagal, quedé fascinado, alucinado, me encantó!!!!!!. No sólo por la historia del viaje, no solo por la dedicatoria (“…no te olvides de cumplir los tuyos”) sino por frases, párrafos, ideas, todas “terribles”, por lo bellamente impactantes, que describen muchos pensamientos y sentimientos internos. Solo puedo decirles que quisiera regalarle este libro a varios amigos, ya sea por estar presos en su rutina y no disfrutar lo suficiente lo que tienen a mano o por lo aventureros que son, ya que para estos 3 les ocurrirá algo similar. Un abrazo muy grande, éxitos en vuestro viaje y ya están agregados entre mis páginas favoritas.
    Pablo Guardia (argentino de Morón pero viviendo en Caballito)

Tu opinión importa. Si te gustó la historia, dejanos un comentario.