Gracias Mozambique

  • A Manuel Correis, de Mocimboa da Praia, por enseñarnos a cocinar langosta y hacernos un lugar en el jardín de su pensao.
  • Al padre Alessandro y al hermano Abel de Quelimane, por acogernos a pensión completa y nevera libre.
  • A Neville y Verónica, los paprika people de Nampula, por hacernos un lugar en su casa.
  • A Pedro de Nampula, español a quien no conocemos, por la hospitalidad de sus empleados que debieron pensar que éramos íntimos amigos y nos invitaron a aparcar la Mitsu en su parking mientras él estaba en Maputo.
  • Al padre mexicano Antonio y al hermano alemán José, de la iglesia de Soalpo en Chimoio, por la ducha, la comida y la hospitalidad.

111-ruta-centro-quelimane-hermanos.jpg




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *